Revista Historia

Dinosaurios de Francia (I)

Por Enrique
Ah, la France, quel beau pays! Dejémonos de idiomas y vayamos al grano. Después de preparar en una lista los dinosaurios de Francia me di cuenta de un curioso detalle, en la mayoría de las edades del Mesozoico hay algún dinosaurio francés, pero rara vez son más de dos. En fin, comencemos por el Triásico.
Ya en el período Noriano en Francia teníamos las primeras evidencias de dinosaurios. Se trata del Plateosaurus, un gran prosaurópodo de 6-9m de longitud cuya dieta es dudosa, aunque seguramente fue vegetariano. También dudosa es su locomoción, y es que pocas cosas no son dudosas en el grupo de los prosaurópodos.
Un poco después, en el Raetiano (hace 204 millones de años), ya tenemos al primer depredador francés, el coelofísido Lophostropheus, y es que en el Triásico los coelofísidos no sólo eran comunes en Norteamérica. Para su clado (grupo), era de gran tamaño, ya que con sus 5m sería seguramente el mayor predador de su entorno.
Ahora saltamos todo el Jurásico inferior y llegamos al Batoniano, hace 167 millones de años, un tiempo en el que los grandes terópodos franceses dominaban el paisaje. Ciertamente no me gustaría haber sido un Bothriospondylus, ya que aunque era un braquiosáurido de unos 20m de longitud, y seguramente superaba las 20 toneladas, tendría que arreglárselas para no ser devorado por los grandes terópodos de 9m Poekilopleuron (megalosáuridos puros) o los Dubreuillosaurus, más parecidos al Eustreptospondylus.
Dinosaurios de Francia (I) Poekilopleuron, megalosáurido francés del Jurásico medio.
Un poco después, en el Calloviano, volvemos a encontrar restos de tres dinosaurios en la misma edad geológica. Ellos son dos estegosaurios y un gran terópodo, sin duda de los más grandes de Europa. Lexovisaurus era uno de los estegosaurios, y es importante para la paleontología pues sus restos fósiles incluyen esas famosas espinas que se colocaban en los hombros de muchos estegosaurios. Las espinas de Lexovisaurus (de los hombros) medían un metro y la longitud del bicho era de 6m. Loricatosaurus en cambio no presentaba espinas en los hombros, pero sí en la cola. Ambos estegosaurios estaban relativamente defendidos, pero creo que poco podrían hacer ante su gran pesadilla, el megalosáurido Piveteausaurus, que a pesar de ello, muestra grandes parecidos con Allosaurus. En cualquier caso, era un pedazo de depredador de 11m de longitud y dos toneladas de peso. Posiblemente el mayor dinosaurio carnívoro que hubiera existido hasta entonces (¿me equivoco?).
Ahora, en el Kimeridgiano, los saurópodos volvían a apoderarse del paisaje, con el turiasaurio conocido por un solo diente Neosodon y el no mejor conocido Morinosaurus, también por un único diente. Mucho menos fragmentarios son los restos del Dacentrurus francés, y es que el éxito de este estegosaurio lo extendió por Francia, España, Inglaterra y casi toda Europa. Además, nuestro herbívoro de 10m ya había aparecido en el Oxfordiano, que se sitúa entre el Calloviano y el Kimeridgiano, por lo que aguantó al menos 10 millones de años. Ya el Titoniano, la última edad del Jurásico, tan sólo tenemos en Francia el famoso ejemplar parcial de Compsognathus (ese pequeño terópodo celurosaurio) que cambio nuestra visión de su tamaño de 0’7m (medida del ejemplar alemán) a 1’4m. Este pequeño terópodo llevaría seguramente una dieta de invertebrados y tal vez de pequeños vertebrados como mamíferos o lagartos.
Dinosaurios de Francia (I) Un Compsognathus intenta pescar en el Jurásico supeior francés.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :