Revista Deportes

Clasificiación de los antitaurinos

Por Antoniodiaz
Clasificiación de los antitaurinos
El Pensador. Entes con mentes tan pre-claras que creen ostentar el poder divino de dedicarse a pensar por los demás. Manejan con increíble precisión su particular balanza de la justicia. Malos predicadores y peores jueces.
Clasificiación de los antitaurinosLos públicos festivaleros. Lo que salga por chiqueros les da igual. Mientras en la cimbrera esté la tortilla de patatas y el porrón del vino todo va bien. Muy importante para ellos la cantidad: muchas orejas, muchos pases y muchos pasodobles. Y si lo que se dan son muchos avisos, tampoco pasa nada.

Clasificiación de los antitaurinos
El mercader de ilusiones. Su avaricía lo anega todo. El escalafón, con las figuras y los desterrados; novilleros y becerristas; ferias importantes y plazas de pueblo. Se llevan extraordinariamente bien con los gacetilleros.
Clasificiación de los antitaurinos
El ex torero. Son varios los modos que tienen estos personajes de perjudicar La Fiesta, si es que no lo hicieron ya cuando vestían de luces. Comprar una ganadería con enjundia, mueco incluido, matar lo que haya y renovar con Nuñez o Domecq es una buena manera de empezar. Meterse a comentarista o a conferenciante tampoco está mal. Y si no encuentran su lugar, siempre están a tiempo de volver a ponerse el traje de luces con sesenta años y ponerse a matar festivales en El Pinar de la Encina, Villazopeque o Vistalegre.
Clasificiación de los antitaurinos
El gacetillero. Juntaletras al servicio del dinero. Su ley se resume como: todo vale depende de quién sea el cliente y cuánto pague. Suele ser adulador de mercaderes, curanderos y de algún que otro alquimista. Suelen llevar un ex-torero de pareja, como Don Quijote y Sancho Panza.
Clasificiación de los antitaurinos
El alanceador. Cuatreros con Castoreño. Puyazos paletilleros y traseros, cariocas, jamelgos cegados y drogados. Casi siempre a las órdenes de un curandero.

Clasificiación de los antitaurinos
El curandero. Los gacetilleros llenan las críticas de estos sanadores con palabros como cuidar, ayudar, mantener en pie, medir, sobar o aliviar. El timo está en que intentar sanar con la magia, o técnica según el gacetillero, de su muleta lo que ellos mismos han mandado hacer al alanceador.

Clasificiación de los antitaurinos
El alquimista. El chamán que mientras busca bravura, nobleza, integridad, suavidad, recorrido, humillación, largura, bondad y arte, termina criando engendros más parecidos a un puercoespín que a un toro bravo. El Zalduendo de la foto da fé de ello.

Clasificiación de los antitaurinos
El conmovedor. Se arrastran por ahí con cara de haber tenido un encuentro con la Virgen de Fátima. Cuando ven un toro sangrando por la paletilla tras vérselas con el alanceador, le dicen a sus seguidores: ¡mirad, eso es sangre! La masa suele sobrecogerse con la crudeza con la que se maneja éste personaje.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas