Revista Cine

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Publicado el 20 febrero 2013 por Missw @NeloSoriarti
En las barajas de póquer hay cuatro damas que coinciden con los cuatro palos. En el cine hay más de cuatro (por suerte). Son esas mujeres que ya pasan los 50 e incluso los 60, con una amplia carrera a las que admiras, que bordan sus papeles como si llevaran toda la vida haciéndolos (y, de hecho llevan toda su vida haciendo cine) y son grandes (grandiosas) y han demostrado que ellas lo valen (y mucho). He aquí mi póquer de damas del cine.

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Meryl Streep (22 de junio de 1949)

De ella me gusta su mirada. Todas sus películas se contagian de esa magia que lleva en los ojos. Todos sus papeles brillan, ya sea haciendo de Margaret Tatcher en La Dama de hierro (Phyllida Lloyd, 2012), papel que le valió el Oscar y el Globo de Oro a la mejor actriz dramática; de la entrañable Julia Child en Julie y Julia (Norah Ephron, 2009); de la jovial Donna Sheridan en Mamma Mía! (Phyllida Lloyd, 2008) o de la implacable editora jefe Miranda Prietsly en El diablo viste de prada (David Frankel, 2006). Y eso que estos son algunos de sus papeles más recientes, porque Meryl Streep lleva a sus espaldas una carrera llena de éxitos y de joyas como Los puentes de Madison (Clint Eastwood, 1995), Memorias de África (Sydney Pollack, 1985), La decisión de Sophie (Alan J. Pakula, 1982)

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Glenn Close, 19 de marzo de 1947

De ella me gusta su versatilidad. Lo mismo borda el papel de Cruella De Vil en 101 Dálmatas (Dodie Smith, 1996), que afronta el papel de una mujer que se ve obligada a caracterizarse como un hombre para poder sobrevivir en Albert Nobbs (Rodrigo García, 2011). Ya destacó con su papel en Atracción Fatal (Adrian Lyne, 1987), que le valió la nominación al Oscar a mejor actriz (1 de 6 nominaciones en total). Y es que a lo largo de su carrera, sabiendo elegir inteligentemente sus papeles, Glenn Close ha llegado a protagonizar películas de la talla de Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988) o La casa de los espíritus (Billie August, 1993).

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Judi Dench, 9 de diciembre de 1934

De ella me gusta su elegancia. Ya sea interpretando a M, la dirigente del MI6 en la saga de James Bond desde GoldenEye (Martin Campbell, 1995) hasta Skyfall (Sam Mendes, 2012); como Liliane La Fleur en Nine (Rob Marshall, 2009) o como Lady Catherine de Bourgh en Orgullo y prejuicio (Joe Wright, 2005). Judi Dench es capaz de interpretar con energía cada uno de sus papeles, y transmitir credibilidad y experiencia en cada una de sus películas, entre las que también destacan Mi semana con Marilyn (Simon Curtis, 2011), Chocolat (Lasse Hallström, 2000) o Su Majestad. Mrs Brown (John Madden, 1997), en la que da vida a la Reina Victoria.

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Helen Mirren, 26 de julio de 1945

De ella me quedo con su carácter. Helen Mirren se ha ido haciendo a sí misma a lo largo de su carrera. Ganadora de un Oscar, un Globo de Oro, un BAFTA y el Premio del Sindicato de Actores por una sola película, The Queen (Stephen Frears, 2006), en la que da vida a la Reina de Inglaterra, Isabel II; Mirren ha destacado siempre por el carácter de sus personajes, por su manera de transmitir sentimientos al espectador y por impregnar a todos y cada uno de ellos de su carácter. Acaba de estrenar Hitchcock (Sacha Gervasi, 2012) para interpretar a la esposa del cineasta, y ha brillado en otras producciones como La Sombra del asesino (Lee Daniels, 2005) o La última estación (Michael Hoffman, 2009).

¿Cuántas damas tiene tu baraja?

Jane Fonda, 21 de diciembre de 1937

De ella me gusta su vitalidad. Hablar de damas del cine y no nombrarla a ella debería ser un crimen, hija del grande entre los grandes Henry Fonda, Jane no sólo es una actriz conocida con una amplia carrera a sus espaldas, sino que también es una activista por las buenas causas, una defensora de los derechos de las mujeres y los derechos humanos y todo esto, junto con su vitalidad a los 75 años, es lo que nos transmite en sus películas. Nos hizo desternillarnos no hace mucho con La madre del novio (Rober Luketic, 2005), se puso en la piel de Alex Sternbergen en A la mañana siguiente (Sydney Lumet, 1986) y se ganó la nominación como mejor actriz de reparto en los Oscars por El estanque dorado (Mark Rydell, 1981), ganando dos de las siete veces que ha sido nominada en total. Casi nada.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas