Revista Belleza

Corregime.

Por Fruticienta
Corregime.
Según Bobbi Brown un buen corrector es el secreto del universo. Y está en lo cierto. Quien maneje el dialecto del corrector, manejará el mundo (?)... O al menos, nos engrupirá y creeremos que tiene una piel maravillosa y sin imperfecciones.
En mi viaje compré el que para muchas gurúes del maquillaje es uno de los mejores: Boing de Benefit. Es un corrector "industrial" (?) que tapa todo. Tuve que recurrir al consultor de Sephora para elegir el color ideal para mi tono de piel y aquí viene el primer beautyp: generalmente  tendemos a elegir un corrector un poco más claro. Error. El corrector tiene que ser del mismo color que la piel o hasta un tono más claro que la base de maquillaje si no tenemos ojeras.  Si compráramos el color más claro, no sólo no taparíamos la ojera, sino que la destacaríamos aún más... y se verían unas hermosas manchas grises debajo de los ojos. Primero se tapa y después se destaca la zona con otro producto.
Luego el consultor me habló de la consistencia: para ver si cubre bien, podemos probarlo en las venas de nuestras muñecas o en alguna peca: si tapa el color, ése es el ideal.  Hay correctores cremosos, más liquidos o más pastosos. En mi caso, prefiero el cremoso; los líquidos no me resultaron muy cubritivos y por ejemplo, uno de Lancôme (effacernes), que es bien líquido, me destaca las pequeñas arruguitas alrededor del ojo después de una tarde agitada. 
A los correctores cremosos es mejor colocarlos con un pincel para que se fundan perfectamente con la piel. Y si tenemos cicatrices, raspones y otras tragedias, podemos trabajar mejor y de una manera más definida.
Corregime.
Para ojeras muy marcadas que no desaparecen con un simple corrector, Bobbi Brown ofrece la opción de los pre correctores, que vienen en dos tonos y se usan para neutralizar el color de la ojera. Arriba del pre corrector iría el corrector (Bobbi llama concealer a lo que llamamos corrector y corrector al pre-corrector... una ensalada de traducciones).
En mi caso, prefiero usar el corrector después de la base (eso lo aprendí de Pao Dessaner). La imperfección que la base no tapó, que la tape el corrector y no al revés. 
Los granitos rojos pueden taparse con un corrector verde y para las venas o moretones, un color melocotón. Para resaltar: un corrector rosado o uno unos tonos más claros que la piel.
El corrector sirve para ser colocado no sólo en las ojeras e imperfecciones, sino que también pueden colocarlo en los párpados y en los labios para neutralizar el tono natural de la piel (y más ahora que van a empezar a usarse los labios neutros).
Les dejo un video de Bobbi, donde explica cómo y dónde colocarlo:

Mis correctores preferidos: el Boing de Benefit, Studio Finish de Mac (tapa cualquier cosa), el corrector en pasta de ReginaK Cosmetics y Stay Matte de Rimmel (con un centro verde para los granos rojos).
Lejos está este post de ser EL post sobre correctores, pero quizás ayude un poco. ¿o no? ¿algo para agregar o compartir?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas