Revista Coaching

Combatiendo frontalmente la Procrastinación

Por Jeroensangers @JeroenSangers

 

Combatiendo frontalmente la Procrastinación →

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.”

Hace una semana presenté aquí en Análisis Realista mi primer acercamiento con el tema de la Procrastinación con el post denominado Procastinar, una consencuencia de nuestra voluntad y su efecto y hoy traigo esta segunda parte con un poco más a detalle sobre el tema.

Por principio de cuentas quiero decir que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española  dice que procrastinar es: Diferir, aplazar.

Creo que todos en la vida hemos procrastinado algo en más de una ocasión, de hecho la resistencia a iniciar algo que reconocemos complicado es algo más común de lo que imaginamos, es natural tratar de “evitar la fatiga”, sin embargo llegado el momento en que los plazos se vencen es cuando comienza el pánico y muchas veces nos damos cuenta que algo que consideramos muy difícil con la presión resulta muy sencillo de hacer.

El problema de la procrastinación en el mundo actual es que cualquier cosa que dejemos para después se vuelve un motivo de estrés que se encuentra constantemente recordándonos que tenemos que hacer algo y lo estamos posponiendo “voluntariamente”.

¿No sería más fácil hacer las cosas sin tanta presión? ¿No es más correcto vivir haciendo lo que nos corresponde en el momento destinado para ello?

Pues bien, precisamente la productividad personal y las diversas técnicas que se van aprendiendo nos sirven para ir enfrentando la procrastinación de manera positiva y poco a poco vamos conociendo los beneficios, en mi caso, empecé a salir a mi hora y dejé de llevarme trabajo los fines de semana, le dedico tiempo a mi blog y otros proyectos, a ¿alguien le resulta conocido?.

Aquí les dejo las estrategias que mejor resultado me han dado al momento de combatir la terrible procrastinación:

a) Elaborar listas de tareas¿Quieres acercarte al ámbito productivo? Elabora listas diarias de tareas por hacer, ahí encontrarás múltiples cosas para realizar, sin embargo si estás viendo constantemente “esa” tarea a la que le corres por su complejidad llegará un momento en que te rindas ante ella, pues sabes que es importante realizarla.

b) Divide la tarea o córtala en pedacitos: En el enlace los llevo al pasado con un artículo muy útil de este blog, es más fácil enfrentar una pequeña tarea concreta que tener que imaginar toda la película hasta la etapa del estreno, ¿me explico? Dividir una actividad a su mínima expresión es lo mejor para no verla tan complicada. Obviamente al hacer esto anotamos todo en una lista como siguientes tareas y es más fácil ir desahogando temas.

c) Evita las distracciones: Se lee muy fácil, pero creo que este es el punto medular de la procrastinación, las distracciones nos ayudan a tener algo en qué utilizar el tiempo que debiéramos estar dedicando a la tarea que diferimos, por lo tanto, así nos cueste mucho trabajo debemos de manera contundente:

  • Desconectar Internet (a menos que nuestro trabajo sea en línea, podemos prescindir durante un rato de la magia de la comunicación por internet.
  • Tener todo lo necesario: Un buen pretexto para distraernos es carecer del material que ocupamos para hacer la tarea así que antes de empezar lo mejor es tener todo lo necesario.
  • Apagar las notificaciones del teléfono: Es más si puedes apágalo durante un rato o mantenlo alejado de ti por un rato, el caso es que alejes cualquier distracción.
  • Ponte unos audífonos con música relajante, de esta forma crearás una barrera con aquellos que buscan distraerte.

d) Trabaja por lapsos de tiempo: Es decir sigue con la famosa técnica Pomodoro, trabaja de manera constante por un lapso de tiempo de unos veinticinco minutos con cinco minutos de descanso, pero en verdad que sea constante verá como poco a poco te acostumbras y lo irás haciendo mejor.

e) Integra la Voluntad: Últimamente esta palabra se ha vuelto sumamente importante para mí, ya que es precisamente la voluntad la que nos ayuda a hacer cosas que no queremos o no deseamos aunque sabemos que debemos hacerlo. Simplemente recuerda cada momento la “recompensa” de todo lo que haces y de esta forma tu motivación irá creciendo paulatinamente.

Estas pequeñas ideas constituyen una parte de la batalla contra la procrastinación, la verdadera respuesta a está en cambiar nuestra mentalidad pues hay muchos factores intrínsecos que merman la productividad, pero todo es cuestión de hacer lo que nos corresponde y tomar conciencia de ello.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Todo lo que no suma resta, así que para que tu vida sea cada vez mejor debes tratar de limitar los hábitos que merman tu productividad personal como lo es la procrastinación, es posible, es cuestión de organización.

 

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

 ¡Qué fácil es distraerse! Solución: Concentración Productiva 

 Simplifica procesos o ¿Córtalo en pedacitos?

Sistema para elaborar listas de tareas o acciones. 

Mi método para realizar actividades analíticas 

Fotografía de Stock.XCHNG

 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog

Revistas