Revista Cine

[crítica] fast and furious 6: maquinaria engrasada

Publicado el 23 mayo 2013 por Despiram @FrikArteWeb

¡Conduce o muere!

Vin Diesel y Dwayne Johnson, The Rock, aterrizan en España después de haber arrasado la taquilla de Reino Unido con su sexta entrega de esta saga adicta a la velocidad y al óxido nitroso. Y en este sexto filme de la franquicia, que empezó en 2001, vuelve a ponerse al frente el director de origen taiwanés Justin Lin que lleva capitaneando Fast & Furious desde la tercera entrega.

En la quinta película dejamos a Dom Toretto (Vin Diesel) y su banda dispersa por el mundo a causa de su busca y captura después de haber robado cien millones de dólares a un mafioso brasileño y ahora Hobbs (Dwayne Johnson) requiere su ayuda para capturar a una banda de letales conductores mercenarios, capitaneados por Owen Shaw (Luke Evans), a quienes ha estado siguiendo la pista por doce países y no consigue atrapar. La única forma de detenerlos es consiguiendo un grupo que les iguale en destreza y consigue involucrar a Dom y al resto prometiendoles el indulto que les permitirá volver a casa y revelándoles que la que creían difunta Letty Ortiz no solo está viva sino que forma parte de la banda de Shaw.

[CRÍTICA] FAST AND FURIOUS 6: MAQUINARIA ENGRASADA

Y así se reúne en Londres al equipo encabezado por Vin Diesel, Paul Walker y Dwayne Johnson, que reconstruye la mitología de esta saga reuniendo a personajes ya conocidos de diferentes entregas como Jordana Brewster, Tyrese Gibson, Sung Kang, Gal Gadot, Chris “Ludacris” Bridges, Elsa Pataky  y Michelle Rodríguez. Además del nuevo malo, interpretado por Luke Evans, y la campeona de artes marciales Gina Carano, que aquí pone cara a la nueva compañera de Hobbs, Riley.

Visto en retrospectiva, los personajes han ido creciendo a la par que la producción y han pasado de los asaltos a camiones, las carreras ilegales y el tuneo en Los Ángeles y Miami, a ser expertos tecnológicos que pinchan cámaras de seguridad, usan chips rastreadores y destruyen imperios de mafiosos brasileños. Y aunque la marca de fábrica sigue siendo los coches trucados, los planos de palancas y aceleradores, el óxido nitroso y mucho ruido de motor, el viraje desde el subgénero de cine de carreras hacia el cine de acción les ha llevado a colaborar con el  “bando bueno” en operaciones internacionales de la policía, como en esta entrega.

[CRÍTICA] FAST AND FURIOUS 6: MAQUINARIA ENGRASADA

Se nota que cada película tiene más presupuesto que la anterior y van añadiendo localizaciones en medio mundo, más planos desde grúas (a las que han sacado más rendimiento que al trípode), así como también más peleas cuerpo a cuerpo y espectaculares escenas de acción con todo tipo de máquinas que incluyen desde tanques hasta aviones o coches diseñados desde cero, como el que utiliza Shaw. Un ejemplo de ello es la mega secuencia que rodaron en Tenerife, donde arrasaron con cien coches que acabaron en el desguace y cuyo resultado puede provocar aplausos en la sala.

En cuanto al guión, quizá la trama que incorpora la muy manida historia del personaje que ha perdido la memoria roce el “culebrón” (¿qué cuerpo enterraron en la cuarta entrega?), pero es la solución para traer de nuevo a la saga a una Michelle Rodríguez cuya química con Vin Diesel es espectacular. Puede también que sea muy tópica la fórmula de los malos sin códigos de conducta frente a los buenos con puntos débiles como la familia. O que se tire más de humor bruto y “facilón” en ciertos personajes que en las anteriores. Pero es que la profundidad psicológica aquí ni se encuentra ni se busca, más allá de dotar de un hilo argumental y una cierta coherencia a toda la saga gracias al tema de la familia, tan importante aquí por cuanto que si en la última entrega Dom decía aquello de que “el dinero va y viene pero lo más importante es la gente que está contigo”, en esta parte lo refrenda con sus acciones.

Por otro lado, la participación española no se queda solo en las localizaciones de las islas canarias o en la actriz Elsa Pataky (que aquí tiene bastante menos papel que en la anterior), también incorpora al madrileño Lucas Vidal a cargo de la banda sonora. El español, que ha compuesto para La fría luz del día, con Bruce Willis o El enigma del cuervo, con John Cusack, se incorpora a esta franquicia como compositor de una música que mezcla sonidos electrónicos y orquestales.

[CRÍTICA] FAST AND FURIOUS 6: MAQUINARIA ENGRASADA

Por supuesto, esta carrera no acaba aquí. La última escena del filme nos deja con la miel en la boca sobre la séptima entrega de esta saga que lleva ya 1.500 millones de dólares acumulados en todo el mundo y que, por ahora, no pisa el freno.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas