Revista Coaching

Cómo hacer que el estrés sea tu aliado

Por Alberto Barbero @albarbero

Squeeze

 

El estrés es algo malo, ¿no?… sobre todo si viene asociado a una crisis importante o a una situación difícil sostenida en el tiempo. El resto del estrés, el cotidiano, también solemos percibirlo como algo que nos debilita e incapacita. En el menos malo de los casos como algo que nos impide centrarnos. Cuesta especialmente verlo como algo positivo cuando usas un sistema como GTD que busca alcanzar la productividad sin estrés. En cualquier caso, el estrés no es sino la respuesta que damos a los acontecimientos que nos suceden, y esta puede regularse transformando el estrés en algo digerible y positivo.

CAMBIANDO EL ENFOQUE SOBRE EL ESTRÉS

Quizás hayas oído hablar de una distinción entre estrés bueno (eustrés) y estrés malo (distrés). En la misma línea, la psicóloga Kelly McGonigal ha participado en una serie de investigaciones (con “pinta” de ser válidas y fiables) que apuntan a que podemos transformar nuestra experiencia con el estrés alejándonos así del estrés perjudicial y aprovechándolo para nuestro beneficio. Estas investigaciones evidencian que el estrés incrementa en un 43% el riesgo de muerte en aquellas personas que perciben que el estrés puede ser malo para su salud. Pero también evidencian que las personas que contemplan el estrés como un recurso de nuestro organismo para adaptarnos y enfrentar mejor los retos (como algo útil, no como algo malo) no solo no incrementan el riesgo de muerte sino que lo hacen decrecer.

La cosa no queda ahí, sino que según las conclusiones de McGonigal, el estrés crea una biología y una respuesta emocional de resiliencia. Según explica en el video de más abajo, el estrés produce oxitocina, y esta potencia nuestra tendencia a establecer relaciones, ser empáticos y colaborar con los demás, lo que según sus investigaciones nos hace mucho más resistentes al estrés: en la misma medida en que nos acercamos a otros se produce más oxitocina, la cual funciona como una especie de antiinflamatorio natural y protege nuestro protege nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio del estrés.

LA OPCIÓN DE UN TRABAJO MENOS ESTRESANTE

La última parte de la conferencia es especialmente interesante. Ante la pregunta de si es mejor elegir un trabajo estresante o no, Kelly McGonigal responde que:

  • lo mejor es buscar algo que tenga significado… en lugar de evitar las molestias…
  • … y confiar en que podrás manejar ese estrés.

Esta última observación lo deja todo en manos de la confianza y me parece algo débil. Mi experiencia y la de muchos otros dice que esa confianza solo acaba de llegar cuando aprendes a utilizar un sistema fiable como GTD  y sobre todo si, además de utilizarlo para poner bajo control tu flujo de actividad diario, lo llevas a identificar bien tu propósito y el resto de los niveles de perspectiva.

 

 

Photo by: Artotem


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas