Revista Cocina

Cómo aplicar el hygge en tu vida

Por Paula Castro @PaulaCupcakes
Cómo aplicar el hygge en tu vida
 

El hygge no es nada nuevo. De hecho, el boom del hygge fue hace un par de años o así. PERO es necesario que lo rescate y que lo traiga de nuevo hacia la luz porque, francamente, lo necesitamos muy fuerte.

Habréis escuchado muchísimo hablar de este concepto danés y muchas veces aparece mencionado con el eslogan "el secreto de la felicidad". Bueno, tanto no diría, pero desde luego es una filosofía de vida que resulta muy beneficiosa. Para los que arrugáis el morro ante tal palabro os aclaro: el hygge es un concepto danés de estilo de vida que se basa en buscar la felicidad en las pequeñas cosas. Y debe funcionar porque, al parecer, Dinamarca es el país con un mayor índice de felicidad. (Que igual no se debe tanto a comer tarta a la luz de las velas y más al hecho de tener un trabajo digno y tal, pero...)

Hoy os cuento cómo podemos aplicar el hygge en nuestro día a día para ser un poquito más felices. Ahora que nos vemos menos, que estamos alejados de nuestros seres queridos, que hemos sufrido pérdidas, que hace un frío espantoso, que nos rodean las noticias alarmantes, etc, es cuando tenemos que aprender a vivir de otra manera y encontrar el bienestar en cosas más cercanas y terrenales.

Todo lo que os voy a contar en este post está sacado del libro 'Hygge. La felicidad en las pequeñas cosas.' de Meik Wiking. Si os interesa el tema, podéis encontrarlo en cualquier librería y, además, es monísimo.


1- La importancia de la luz

Nosotros jamás le hemos dado importancia a la luz. Tenemos luz natural durante muchas horas al día y, por tanto, nunca hemos tenido una cultura muy elaborada en torno a la luz artificial. En Dinamarca sí la hay. De hecho, pueden gastarse fácilmente 1.000€ en una lámpara de techo. Y no os hablo de una lámpara exclusiva, sino de una lámpara de diseño que da un tipo de luz que consideran perfecta y, por tanto, sienten que es necesario tener. Pueden dormir en un futón en el suelo, pero la lámpara que no falte.

Pero tenemos que entenderlo dadas sus circunstancias. De forma habitual, pasan más tiempo en casa que nosotros. Además, son muy conscientes del beneficio de una luz artificial óptima que aporte la cantidad de luz justa y bien posicionada. Nosotros con poner dos lámparas que estaban de oferta lo tenemos hecho.

En este sentido, no os puedo recomendar que cambiéis todo el sistema de luz de vuestra casa, pero sí que cuidéis, al menos, un rincón. Vuestro rincón. Ya sea con lámparas normales, con velas, con guirnaldas... Es curioso el cambio mental que puede generar la luz y qué poquita importancia le damos.

2- Enciende las velas

Quería poner estos puntos juntos porque van de la mano, pero quería que se entendiera que son cosas distintas. Si bien lo anterior puede ser más complicado de conseguir de un día para otro, este punto es mucho más sencillo. Compra velas. Ya está.

La luz de las velas crea un ambiente propicio para la calma y da una sensación de intimidad y de hogar. Buscamos crear un espacio acogedor y calentito que sea nuestro refugio personal. Por ello, aprovecha para hacerte con velas que te gusten, pueden ser aromáticas o no.

3- Coge tu mantita

Supongo que esto no hace falta que os lo diga dos veces, ¿verdad? Con el frío que está haciendo ya vivimos con la mantita sobre los hombros. Pero valía la pena recordarlo, ya que el hygge encuentra el bienestar bajo el calorcito y el confort de una buena manta.

4- Abre un libro

La literatura tiene un protagonismo especial dentro del hygge. Allí leer es casi parte intrínseca de la cultura y es muy normal regalar libros en Navidad y pasar la noche leyéndolos. Desconozco si esto se aplica a los ebooks o tiene que ser libro físico, pero yo personalmente no cambio por nada la sensación de un libro entre mis manos.

No es solo que la literatura sea una fuente de entretenimiento dentro de casa, sino que nos libera del estrés por unos instantes, nos hace ampliar nuestros horizontes y hace volar nuestra imaginación. Es justo el tipo de distracción que necesitamos en estos momentos. Apagad la tv ya.

5- Piensa en el menú

La comida es muy importante dentro de este concepto danés. Yo creo que nadie en el mundo puede desvincular el término 'hogar' de la comida, ya sea por haberse convertido en un punto de encuentro o por el simple placer de comer algo delicioso mientras estás bajo tu mantita y con la velita encendida. En el libro que os he recomendado hablan sobre todo de los dulces, pero también podemos hallar la felicidad en una tabla de quesos, un buen vino, una sopa calentita... Lo importante es cómo te hace sentir.

6- Comodidad por encima de todo

Se habrá intuido que buscamos la comodidad absoluta del hogar. Este punto aplica a literalmente todo, desde crear un rincón cómodo donde sentarnos a leer, hasta nuestra vestimenta. Porque sí, amigas, la forma de vestir es también importante para el hygge. 

Desterramos todo aquello que genera incomodidad, como zapatos de tacón, vestidos ajustados o blusas de encaje, y damos la bienvenida a lo que nos aporta confort, como ropa de estar en casa, pijamas calentitos, jerséis de punto... Esto nos será más fácil que nunca, ¿verdad? Además, las tiendas de ropa nos están ofreciendo lungewear precioso que nos da ganas de no volver a ponernos los vaqueros.

7- El calor en la taza

¿Qué hay mejor que sentir el calorcito de una taza en una tarde de invierno? Una buena taza caliente es el remedio para todos los males, ya lo decía Sheldon Cooper y todos sabemos que es un genio. Me da igual que sea leche, café o té, la cuestión es que sea una taza de una bebida bien caliente que nos ayude a templarnos también por dentro.

8- Juegos a la mesa

Mi actividad favorita para invierno y otoño, los juegos de mesa y los puzzles. No sé por qué han estado muy denostados en los últimos años, como si fueran "de frikis" o algo así, pero a mí me flipa juntarme con amigos y pasar una tarde divertida sin exponernos al frío castellano. Ya sé que ahora el tema de juntarnos con amigos es delicado, pero tenemos juegos individuales, para parejas o para las personas con las que convivamos.

Actualmente existen muchísimos tipos de juegos de mesa, desde los tradicionales (Uno, Parchís, Mikado...) pasando por los de estrategia (Risk, Catan), las versiones más modernas de los clásicos (Monopoly temático, Cluedo temático...) o los más modernos (Dixit, scape rooms).

9- Salir a la naturaleza

Que hace mucho frío es verídico, pero la naturaleza sigue siendo hermosa. La conexión con la naturaleza y todos sus elementos es vital para nosotros y jamás debemos darle la espalda. Un buen paseo por la playa, una ruta de senderismo por la montaña, una mañana de deportes de nieve... Nos ayuda a oxigenarnos, a desconectar, a liberar tensiones y a poner en valor los recursos naturales que nos rodean.

Y la mejor parte es la vuelta a casa. Quitarnos la ropa húmeda y fría y ponernos los calcetines que esperaban en la estufa. Eso es auténtico bienestar.

10- Crea tu espacio

La decoración es clave. Al menos, siempre y cuando sea una decoración huggelig. Tener un hogar bonito, confortable, acogedor y del cual te sientas orgulloso es una pieza fundamental para hallar la felicidad cotidiana. Para mí, una de las mejores sensaciones es la de volver de nuevo a casa tras un día agotador y tumbarme en el sofá con Mr. Preppy y Girasol. Mi casa es mi nido, mi refugio, donde me siento a gusto. Si no estuviese decorada de forma que ayude a generar este sentimiento, no me haría sentir tan cómoda.

No obstante, no siempre se puede. Bien porque no podemos decidir la decoración del lugar en el que vivimos, bien porque no nos lo podemos permitir, bien porque es un espacio muy pequeño... Pero hay algo que siempre debéis intentar: buscar vuestro rincón.

Vuestro rincón puede ser una esquina del salón, un banco en la cocina, vuestra habitación, una terracita... Y tenéis que luchar por él como sea. Necesitáis ese anclaje. Y para que sea verdaderamente confortable debéis hacerlo así. Por ejemplo, con el uso de plantas, alfombras, cojines, velas, mantas, arte... Y no hace falta dejarse mucho presupuesto en ello. 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista