Revista Cultura y Ocio

Dieta, ¿eso qué es?

Publicado el 13 septiembre 2017 por Duermevela
Tal y como dije en la re-inauguración, nueva sección.
Con todo quiero dejarlo claro, y lo pondré en cada entrada que escriba sobre este tema, no soy nutricionista ni técnico en nutrición. Tampoco médico. Solo es algo que me llama la atención desde cierto percance de hace unos años (depresión), y que desde entonces me ha tenido leyendo cosas del tema (pubmed es vuestro amigo) y he estado siguiendo a nutricionistas serios.
Estamos en verano en plena operación bikini o acabándola ya, el caloret es lo que tiene, que no solo lleva más gente a Benidorm, residuos a la costa y sudor, también el os voy a dejar sin habla con mi cuerpazo aunque ese cuerpo que quieras conseguir sea irreal (hay varias actrices, modelos y cantantes que han dicho que realmente no tienen el cuerpo que parecen tener, que el photoshop hace el trabajo), pero ya hablaremos de eso en otro momento.
¿Qué significa el término dieta? Aquí tenemos el primer error generalizado en la que mucha gente cae. Se escucha y se lee mucho eso de yo no estoy a dieta, yo no quiero seguir una dieta, las dietas no sirven para nada, con las dietas paso hambre y así hasta el extenuación.
No, de eso nada.
Dieta, ¿eso qué es?
La RAE lo dice, no yo. 
Habrá alguien que piense o me venga con ahí pone privación completa de comer, ¿ves como quiere decir privación?. Mi respuesta es clara, que mire lo que hay justo antes de los dos puntos, ¿qué es? La abreviatura de coloquial, es decir, de lo que coloquialmente se dice en una conversación informal y distendida (idem, lo dice la RAE, no me hagáis poner el pantallazo...), no que sea por cojones una privación. 
El significado de ese término, por mucho que pueda chocar, es simplemente lo que se ingiere a lo largo de todos y cada uno de los días. Punto. Dieta es alimentarte de precocinados, de lo que te hace tu abuela, lo que tengas en ese momento en el frigo o de snacks. Es todo aquello que comas, da igual lo que sea. Así que eso que tanto se escucha de no estoy a dieta, va a ser que no, de otra manera ve eligiendo un féretro bien acolchado.
¿Lo vamos entendiendo?Dieta, ¿eso qué es?
Dieta no significa que por cojones vayas a comer menos, será que para ganar músculo tienes que comer menos... Dieta no significa que vayas a pasar hambre porque sí. Dieta no significa control estricto, ni control a secas. Es lo que te zampas.
Mucha gente estará pensando. ¿Y cómo es que cuando voy al médico y/o nutricionista me dicen que me dan una dieta? ¿Y por qué siempre nos dan una hipocalórica?
Respondo.
La primera pregunta tiene una respuesta muy simple. Si dieta es lo que comemos a lo largo del día y nos dan una hojita con lo que tenemos que comer a lo largo de una semana... Lógico que se llame dieta, ¿no? Te están diciendo qué comer. Comer. Ingerir. Y si dieta significa lo que comes, pues ya me diréis.
Y la respuesta de la segunda también es muy sencilla y lógica. Normalmente nos dan una hipocalórica porque nuestra sociedad (sí, esta que estaba medio salvaguardada por "seguir" la dieta mediterránea) ya está preocupantemente obesa, y si estás obeso o no llegas a eso pero sí con sobrepeso, toca estar durante un tiempo con una alimentación hipocalórica para perder aquello que nos sobra.
Y no siempre es hipocalórica, no os confundáis, que os quiten las pizzas y demás procesados gochos que por la cantidad de grasa y azúcar que llevan te hacían quedar saciada antes no significa que ahora consumas menos alimentos, ni de blas, simplemente consumirás los que debes, los sanos. Da la sensación de que se come menos, pero que lo parezca no hace que sea verdad.
Aquí tenéis una noticia de hoy mismo en la que nos dicen claramente que España, aún con su famosa dieta mediterránea, ya no está en el top ten de países más saludables por el taquismo, el consumo de alcohol y obesidad, entre otras causas. Del puesto siete (si no recuerdo mal) hemos caído hasta casi la posición 30. Ahí es nada.
Ahora venís y me decís que nos alimentamos bien.
Seamos claras, ¿de verdad alguien piensa que los donuts, pan en cantidades industriales, los fritos, magdalenas, muffins, snacks y compañía son sanos? Venga hombre, por favor. Dejemos las caretas a un lado y seamos sinceras. No son sanas y lo sabemos, lo que pasa es que pasamos de salir de nuestra zona de confort, de alimentarnos bien. Preferimos alimentarnos mal, autoengañarnos y luego llorar por los kilos de más, por el colesterol elevado que te ha salido en la analítica, por la enfermedad derivada de la mala alimentación, etc. Y lo mejor, echar balones fuera y culpar a quien sea o lo que sea.
Es que algo de eso de vez en cuando no es malo, parece que estoy escuchando ya. ¿Cuánto es ese de vez en cuando? ¿Una vez por semana? A mí esta parte fue la que más me costó, os prometo que tuve que sentarme en serio un día para ver qué seguía haciendo mal, no lo entendía. ¿Qué es en realidad ocasionalmente? ¿Una vez por semana? ¿Cada dos semanas? ¿Cada mes? 
Ya me veo a la peña diciendo que una vez por semana, ¿a que sí? Pues no. Por ponerme de ejemplo, antes una vez por semana compraba un bote de Pringles y entre mi hermano y yo nos lo comíamos. ¿Cómo puede llamarse ocasionalmente a algo que sí o sí sabes que harás en equis tiempo? Eso no es ocasionalmente, eso es un hábito, una costumbre. Más si es dentro de una misma semana, con días de diferencia. No flipemos.
Y el hábito debe ser lo sano, no lo perjudicial.
Dieta, ¿eso qué es?
Por azar o accidente, no buscado, no predeterminado.
¿Vemos la diferencia? 
El problema actual, o dos de ellos, es que hay muchísima información que paradójicamente genera desinformación y el ambiente obesogénico en el que vivimos. Que haya mucha información de algo no es negativo, el problema es que la gente se ve saturada de tanta información que al final se queda con la que más le llega, más ve, etc. ¿Qué quiere decir esto? Que se queda con lo que ve en la tele (nada sano lo que sale por ahí), lo que ve en las cajas del supermercado (0%  materia grasa y similares que lo que no te meten por un sitio, las grasas en este caso, te la meten por otra al poner más azúcar en sus productos), o lo mejor, con aquello que dicen bloggers y youtubers que han recibido una preciosa cajita con productos gratis para alabar el producto.
Sí, hay mucha información, pero para que dicha información realmente sirva para algo, la gente debe tener un mínimo de conocimientos del tema. La cantidad de información no sirve para nada si no se sabe elegir, y para saber elegir hace falta enseñar, aprender. La pescadilla que se muerde la cola. En otro post os hablaré de esto más tranquilamente.
¿Quién de aquí ha recibido buenos datos sobre salud nutricional a lo largo del colegio o instituto? No diré que nadie pero sí muy pocos. Sin una buena base lo que viene después cuesta más y es muy sencillo ser engañado.
No es que esas dietas, las buenas, sean un coñazo, es que son como deben de ser. Lo que pasa es que el ambiente obesogénico en el que vivimos, la nula educación nutricional que recibimos, la actitud derrotista que nos impide querer hacer cambios y la costumbre (abusar de carne y cereales como el pan, poquita o inexistente verdura y fruta, legumbres poquitas "porque engordan", etc.,), hacen que el cambio a algo saludable nos choque tanto. Pero sufrir ese choque no es malo, lo malo es lo que intentamos dejar atrás no por una figura más esbelta, sino por la calidad de vida en los años venideros.
Nos choca y cuesta porque realmente vivimos engañados y nos alimentamos como el puto culo. Lo hacemos tan rematadamente mal que cuando decidimos hacer el cambio a algo mejor, el choque es tan tremendo que flipamos.
A la hora de cambiar los hábitos de alimentación os diría que poco a poco, no hay que matarse. Mejor ir haciendo pequeños cambios (sin pausa, por favor, no vale apalancarse) que uno totalmente radical y cansarte a los dos días.
Para las que piensen que esto es volverse loca con la healthy life, fitness (lo cual significa bienestar, ejem ejem), salud, alimentación, deporte y demás chorradas, la respuesta es clara: Dejáos de tonterías, de egos, de buscar excusas para seguir en vuestra zona de confort. Lo único que hacéis con vuestra actitud es perpetuar la errónea idea extendida de la que he hablado aquí: Dieta mala, dieta-hambre, dieta con demasiadas frutas y verduras, lo de hacer dieta es pasarse, etc. ¿Queréis alimentaros mal? Libres sois, pero al menos no confundáis al personal diciendo que dieta caca cuando vosotras también estáis llevando una dieta. Graciasdenada.
Os repito que dieta es aquello que comes a lo largo del día, nada más. Llevando una alimentación equilibrada los caprichos ocasionales están más que permitidos, pero alimentación equilibrada de verdad, no lo que tú quieras entender por equilibrada y que realmente no lo es. Si sigues zampándote semanalmente 3-4 platos precocinados y decides llevar una alimentación más sana incluyendo solamente dos piezas de fruta sin más cambios... No es equilibrada.
Dieta no significa equilibrio o sano. Grabadlo a fuego en vuestra mente. 
Y ya termino, el cambio a una alimentación sana para conseguir una mejor salud suele costar. Yo me alimentaba fatal, fatal, fatal. Las bolsas grandes de snacks volvaban en casa, las bolsas dobles de patatas fritas igual, las tabletas de chocolate, paquetes de donuts, bolsas de magdalenas, paquetes de galletas bien azucaradas, patatas fritas en freidora a tutiplen, etc. Y esto semanalmente, ¿eh?
Obviamente cuando me lo quité, que encima fue todo de golpe, lo noté un huevo. Cuando ya  me hice a eso, pasé al siguiente nivel y fui incluyendo otras cosas (frutas y verduras que nunca comía, nunca, si acaso algo en verano y ya), y así con todo lo que tenía que incluir, quitar, cambiar...
Joder, vaya sufrimiento. Demasiado trabajo. ¿Perdón? Si cuesta hacer ese cambio es porque algo se estaba haciendo jodidamente mal, y si hay algo mal, ¿habrá que cambiarlo?
Contra más os cueste es porque peor os estábais alimentando por muy bien que creyérais que lo estábais haciendo. Tenedlo presente antes de tirar por la borda lo que a la larga repercutirá más que positivamente en vuestra salud, que al fin y al cabo es lo que importa.
Todo lo que cuesta merece la pena. Algo así reza una frase hecha y ya se sabe que el refranero popular es sabio.
Inciso: Ya me veo los comentarios aquí o por twitter del tipo es que cuesta, es que no me merece la pena, es que eso es pasarse, es que semanalmente equis cosa no es para tanto, etc. Vosotras mismas, autoengañarse es gratis y yo no estoy aquí ni para obligar ni para convencer a nadie. Los estudios científicos hablan por sí mismos para la gente que no quiere cerrar los ojos.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :