Revista Ciencia

Crónica de un suicidio anunciado

Publicado el 07 febrero 2011 por Deimos @Hominidos
Como sabéis, el pasado día 5 de febrero un grupo de gente en diferentes ciudades del planeta nos suicidamos homeopáticamente, es decir, nos pusimos hasta arriba de pastillas homeopáticas, y como era de esperar, con la química de nuestro lado no nos paso absolutamente nada.
El homínido que esto escribe decidió unirse al pequeño grupo de suicidas que llevarían acabo su “osadía” en la puerta de la facultad de medicina de la Universidad de Zaragoza, que como sabéis cuentan con una cátedra de homeopatía auspiciada por los laboratorios Boiron.
El día comenzaba antes de que los primeros rayos de luz despuntaran por encima del horizonte, @borjarobert, @FitzRoyRas y Jorge pasaron muy amablemente a recogerme por casa y pusimos rumbo a tierras mañas, pronto la conversación fluía de un tema a otro, de la homeopatía a la religión, de la religión a la política, de la política a la visión que teníamos de otros países y de ahí a la literatura, una conversación entretenida, agradable e interesante, sinceramente con conversaciones así uno siente que puede ir a China en coche.
Crónica de un suicidio anunciadoDespués de una breve parada para tomar un café arribamos a Zaragoza, enseguida nos pusimos en contacto con @Rinze, @FerFrias, Guillermo y el resto de gente que llevaba desde la noche anterior en la ciudad esperando el momento del suicidio homeopático. Aquí es donde salto la primera sorpresa que arranco unas risas a nuestro pequeño destacamento madrileño, @Rinze & company habían descubierto en las cercanías de la facultad de medicina un busto del señor Hahnemann, el creador de la homeopatía y raudos y veloces habían procedido ha adornar dicho busto con la camiseta y gorra del reto 1023, ver el busto de semejante guisa desato no pocas risas.
A a la hora estipulada 10:23 en la puerta de la facultad procedimos a la ingesta de una caja entera de Sedatif por persona, es decir, ingerimos 40 pastillas de un producto homeopático que se supone que es para combatir el insomnio, lo que comúnmente podríamos llamar un somnífero, y 5, 10, 15 minutos después, y nada, allí estábamos todos como si no hubiéramos ingerido algo que en teoría debería habernos enviado para el otro barrio o al menos dejarnos inconscientes. Estaba claro que la homeopatía ni cura ni nada, pero nada de nada.
Crónica de un suicidio anunciadoMientras esperábamos a ver que el milagro (que evidentemente no se iba a producir) de caer destrozados por el Sedatif, entramos en la facultad para dejar algo de información en los paneles de información, aquí las sorpresas fueron en aumento, vimos un cartel de una asignatura que se impartía en la facultad, la asignatura se llama: Anatomía Bioscópica y Artística, y eso ¿qué es? Pues en el mismo cartel lo aclaraban poniendo el nombre común entre paréntesis Acupuntura.
Lo de la homeopatía es un disparate, y sólo hace falta leer el prospecto de Sedatif, para darse cuenta de ello. Aquí os pongo un fragmento del mismo:
Crónica de un suicidio anunciado
¡Sorprendente! Si te tomas la dosis recomendada puedes conducir y manejar maquinaria, ¿cómo es esto posible? Pensadlo, os tomáis un somnífero en la dosis recomendada ¿y podéis conducir? Es decir, que no crea somnolencia ¿pero que clase de somnífero es éste? Absurdo se mire por donde se mire.
En fin, después del suicidio hicimos un desayuno/almuerzo aderezado con conversaciones divertidas sobre nuestro no suicidio. Después pusimos rumbo de regreso a Madrid, que por la tarde teníamos una nueva entrega de Escépticos en el Pub.
Crónica de un suicidio anunciado
Ismael Pérez Fernández

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog

Revista