Revista Cultura y Ocio

Dulce amor de Elizabeth Bowman

Publicado el 29 mayo 2020 por Marili @otroromancemass

Dulce amor de Elizabeth Bowman
Sinopsis:
Una historia de amor y segundas oportunidades en la Norteamérica del siglo XIX.
Norteamérica, finales del siglo XIX.
Sarah y Chris Engels, recién casados, abandonan su Wyoming natal para viajar al norte, al valle del Yaak, (Montana) e iniciar una nueva vida llena de amor y felicidad. Pero a menudo el destino tiene otros planes muy distintos. En medio de la noche se sucede un terrible incidente y la felicidad de los recién casados se verá truncada para siempre.
Preston Moore es un trampero licenciado del ejército tras la guerra de secesión, un hombre joven, solitario y de noble corazón que lleva ocho años viviendo en las montañas con la única compañía de su sabueso y su caballo.
En una tierra inhóspita, donde la naturaleza agreste, los depredadores y el frío invierno suponen un desafío diario, dos corazones heridos tendrán que aprender a sanar sus heridas para poder coexistir.
¿Concederá la vida una segunda oportunidad a dos almas perdidas destinadas a salvarse mutuamente?  
Opinión personal:

Tercera novela que leo de Elizabeth Bowman y, en cuanto a romance, mi favorita. Primero de todo, quiero agradecer el regalo a la autora, lo hubiera leído igualmente, pero gracias de todo corazón ♥😘Estamos ante una historia sencilla, pero bien contada y mejor ambientada. El retrato del entorno y la época, para mí, ha sido lo mejor. No es fácil plasmar, no tan solo los magnífico parajes en los que transcurre una historia, sino transmitir al lector lo inhóspita y lo difícil que puede ser la vida en estas tierras. La trama se ubica en Montana, en el valle Yaak, una zona cerca de Alaska y es complejo llegarnos a hacer una idea del día a día en ese duro lugar.Dulce amor de Elizabeth Bowman
Lo bonito de sus bosques, lo salvaje de sus habitantes y, pese a todo, un marco perfecto para el renacer de dos personas.Sarah es joven y bonita, llena de ilusiones y, en tan solo un instante, sus sueños se ven destrozados y sus posibilidades de subsistencia, nulas. —Siempre me maravilla la suerte que tenemos de haber nacido mujeres en el tiempo y lugar en el que lo hemos hecho, porque en otro debe ser tan duro, que ya es duro imaginarlo. De ella me han gustado varias cualidades, la primera es que, pese a que intenta rendirse en varias ocasiones, ella misma se rebela contra sí misma. La segunda, como he dicho, su capacidad de adaptación y su facilidad para superar y hacer frente a las malas noticias. Hay que ser fuerte para dejar atrás muchas de las cosas que le ocurren, no tan solo la primera escena de la novela sino alguna otra que, sin dejar de ser de lo más real, ha de ser difícil de asimilar es cruda realidad. Preston es un misterio. Ese hombre encantador, escondido tras su barba, parco en palabras, pero rico en sentimientos. Es una buena persona a la que adoras desde el primer momento. No obstante, he echado en falta saber más de ese pasado que lo condujo a alejarse de la sociedad, vivir como un ermitaño y haber estado, en completa soledad, a excepción de un fiel perro, durante tantos años. El motivo lo sabemos, y sus vivencias se intuyen, pero creo que es un personaje lo suficientemente atrayente para haberlo aprovechado mucho más.Dulce amor de Elizabeth BowmanEs una historia bonita y de segundas oportunidades. Aunque todo empieza de una forma dura y, en mi modesta opinión, el tiempo es breve, creo que la autora consigue dar al romance una evolución correcta y lo suficientemente pausada para que, siempre teniendo en cuenta la realidad que rodea a los personajes y que en aquella época, lo primordial, sería el pragmatismo y saber adaptarse; resulte creíble. Cuenta con un buen equilibrio.Sabéis que siempre me quejo de los romances precipitados, así que cuando encuentro una novela que, aunque no en el tiempo, el romance transcurre con naturalidad, no puedo dejar de entusiasmarme.Me ha gustado el significado de esa larga barba y, ante todo, el momento concreto de una escena, porque con ello se refuerzan los motivos de esos sentimientos, no estamos ante algo físico sino de personalidad. Estamos ante una lectura muy entretenida y no es que la historia quede coja ni le falte continuidad, pero con algunas páginas más, en mi opinión, se podría haber plasmado mejor esos aspectos de los protagonistas que antes he comentado. Es siempre el problema de estas novelas no muy extensas, que siempre te dejan con ganas de más— como, por ejemplo, una buena escena de acción de «caza-malos»—.El estilo de la autora me gusta. Quizás hay pasajes en los que abusa un pelín de los adjetivos, pero me ha dado la sensación de que es algo que va desapareciendo a medida que avanzas en la lectura. No sé si porque es así y desaparece o porque me acostumbro. Aún así, a mi este tipo de narración me apetece, me gustan las descripciones siempre que no eclipsen la trama y no nos cuenten cosas que no son importantes para la acción que se desarrolla.«Dulce amor» es una lectura que te deja con un buen sabor de boca, de las que lees de una sentada. Bonita y, como el título indica, dulce. Una historia en la que el amor nace entre dos personas a los que el destino pone en el mismo camino y que, apoyados mutuamente, logran superar momentos difíciles o guerras del pasado.


Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora 

Pepa 

Volver a la Portada de Logo Paperblog