Revista Arte

El arte que alimenta: esculturas que se comen

Por Redespress60 @lakhlave

Arquitectos, ingenieros y empresarios han creado un arte que alimenta. Así es, se trata de Canstruction New York y consta en realizar enormes esculturas construidas con latas de comida cerradas. Además, comenzó como un concurso cuyo objetivo era donar el mayor número posible de estas latas a una asociación caritativa...

EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN

Durante el año pasado se utilizaron 80 mil latas en las esculturas. Con ello se ayudó a 45 mil familias. Por si fuera poco, sumando las latas de los 25 años, se han donado más de 22 millones de kilos de comida.

Se trata de un concurso en el que arquitectos, ingenieros, contratistas y estudiantes participan. Compiten para diseñar y construir estructuras gigantes hechas completamente con latas llenas de alimentos. Al cierre de la competencia de la ciudad de Nueva York, toda la comida de las esculturas y las donaciones de alimentos del público se donan.

EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN
EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN

Canstruction New York

Es una corporación de caridad. Más de 150 ciudades de América del Norte y otros países, como Australia y Nueva Zelanda, han participado. En este tipo de eventos, siempre se destaca la creatividad y la responsabilidad social de las principales firmas.

Empresas de arquitectura e ingeniería colaboran para crear estas estructuras asombrosas que contribuyen a cambiar el mundo. Además, crean conciencia en la sociedad. Y es que invita a que las personas miren de distinta manera la crisis alimenticia que existe. De esta forma, aumenta su conciencia, compromiso, empatía y la lucha por una sociedad más justa.

EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN
EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN

Su creadora

Cheri Couture Melillo nació el 4 de febrero de 1949 en Muskego, Wisconsin, y murió el 26 de diciembre de 2009. Sin embargo, su hijo Brion John van Over continúa con su legado. Cheri fue diagnosticada con cáncer cerebral y sus últimos años hizo todo lo posible para encontrar una cura. Aunque esta fue la única batalla que perdió, pasó los últimos meses de su vida luchando por sobrevivir. Al mismo tiempo, preparándose para el día en que ya no podría ocuparse de su proyecto sobre el arte que alimenta.

Además, su idea Canstruction, se ha convertido en una organización extraordinaria que ahora involucra a arquitectos e ingenieros. La idea y el mensaje de este arte que alimenta ha llegado a otros rincones del mundo.

EL ARTE QUE ALIMENTA: ESCULTURAS QUE SE COMEN

Fuente: Fahrenheit Magazine


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas