Revista Ciencia

Condenado a ... la castración química

Publicado el 09 febrero 2012 por Amara @bioamara
Resulta difícil hacer un cálculo fiable del número de violaciones y abusos sexuales a niños que suceden cada año y por otro lado, las cifras que he encontrado son tan espeluznantes que no sé si creérmelas.
La castración química es un tema que suscita mucha polémica, unos se muestran a favor de adoptar esta medida en relación con determinados tipos de delincuentes, mientras que otros se oponen alegando los derechos de los delincuentes y a su dignidad. Creo en la reinserción de algunos delincuentes, pero pensar en la reincidencia y reinserción de los pederastas y violadores, qué queréis que os diga... me resulta muy difícil. Es evidente, que hay que buscar soluciones efectivas a este problema, endurecer las leyes penales existentes en la actualidad y adoptar las medidas oportunas que nos garanticen que una vez cumplida la pena, esos delincuentes, podrán llevar una vida en libertad que no suponga una amenaza para el resto de los ciudadanos.
En septiembre de 1996, California se convirtió en el primer estado norteamericano en aprobar la castración química como requisito obligatorio para que algunos presos pederastas pudieran tener acceso a la libertad condicional. En Suecia por ejemplo, se practica de manera voluntaria desde 1993. Hace cuatro años,  el presidente francés Nicolás Sarkozy anunciaba un paquete de medidas para endurecer las penas contra los pederastas que contemplaba la castración química y la creación de un hospital, al que deberían acudir obligatoriamente este tipo de delincuentes y del que aseguró que ninguno lo abandonaría hasta que un comité de médicos dictaminara que habían sido curados.

Condenado a ... la castración química

Sarkozy reaccionó con rapidez tras la violación de un
niño de 5 años por un pedófilo reincidente.


El tema vuelve a salir a la luz. Hace sólo unos días, Rusia aprobaba por abrumadora mayoría una ley que imponía la castración química a los pederastas. Pero ¿Y en España? ¿qué pasa con pedófilos y violadores además de vivir en pabellones aislados en la cárcel? Pues como recoge el dicho "eres más blando que las leyes penales" la ley aún no recoge la castración química pese a que hay 2000 agresores encarcelados y según Instituciones Penitenciarias 2 de cada 10 reincide (datos de 2007). Habréis oido que se practica en Cataluña  pero no nos engañemos, en España la castración química se le ofrece a los delincuentes sexuales, así que de prevención nada, es voluntaria. Hay quien dice que es ineficaz y los vuelve más violentos, y quien considera, como el propio Consejo General del Poder Judicial, que atenta contra la integridad física del delincuente. ¿Qué integridad física debe prevalecer? ¿La del delincuente o la de la víctima?Es un tema del que todo el mundo ha oido hablar y, en el que la mayoría, dada la sensibilidad del suscita, toma partido a favor o en contra. Sin embargo, pocos conocen con exactitud qué significa el término y cómo se lleva a cabo el procedimiento.
La castración química, diseñada en un origen para el tratamiento de cáncer de próstata avanzado, es un procedimiento médico indoloro para reducir la libido y la actividad sexual en violadores y pedófilos con el fin de evitar su reincidencia. Aclaremos que no es una forma de esterilización.

Condenado a ... la castración química

Depo-Provera, el fármaco utilizado en la castración química

El proceso consiste en inyectar Depo Provera al paciente, un fármaco aprobado por la FDA que bloquea la producción de testosterona en los testículos e inhabilita el deseo sexual masculino durante unos 6 meses.  La Depo Provera actúa sobre el cerebro a nivel de la glándula hipófisis inhibiendo la producción de la testosterona. Se trata de una hormona sintética similar a la progesterona denominada acetato de medroxiprogesterona.Muchas mujeres la utlizan como método de control de fertilidad o regulación hormonal.

Condenado a ... la castración química

Acetato de medroxiprogesterona

Los efectos de la Depo Provera en el hombre consisten en disminuir la intensidad y frecuencia de los impulsos sexuales e impedir la irrigación de sangre al pene evitando la erección y la obtención del orgasmo y la eyaculación. Eso sí, deberá ser suministrada cada seis meses o de lo contrario el deseo sexual y sus manifestaciones físicas reaparecerán.
Francia comenzó a finales de 2004 un programa piloto de castración química para violadores y pederastas que se encontraban en la cárcel basado en la administración de ciproterona y leuprorelina. La ciproterona se presenta en forma de tabletas que deben consumirse diariamente mientras que la leuprorelina o acetato de leuprolide es inyectable. Ambos tienen características y efectos similares a la Depo Provera.
Como todo medicamento, la castración química presenta algunos efectos secundarios como la disminución y pérdida del vello facial y corporal, una redistribución de grasa en el cuerpo y el desarrollo de las características femeninas de la persona. Fijándonos en todo esto, el chiste es fácil... pero el tema es serio. El debate, una vez más, está servido. 
NOTA: Esta entrada participa en la VIII Edición del Carnaval de Química que se celebra durante este mes de Octubre en el interesantísimo blog de Marisa Alonso (@lualnu10) "Caja de Ciencia" y "Science box"

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista