Revista Talentos

De cuando la creatividad te pica en las tripas

Por Aracelimasarte @AraceliMasArte
De cuando la creatividad te pica en las tripas No hay explicación posibible o solo existe la posiblidad de que no te guste poco o nada lo que de lo que ves en el exterior, generando una comezón en la boca del estómago que obliga a las neuronas a observar, revisar y volver a reestructuras nuevas formas en la colocación de los elementos elaborando hipótesis que dejar entrever distintos resultados.
Creativida que pica y pica en medio justo de todas las tripas. De lo que gusta para cantarlo reproduciendo lo que la naturaleza olvidó mostrar. De lo que no gusta para reventarlo, para romperlo en mil pedazos hasta dar con el collage perfecto la forma nueva de la que ha de aparecer el movimiento. Movimiento que no nace hasta que la hipotésis no hace promesa verdadera. Promesa verdadera que necesita ser contada, invocada, exigida hasta que el viento, la roca, el agua, el fuego, la tierra habiendo escuchado, esten dispuestos a jugar contigo hasta ver manifestada la vision, la puesta en marcha
Que no te engañes porque no hay creatividad que no quiera cambiar las cosas. Que no te embeleses con las posibilidades porque las posibilidades exigen romper lo viejo para abrazar lo nuevo. Que no te me quedes [email protected] porque creatividad que no fluye por las tripas, subiendo a la boca del estómago, bailando por el corazón para ir a poner a prueba todas las neuronas hasta dar con la órden precisa que mueva brazos y piernas, no es creatividad. Que no te me sulfures llamando a la creatividad donde solo quieres adaptar, que no te me desesperes suplicando a la creatividad que se manifieste donde no has dejado espacio para que la necesidad de mejorar se manifieste. Porque no hay creatividad que no sepa de negras realidades, no hay creatividad abobada con la visión de hermosos paisajes pintados, si no aparece el trueno que viene reclamando cambio hasta la más mínima de las acciones. Porque no hay creatividad que sea creatividad si no llega obcecada en la imperiosa apariencia que busca y rebusca lo que tú puedes llegar a estimar como aquella visión pesimista que los spameadores de grandes "verdades" nombran como pensamiento negativo.  Que no hay creatividad donde no hay dudas. Que no hay creatividad en la copia exahustiva de modelos, ni en la superposición de estos. Que no hay creatividad que no quiera volar. Que no hay creatividad que quiera romper del golpe con la más pequeña de las incomodidades y en medio de todo esto, esa pequeña cualidad que se expresa, en "rage mode on" como lucha infinita, como arenga de arengas llamando a la batalla, recomponiendo pequeñas notas de colores no adivinados, de notas de ilusión que se entremezclan con la repetida melodía que sube y baja hasta hacer bailar todo tu cuerpo, en las furiosas ganas de libertad, en esas ganas de ser, siempre ser, siempre estar, siempre cantar.
Upppsss que no te dejes llevar por los cuentos del que creen en los cambios de apariencias que ocultan los mismos discursos justificando las mismas acciones porque donde no hay cambio, te digo, que no hay creatividad.
Creatividad del que busca el producto perfecto ofreciendo mejora y comodidad a la gran marea de consumidores, sean estos de Valor Funcional de primera necesidad o busquen Valores étéricos como de los que hablan los brazos de los bailarines o los duros textos de las gentes de teatro. Valor de raza o valor de humanidad que vende la fórmula perfecta que logra que tomes riendas. Valor de políticas y procedimientos de empresa que buscan la adecuada y perfecta formulación para que tú los entiendas.
Y aunque no me creas, no hay día, ni  un solo día en el que segundo a segundo tú no emplees todo el proceso hasta en la mínima acción de acercar el vaso un poco más para que te sea más cómodo saciar la sed que provoca el seguir viviendo, cuando sientes, que a pesar de los pesares, la realidad es que la vida es bella y además, podría serlo mucho, mucho, mucho, mucho más.
¡Ay! querida creatividad.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas