Revista Coaching

Done is better than perfect

Por Jofoba @jordifortunybad

En estos últimos días me he tropezado un par de veces con esta frase. Done is better than perfect. Hecho es mejor que perfecto. Frase que, por lo que he visto, ha popularizado Mark Zuckerberg de Facebook.

La frase en sí, me provoca cierto debate interno. No estoy seguro de si estoy de acuerdo con ella o no. No se si suma, o más bien resta.

Depende.

En nuestra cultura, tan tristemente amante de la chapuza, puede ser un peligro. «Entregalo de cualquier manera, que ni se lo miran»

Por otro lado, el perfeccionismo también puede ser poco eficiente, ya que a partir de cierto momento, si con lo que tenemos, ya logramos el resultado deseado, ir más allá significa tirar recursos. La semana pasada ya te hablaba del «enough is enough» como componente importante para tu efectividad.

También puede pasar que, el perfeccionismo, sea tan sólo una excusa para procrastinar. Rebuscar en el detalle, esperar a una nueva inspiración, cualquier cosa es válida para dilatar en el tiempo lo que sea que tengamos que hacer… Cuando, realmente, lo estamos retrasando por motivos que van más allá de la voluntad de hacerlo bien hecho.

Y para muestra, un botón. Hace calor, la gente está de vacaciones, y yo, ahora mismo, no tengo muchas ganas de seguir dándole vueltas a este post. Me voy a aplicar el «done is better than perfect», lo voy a publicar tal cual.

¿Qué ha pasado?

¿Es una chapuza? ¿Realmente tenía que haberlo trabajado más?

¿Ya cumple su propósito, es suficiente? ¿Se entiende lo que quería contar?

He valorado no publicar esta semana, porque quería dejarlo madurar… ¿estaba procrastinando su publicación porque estaba inseguro del contenido?

Photo by Jonathan Hoxmark on Unsplash


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas