Revista Cine

Días de Otoño (1962)

Publicado el 07 enero 2011 por Cluisa
Días de Otoño (1962)  Luisa está sola en el mundo, no tiene familia, no tiene amigos, no tiene a nadie. Su tía acaba de morir y le ha dejado una carta para que consiga trabajo en la pastelería del pariente de un amigo suyo. Luisa es soñadora y buena repostera, vive sola y se inventa fantasías.
“Necesito tanto que me quieran” dice el personaje de Luisa en “Días de Otoño” (1962) de Roberto Gavaldón, interpretado por Pina Pellicer, actriz mexicana, protagonista de la primera y única película dirigida por Marlon Brando en 1961: El Rostro impenetrable, y quien se suicido a los treinta años, truncando lo que pudo haber sido una carrera mucho más exitosa.
La película puede parecer algo confusa al comienzo, sin embargo, en el fondo ese aire de “confusión” podría ser parte de aquello que se busca mostrar. En un principio  las historias que “se inventa” Luisa nos confunden y no podemos determinar si son totalmente falsas o tienen base en la realidad. Sin embargo, a lo largo de la película nos damos cuenta que la necesidad de “amor” de la protagonista da lugar a la gran metáfora sobre la soledad que termina siendo el film.
Con una visión moderna y reflexiva,  Díaz de Otoño es un relato sobre la melancolía, la soledad y el desamparo que la vida sin afectos puede brindar a un ser humano, representada en Luisa, quien con sus ensoñaciones trata de suplantar el vacío de una vida despojada de todo afecto. Sus ilusiones, su imaginación son la vía de escape de una realidad poco favorable. Lo que atrapa de “Días de Otoño” es una rara sensación: te deja asistir al escenario de las ilusiones de alguien que hace tiempo no las ve materializadas.
Onírica, intimista, melancólica, pero reflexiva, así es la cinta de Gavaldón, donde finalmente, quizás le permita a su personaje encontrar lo que tanto ha deseado: " que no acabe la esperanza” .
Actuan también: Evangelina Elizondo,  Ignacio López Tarso. 
Calificación: 10/10

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista