Revista Insólito

Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

Publicado el 05 agosto 2020 por Tdi @RLIBlog
Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

Igual que hay quien nace con estrella y quien lo hace estrellado, están quienes son tocados por una estrella y quienes lo son por un meteorito. Que, de todos los asteroides del espacio, haya uno que no solo llegue a la Tierra sino que impacte con un ser vivo es una cuestión de suerte. Mala, para ser precisos. Sin embargo, tenemos constancia de ello.

Entre los relatos al respecto, se dan tres situaciones distintas:

  • El impacto está documentado y se conservan pruebas de ello (p.ej. el propio meteorito o imágenes de ello).
  • El impacto está documentado, pero no hay material que lo corrobore y/o pruebas de que impactó a un ser vivo.
  • Se habla del impacto, pero si realmente sucedió es pura especulación.

Normalmente, los impactos más modernos suelen pertenecer al primer grupo y en el último se agrupan aquellos de siglos de antigüedad.

El 15 de febrero del 2013, un bólido explotó en Cheliábinsk, rompiendo cristales y provocando 1491 heridos.


El 14 de agosto de 1992, a las 12:40 de la tarde, un meteorito cayó en Mbale, en Uganda. Se fragmentó en 863 trozos, de hasta 27,4 kg. Un fragmento de 3 gramos atravesó varias hojas de platanero y golpeó a un chico en la cabeza.

Quizás el caso más famoso sea el de Ann Hewlett Hodges, una mujer de Alabama que el 30 de noviembre de 1954, estando sentada en su sofá, fue golpeada por un meteorito que atravesó el techo y rebotó en su radio. Fue George Swindle quien identificó el objeto como una condrita. Este fue un fragmento del meteorito Sylacauga, que había caído al comienzo de la tarde. El fragmento que golpeó a Hodges fue donado al Museo de Historia Natural de Alabama, mientras otro fragmento fue donado al Smithsonian.

El 12 de enero de 1928, a las 9 de la mañana, una niña de 5 años recibió un golpe en la cabeza mientras jugaba en el jardín de su casa en Aba, Japón. Al oír su llanto, acudió su madre y descubrió una piedra en la tirilla del cuello, que estaba caliente y que le había golpeado en dos zonas de la cabeza. Este apenas medía un centímetro y pesaba 0,19 gramos. El director de su colegio lo envió para estudio, observándose su corteza de fusión. Por ser magnética, carecer de granos de níquel-hierro y de no haberse descubierto otros fragmentos del meteorito, se dudó de su origen meteorítico, pero por la ausencia de volcanes cercanos o plantas industriales que explicasen cómo alcanzó una piedra tan pequeña la velocidad necesaria para herir a la niña, se asumió que debía ser un meteorito.

El meteorito de Nedagolla el 23 de enero de 1870, conservándose un fragmento de 5 kg. Al caer en Nedagolla, en la India, se dice que cayó cerca de un hombre, aunque tan solo quedó aturdido.

Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

El 14 de julio de 1847, a las 3:45 de la madrugada, un meteorito cayó en el dormitorio de unos niños en Broumov, Bohemia, simplemente cubriéndolos de polvo. Otros fragmentos cayeron en Hejtmánkovice y Křinice.

El 11 de noviembre de 1936, a las 5 de la mañana, cayó un meteorito en Macao, Brasil, que produjo explosiones en el cielo visibles a 600 km. Cayó cerca de la desembocadura del río Assu, por lo que sol se recuperaron cuatro fragmentos. Se informó que golpeó a varios bueyes.


El meteorito de Ta-yang-chang, China, en 1915 causó heridas al caer.

Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

El 22 de agosto de 1888, un meteorito se dirigió al noroeste, desde Gülambar hacia Çișane, cerca de Serçinar, impactando sobre una colina piramidal en Solimania, en la actual Irak. Al explotar en el aire, los fragmentos golpearon a dos hombres, matando a uno y paralizando a otro, además de destruir cultivos. El gobernador local informó del hecho a la administración central el 13 de septiembre, llegándole el 8 de octubre y esta informando el día siguiente al sultán. Las muestras habrían sido enviadas al que ahora sería el Museo de Arqueología de Estambul, pero no se han encontrado, aunque hay interés recabar información para hacerlo.

El 16 de febrero de 1827, a las 3 de la tarde, cayó un meteorito en Mhow, en el distrito de Azamgarh, en la India, que hirió gravemente a un hombre al golpearle en el brazo.


El 16 de junio de 1794, a las 7 de la tarde, un pequeño fragmento atravesó el gorro de un niño en Siena, Italia, simplemente asustándolo.

El 6 de febrero de 2016 en Vellore, India, cuando el conductor de autobús indio Kamaraj se lavaba la cara en el tanque de agua durante su descanso para almorzar, le golpeó un meteorito que provocó una explosión que lo mató y rompió unos cristales, hiriendo a otros tres. No obstante, la NASA explicó que no se esperaban lluvia de meteoritos ni había testigos de ello, por lo que la causa de la explosión podría haber sido terrestre.


El 15 de octubre de 1972, cayó en la ciudad andina de Valera, Venezuela, un meteorito de 50 kg que se partió en tres fragmentos, uno de los cuales mató a una vaca. En el 2007, la casa Bonhams en Nueva York vendió un pequeño fragmento por 1300 dólares.

El 24 de junio de 1938, a las 6:05 de la tarde, el meteorito de Chicora, Pennsylvania, explotó en el cielo. Se encontraron dos fragmentos de 242 y 61 gramos. Aunque no hirió ni mató a ningún humano, en la zon cercana se encontró una vaca muerta con un desgarro descendente en la piel, que podría haber sido golpeada por un fragmento del meteorito.

El 8 de diciembre de 1929, durante la fiesta de una boda en Zvezvan, Yugoslavia, un hombre murió por el impacto de un meteorito.


El 28 de junio de 1911, a las 9 de la mañana, cayó el meteorito Nakhla en Egipto. Según el diario El Ahali, Mohammed Ali Effendi Hakim vio como un perro se esfumó con el impacto en Denshal, a 33 kilómetros de Nakhla. El texto era ambiguo y ha sido interpretado tanto como si el perro se hubiera desintegrado como si se hubiera largado. Además, probablemente a Denshal solo hubieran llegado las ondas sónicas.


Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

El 30 de junio de 1908, un bólido explotó sobre el río Tunguska Pedregoso en la gobernación de Yeniseisk en Rusia. La explosión destruyó cientos de 2 150 km2 de bosque, mató a los animales presentes en él y, según testigos, también a dos personas.

En 1907, un meteorito cayó en Hsin-p'ai-wei, China, destrozando una casa y matando a la familia Wan


El meteorito de New Concord, Ohio, que cayó el 1 de mayo de 1860 a las 12:45 fue visto y oído por multitud de testigos. Se cuenta que mató a un potro o estuvo a un metro de golpearle la cabeza. El potro se añadió a la historia en la segunda edición de Catalogue of the Meteorites of North America to January 1, 1909 de Oliver Cummings Farrington, publicada décadas después del suceso, por lo que su veracidad está discutida.


El 16 de enero de 1825, en Oriang, Malwate, en la India, un meteorito mató a un hombre e hirió gravemente a una mujer.


Según el libro Een kort beskriffning vppå trenne resor och peregrinationer, sampt konungarijket Japan (Una breve descripción de los tres viajes y peregrinaciones del reino de Japón; 1667) de Olof Eriksson Willman, oyó del capitán del barco Malacca que en 1648 un meteorito de 4 kg cayó sobre el puente del barco durante una tormenta en su viaje de Holanda a Batavia (Yakarta), matando a dos marineros de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Aunque es imposible descartar que sea un meteorito, se ha considerado más probable ser golpeado por piroclastos, especialmente teniendo en cuenta la cercanía de su ruta a islas volcánicas. Teniendo en cuenta esta ruta y la época, es probable que murieran por el piroclasto del volcán Pico do Fogo en Cabo Verde o del pitón de la Fournaise en la isla de Reunión.


El 4 de septiembre de 1511, en Crema, cerca de Milán, Italia, durante un eclipse, murieron aves, avejas y un monje franciscano golpeado en la pierna por la lluvia de más de mil piedras. Curiosamente, el mismo día, pero de 1654, otro monje franciscano murió a causa de un meteorito en Milán.

En el 1639, un meteorito cayó sobre el condado de Changshou, China, destruyendo decenas de casas y matando aún más personas.


En el Zhongguo gudai tianxiang jilu zongji (Edición completa de registros de fenómenos celestes en la antigua China), en el Míng Shǐ (Historia de Ming) y en gacetas locales se informa que en marzo o abril de 1490, cayó una lluvia de meteoritos sobre Qingyang, entonces en Shaanxi, ahora en Gansu, China. Según un testimonio, tenían entre 1-1,5 kg de peso y un tamaño entre una castaña de agua ( Eleocharis dulcis) y huevos de ganso. Mientras las fuentes oficiales no mencionaban las muertes, en otras se hablaba de 10 000 muertes y de ciudadanos que huían a otros lugares. La fecha dada más exacta lo sitúa el 4 de abril.


En fuentes locales de Yunnan se describe una lluvia de hierro desde el cielo en 1321 y 1361 (posible error en la copia), agujereando las casas y las colinas. Habría cubierto una zona de 250 km x 100 km, en Kun-ming, Chin-ning, O-chia, Pin-ch'uan y al este del lago Erh-hai. Según los testimonios, habría destrozado los cultivos, a las personas y a los animales.

En el Sui-shu (Libro de Sui), se cuenta que el 14 de enero de 616, un meteorito cayó sobre una torre en China, destrozando carros y matando a 10 hombres.

  • Unsalan, O., Bayatlı, A., & Jenniskens, P. (2020). Earliest evidence of a death and injury by a meteorite. Meteoritics & Planetary Science, 55(4), 886-894.
  • La Paz, L. (1951). Injuries from falling meteorites. Contributions of the Meteoritical Society, 5(17), 75-82.
  • Yamamoto, I. (1951). The Aba, Japan, aerolite: a recent meteoritic fall that injured a human being. Popular Astronomy, 59, 431.
  • Miyake, G. T., & Goldstein, J. I. (1974). Nedagolla, a remelted iron meteorite. Geochimica et Cosmochimica Acta, 38(5), 747-755.
  • Wickman, F. E. (1993). The only report of people killed by a meteorite-new evidence. Geologiska Föreningen i Stockholm Förhandlingar, 115(4), 297-298.

  • Laufeld, S. (1994). Were two people killed by a meteorite in 1648?.

  • Webb, Sterling K., Juhl, Robert A. Meteorite deaths in Qingyang (Ch'ing-yang) in 1490, MeteoriteCentral.com
  • Yau, K., Weissman, P., & Yeomans, D. (1994). Meteorite falls in China and some related human casualty events. Meteoritics, 29(6), 864-871.

  • Grokhovsky, V. I. The Chrono List of Bad Meteorites.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista