Revista Boda

Cómo Organizar una Boda de Primavera

Por Aranchawp @MeigayCaldero
¿Estás pensando en organizar una boda de primavera? Si es así, no me extraña, porque es una estación magnífica para celebrar una boda. Quizás por ello la mía fue en mayo...


Aparecen las flores, las hojas comienzan a poblar los árboles, los días comienzan a hacerse más largos, hace una temperatura más agradable, los pajaritos nos deleitan con sus cantos... pero no todo es de color de rosa. Al fin y al cabo es una de las estaciones más cambiantes, se puede pasar de un tiempo muy frío a un calor abrasador, puede nevar o puede hacer un sol radiante... por no hablar de las alergias al polen y otros inconvenientes.


En caso de que quieras organizar una boda primaveral, te invito a que leas mis consejos para que sea un éxito.


Cómo organizar una boda de primavera

La fecha


La primavera es una época mágica, de eso no hay duda. La luz, el hecho de que haya más horas de sol, las flores, los aromas, la promesa del verano... pero es una estación complicada.

En primer lugar, es muy cambiante a lo largo de la temporada, porque no es lo mismo una boda a finales de marzo que a mediados de junio.


Novios besándose detrás de un parasol Por otra parte, en primavera hay muchas fechas que deberías evitar: la Semana Santa, el Día de la Madre, el día del Trabajo, así como muchas fiestas patronales en ciudades y Comunidades Autónomos.


La hora


Para elegir la mejor hora para una boda de primavera es conveniente tener en cuenta en qué mes de la estación se va a celebrar la boda.


A principios de la primavera, el sol sigue poniéndose pronto y la temperatura es fácil que sea más baja. Por eso las bodas de día son más apropiadas, sobre todo si quieres que una parte de ella tenga lugar en el exterior. Así podrás aprovechar la luz y el calor durante gran parte de la boda.


En caso de que tenga lugar a finales de la estación, podrás elegir horario de mañana o de tarde-noche, porque la luz durará mucho más tiempo y hará más calor tanto durante el día como por la noche.


Y hablando de hora, todavía estamos a vueltas con el cambio horario, así que ojo con ello si os casáis en una fecha próxima al último fin de semana de marzo. Debéis dejarlo claro en las invitaciones y a ser posible en persona, por teléfono o en la web de la boda a todos los invitados.


Novia con un reloj de bolsillo en la mano


El tiempo


La primavera es maravillosa, de eso no hay duda, pero el tiempo es bastante imprevisible, por lo que puedes encontrarte con lluvia, con viento, con mucho calor, o incluso con nieve si es una boda en el inicio de la estación.


Eso implica que tendrás que consultar la previsión meteorológica a lo largo del proceso de organización, especialmente en los días anteriores.


Por supuesto, en este caso es imprescindible contar con un "plan B".


Ten previsto lo siguiente: el posible alquiler de una carpa, paraguas, pashminas o mantitas, parasoles, abanicos, gafas de sol, protector solar... no significa que tengas que comprarlos obligatoriamente por si acaso, pero sí que lo tengas en cuenta a la hora de preparar el presupuesto, que tengas mirados los artículos con antelación y que te hagas con ellos si la previsión meteorológica y el sentido común te lo recomiendan.


Informa a los invitados de las circunstancias del clima en la zona en la que celebres la boda. Es decir, si por la noche refresca bastante, indícaselo para que puedan llevar alguna prenda de abrigo.


Los espacios


Teniendo en cuenta todo lo anterior podrás elegir el mejor espacio para la ceremonia o el banquete.


No es lo mismo elegir un lugar para celebrar una boda en pleno agosto o en lo más crudo de febrero, que hacerlo si va a tener lugar en mayo. En el verano se imponen los espacios que tengan zonas de sombra o aire acondicionado. En invierno, los interiores bien climatizados. Mientras que la primavera es la época perfecta para disfrutar de la luz, los jardines y paisajes si la meteorología lo permite.


Procura que los espacios sean apropiados para la temporada y que funcionen a tu favor en lugar de en tu contra, por sus características, sus prestaciones, su paisaje, su acceso...


Sillas preparadas para una ceremonia en el exterior


Es una estación en la que, si el tiempo lo permite, los espacios exteriores funcionan muy bien; aunque tengas que contratar una carpa por si acaso.


Ten en cuenta que si hay césped, puede que esté demasiado húmedo, por lo que debes tomar medidas para que tus invitados no acaben con los zapatos o los bajos de sus vestidos empapados. Avisar de que no rieguen antes de la celebración, poner a disposición de las invitadas protectores de tacón o incluso tarimas protectoras pueden salvarte de más de un disgusto.


Flores


La temporada te brinda una gran cantidad de flores magníficas para decorar tu boda o para confeccionar tu ramo.


Tulipanes


Procura que sean flores y vegetación propias de la temporada, puesto que estarán en su mejor momento, serán más fáciles de encontrar... y tendrán un precio mucho menor.


Según lo avanzada que esté la estación o no, tendrás que tener cuidado para que aguanten bien el frío o el calor. Evidentemente no es lo mismo decorar con flores una boda de exterior a mitad de abril que hacerlo en los primeros días de junio. La estación es muy cambiante en cuanto a temperaturas, por lo que tendrás que tenerlo en cuenta a la hora de escoger las flores y otros elementos vegetales que vayas a incluir en la deco nupcial.


Decoración


Los colores que te vendrán a la mente si te hablo de una boda primaveral probablemente sean los pasteles, aunque no tienes que ceñirte únicamente a los rosas o azules empolvados, los tonos salvia, los malvas... Puedes incluir algún tono más vibrante si lo mezclas con tonos neutros y lo matizas con algún tono pastel. En cualquier caso, debes tener en cuenta si la decoración va a estar en interior o exterior, el espacio en el que va a ir situada y cómo esté decorado en origen para graduar su intensidad. 


Aprovecha el paisaje de la primavera para que funcione a tu favor e integra esos elementos naturales en la decoración. Lo ideal es que haga buen tiempo para aprovechar el exterior, disponiendo en él el espacio de la ceremonia o del cóctel, o incluso de la recepción si hace buen tiempo. Así podrás utilizar las flores, los árboles, el atardecer, la luz...


Si hace mal tiempo, lo ideal es elegir un espacio lleno de ventanales que lleven ese exterior primaveral al interior. O incluso llenar el lugar con flores y elementos vegetales que le aporten la frescura y el encanto de la estación.


Espacio para boda con ventanales


Es importante que la temática encaje con la estación.


Mucho ojo con las alfombras de color, sobre todo las rojas, porque si el suelo sobre se colocan está mojado o ha llovido sobre él, puede manchar el bajo de tu vestido de novia. Ante la duda, mejor sin alfombra.


El menú


Dependerá del momento de la estación en la que esté programada la boda, puesto que si las temperaturas todavía son frías, será conveniente que el menú siga teniendo platos calientes y algo más contundentes, pero anunciando ya con sus ingredientes y preparación el comienzo del calor. Si ya han empezado a subir las temperaturas, te aconsejo que incluyas ya platos frescos y ligeros, siempre con productos propios de la temporada.


Los postres con frutas son perfectos.


Las flores son perfectas para incluirlas en el menú: en los platos, en los postres, en los cubitos de hielo, en los cócteles... 


Tarta de boda con flores


Si el calor ya aprieta, puedes optar por sorbetes, helados o polos. Una buena idea: que estos postres incluyan frutas e incluso flores en su composición y decoración. 


En cuanto a las bebidas, también hay que tener en cuenta las temperaturas, para incluir más bebidas refrescantes o si conviene que sean más contundentes, incluso todavía alguna caliente, como el chocolate, si sigue haciendo frío.


Si ya ha comenzado el calor, sobre todo si la boda es de día, es conveniente poner agua y bebidas refrescantes a disposición de los invitados. Una buena idea son los dispensadores de aguas perfumadas o barras de zumos o refrescos.


Los cócteles que incluyan frutas en su composición o decoración serán siempre bienvenidos.


Cóctel con frutas


Y más...


Valora si tú o tu pareja tenéis alergia al polen, sobre todo si es muy fuerte, porque puede arruinaros la boda. Imagina unas fotos en las que cualquiera de los dos aparecéis con la nariz enrojecida, los ojos llorosos y haciendo el gesto de estornudar.


Si la boda va a celebrarse en la recta final de la primavera y con una buena parte de ella durante el día y al aire libre, debes tener presente el protector solar, tanto para vosotros como para poner unas cestas con envases de este tipo de productos para los invitados.


Otro elemento que no debería faltar si te vas a casar a finales de mayo o junio, es un abanico. Tanto para el novio como para la novia. Es un bonito complemento y muy útil si comienza a apretar el calor. 


Ya sólo me queda añadir una cosa: te deseo que tu boda primaveral sea todo un éxito.


Post relacionados:

Cómo Elegir la Fecha Perfecta para Tu Boda

Cómo Organizar una Boda Atemporal 
Cómo Organizar una Boda de Fin de Semana 
Cómo Organizar una Boda Secreta Sin Ser una Celebrity 
Cómo Organizar una Boda Rural con Acierto
20 Errores en las Bodas de Exterior
La primera vez que apareció el post Cómo Organizar una Boda de Primavera fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?
Licencia de Creative Commons
Cómo organizar una boda de primavera by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Volver a la Portada de Logo Paperblog