Revista Belleza

Consejos para Probarte Ropa con Éxito

Por Aranchawp @MeigayCaldero

Pasar por el probador no siempre es una experiencia agradable. De hecho, creo que probador viene de prueba, pero no de la ropa, no, sino de nuestra paciencia... y de nuestra autoestima.

Puede ser algo incómodo, agobiante, complicado e incluso humillante. Filas interminables, probadores con una luz digna del pasaje del terror, cubículos con el tamaño de una caja de zapatos, cortinas que cuando las cierras por un extremo se abren por el otro, prendas que insisten en encoger (o agrandarse) en el espacio de tiempo que va de tomarlas del perchero hasta que llegan al probador... ya sabes de qué te hablo.

Pero que no cunda el pánico, porque en este post te daré algunos consejos para probarte ropa con éxito... y sin lágrimas.

Consejos para probarte ropa con éxito

Cuestión de ánimo... y de autoestima

No entres en un probador si te sientes triste, frustrada, enfadada o cansada.

Procura no ir a comprar ropa con prisa. Eso no quiere decir que te eternices en la tareas (puede resultar agotador física y emocionalmente), sino que puedas prestarle suficientemente atención a lo que estás haciendo.  

Si te sientes hinchada o tienes uno de esos días en los que no te ves bien, procura no pasar por el probador. 

Haz un trato contigo misma y evita los pensamientos negativos mientras estés en el probador. Ni nuestro peor enemigo nos atacaría con lo que nos decimos mentalmente a nosotras mismas.

Conócete

Conócete bien a ti misma. Todas tenemos puntos fuertes y puntos débiles, lo importante es saber cuáles son. Sé sincera contigo misma en cuanto a tu fisionomía y utiliza la ropa no para torturarte, sino para sacar lo mejor de ti misma.

La inadecuada es la ropa, no tú. Tenlo en cuenta. Si algo no te sienta bien, no es tu culpa, simplemente esa prenda no es para ti.  

Prendas colgadas en percheros en una tienda de ropa

No caigas en la tiranía de las tallas. Eso de empeñarse en que se tiene una talla S (por ejemplo) ocurra lo que ocurra, es el camino más rápido para el desastre. Cada marca tiene un tallaje diferente, todas lo sabemos, así que asume que puedes llegar a tener 3 ó 4 tallas diferentes en tu armario, y no pasa nada.

No subestimes el poder de la preparación

Si vas a comprar ropa, procura ir bien peinada y maquillada (si es que sueles maquillarte). El hecho de verte guapa es el primer paso para que la experiencia de pasar por el probador sea satisfactoria. Por otra parte, en muchos probadores la luz es terrorífica y favorece muy poco, así que no está de más contrarrestarlo con un poco de peine y de brocha.

Lleva ropa interior que te siente bien. Eso quiere decir que sea de tu talla y que no se marque.

En el caso de que estés buscando un vestido sin tirantes, lleva un sujetador sin hombreras puesto o en el bolso. 

Si vas a comprarte una prenda que tenga escote en la espalda, puedes llevar un sujetador multiposición, para hacerte una idea exacta de cómo te quedará realmente.

Si prevés comprar ropa blanca, lleva un sujetador y braguita de color nude.  

Ropa blanca colgada de un perchero

En caso de que busques una prenda ajustada, no te olvides de la ropa interior moldeadora. Al fin y al cabo la necesitarás cuando luzcas la prenda cuando la compres. 

Lleva el calzado que te pondrás con la prenda que vas a comprar, sobre todo con la misma altura de tacón. Si no lo tienes y en la tienda también venden zapatos, pide que te presten unos para ver si te sienta bien y si es lo que realmente estabas buscando. Esto es imprescindible si tienen que ajustarte el dobladillo y lo van a hacer en la misma tienda.

Ten cuidado con los pendientes, anillos, pulseras y collares, porque pueden engancharse con tu ropa cuando te vistas o te desvistas, o con las prendas que te pruebes. Y no sólo importa porque puedas estropearlas, también porque puedes perder tus joyas en el probador. 

La compañía

Piénsate muy bien a quién le pides que te acompañe. Es importante que todas las personas que vayáis a comprar os respetéis y que tengáis la misma dinámica de compras. No os debéis presionar para comprar algo o dejar de comprarlo. También es fundamental que la persona o personas que vayan de compras con vosotros sean sinceras (no sincericidas) y que tengas buen gusto (real, no autoproclamado). 

Si vas a comprar en solitario, evita las opiniones de las dependientas, salvo que sean de confianza y ya te hayan aconsejado de forma honesta y acertada antes. 

Mujer mirándose en el espejo del probador con un vestido de lentejuelas

 

Personalmente me gusta ir sola a comprar ropa o zapatos (la única excepción es mi chico), aunque entiendo que haya quien prefiere ir con compañía, aunque no sea la mejor. 

¿Qué necesitas?

Lleva una lista de lo que quieres comprar. Para confeccionar esta lista, analiza lo que ya tienes y lo que te hace falta. Deberían ser prendas y calzado que puedas combinar con lo que está en tu armario, y que puedan reutilizarse en muchas ocasiones.

En caso de que necesites ropa o zapatos para un evento especial, pero que sabes que nunca vas a tener ocasión de volver a usar, quizás te convenga más alquilarlos. 

El momento

Si es posible, evita los momentos del día en los que hay más acumulación de clientes en la tienda. Así le dirás adiós a las largas filas para acceder al probador.

Tienda de ropa

 

La primera hora de la mañana y el mediodía (la hora de comer) suelen ser las mejores, aunque puede variar según la zona en la que se encuentre el establecimiento.

Los fines de semana, los festivos, los puentes y los días previos a las Navidades o las primeras semanas de las rebajas suelen ser los más concurridos.

Si al final tienes que esperar, ármate de paciencia y llévalo con filosofía. Puedes llevarte un libro, estudiar, hacer crucigramas o gastar datos de tu smartphone, lo que prefieras.

El probador

Si el probador es minúsculo, el espejo no es nada favorecedor, si la cortina o la puerta no cierran y estás más preocupada de que te vean en ropa interior que en probarte la ropa, aborta la operación. Es mejor que te lleves la prenda, te la pruebes en casa y la devuelvas si no te sienta bien. 

Aprovecha tu móvil. Si los espejos del probador no te dan una visión desde todos los ángulos, puedes sacarte fotos para ver cómo te queda la ropa por detrás. 

Mujer sacándose una foto con el móvil

 

Sacarte una foto también te permitirá verte con otra perspectiva, lo que te ayudará a decidirte mejor. No es lo mismo mirarte en el espejo, que verte en una foto o un vídeo en el móvil.

Si el probador es pequeño y no tienes una buena perspectiva del modelo completo, sal del cubículo y mírate en un espejo de cuerpo entero que haya en la tienda.

Presta mucha atención al color, sobre todo en el caso de prendas para la parte superior. Para comprobar si ese tono es el tuyo, además de comprobar que es de tu talla y te sientes cómoda, mira tu cara. Si te ves guapa, si tu piel y tu pelo parecen más luminosos, si tus ojos parecen más brillantes, si las ojeras se te notan menos, si pareces menos cansada... ese tono te favorece. Por el contrario, si te ves apagada, cansada, incluso más mayor, cuelga la pieza en la percha y déjasela a la dependienta al salir.

Cuando te pruebes ropa o zapatos, no te limites a mirarte en el espejo y muévete. Levanta los brazos o las piernas, camina, siéntate y levántate, agáchate, inclínate para comprobar que ese escote no te jugará una mala pasada... Debes comprobar no sólo que te sientan como un guante, también deben ser cómodos. Verifica si puedes realizar los movimientos propios de la vida diaria sin dificultad.

Estruja el tejido en la mano para comprobar cuánto se arruga. También funciona sentarse o agacharse unos instantes. 

La decisión

Si no te convence lo que te has probado, no te lo lleves. No es obligatorio pasar por caja cada vez que entres en una tienda. 

Si dudas, deja pasar unos minutos antes de decidir. Aunque mi consejo es que lo madures unas horas o incluso unos días. Es mejor perder la oportunidad de llevarte una prenda o un par de zapatos, que llevarte a casa algo que no te vas a poner nunca.

¿Cómo te enfrentas tú al probador? ¿Lo disfrutas o lo sufres?

Post relacionados:

Compra Ropa On-Line como una Experta 

Consejos para Comprar Ropa de Segunda Mano On-Line 

Prendas y Accesorios que Deberías Desechar 

Cómo Crear un Armario Cápsula... y Acertar

Consejos de Estilo Imprescindibles

La primera vez que apareció el post Consejos para Probarte Ropa con Éxito fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 

Licencia de Creative Commons

Consejos para probarte ropa con éxito by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Volver a la Portada de Logo Paperblog