Revista Ciencia

Cuando los consultantes reaccionan negativamente a la autocompasión

Por Davidsaparicio @Psyciencia

Russ Harris tiene una tremenda habilidad para llevar los conceptos más complicados de la terapia a un lenguaje muy sencillo y práctico que nos ayuda a los terapeutas a mejorar nuestras habilidades clínicas. En este artículo Harris aborda algunas ideas para ayudarnos cuando nuestros consultantes se opongan a la autocompasión. El artículo fue publicado en el New Harbinger y fue traducido y adaptado para su publicación en Psyciencia.


Antonio hizo una mueca. Un policía enorme y musculoso, cruzó los brazos con fuerza sobre el pecho. “¡No me vengas con esa mierda hippy!” gruñó. La esposa de Antonio, Cathy, lo había presionado para que me viera y a él le molestaba. Varias semanas antes, la bebé de Antonio, Sophia, había muerto a causa del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Él y Cathy estaban devastados, pero ambos estaban manejando su dolor de manera diferente.

Cathy se estaba acercando a sus amigos y familiares, expresando sus sentimientos, permitiéndose llorar y principalmente cuidándose bien. Por el contrario, Antonio se aislaba de casi todo el mundo y pasaba todas las noches frente al televisor, hablando poco, pero bebiendo mucho. Siempre que Cathy intentaba hablar con él sobre su pérdida, su dolor, su sufrimiento, Antonio se enojaba y la cerraba.

A pesar de su resentimiento al verme, Antonio se preocupaba profundamente por Cathy y quería mejorar las cosas. Vio rápidamente que su comportamiento era en gran parte un intento de escapar del dolor. Amaba su trabajo, y durante el día se dedicaba a él y casi siempre se olvidaba de su pérdida. Pero no en casa. Todo allí le recordaba a la bebé Sofía, especialmente a su esposa. Y con esos recordatorios llegó un dolor como nunca lo había conocido. Beber, negarse a hablar, distraerse frente al televisor: estos comportamientos le aliviaron un poco ese terrible dolor, pero a un costo enorme para la relación con su esposa.

“Soy un imbécil”, dijo. “Debería estar ahí para ella, pero no lo estoy. Es solo, es solo que… simplemente no quiero pensar en eso. Es demasiado, es demasiado … Ah, soy tan débil. Soy patético.”

“Eres bastante bueno golpeándote a ti mismo”, le dije.

“Sí, bueno, me lo merezco, ¿no?”

“¿Y todo eso de golpearte a ti mismo te ayuda a lidiar con la situación?”

“¿Qué opinas?” preguntó sarcásticamente. “Por supuesto, no lo es.”

“Entonces”, dije, “dado que realmente no ayuda, ¿estás dispuesto a probar algo diferente?”

Antonio miró con recelo. “¿Cómo qué?”

“Como ser realmente amable contigo mismo.”

“¡No me vengas con esa mierda hippy!” gruñó.

“Sabes, esa es una reacción bastante común”, dije. “Mucha gente se siente incómoda con esa idea. Entonces, me pregunto, si te hago una pregunta, ¿me darás una respuesta honesta?”

Antonio se encogió de hombros. “Seguro.”

“Okay. Supongamos que viajas con un amigo. Es un viaje duro y peligroso, y siguen sucediendo todo tipo de cosas terribles. Realmente estás luchando por seguir adelante.”

Antonio se removió incómodo en su silla.

“Ahora”, continué, “mientras continúas el viaje, ¿qué tipo de amigo quieres contigo? Un amigo que te diga: ‘¡Ah, cállate! Deja de lloriquear. Deja de ser tan cobarde. ¡Deja de quejarte y sigue adelante, mariquita!’? ¿O quieres un amigo que diga: “Esto es realmente una mierda.” Pero bueno, estamos juntos en esto. Te cubro la espalda y estoy contigo en cada paso del camino.”

Antonio se aclaró la garganta. “Bueno, obviamente el segundo”, dijo.

“Entonces, ¿qué tipo de amigo estás siendo contigo mismo?” pregunté. “¿Te pareces más al primero o al segundo?”

Arriba hay un extracto editado de When Life Hits Hard, mi nuevo libro sobre la terapia de aceptación y compromiso (ACT) para el dolor y la pérdida. La autocompasión, reconocer que estás sufriendo y hacer algo amable y cariñoso para aliviar tu sufrimiento, es una parte central del modelo ACT y una poderosa intervención con cualquier forma de pérdida. Desafortunadamente, muchas personas inicialmente descartan, rechazan o incluso atacan la autocompasión. Pueden pensar que es algo, New Age o hippy. Algunos lo ven como una charlatanería o una práctica religiosa. Otros lo encuentran amenazante o provocador de ansiedad. Los hombres pueden verlo como “afeminado” o “poco masculino”. Y dejando a un lado el género, muchas personas lo ven como “débil”, “frágil”, “lastima”, “autoindulgente”, “una estrategia para no lidear con los problemas”, o insisten en que “no se lo merecen”.

Echemos un vistazo rápido a algunas de las objeciones más comunes que nuestros consultantes pueden tener sobre la autocompasión y cómo podríamos abordarlos. Por supuesto, mantén todas estas sugerencias a la ligera y modifíquelas o adáptalas para que se ajusten a su forma de trabajar y hablar. Y ten en cuenta, antes de usar cualquiera de estas respuestas, que debes primero normalizar y validar la reacción negativa del consultante. También es posible que desees explorar cómo esa reacción tiene perfecto sentido cuando observamos la historia de vida del consultante, los antecedentes familiares, la infancia, la educación, la cultura, la ocupación (y posiblemente también las experiencias negativas pasadas con la terapia o la autoayuda).

Cuando los consultantes reaccionan negativamente a la autocompasión

Objeción 1: ¡Es religioso / hippy / New Age!

Podemos reconocer que sí, existen prácticas religiosas para la autocompasión, y sí, a lo largo de los años, sus méritos a menudo han sido promocionados por los hippies y la Nueva Era. Pero los tiempos cambian y la autocompasión está ahora firmemente en el dominio de la ciencia occidental. Muchos científicos respetados han investigado los beneficios de la autocompasión (sin ningún elemento religioso) y han descubierto que es útil para una amplia gama de problemas, desde la ansiedad y la depresión hasta el dolor y el trauma.

Objeción 2: ¡Es débil o “poco masculino”!

Primero podríamos explorar alguna variante de esta pregunta: “Si alguien a quien amas sufriera mucho, realmente sufriera, de una manera parecida a la tuya, ¿qué dirías o harías?” Una vez que obtenemos la respuesta, podemos preguntar: “¿Y si hicieras eso, sería ‘débil’ (o ‘poco masculino’)?” Es casi seguro que el cliente responda “no”. Entonces, podemos explorar: dado que no hay nada débil (o poco masculino) en ser amable con un ser querido que sufre un gran dolor, seguramente lo mismo se aplica cuando somos amables con nosotros mismos.

Objeción 3: ¡No se trata de resolver los problemas reales!

Podemos compartir el hecho de que, “La investigación nos dice que la autocompasión en realidad nos ayuda a lidiar con nuestros problemas; nos ayuda a reagruparnos y recargarnos, por lo que tenemos la motivación y la energía para tomar medidas eficaces.”

Objeción 4: ¡Es sentir lástima por uno mismo! ¿De qué sirve sentir lástima por ti mismo?

Esta objeción surge cuando las personas confunden la autocompasión con la lástima. En ese caso podemos explica: autolástima es todo lo contrario de lo que estamos hablando aquí; es una absorción excesiva en sus propios problemas, revolcarse en ellos sin hacer nada práctico para ayudarse a sí mismo o resolver sus problemas. Eso es completamente diferente a las estrategias que estoy sugiriendo, en las que reconoces rápidamente tu dolor, sin lástima, sin revolcarte en él, y luego haces algo práctico para aliviarlo.”

Objeción 5: no tengo tiempo para esto; Tengo que cuidar a mi familia

Podemos preguntarle al consultante: “¿Alguna vez ha volado en un avión? ¿Recuerdas esa advertencia que dan: siempre póngase primero su propia máscara de oxígeno antes de ayudar a los demás? Eso es porque si no se pone la máscara en unos treinta segundos, se desmayará y no podrá ayudar a nadie. Por lo tanto, piense en esto como si se pusiera la máscara de oxígeno para poder sobrellevarlo mucho mejor y también cuidar de los demás.”

Objeción 6: Eso es simplemente “darse por vencido”. ¡No se trata de solucionar los problemas!

La autocompasión te ayuda a seguir adelante en lugar de rendirte, y te da la fuerza para lidiar realmente con tus problemas. Podríamos decir algo como: “Más tarde llegaremos a la resolución de problemas y la planificación de acciones; esto es lo primero, así tendras la energía y la fuerza para hacer lo que hay que hacer.”

Objeción 7: ¡Es egoísta!

Algunas personas se resisten a la autocompasión porque creen que es egoísta. De nuevo, es útil pedirles que adopten una perspectiva diferente. Podemos preguntar: “Si tu mejor amigo estuviera pasando por un momento realmente difícil, ¿no lo apoyaría y ayudaría a superarlo? Y si aceptara tu ayuda y amabilidad, ¿los juzgarías como egoísta? Los consultantes responden invariablemente “no”, por lo que podemos resaltar la autocompasión y seguir sugiriendo: “Si tu amigo merece amabilidad y cuidado en su momento de necesidad, seguramente tú también lo mereces.”

Objeción 8: ¡No me lo merezco!

Este tipo de reacción es muy común en consultantes con un odio profundamente arraigado a sí mismos (que a menudo está vinculado a una historia pasada de trauma). Por lo general, indica la necesidad de cambiar de táctica y trabajar directamente con las narrativas autocríticas del consultante. (En el modelo ACT, haríamos esto a través de un proceso llamado defusión cognitiva).

De ninguna manera, esto es una lista completa de todas las posibles barreras que se presenten cuando introduzcas la autocompasión, pero cubre muchas de las más comunes. Y como puedes ver, a menudo es útil hacer preguntas que ayuden a los consultantes a cambiar su perspectiva: considerar cómo tratarían a los demás o cómo esperarían que los demás se comportaran si se invirtieran los roles. Para ver cómo se desarrolló esto con Antonio, aquí hay otro breve extracto del libro:

“Está bien, entiendo tu punto”, dijo Antonio. “Pero no creo que pueda hacer ese tipo de cosas. Como policía, aprendes a aguantar las cosas.”

Asentí. “Sí, tu configuración es como la del primer amigo:” ¡Aguanta, sigue adelante, deja de lloriquear, a nadie le importa!”

Antonio asintió. “Eso es prácticamente todo.”

“Pero si la hija de tu mejor amigo acabara de morir, eso no es lo que le dirías, ¿verdad?”

“¡No claro que no!”

“¿Qué le dirías a él?”

“¡Ah! ¡No tendría ni una puta idea!”

“Bueno, solo piénsalo. Por lo general, cuando las personas sienten mucho dolor, quieren escuchar dos cosas: (1) “Puedo ver que estás sufriendo”; y (2) ‘Estoy aquí para ti’. Entonces, ¿cómo dirías eso con tus propias palabras?”

Antonio pensó por un momento, luego dijo en voz baja: “Supongo que diría: ‘Esto es realmente una puta mierda, hombre. Es el peor de todos. No debería pasarle a nadie. Especialmente no a ti. Estoy aquí para ti… para lo que necesites…’ En este punto, su voz se quebró. La dura máscara de policía desapareció y las lágrimas brotaron de sus ojos. Como la mayoría de nosotros, Antonio sabía cómo ser compasivo con los demás, pero luchó por ser compasivo consigo mismo.

La moraleja: las reacciones negativas a la autocompasión no son infrecuentes. Entonces, cuando surjan, normalícelos y valídelos, y luego ayude suavemente a sus clientes a cambiar de perspectiva.

Artículo publicado en New Harbinger. Traducido y adaptado al español para su re-publicación en Psyciencia.


Volver a la Portada de Logo Paperblog