Revista Ciencia

Cómo usar ACT cuando ‘otras personas son el problema’

Por Davidsaparicio @Psyciencia

Por: Russ Harris

Los terapeutas de ACT pueden atascarse cuando los consultantes se quejan repetidamente de que otra persona (u otras personas) son el problema. Obviamente, las dificultades en las relaciones son sumamente dolorosas para todos, por lo que siempre queremos comenzar por validar los sentimientos del consultante y responder con comprensión y compasión. La pregunta es, después de haber hecho esto, ¿qué sigue?


Membresía premium: Únete y recibe directamente en tu correo artículos y material exclusivo


Sin establecer objetivos claros de la terapia, los terapeutas y los consultantes pueden quedarse estancados en la rutina. Las sesiones pueden llenarse fácilmente con el consultante desahogándose, rumiando, obsesionándose o preocupándose por su (s) relación (es), mientras que el terapeuta se desliza hacia la validación, la normalización, la empatía, pero sin empoderar activamente al consultante para que se cuide a sí mismo o mejore las cosas.

Ciertamente, estas sesiones pueden ayudar a los consultantes a sentirse apoyados y comprendidos, pero no ayudan a las personas a desarrollar flexibilidad psicológica o habilidades interpersonales efectivas. Con demasiada frecuencia, este tipo de sesiones se convierte en “asesoramiento de apoyo” mientras ACT se va volando por la ventana.

La forma de salir de esta trampa es aclarar los objetivos de la terapia y luego empezar a trabajar en ellos. Entonces, después de mucha validación y compasión, le preguntamos al consultante en cuál de las cuatro opciones a continuación quiere trabajar, y si hay más de una, priorícelas.

ACT puede ser útil con cualquier tipo de problema interpersonal, de una o más de estas formas:

  1. Ayudarlos a terminar relaciones o comenzar nuevas.
  2. Ayudarlos a cuidarse a sí mismos y a manejar mejor los pensamientos y sentimientos dolorosos (por ejemplo, la autocompasión) que inevitablemente aparecen cuando las relaciones con los demás no son satisfactorias.
  3. Ayudarlos a cambiar sus propios comportamientos en las relaciones con los demás, con el fin de obtener mejores resultados (es decir, hacer menos de lo que es problemático, más de lo que es útil).
  4. Ayudarlos a aprender nuevas habilidades para influir activamente en el comportamiento de la otra persona (por ejemplo, habilidades de asertividad, habilidades de comunicación, establecer límites, resolución de conflictos y cómo emplear estrategias de refuerzo positivo para moldear los comportamientos deseados en los demás).

Cuando un consultante se queja de dificultades en varias relaciones, necesitaremos limitar el enfoque.

Podemos pedirle que elija una relación en la que trabajar, y escuchamos con compasión y validamos sus preocupaciones y frustraciones a medida que nos enteramos de los problemas principales. Y luego lo ayudamos a establecer metas de comportamiento. Por ejemplo, podemos decir algo como: “Puedo ver que hay muchos problemas en esta relación, y estás sufriendo mucho. Así que hay algunas cosas en las que podemos trabajar aquí …”

Después de esto, revisamos las cuatro opciones anteriores y descubrimos en cuál (s) le gustaría trabajar al consultante. Si el consultante responde “Solo quiero que me traten mejor / dejen de hacer X / empiecen a hacer Y”, entonces podemos sugerir la opción 4 para empezar.

Tenga en cuenta que de ninguna manera estamos sugiriendo que el problema sea el consultante; estamos validando sus dificultades y ayudándoles a encontrar mejores formas de cuidarse bien, influir en el comportamiento de los demás de manera constructiva y construir el tipo de relaciones que quieren (o dejarlas, si esa es una mejor opción).

Los terapeutas a menudo encuentran incómodo establecer metas claras en las relaciones de esta manera, pero se vuelve más fácil con la práctica. Y vale la pena la incomodidad de despegarte de las situaciones descritas anteriormente. Cuanto más claros sean los objetivos de la terapia, más eficaces serán sus sesiones.

Artículo publicado en Psychwire y republicado en Psyciencia.com


Volver a la Portada de Logo Paperblog