Revista Gente

Edith Piaf, una vida de luces y sombras

Publicado el 27 octubre 2011 por A-Cero Blog

Hoy Joaquín Torres, director de A-cero, recomienda a la cantante, compositora y actriz Edith Piaf. La vida de la artista, tan corta como intensa, estuvo igualmente trufada de éxitos y de fracasos. En su infancia marcada por la desgracia, la pobreza y la orfandad, sobrevivió cantando en los peores locales y tugurios de París, lo que sin duda ejerció una influencia decisiva sobre su estilo interpretativo, lírico y desgarrado al mismo tiempo. Su aspecto desvalido le valió el nombre por el que es universalmente conocida: Piaf (“gorrión”), acuñado por Louis Leplée, propietario del cabaret Gerny’s, uno de los más conocidos de París. Leplée, que recuperó a Piaf de las calles para lanzarla al estrellato fue a la postre asesinado (siendo implicada la propia Edith en el caso) lo que supuso un gran golpe para la artista.

Edith Piaf, una vida de luces y sombras

En marzo de 1936, debutó en el género de music-hall en el teatro abc de París. Su consagración llegó tras la Segunda Guerra Mundial, cuando se convirtió en la musa de poetas e intelectuales del París existencialista y se ganó la admiración incondicional del público. En la década de 1950, Piaf era famosa en muchos países. El público norteamericano la consagró en 1956 en el Carnegie Hall de Nueva York, al que regresó con frecuencia, tras iniciar ese mismo año una cura de desintoxicación debido a la morfina, a la que por aquel entonces ya era adicta. Su vida amorosa, fuera de los escenarios, también resulta tortuosa. El gran amor de su vida, el boxeador Marcel Cerdan, murió en 1949 al estrellarse el avión en que viajaba. Esto hundió nuevamente a Edith en una profunda depresión, que superó a base de alcohol y tranquilizantes. Fue a la vez la época de sus grandes éxitos: La vie en roseLes trois cloches.

Aparte del mencionado, son varios los romances de Edith Piaf. Los más conocidos fueron con Marlon Brando, Yves Montand, Charles Aznavour, Theo Sarapo y Georges Moustaki. Entre las muchas canciones que popularizó cabe destacar Mon légionnaireJe ne regrette rienLa vie en roseLes amants de ParisHymne a l’amourMon dieu yMilord. También actuó en películas (French-can can,Étoile sans lumièreParis, chante toujours) y tuvo otros romances con cantantes del relieve de Charles Aznavour, Georges Moustaki o Yves Montand. En los últimos años de su vida escribió una autobiografía con el título de Au bal du chance.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista