Revista Solidaridad

El bueno, el malo y el imbécil

Por Pcelimendiz

Buenos y malos profesionales los hay en todos los ámbitos. Pero la división que hace el Gobierno central entre buenos y malos trabajadores sociales merece que le prestemos por unos momentos nuestra atención.


El bueno, el malo y el imbécilMe refiero, por supuesto, a las declaraciones que hizo Alvaro Nadal, el director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Podéis consultarlas por ejemplo en este enlace, pero como no tienen desperdicio, os las copio aquí:
 "Lo que no puede ocurrir es que en España el nivel de prestaciones sociales que alguien recibe depende de la suerte que tenga con su asistente social. Si es muy bueno, le lleva de ventanilla en ventanilla y va a tener una potente ayuda social, mientras que si no tiene tan buena suerte, pues no ocurre eso. No puede ocurrir que ningún español en situación de desvalimiento o necesidad, no tenga una aportación".
Como no podía ser de otra manera, el Consejo General del Trabajo Social ha respondido de una manera contundente y adecuada a estas declaraciones. Os pongo el enlace a la nota de prensa que publicaron, así como a su difusión en las redes sociales y su repercusión en radio (a partir del minuto 42) o televisión. (a partir de 4h. 14'). En ellas se refleja la reprobación que en algunos medios merecieron esas palabras, destacando la realizada por Tania Sánchez, a mi juicio muy atinada. También nuestro compañero Nacho la ha comentado en su blog. Enlace.
¿Os imagináis, pongo por caso, al Ministro de Sanidad haciendo unas declaraciones parecidas?
"Lo que no puede ser en España es que, si tienes una enfermedad (póngase lo que proceda), tu curación dependa de la suerte que tengas con el médico que te atienda. Si es muy bueno, te proporcionará todos los tratamientos necesarios para curarte mientras que si no tienes tan buena suerte, pues no te ocurrirá eso".  O al de Educación, largando algo como ésto:
"Lo que no puede ser en España es que los niños tengan fracaso escolar o no dependiendo de la suerte que tengan con los maestros que les haya tocado. Si tienen suerte y les tocan buenos maestros, saldrán adelante, mientras que si no la tienen fracasarán en sus estudios".
No tengo ninguna duda de que, aunque lo piensen (lo cual es muy coherente con la ideología neoliberal de los que nos gobiernan) no se atreverían a hacer con estos colectivos profesionales unas declaraciones tan culpabilizantes y mezquinas como las que este político ha hecho contra nosotros.
La explicación está sin duda en que son colectivos profesionales mucho más numerosos, y que pertenecen a sistemas mucho más potentes y consolidados que el nuestro.
Pero más allá de esta cobardía, quiero analizar la cantidad de prejuicios que contienen esas palabras. Pocas veces unas declaraciones condensan tanto (de manera explícita o implícita) las ideas más rancias y trasnochadas sobre una profesión y sobre un sistema de protección social. Señalaré varias:
  • La función principal de los trabajadores sociales es ocuparmos de los pobres (desvalidos y necesitados).
  • Si la principal función es asistir, naturalmente somos "asistentes sociales". (Lo de que somos mayoritariamente varones es de sobras conocido).
  • Las ayudas sociales son prestaciones económicas que se obtienen en las ventanillas.
  • Los buenos trabajadores sociales son expertos en los trámites burocráticos y administrativos (necesarios para acceder a esas prestaciones en las ventanillas de la administración).
  • En España existe un nivel suficiente de protección social y hay al alcance de todos unas potentes ayudas sociales.
  • La injusticia y la desigualdad no son responsabilidad política, sino técnica.
  • Mucha gente que no tendría derecho a prestaciones sociales las obtiene gracias a la pericia de sus trabajadores sociales. (Verbigracia: hay un alto fraude en la obtención de prestaciones sociales). 
En estos tiempos de buenos y malos, duros y sin matices, estas ideas (lamentablemente extendidas entre nuestra población) bien podrían constituir una guía para diferenciar al "buen asistente social".
Lo cual, os confieso, me interesa bastante menos que diferenciar a  los buenos políticos de los imbéciles. Que de esto último vamos sobrados. ¡Si por lo menos se callaran!...

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista