Revista Cultura y Ocio

Críticas de SeriesTV | Bates Motel, de Anthony Cipriano y Kerry Ehrin «El despertar del monstruo de Psicosis»

Publicado el 03 septiembre 2013 por Mientraslees
Críticas de SeriesTV | Bates Motel, de Anthony Cipriano y Kerry Ehrin «El despertar del monstruo de Psicosis»Críticas de SeriesTV | Bates Motel, de Anthony Cipriano y Kerry Ehrin «El despertar del monstruo de Psicosis»
Me considero bastante fan de Alfred Hitchcock, y cómo no, de su película Psicosis, así que cuando supe que se iba a estrenar una serie basada en la infancia de Norman Bates, la apunté sin pensármelo dos veces en mi lista de series por ver. Tarea arriesgada la de ofrecer una precuela de la mítica Psicosis, que sin embargo Bates Motel ha conseguido salvar al no dejarse llevar por los convencionalismos que, quizás, muchos habríamos esperado encontrar en esta serie.
PortadaTítulo Original: Bates Motel
Número de Capítulos: 10 ~ Primera temporada
Canal en España: No se emite aún en España
Guionistas: Anthony Cipriano y Kerry Ehrin
Género: thriller
Cadena Original: A&E
Sinopsis: Precuela contemporánea de la película Psicosis, que nos hace un retrato íntimo de cómo se desarrolla la psique de Norman Bates durante sus años de adolescencia. Los fans descubrirán su historia de trasfondo oscuro y retorcido y conocerán de primera mano cuán profundamente intrincada es la relación con su madre, Norma, y cómo ello ayudó a forjar a uno de los asesinos en serie más famoso de todos los tiempos.


La serie comienza con la mudanza de Norma Bates y su hijo Norman a White Pine Bay, un pueblecito costero de Oregon. El padre de Norman ha muerto hace poco y por eso han decidido rehacer su vida en un nuevo hogar. Madre e hijo empiezan otra etapa de su vida llevando adelante el abandonado motel del pueblo. Sin embargo, nada más llegar descubren que no son bien recibidos allí. Keith Summers, el anterior propietario del motel, empieza a exigirle a Norma que deje el negocio si no quiere meterse en problemas. Las cosas se tuercen y Norma termina asesinando a Summer. Después de haberse deshecho del cuerpo, Norma y Norman creen que pueden volver al curso de su nueva vida, pero no cuentan con las sospechas del sheriff, ni con el misterioso cuaderno de dibujos que Norman encuentra en una de las habitaciones del motel; dibujos que destaparán los secretos más escabrosos del motel y los tejemanejes de los vecinos de White Pine Bay.
Bates Motel es una especie de precuela de la famosísima película de Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960). Y digo especie porque, a pesar de que no cabe duda de que los personajes son los de la película, la serie está ambientada en el presente. Es un punto de partida interesante, porque no va con la pretensión de establecer el pasado de Norman Bates, sino que establece una de las múltiples posibilidades que pudieron constituir la adolescencia del enigmático y loco Norman Bates. La serie no se centra solo en su figura, sino que le da incluso más relevancia a la madre. Considero que esto ha sido todo un acierto por parte de los creadores, porque Norma es, sin duda, el personaje más característico de todos. Vera Farmiga hace un papel realmente deslumbrante como madre obsesiva y manipuladora. A pesar de llegar a desquiciar a uno con su actitud rallando en lo infantil, es una mujer llena de energía y fuerza, que dirige su vida llevando a cuestas secretos familiares que sorprenderán más de una vez.
 photo Bates-Motel-1.jpg
Norman, interpretado por Freddie Highmore, encarna a un joven Norman Bates que a primera vista parece ser un chico normal sin muestras de tener desvaríos mentales (bueno, dejando a un lado el hecho de que llama a Norma “madre” y no “mamá”). Pero, como todo en esta serie, no deja de ser un velo que luego destapa las verdaderas taras del personaje. Tanto Norma como Norman se complementan de manera perfecta. No puedes pensar en Norma sin Norman y viceversa. Desde el primer momento te los imaginas como madre e hijo, y es que os actores interpretan tan bien a sus personajes que llegas a creer esa relación materno-filial sin demasiado esfuerzo. Pero no tendría sentido hablar de Norma y Norman sin destacar a los personajes secundarios. Llegan poco a poco y, al igual que los principales, rápidamente te acostumbras a ellos. No es una serie a la que te cuesta cogerle el punto a los personajes, sino todo lo contrario.
Si hay algo que me ha gustado de la serie es precisamente eso, la familiaridad con que nos introducimos en la vida de Norman y su madre. Como si fuésemos uno más de la familia, nos instalamos en la archiconocida casa de la colina a la misma vez que ellos, con el mismo espíritu y ansia por empezar desde cero. Conocemos el pueblo y sus habitantes a la vez que Norma y Norman, así que estamos tan desubicados como ellos, igual de perdidos e ignorantes de todo lo que pueda suceder. Al mismo tiempo, somos unos intrusos que se inmiscuyen en su cotidianeidad, y por eso la llegada del hermano mayor Dylan (Max Thieriot) nos desconcertados y en alerta ante otros secretos que la familia Bates pueda estar ocultando.
 photo batesmotel.jpg
¿Fallos? Pues sí. A pesar de dar en el clavo en la relación entre madre e hijo, el ambiente creado en torno al pueblo resulta demasiado etéreo. Los misteriosos campos de marihuana no dejan de ser un relleno bastante prescindible. Ciertas subtramas que en un principio se presentan como importantes, al final acaban relegadas a un segundo plano (quién sabe si se retomarán en la segunda temporada cobrando mayor protagonismo), y la extraña relación entre Norman y Norma, que en un principio puede parecer descabellada y con tintes un tanto… incestivos, termina siendo más dócil e inocua de lo que cabría esperar. Por otro lado, lo más llamativo de Bates Motel, al ser la premisa de la adolescencia de Norman Bates, era conocer cómo se desenvolvía con las chicas. Aunque suene superficial, todos los que hayáis visto Psicosis entenderéis por qué esta faceta causa tanta expectación. Pues bien, esa parte de la trama a mí me dejó bastante fría porque lo que ocurre entre Norman y Bradley (Nicola Peltz) tiene partes incoherentes, y ya no hablemos de las reacciones de Emma (Olivia Cooke) en ciertos momentos…
A pesar de todo esto, me ha gustado la manera en la que se desarrolla la trama. Hay puntos álgidos en la serie, pero prácticamente todos los capítulos nos desvelan algo nuevo y sorprenden en mayor o menor medida. También logra mantener la intriga y resolverla sin que parezca una solución patética o ridícula. Además, durante toda la serie estás esperando a que sucedan ciertas cosas que no esperas que ocurran; lo típico de pensar que algo no pasará por ser demasiado descabellado, o que sí sabes que va a pasar pero desconoces cuándo y de qué manera. Bates Motel es una serie que no defrauda porque no pretende ser más de lo que es. Entretiene y mantiene enganchada los cuarenta y cinco minutos de duración de cada capítulo, no cansa ni se hace aburrida. Diez capítulos que son suficientes para la primera temporada de la serie basada en la juventud de Norman Bates, que respeta al personaje hitchcockiano sin pretensiones, simplemente ofreciendo una versión verosímil envuelta en una historia llena de intriga y suspense.
Lo mejor: La relación entre madre e hijo.
Lo peor: Que la pareja protagonista no interactúe demasiado con el resto de habitantes y que algunos personajes secundarios sean demasiado secundarios.
Puntuación: 8/10

HermyEscrito por HermyWeb personalTwitterCorreo electrónico
Hermy es amante de las imágenes en movimiento y el tacto de los libros recién comprados. Vive en un pueblecito en el país del color verde y las lluvias regulares, por lo que desde pequeña siempre ha encontrado en las películas y los libros la manera perfecta con la que matar el tiempo.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :