Revista Música

¿Cuánto debo entrenar al cantar para dominar mi voz?

Publicado el 14 enero 2015 por Voxtechnologies @VoxTechVS

cuanto debo entrenar al cantarSaber cuánto debo entrenar al cantar es una de las primeras dudas que vienen a la cabeza de los cantantes.

Y es que depende de otras cosas, la respuesta va a cambiar.

Lo primero que te debes preguntar es qué tipo de cantante quieres ser o por qué quieres aprender.

A partir de ahí, en tu escala de valores, tienes que situar el canto y tus otras ocupaciones y ver qué es lo que está por encima y qué está por debajo.

La respuesta ideal a la pregunta “¿cuánto debo entrenar al cantar?”

Todo lo que puedas es la respuesta ideal.

Con el ritmo de vida que llevamos hoy en día las personas, cada vez hay menos tiempo para hacer las cosas que queremos hacer.

Practicar canto es una de ellas.

Un día tiene 24 horas y de media, si te pasas 8 durmiendo y 8 trabajando, las otras 8 son tiempo libre.

Ese tiempo libre lo dedicas a varias cosas importantes como son comer, ducharte o limpiar y el resto, que suelen ser unas 4 horas te quedan para ti, para que hagas lo que quieras con ellas.

Ahí es donde tiene que entrar en juego tu escala de valores.

¿Quieres una voz profesional?

Si quieres tener la voz de un cantante profesional, en esas 4 horas tienes que darlo todo.

Eso sí, es importante que dejes descansar tu voz entre práctica y práctica.

Pero durante el resto del tiempo, aunque estés haciendo otras cosas, tienes que estar pensando en tu voz y en lo que necesita.

Esto me recuerda a cuando estuvo Seth Riggs en Barcelona este verano pasado.

El tiempo que estuvimos paseando por la ciudad, nos lo pasamos hablando de la voz y de técnica vocal.

Eso es lo que pasa cuando sientes verdadera pasión por lo que haces.

No sólo te conviertes en una leyenda en ese terreno, sino que además lo disfrutas de verdad.

Yo quiero aprender a cantar por afición

Si no te importa lo que tardes, pero quieres aprender a cantar para ti mismo, porque te gusta y te hace disfrutar de la vida, puedes dedicarle menos tiempo.

Por ejemplo, yo no quiero ser atleta profesional, pero quiero estar en forma porque me hace sentir bien.

Si quisiera ser atleta profesional me pasaría el día entero en el gimnasio.

Como sólo quiero estar en forma, voy una hora al día.

En cuanto al canto, cuando empecé, no quería ser famosa, pero sí quería tener una voz profesional, por lo que entrenaba todas las horas posibles.

Pero entiendo que hay personas para las que cantar es algo más en su vida, una afición más.

Por eso deben compartir el tiempo libre entre esa afición y las demás.

Eso sí, si le dedicas un ratito cada día, aunque tardes un poco más conseguirás buenos resultados.

¿Cómo vas a practicar?

Un punto muy importante.

Asegúrate de que practicas ejercicios que son específicos para ti.

Recuerda que por mucho rato que practiques cada día, no te servirá de nada si no lo haces en la dirección adecuada.

Que los ejercicios que hagas te los de un profesor en el que confías y que haya escuchado cómo responde tu voz con según qué ejercicios, es vital.

Que te los pase un amigo que esté estudiando canto o buscar por internet ejercicios al azar no te servirá de nada e incluso puede perjudicarte.

Y no sólo es importante lo que practiques, sino, cómo lo practiques.

Ponle ganas.

Concéntrate en lo que estás haciendo y hazlo a plena consciencia.

Tienes que fijarte mucho en las sensaciones que tienes con cada ejercicio.

Si hay dolor o molestia, vas mal.

Consulta con tu profesor.

Los autosabotajes

He querido incluir este punto en el artículo, porque a veces no es fácil responder a la pregunta que te hacía antes sobre si quieres ser profesional o aficionado.

Y es que a veces queremos creer en algo tan ciegamente que nos acabamos engañando a nosotros mismos.

Pero ahí está nuestro cerebro, para devolvernos al camino en el que realmente queremos estar.

Puede que creas que quieres ser cantante profesional y que es a lo que quieres dedicarte para el resto de tu vida, pero acaba sin pasar y muchas veces es por culpa de ti mismo.

Cuando en lugar de trabajar activamente en que tu sueño se cumpla prefieres hacer otras cosas como ver la tele, jugar a videojuegos o salir con amigos, es que ese no era realmente tu sueño.

Cuando quieres algo de verdad tienes que hacer todo lo posible por conseguirlo.

Por ponerte un ejemplo, uno de mis profesores de canto no tenía dinero para costearse las clases de canto y tenía que dormir en el coche para poder pagarlas.

Lo que quiero decirte con esto es que puede que tengas que hacer sacrificios, pero si realmente es lo que quieres hacer, vas a por todas.

Lo peor que puede pasarte cuando tienes un sueño con el que te estás engañando es que te sientes mal cuando te fallas a ti mismo.

Si no practicas un día no pasa nada, pero imagínate que llevas toda la semana sin practicar y lo peor es que no es porque estés muy ocupado, sino que es porque no tienes ganas de ponerte, prefieres ver la tele.

Sientes que te has fallado y te sientes fatal, pero no tiene por qué ser así.

Te has autoimpuesto una obligación que realmente no querías, así que no debes sentirte mal.

¿Cómo sé que realmente mi sueño es cantar bien?

Es fácil de saber.

Pregúntate qué estarías dispuesto a hacer por conseguirlo.

Lógicamente, habrá cosas que no harías, cosas que vulneren tus valores como persona, eso es lo que está por encima de todo.

Por ejemplo, yo no estaría dispuesta a matar a nadie, ni a robar, ni a traicionar a los míos, …

Pero sí estoy dispuesta a pagar clases de canto con los mejores profesores del mundo, aunque me tengo que sacrificar en otras cosas que también me gusta hacer.

También estoy dispuesta a practicar a diario con mi voz, aunque sea un poquito.

Y no sólo estoy dispuesta sino que lo disfruto.

Y eso me lleva a otra pregunta que debes hacerte.

¿Cómo te hace sentir trabajar en tu voz?

A mi personalmente, se me pasan las horas volando.

Podría estar todo el día practicando y no me importaría.

Si a ti también te hace sentir de esa manera, ya tienes tu respuesta. ¿Quieres compartirla con nosotros?

¡Haz clic aquí para dejarnos tu comentario!

Imagen: AtribuciónNo comercialCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por clocker


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista