Revista Solidaridad

Con las manos en la masa

Por Pcelimendiz

Dentro de la vocación de servicio con el que nació este Blog y próximos a presenciar la vertiginosa carrera a la que muchos políticos se van a lanzar para perpetuarse en el poder, Wang y yo nos atrevemos a dar una serie de consejos a los que accedan al mismo en las próximas elecciones. Y como de todos es sabido que la culpa de todos nuestros males la tiene la desmesurada dimensión del Estado, estos consejos estarán centrados en cómo reducir el mismo para que la iniciativa privada pueda beneficiarse y ejercer así su labor salvífica de nuestra economía.

 

Receta para externalizar o privatizar un servicio público:

Esta receta va dirigida a políticos tanto profesionales como aficionados, pues su aplicación no revierte demasiada dificultad ni requiere de altas capacidades, habilidades o formación. Pueden así aplicarla desde concejales en los más pequeños ayuntamientos hasta ministros con elevadas responsabilidades.
Con las manos en la masa
  • En cuanto llegue al poder, elija usted un servicio público cualquiera. Tal vez le deleguen la gestión de alguno. No se preocupe si no entiende demasiado del tema, quien se lo ha delegado confía en usted. Aproveche el entusiasmo que siente al haber sido elegido (sin duda se lo merece) y dé sus primeras órdenes: que le traigan con urgencia los datos del servicio. 

  • Este paso es importante: durante el estudio del servicio, ante todo, no consulte con ningún técnico. Probablemente le contaminarán con sus ideas y al fin y al cabo, es usted el responsable de que las cosas funcionen como es debido.

  • Si lo hace bien, y consigue mantener a raya a los técnicos que trabajan en dicho servicio (si es necesario sea descortés con ellos, recuerde que son unos abyectos funcionarios, están acostumbrados y es una manera de remarcar su necesaria autoridad), en poco tiempo (no más de 5 ó 10 minutos), habrá llegado a un correcto diagnóstico. Probablemente del tipo: esto no puede continuar así.

  • A estas alturas estará fatigado. Aproveche para descansar unos meses y despreocuparse del importante asunto que tiene entre manos. Vaya a un congreso de su partido o simplemente, no haga nada.
  • Tras el merecido descanso retome con entusiasmo la tarea para la que ha sido designado y aborde el siguiente paso: la planificación. Debe ser absolutamente inexistente. No planifique nada, no prevea nada. La planificación y la previsión hace que surjan menos problemas y los políticos están para resolver problemas. 
  • Tome por tanto las decisiones en la gestión del servicio absolutamente al azar. Presupueste al tun-tun (total, nadie cumple luego los presupuestos), cargue los gastos de sus necesarias gestiones al servicio... y sea imprevisible. Que nadie sepa su estrategia.
 
  • Cada vez que le pidan que tome una decisión, hágalo sin dudar, que se note que sabe qué es lo que está haciendo. Lo importante no es acertar con la decisión, sino la seguridad con que es capaz de tomarla.
  • Cuando vayan surgiendo los problemas en la gestión, échele siempre la culpa a algún técnico. Recuerde que son unos vagos y aprovechados que sólo funcionan bajo presión y con mano dura.
  • Reciba las quejas de algún ciudadano y legitímelas en todo momento. Sobre todo si son cercanos a usted (políticamente hablando, claro). Vuelva a aprovechar para desprestigiar a los técnicos pero deje tranquilo al ciudadano: usted va a ocuparse personalmente del problema y las cosas van a cambiar mucho.
  • Naturalmente no debe ocuparse nunca de ningún problema. Pero tiene que intentar que tampoco lo hagan los técnicos (lo harán mal sin duda). Para ello dificulte cuanto pueda su labor. Deje sin firmar documentos, no acuda a reuniones y sobre todo, remarcamos, sobre todo: NO LES ESCUCHE NUNCA.

    Con las manos en la masa

  • Tómese otros meses de descanso. No sabía usted que la gestión política era tan dura. Aproveche esta vez para pedir alguna compensación, en forma de remuneración económica. Es una manera de reconocer su preciada labor.

  • Si ha seguido bien todos los pasos, cuando vuelva al servicio estará ya lo suficientemente deteriorado y maduro como para tomar una decisión: la situación es insostenible y debe privatizarse, que así se gestionará de una manera más eficaz y eficiente. (No sabe muy bien la diferencia entre las dos palabras, pero la ha oído en un cursillo de su partido y nota que queda bien utilizarlas).

  • Pero no se precipite. Es muy importante que ahora se tome otro descanso mientras el servicio sigue deteriorándose. Un mayor deterioro le dará justificación para tomar la decisión de privatizar de una manera urgente. 
  • Tras pasar unos meses, estaremos llegando al final. Ahora debe usted hablar con alguna empresa (eso sí, que sean de su confianza. Si no conoce alguna en su partido le recomendarán sin duda un par de ellas). Ellos le asesorarán cómo tramitar el expediente (no lo haga con los técnicos de su servicio, no vayan a ponerse en contra) de una manera rápida y de apariencia legal. Si hay alguna cosa dudosa, siempre podrá decir que era urgente y si algún técnico se opone, obvie sus informes.
  • Casi está acabando. Acepte la invitación de los responsables de la empresa y diviértase.
  • Por último recuerde: no debe evaluar nunca el servicio privatizado. Si necesita datos sobre su eficacia, la propia empresa se los podrá proporcionar.
  • P.D. IMPORTANTE. Intente no utilizar demasiado la palabra privatización. Queda mucho mejor externalización, y le permite explicar a la ciudadanía que la responsabilidad pública del servicio está garantizada.

     Esta receta ha sido comprobada en numerosas ocasiones por múltiples políticos de diferentes partidos y orientaciones, por lo cual nunca falla. Y lo más importante: es legal.
      Además, existe otra versión de esta receta bajo el nombre "In troubled waters fishermen gain", pero está en inglés y ya se sabe que los idiomas son uno de los principales déficits de los políticos españoles.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista