Revista Cine

Critica de cine: 'Nightcrawler'

Publicado el 24 febrero 2015 por Lapalomitamecanica

El festival interpretativo de Jake Gyllenhaal

Critica de cine: 'Nightcrawler'

Lo mejor: Jake Gyllenhaal, obviamente.
Lo peor: el mensaje crítico final no descubre nada nuevo.

Probablemente a muchos el nombre del director Dan Gilroy no os suene demasiado. El pequeño Gilroy es el hermano de un viejo conocido como lo es Tony Gilroy, al que además de la faceta de guionista se le añade también la de director de la genial Michael Clayton, aunque también de la mediocre Bourne Legacy. Ahora Dan, no sólo pone la pluma, sino que también debuta tras de las cámaras. La carrera como scripter del menor de los Gilroy ha estado ligada a la de su hermano, aunque su manuscrito más destacable sea el de la película protagonizada por Pacino y el ahora actor fetiche Matthew McConaughey, Dos por el dinero. Lo cierto es que Nightcrawler ha resultado ser el estreno soñado por cualquier director, donde el entretenimiento está garantizado y donde cabe destacar la mejor interpretación de Jake Gyllenhaal en toda su carrera y, probablemente, una de las más brillantes de la temporada.


El cine, curiosamente, nunca ha perdido la oportunidad de proporcionar una perspectiva retorcida acerca de los medios de comunicación y su evolución a lo largo de los años. Probablemente, la más laureada sobre esta temática sea Network. Un mundo implacable, en la que se refleja hasta qué punto la ambición por recaudar audiencia relega a la humanidad y la decencia a un segundo plano en pos del morbo más pueril. Asesinos Natos del gran Oliver Stone -con guión de Quentin Tarantino muy a su pesar- esboza un mundo donde el sensacionalismo no conoce fronteras en una televisión adulterada por imágenes violentas. Por supuesto, no podemos olvidar El Show de Truman, donde el televidente de sofá adquiere un grado de importancia que lo transforma en algo más que un mero espectador.

Critica de cine: 'Nightcrawler'

Nightcrawler nos adentra en el mundo de los reporteros a pie de calle en busca de la imagen del día más sensacionalista para el informativo del prime time. Lou Bloom ( Gyllenhaal) es un joven con dotes de orador que deambula por las calles de los Ángeles en busca de trabajo. Tras un aparatoso accidente de tráfico, es testigo de cómo los reporteros de televisión llegan en plena efervescencia para captar las imágenes del suceso, lo que le hará descubrir su vocación periodística.

Nightcrawler, quizás, no nos revele nada nuevo que nuestra naturaleza humana no nos haya demostrado ya. Diariamente, vemos cómo los informativos están repletos de sucesos cuya veracidad es cuestionable y pecan habitualmente de incluir entre su agenda un contenido carente de interés que sólo sirve para suplir las necesidades humanas más morbosas. Quizás aún no lleguemos al extremo yanki en cuestiones de sensacionalismo, pero qué duda cabe de que vamos en detrimento de la información diligente y objetiva.

Critica de cine: 'Nightcrawler'


Sin embargo, merece mucho la pena el viaje que nos propone Gilroy bajo el prisma del grimoso Lou cámara en mano, un relato totalmente perturbador en la que el cineasta no podría haber escogido mejor actor. Gyllenhaal se ha hecho un hombre, no hay duda alguna. El que fuera protagonista de la película de culto Donnie Darko hace ya tiempo que dejó atrás el mundo Disney (Prince of Persia) para reconducir su carrera y gracias a películas como Sin tregua, Prisioneros o Enemy hemos podido conocer su gran potencial. Esta vez y gracias a una transformación física donde el trabajo de mayor calado se encuentra en la expresión facial, Gyllenhaal consigue que el público empatice con Lou, un irresistible personaje cuya verborrea y risa maquiavélica le convierten en un rol que bien puede representar un icono del cine contemporáneo.

En definitiva, lo que Dan Gilroy nos propone es un viaje detrás de los focos del sensacionalismo, donde de nuevo los medios de comunicación vuelven a ser dilapidados como despiadadas isntituciones sociales en un juego donde el todopoderoso dólar promueve siempre la decadencia de los valores del periodismo, porque Nightcrawler no es The Newsroom. El realizador nos da un garbeo como copilotos del protagonista en una cinta de 113 minutos donde recorreremos la ciudad como coyotes en una noche oscura en busca del bocado más sabroso. Detestarás a Lou, pero un irresistible deseo te corromperá para acompañarle en una de las cintas más frescas de este 2014, y es que caiga quién caiga, el show debe continuar.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista