Revista Cine

El cine de Kathryn Bigellow: Días Extraños (Strange Days)

Publicado el 24 septiembre 2011 por Jongs @JonGS
IFRAME Embed for Youtube

Si algo verdaderamente bueno surgió de la unión profesional y personal de Kathryn Bigellow y James Cameron fue sin duda Días Extraños (Kathryn Bigellow, 1995).

¿Qué diferencias existen entre el cine y la experiencia de vivir la vida de otras personas a través de sus ojos?, ¿qué implicaciones supondría el que nos pudiéramos desconectar momentáneamente de nuestras vidas para vivir la de otros?, ¿por qué el voyeurismo supone un atractivo tan grande para el mercado?, son preguntas que se desprenden de la historia futurista y pre-apocalíptica de Días Extraños.

Lenny Nero (Ralph Fiennes) es un antiguo oficial de L.A.P.D. (Los Angeles Police Department) que fue expulsado del cuerpo y ahora se dedica a traficar con discos que contienen fragmentos de vidas ajenas. Los protagonistas utilizan la tecnología SQUID, mediante membranas conectadas a la cabeza, para grabar las señales neuronales que luego serán almacenadas en los discos que vende Nero en el mercado negro.

This is not TV, only better. This is like a piece of someone’s like straight from the cerebral cortex

Nero utiliza esta frase para tratar de ganarse un cliente que necesita experimentar sensaciones que su dinero no puede pagar, como sentirse en la mente de una joven de dieciocho años que se esta tomando un baño. Continúa diciéndole:

I am your priest. I am your shrink. I am your main connection to the switchboard of souls. I’m the magic man. The Santa Claus of the subconscious

La ciudad de Los Angeles se encuentra a las puertas del año 2.000 sumida en el caos y la violencia, en medio de conflictos raciales, violencia policial, y un sistema que esta a punto de explotar. Lenny Nero pasa los días reviviendo mediante los discos experiencias (virtuales) pasadas junto a su expareja Faith (Juliette Lewis) que lo abandonó para iniciar una relación con Philo Gant (Michael Wincott), empresario del sector musical para quien trabaja Jericho One, una estrella de la comunidad afroamericana que lucha contra los abusos de poder y que será asesinado por dos policías corruptos, quedando grabada la experiencia en un disco mediante el sistema SQUAD que Iris, amiga de Nero, llevaba oculto en su cabeza.

Desde un principio Nero rechaza comercializar cintas que contengan muertes, pero pronto empieza a recibir de un remitente anónimo grabaciones que  contienen snuff movies, empezando por la muerte y violación de su amiga Iris. Ante el peligro que corren personas de su entorno y con la ayuda de Mace (Angela Basset), que oculta su amor hacía él en secreto, se involucrará en el peligroso trabajo de buscar la verdad y salvar la vida de Faith.

La película nos hace reflexionar sobre varios temas de interés a partir de un antihéroe del futuro, en un gran papel de Ralph Fiennes, un perdedor que pasa su vida en los suburbios de Los Angeles traficando con experiencias e incapaz de vivir el presente en cuanto todavía añora su vida pasada junto a Faith. Sin embargo, su papel sufrirá una evolución hacía lo que será su propia salvación mediante la ruptura con ese pasado que no le deja experimentar su propia vida.

Clasificada como una mezcla de géneros que van desde el Film Noir a la Ciencia Ficción, Días Extraños es una película visionaria con un gran manejo de los tiempos, y que no nos deja respirar un segundo. El montaje de Howard Smith es excepcional y algunas escenas nos hacen sentir que somos nosotros mismos quienes en primera persona estamos viviendo escenas demenciales y depravadas.

El plano subjetivo, al igual que en muchos videojuegos en los que nos convertimos en protagonistas de la historia, cobra vital importancia en muchas de las escenas como el atraco de la secuencia inicial. Otras son de extrema violencia, aunque no explícita, como cuando el violador de Iris le coloca a su víctima la tecnología SQUID en su cabeza para que ella misma vea la violación como si estuviera en la mente de quien le esta violando.

Sorprende el poco alcance comercial que tuvo la película en su momento ya que estamos ante una película que nos hace reflexionar de manera acertada sobre temas actuales, y que técnicamente es sobresaliente. Aunque la mayoría de público conoce a Kathryn Bigellow por su reciente The Hurt Locker, es un buen momento para revisar el que para juicio de muchos es su mejor película. El Festival Internacional de Cine de San Sebastián ha incluido esta última semana a Días Extraños en su retrospectiva American Way of Death: Cine Negro Americano 1990-2010.

pd: agradecer que la traducción al español del original “Strange Days” sea “Días Extraños” y no “Hackers de Almas” o  “Anarchy in L.A.”


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas