Revista Economía

Cancuén, la última ciudad perdida de los mayas.

Publicado el 10 julio 2014 por Emarblanc

La última ciudad perdida de los mayas

Panorámica Cancuén
Las campañas arqueológicas efectuadas en Cancuén en los últimos años comienzan a desvelar sus secretos y a ofrecer conocimientos novedosos acerca de la civilización maya. Hace poco más de cuatro años un grupo de estudiosos guatemaltecos y norteamericanos se adentró en la selva de Guatemala, donde se encontraba un sitio arqueológico llamado Cancuén. A pesar de ser conocido desde 1905, había sido definido como un yacimiento de poca importancia. Hoy, gracias a las últimas investigaciones, se sabe que fue una de las ciudades más importantes de la América precolombina en Centroamérica.
Palacio de Cancuén
Seguramente el mayor descubrimiento reciente en Cancuén (Guatemala) ha sido el gran palacio que yace enterrado en el centro ceremonial de la ciudad. El palacio cubre más de 28.000 metros cuadrados y cuenta con más de 150 habitaciones abovedadas, agrupadas en once patios y en tres niveles. Esta es una de las muestras más impresionantes de la arquitectura maya, no solo por su monumentalidad, sino por la gran calidad de su construcción. Más de seiscientas casas enterradas han sido identificadas alrededor del palacio, lo que indica que esta ciudad fue poblada por miles de habitantes. En estas zonas residenciales se han encontrado figurillas de barro de gran calidad, lo que demuestra el alto nivel artístico alcanzado por los artesanos. También se sabe que Cancuén contaba con numerosas estelas y monumentos, cuyos textos jeroglíficos hablan de la grandeza de sus gobernantes. El poder de esta ciudad, ubicada a orillas del río de la Pasión, se derivó en gran parte del control del comercio entre la región del Petén y el altiplano. La sorpresa de Cancuén ha hecho necesario replantear los esquemas, hasta ahora conocidos, sobre la cultura maya.

Las fronteras de la civilización maya

Fue esta una de las más esplendorosas de la historia prehispánica de América y se desarrolló desde el 2000 a. de C. hasta la llegada de los españoles en 1525. Las etapas históricas y culturales de esta civilización son tres: el preclásico, entre el 2000 a. de C. y el 250 d. de C.; el clásico, situado entre el año 250 y el 900, y finalmente el posclásico, desde el año 1000 hasta la llegada de los españoles en el 1525. Estuvo asentada en Centroamérica, en el sur del actual México y Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.
La población maya estaba organizada en forma rígidamente piramidal, con un gobernante a la cabeza que regía a la comunidad -con el título de k uhul ajaw, traducido como "divino señor"- junto con una administración formada por sacerdotes, escribas, jefes militares e incluso músicos, escultores y pintores. Bajo este estamento, se encontraban los comerciantes y los agricultores o campesinado raso. No se tiene aún una noción de los derechos sobre la tierra o del régimen de propiedad, aunque, al estudiar a los mayas actuales, se conoce la existencia de la propiedad comunal, fuertemente defendida, y la propiedad individual. La geografía política muestra que, desde el año 600 a. de C. hasta el siglo XVI de nuestra era, hubo en el mundo maya Estados más bien pequeños, con nombres no necesariamente similares a los topónimos de las ciudades capitales. La inestabilidad que producía este mosaico de organización política, conocida por inscripciones, derivaba en luchas que podían llevar a la derrota de los Estados, con la consiguiente captura y eventual sacrificio ritual del gobernante perdedor.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas