Revista Cine

Crítica de TV: '1x01 The Following'

Publicado el 31 enero 2013 por Lapalomitamecanica
¿Está todo inventado en el género detectivesco?
 Crítica de TV: '1x01 The Following'
Nota: 4,5
The Following se trata posiblemente del estreno más esperado de esta midseason en un año donde se están acumulando las decepciones y en el que se despiden un gran número de ficciones consolidadas, marcando el que podría ser el comienzo del final de la época dorada de las series americanas. El estreno de la ficción protagonizada por Kevin Bacon arrancó por todo lo alto con una audiencia de 10,4 millones de espectadores en FOX, lo que la convierte en el segundo mejor arranque de la temporada 2012/2013 siendo tan solo superada por la igual de mediocre Revolution (crítica del piloto aquí). No obstante, habrá que ver a lo largo de las próximas semanas si el público reacciona favorablemente a esta nueva apuesta de Kevin Williamson, responsable de otras series como Dawson Crece o Crónicas Vampíricas, en el que pretende ser su salto fuera de la liga prepuber. De momento, al tipo le cuesta ponerse serio.
Este nuevo trhiller criminal nos relata la misma historia que hemos podido ver una y cien veces en la gran pantalla, aunque con ligeros matices que marcan una vocación clara de actualizar la figura del serial killer a partir de unas bases archiconocidas. La trama sigue al ex agente del FBI Ryan Hardy, cuyo deber es capturar a un asesino prófugo conocido como Joe Carroll (Ryan fue el responsable de atraparlo en primer lugar con notables secuelas), al cual le quedaban tan solo días para recorrer la milla Verde. Lo que marca la diferencia de esta nueva propuesta es que finalmente Carroll no será el prófugo al que el FBI tenga que dar caza en cada nueva entrega semanal, sino a una red de de varios asesinos que el antagonista ha articulado gracias a Internet durante sus años en prisión como si del mismísimo John El Rojo se tratase. Una idea con cierta fuerza, eso es innegable, y que ofrece de paso una excusa inmejorable para fabricar 'asesinos de la semana' como churros.
Crítica de TV: '1x01 The Following'
El otro de los ganchos sobre los que se sustenta este nuevo envite está en el reparto protagonista, nuevamente importando al líder del celuloide y con la presencia de intérpretes de demostrada valía televisiva como Maggie Grace (Perdidos, Californication) y la bella Natalie Zea (Justified y también Californication). Kevin Bacon decide dar el salto a la pequeña pantalla después de años con más personajes secundarios de los que realmente merece a pesar de contar con una indudable calidad interpretativa como ya hemos podido ver en obras del calibre de Apollo 13, Sleeppers o la menos conocida El Leñador. Por su parte, James Purefoy pone piel al asesino en serie en cuestión, un actor resultón al que hemos disfrutado tanto en la pequeña como en la gran pantalla y cuyo mayor legado hasta la fecha pueda ser su conseguido Marco Antonio en la recomendable Roma. Y es una pena que los personajes a los que dan vida todos ellos no sean más que clichés vistos hasta la saciedad.
Aquí es donde The Following naufraga estrepitosamente no consiguiendo transmitir ni una gota de originalidad al dibujar roles que no son más que meras caricaturas de otros ya conocidos como el detective Alex Cross (interpretado por Morgan Freeman en la pasable El Coleccionista de Amantes y más recientemente por Tyler Perry en la terrible En La Mente del Asesino) o cualquier otro asesino en serie heredero del gran Lecter. La interpretación de Kevin Bacon tampoco ayuda en absoluto como el agente del FBI talentoso y torturado, al que veneran a la vez que repelen cual psicótico inestable, y más si se pasa todo el capítulo con la misma cara de susto. En la otra cara del disco es peor, ya que James Purefoy encarga al villano de turno, un antiguo profesor con una obsesiva fijación por la obra de Edgar Allan Poe, intentado dar al personaje una profundidad y atractivo que sólo se traduce en la más insoportable pedantería
Crítica de TV: '1x01 The Following'
Esa pareja protagonista es el mejor ejemplo del principal problema que evidencia The Following: beber de numerosas fuentes sin llegar a ser una propuesta verdaderamente original más allá del componente tecnológico, utilizado más bien como mera excusa. Ya hemos podido disfrutar de una indagación algo más profunda de lo habitual en la psique del asesino en Mentes Criminales o Dexter y de una secta de adoradores de los Ed Geins y Ted Bundys de nuestro mundo en El Mentalista, con lo que, teniendo en cuenta que tampoco hay grandes interpretaciones ni un esforzado trabajo de realización detrás de la última apuesta de FOX, The Following se traduce en un tremendo vacío en el que resuenan una y otra vez los ecos de un deja vu gigantesco. Además, secuestrar otra vez a la hija de Liam Neeson tampoco ayuda.
Crítica de TV: '1x01 The Following'En definitiva, se trata de un piloto que carece de la garra y el ritmo necesarios para captar la atención del espectador semanalmente, además de estar filmando de forma pésima por el mercenario Marcos Sierra con el mismo empeño que el de un telefilme dominguero de Antena 3. La premisa no resulta más que una nueva variante del género detectivesco que poco o nada parece que va a poder aportar al panorama seriéfilo, posiblemente enfocando el máximo interés en la relación entre el dúo protagonista como si pudieran añadir algo que la historia de Lecter y Clarice no haya hecho ya. Y a pesar de que el relato incorpore a su narrativa los siempre dinámicos flashbacks, éstos tampoco acaban de encajar en un piloto que resulta todo un despropósito narrativo comenzando por una fuga inicial que tiene más agujeros que el guión de Prometheus.
Sólo si eres un fanático de filmes como Se7en y El Silencio de los Corderos o novelas de autores como John Katzenbach y John Verdon, y estas acostumbrado a que te cuenten una y otra vez la misma historia, puede que The Following llegue a colarte como serie de entretenimiento menor, pero tratándose de ser uno de los estrenos más esperados de la midseason y contando con Kevin Bacon al frente, sólo cabe añadir que la decepción ha sido mayúscula.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista