Revista Cultura y Ocio

El Concilio de Trento, J. Waterworth, parte VII

Por Jossorio

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

El Concilio de Trento, J. Waterworth, parte VII

DECRETO SOBRE LA REFORMA

El mismo Sínodo sagrado y santo, procesando el tema de la Reforma, ordena que las cosas siguientes sean establecidas en la presente Sesión.

La manera de proceder a la creación de Obispos y Cardenales.

Si, en lo que respecta a todos los grados de la Iglesia, se debe tomar una providencia y un cuidado iluminado, que en la casa del Señor no haya nada desordenado, nada indecoroso; Mucho más debemos esforzarnos para que no se cometa ningún error en la elección de aquel que está constituido por encima de todos esos grados. [Página 205] Porque el estado y el orden de toda la casa del Señor se tambalearán, si lo que se requiere en el cuerpo no se encuentra en la cabeza. Por lo cual, aunque el Santo Sínodo ha ordenado de manera útil ciertas cosas que conciernen a los que han de ser promovidos a la catedral y a las iglesias superiores, sin embargo, considera que esta oficina es de tal naturaleza, como si se la considerara en proporción a su grandeza, nunca parece haber sido suficiente precaución. Por lo tanto, ordena que, tan pronto como una iglesia quede vacante, las procesiones y oraciones se hagan en público y en privado; y tal será ordenado por el Capítulo a través de la ciudad y la diócesis; para que tanto el clero como las personas puedan obtener de Dios un buen pastor.

Y con respecto a todos y cada uno de los que tienen, en cualquier forma, algún derecho de parte de la Sede Apostólica, o que de otra forma tienen parte, en la promoción de aquellos que se establecerán en las iglesias; el santo Sínodo, sin hacer ningún cambio aquí, desde una consideración de las circunstancias del tiempo presente, los exhorta y los exhorta, que ellos sobre todo tienen en cuenta que no pueden hacer nada más conducente a la gloria de Dios, y la salvación del pueblo, que estudiar para promover buenos pastores, y aquellos que son capaces de gobernar una iglesia; y que pecan mortalmente, haciéndose partícipes de los pecados de los demás, a menos que se esfuercen por promover a aquellos que ellos mismos juzgan más dignos y útiles para la iglesia, no guiados por súplicas, o afecto humano, o las solicitudes de pretendientes, pero por lo que los méritos de los individuos requieren de sus manos; y viendo que son personas que saben que han nacido en un matrimonio legítimo, y que, por su vida, aprendizaje y en todas las demás condiciones, son los requeridos por los cánones sagrados, y por los decretos de este Sínodo de Trent.

Y en vista de que, debido a la diversidad de naciones, pueblos y costumbres, no se puede seguir un sistema uniforme en todas partes, al recibir el testimonio grave y competente de [Página 206]hombres buenos y eruditos sobre el tema de las cualificaciones antes mencionadas, el santo Sínodo ordena, que, en un Sínodo provincial, que se celebrará por el metropolitano, se prescribirá para cada lugar y provincia una forma adecuada de examen, escrutinio o información , tal como parece ser más útil y adecuado para dichos lugares, cuya forma debe ser sometida a la aprobación del más santo pontífice romano; sin embargo, sin embargo, que después de que se haya completado este examen o examen, con respecto a las personas a ser promovidas, se transmitirá necesariamente, tan pronto como sea posible, después de ser reducido en forma de documento público. , con todos los testimonios y con la profesión de fe hecha por el individuo a ser promovido, al Santo Pontífice Romano, para que dicho Soberano Pontífice, teniendo un conocimiento completo de todo el asunto y de las personas, puede, en beneficio del rebaño del Señor, de la manera más útil proporcionar a esas iglesias, si se han encontrado, por el examen o el escrutinio, personas adecuadas. Y todos los escrutinios, informaciones, atestados y pruebas de cualquier tipo, y por quien sea que haya hecho, aunque en la corte romana, tocando las calificaciones de la persona a ser promovida, serán cuidadosamente examinados por un cardenal, quien informará al respecto a el consistorio-ayudado por otros tres cardenales; y dicho informe se autenticará con la firma del cardenal que elaboró ​​el informe y de los otros tres cardenales; y allí cada uno de los cuatro cardenales deberá afirmar que, después de prestarle la atención exacta, ha encontrado a las personas para ser promovidas,

[Página 207] Y el Sínodo ordena que todos y cada uno de los detalles que han sido ordenados en otro lugar, en el mismo Sínodo, tocando la vida, la edad, el aprendizaje y las demás calificaciones de los que han de ser designados obispos, los mismos son también se requiere en la creación de cardenales -aunque sean diáconos- de la Santa Iglesia Romana; a quien el Santo Pontífice más santo, en la medida en que pueda convenientemente, seleccionará entre todas las naciones de la cristiandad, ya que encontrará personas adecuadas.

Finalmente, el mismo Sínodo sagrado, movido por las más graves aflicciones de la Iglesia, no puede evitar grabar que nada es más necesario para la Iglesia de Dios que el más bendito pontífice romano aplique especialmente aquí esa solicitud, que, por la deber de su oficio, le debe a la Iglesia Universal, que se toma a sí mismo, a saber, como cardenales, las personas más selectas, y que él nombra sobre cada iglesia, sobre todo, pastores buenos y aptos; y esto más, porque nuestro Señor Jesucristo requerirá de sus manos la sangre de aquellas ovejas de Cristo que perecerán por el mal gobierno de los pastores que son negligentes, y olvidadizos de su oficio.

Un Sínodo Provincial que se celebrará cada tres años, un Sínodo Diocesano todos los años: quién convocará y quién estará presente allí.

Los consejos provinciales, dondequiera que hayan sido omitidos, serán renovados, para la regulación de la moral, la corrección de excesos, la composición de controversias y para los otros fines permitidos por los cánones sagrados. Por lo tanto, los metropolitanos en persona, o si se los obstaculiza legalmente, el obispo sufragáneo más viejo no fallará en reunir un Sínodo, cada uno en su propia provincia, dentro de un año a más tardar desde la terminación del presente concilio, y luego, al menos cada tres años, [Página 208]ya sea después de la octava de la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, o en algún otro momento más conveniente, de acuerdo con la costumbre de la provincia; en cuyo concilio todos los obispos y otros, que, por derecho o por costumbre, deben estar presentes en el concilio, estarán absolutamente obligados a reunirse, excepto aquellos que tendrían que cruzar el mar en su inminente peligro. Los obispos de la provincia no deberán, para el futuro, ser obligados, bajo el pretexto de cualquier costumbre, a reparar contra su voluntad a la iglesia metropolitana. Aquellos obispos que no estén sujetos a ningún arzobispo elegirán, de una vez por todas, un metropolitano vecino, en cuyo Sínodo provincial estarán obligados a estar presentes con los demás obispos, y observarán, y harán observar, lo que sea estar allí ordenado. En todos los demás aspectos,

Los Sínodos Diocesanos también se celebrarán cada año; a la que deben asistir todos aquellos que están exentos, pero que de lo contrario tendrían que asistir a esa exención y no están sujetos a los Capítulos generales; entendiendo, sin embargo, que, a causa de las iglesias parroquiales u otras iglesias seculares, aunque estén anexionadas, aquellos que están a cargo de ellas deben tener necesidades, cualquiera que sean, estar presentes en dicho Sínodo. Pero si alguno, ya sean metropolitanos u obispos, o los otros arriba mencionados, serán negligentes en estos asuntos, incurrirán en las penas promulgadas por los cánones sagrados.

De qué manera los prelados deben hacer su visita.

Los patriarcas, primates, metropolitanos y obispos no dejarán de visitar sus respectivas diócesis, ya sea personalmente o, si están legalmente impedidos, por su Vicario general o visitante; si no pueden, debido a su extensión, realizar la visita del conjunto anualmente, deberán visitar al menos la mayor parte del mismo, de modo que el todo se complete en dos años, [Página 209] bien por sí mismos, o por sus visitantes. Los metropolitanos, sin embargo, incluso después de haber hecho una visita completa a su propia diócesis propiamente dicha, no visitarán las iglesias catedralicias, ni las diócesis de los obispos de su provincia, a excepción de una causa reconocida y aprobada en el Consejo provincial.

Pero los archidiáconos, los decanos y otros inferiores, que hasta ahora han estado acostumbrados legalmente a ejercer (el poder de) las visitas en ciertas iglesias, visitarán en adelante esos mismos lugares, pero solo por sí mismos, con el consentimiento del obispo, y asistidos por un notario. Los visitantes que puedan ser delegados por un Capítulo, donde el Capítulo tiene el derecho de visita, serán aprobados primero por el obispo; pero el obispo, o, si se le impide, su visitante, no se verá impedido de visitar esas mismas iglesias aparte de esos diputados; y dichos archidiáconos, y otros inferiores, estarán obligados a dar al obispo una cuenta, dentro de un mes, de la visita que se ha hecho, y para mostrarle las deposiciones de los testigos, y los procedimientos en su forma completa; cualquier costumbre, aunque sea inmemorial,

Pero el objeto principal de todas estas visitas será conducir a una doctrina sana y ortodoxa, desterrando herejías; mantener una buena moral y corregir a los que son malvados; animar a la gente, mediante exhortaciones y admoniciones, a la religión, la paz y la inocencia; y establecer otras cosas que a la prudencia de los visitantes le parezcan en beneficio de los fieles, según lo permitan el tiempo, el lugar y la oportunidad. Y para que todo esto tenga un tema más fácil y próspero, todos y cada uno de los mencionados, a quienes pertenece el derecho de visita, son amonestados para tratar a todas las personas con amor paternal y celo cristiano; y con esta visión contenta con un modesto tren de sirvientes y caballos, se esforzarán por completar dicha visita tan rápido como sea posible, aunque con el debido cuidado. Y durante esto deben tener cuidado de no ser molestos o entusiastas con ningún gasto inútil; y ninguno de ellos, ni ninguno de los suyos, deberá, a través de la comisión de la agencia para la visita, o, a causa de los voluntades hechas para usos piadosos, excepto que es de debido debido a ellos fuera de[Página 210]legados piadosos, o bajo cualquier otro nombre, recibir cualquier cosa, ya sea dinero o presente, de cualquier tipo, o en cualquier forma ofrecida; cualquier costumbre, aunque sea inmemorial, a pesar de lo contrario; con la excepción, sin embargo, de los alimentos, que serán provistos frugalmente y con moderación para ellos y para ellos, solo durante el tiempo necesario para la visita, y no más. Sin embargo, los que sean visitados podrán optar por pagar, si lo prefieren, en dinero, de acuerdo con una evaluación fija, lo que han estado acostumbrados a desembolsar, o suministrar el alimento como se mencionó anteriormente; salvando también el derecho de las antiguas convenciones celebradas con monasterios, u otros lugares piadosos, o iglesias no parroquiales, cuyo derecho permanecerá inviolable. Pero, en esos lugares o provincias, donde es costumbre que ninguno de los alimentos,

Pero si alguno, que Dios no lo permita, presuma de recibir algo más de lo prescrito en cualquiera de los casos mencionados anteriormente; además de la restitución del doble de la cantidad que debe hacerse dentro de un mes, también estará sujeto, sin ninguna esperanza de perdón, a las otras penas contenidas en la constitución de los Concilios generales de Lyon, que comienza, Exigit; como también a las otras penas (que se promulgarán) en el Sínodo provincial, a discreción de ese Sínodo.

En lo que respecta a los patrones, no deben suponer de ninguna manera interferir en las cosas que se refieren a la administración de los sacramentos; ni se inmiscuirán en la visita de los ornamentos de la iglesia, ni en sus ingresos provenientes de la propiedad de la tierra, o de los edificios, excepto en la medida en que sean competentes para hacer esto por la institución o fundamento; pero los obispos mismos se ocuparán de estas cosas, y se encargarán de que los ingresos de esos edificios se gasten en los propósitos necesarios y útiles para la iglesia, ya que les parecerá más conveniente.

Por quién, y cuándo, la oficina de predicación debe ser dada de alta: la iglesia parroquial es frecuentada para escuchar la palabra de Dios. Nadie debe predicar en oposición a la voluntad del Obispo.

El santo Sínodo, deseoso de que el oficio de predicar, que pertenece peculiarmente a los obispos, pueda ser ejercido con la mayor frecuencia posible, para el bienestar de los fieles, y acomodando más apropiadamente al uso de los tiempos actuales, los cánones establecidos en otros lugares este tema, bajo Pablo III., de memoria feliz, ordena que los obispos se presenten personalmente, cada uno en su propia iglesia, anuncien las Sagradas Escrituras y la ley divina, o si son impedidos legalmente, lo harán aquellos a quienes deberá nombrar a la oficina de predicación; y en las otras iglesias por los sacerdotes de la parroquia, o, si se ven obstaculizados, por otros para ser delegados por el obispo, ya sea en la ciudad, o en cualquier otra parte de la diócesis en donde juzguen tal recurso de predicación, a cargo de aquellos que están obligados, o que están acostumbrados, a sufragarlo, y esto al menos en todos los Días del Señor y festivales solemnes; pero, durante la temporada de los ayunos, de la Cuaresma y del Advenimiento del Señor, diariamente, o al menos en tres días en la semana, si el obispo dicho lo considera necesario; y, en otros momentos, tan a menudo como juzguen que puede hacerse oportunamente. Y el obispo deberá amonestar diligentemente a la gente, que cada uno está obligado a estar presente en su propia iglesia parroquial, donde se puede hacer convenientemente, para escuchar la palabra de Dios. Pero nadie, ya sea Secular o Regular, presumirá de predicar, incluso en las iglesias de su propio orden, en oposición a la voluntad del obispo. en otros momentos, tan a menudo como juzguen que puede hacerse oportunamente. Y el obispo deberá amonestar diligentemente a la gente, que cada uno está obligado a estar presente en su propia iglesia parroquial, donde se puede hacer convenientemente, para escuchar la palabra de Dios. Pero nadie, ya sea Secular o Regular, presumirá de predicar, incluso en las iglesias de su propio orden, en oposición a la voluntad del obispo. en otros momentos, tan a menudo como juzguen que puede hacerse oportunamente. Y el obispo deberá amonestar diligentemente a la gente, que cada uno está obligado a estar presente en su propia iglesia parroquial, donde se puede hacer convenientemente, para escuchar la palabra de Dios. Pero nadie, ya sea Secular o Regular, presumirá de predicar, incluso en las iglesias de su propio orden, en oposición a la voluntad del obispo.

Los dichos obispos también se encargarán de que, al menos en los Días del Señor y otras fiestas, los niños en cada parroquia sean educados cuidadosamente sobre los rudimentos de la fe y la obediencia hacia [Página 212] Dios y sus padres, por aquellos cuyo deber es, y quien estará obligado a ello por sus obispos, si es necesario, incluso por censuras eclesiásticas; sin importar los privilegios y costumbres. En otros aspectos, aquellas cosas decretadas, bajo el dicho Pablo III., Concerniente a la oficina de la predicación, tendrán toda su fuerza.

En las causas criminales contra los Obispos, las causas mayores serán tomadas en cuenta únicamente por el Soberano Pontífice, y menos por el Consejo Provincial.

Las causas delictivas más graves contra los obispos, incluso de la herejía -que Dios puede ofender- que merecen la deposición o la privación, serán tomadas en cuenta y decididas únicamente por el Soberano Pontífice Romano. Pero si la causa es de tal naturaleza que necesariamente debe ser cometida fuera de la Corte Romana, no debe ser confiada a ningún otro sino a metropolitanos, u obispos, para ser elegidos por el Papa más bendito. Y esta comisión será especial, y será firmada por la propia mano del Santo Pontífice; ni concederá más a los comisionados que esto, que solo toman información del hecho y preparan el proceso, que inmediatamente transmitirán al Romano Pontífice; la sentencia definitiva está reservada al dicho Santo Pontífice.

Las otras cosas decretaron, bajo Julio III., De memoria feliz, como también la constitución publicada en un Concilio general bajo Inocencio III., Que comienza, Qualiter et quando, cuya constitución se renueva en el presente Sínodo, será observado por todos.

Pero las causas menos criminales de los obispos se tomarán en cuenta y se decidirán en el Consejo provincial solamente, o por personas delegadas al mismo por el Consejo provincial.

Cuándo y cómo el Obispo puede absolver del delito y dispensar en casos de irregularidad y suspensión.

Será legal que el obispo prescinda de todo tipo de irregularidades y suspensiones, que surjan de un crimen que es secreto, excepto que procedan del homicidio doloso, y de aquellos crímenes que ya hayan sido llevados ante un tribunal legal; -y (será legal para ellos), en su propia diócesis, ya sea por sí mismos, o por un vicario designado especialmente para ese fin, absolver gratuitamente, en lo que respecta al tribunal de conciencia, después de la imposición de un penitencia saludable, todos los delincuentes sean cuales sean sus súbditos, en todos los casos que sean secretos, aunque reservados a la Sede Apostólica. Lo mismo también, con respecto al crimen de herejía, se les permitirá en dicho tribunal de conciencia, pero a ellos solamente, y no a sus vicarios.

La virtud de los sacramentos, antes de ser administrada al pueblo, será explicada por los obispos y sacerdotes parroquiales; durante la solemnización de la misa, se explicarán los oráculos sagrados.

Para que las personas fieles puedan acercarse a la recepción de los sacramentos con mayor reverencia y devoción mental, el Santo Sínodo insta a todos los obispos a que, no solo cuando están a punto de administrarlos a las personas, primero les expliquen , de una manera adecuada a la capacidad de quienes los reciben, la eficacia y el uso de esos sacramentos, pero se esforzarán para que lo mismo se haga piadosa y prudentemente [Página 214] por cada párroco; y esto incluso en la lengua vernácula, si es necesario, y se puede hacer convenientemente; y de acuerdo con la forma que se prescribirá para cada uno de los sacramentos, por el santo Sínodo, en un catecismo que los obispos se encargarán de traducir fielmente a la lengua vulgar, y que haya sido expuesto al pueblo por todos los párrocos ; como también que, durante la solemnización de la misa o la celebración de los oficios divinos, explican, en dicha lengua vulgar, todas las fiestas o solemnidades, los oráculos sagrados y las máximas de la salvación; y que, dejando de lado todas las preguntas no rentables, se esfuerzan por impresionarlos en el corazón de todos y por instruirlos en la ley del Señor.

En los pecadores públicos, se impondrá una penitencia pública, a menos que el Obispo determine lo contrario: una Penitenciaría que se instituirá en las Iglesias de la Catedral.

El apóstol advierte que aquellos que pecan públicamente deben ser reprendidos abiertamente. Cuando, por lo tanto, cualquiera ha cometido un crimen, público y ante la vista de muchos, por el cual no hay duda de que otros se han sentido ofendidos y escandalizados; es necesario que se le imponga públicamente una penitencia adecuada a la medida de su culpa; para que aquellos a quienes ha engañado con malos modales con su ejemplo, él pueda regresar a una vida recta con el testimonio de su enmienda. El obispo, sin embargo, puede, cuando lo juzgue más conveniente, conmutar este tipo de penitencia pública por una que sea secreta. Del mismo modo, en todas las iglesias catedralicias, donde pueda hacerse convenientemente, el obispo designará una penitenciaría, anexándose a ella la prebenda que luego quedará vacante, cuya penitenciaría será un maestro, doctor o licenciado en teología o en derecho canónico. ,[Página 215] teniendo en cuenta el carácter del lugar; y, mientras escucha confesiones en la iglesia, mientras tanto se reputará como presente en el coro.

Por quien las Iglesias Seculares, no de ninguna diócesis, deben ser visitadas.

Aquellas cosas que en otro lugar han sido establecidas por este mismo Concilio, bajo Pablo III., De feliz memoria, y últimamente bajo nuestro bendito señor Pío IV., Tocando la diligencia para ser usada por los Ordinarios en visitar los beneficios, aunque exonerado, el lo mismo se observará con respecto a esas iglesias seculares que se dice que no están en la diócesis de nadie; a saber, serán visitados por el obispo, como delegado de la Sede Apostólica, cuya iglesia catedral es la más cercana, si es que puede hacerlo; de lo contrario, por el que el prelado de dicho lugar ha elegido para siempre en el Consejo provincial; cualquier privilegio y costumbre alguna, aunque sea inmemorial, a pesar de todo lo contrario.

Cuando se trata de visitas y corrección de la moral, no se permite la suspensión de decretos.

Los obispos, para que sean más capaces de mantener a las personas a quienes gobiernan en el deber y la obediencia, tendrán, en todas las cosas que consideran la visitación y corrección de los modales, el derecho y el poder, incluso como delegados de la Sede Apostólica, de ordenando, regulando, corrigiendo y ejecutando, de acuerdo con las disposiciones de los cánones, aquellas cosas que, en su prudencia, les parezcan necesarias para la enmienda de sus súbditos, y para el bien de sus respectivas diócesis. Tampoco en este caso, cuando se trate de visitas y corrección de costumbres, cualquier exención, o cualquier inhibición, o apelación, o queja, aunque sea interpuesta a la Sede Apostólica, de ninguna manera obstaculizará o suspenderá la ejecución de aquellas cosas que habrán sido por ellos ordenado, decretado o adjudicado.

Los títulos honorarios, o los privilegios particulares, no derogarán de ninguna manera el derecho de los obispos.

Puesto que los privilegios y exenciones que, según varios títulos, se otorgan a muchas personas, se ve claramente que en estos días crean confusión en la jurisdicción de los obispos y dan ocasión a aquellos que están exentos de llevar una vida más relajada; el santo Sínodo ordena que, si en algún momento se considera apropiado, para causas justas, de peso y casi obligatorias, que ciertas personas se distingan por los títulos honorarios de Protonotario, Acólito, Conde Palatino, Capellán Real u otros títulos similares de distinción, ya sea en el tribunal romano o en otro lugar; como también que otros sean admitidos en los monasterios como Oblatos, o como se adjunta de alguna otra manera, o bajo el nombre de sirvientes a órdenes militares, monasterios, hospitales, universidades o bajo cualquier otro título; nada debe ser entendido como siendo, por estos privilegios, quitado de los Ordinarios, para evitar que las personas a quienes esos privilegios ya han sido otorgados, o a quienes se les conceda en lo sucesivo, estén completamente sujetos en todo a los dichos Ordinarios, como delegados de la Sede Apostólica, y esto en lo que respecta a los Capellanes Reales, de acuerdo con la constitución de Inocencio III., que comienza Cum capella: aquellas personas, sin embargo, exceptuadas, que se dedican al servicio real en los lugares mencionados, o en órdenes militares, y que residen dentro de sus recintos y casas, y viven bajo obediencia a ellos; como también aquellos que han hecho su profesión legalmente y de acuerdo con las reglas de dichas órdenes militares, de las cuales el Ordinario debe ser certificado: a pesar de cualquier privilegio, incluso aquellos de la orden de San Juan de Jerusalén y de otras órdenes militares.[Página 217] por lo que respecta a los beneficios; pero tal continuará sujeto a la jurisdicción del Ordinario; cualquier inhibición por el contrario a pesar de eso.

¿Qué tipo de personas deberían ser quienes deben ser promovidos a las dignidades y canonidades de las Iglesias de la Catedral? Y lo que aquellos que fueron promovidos están obligados a realizar.

Considerando que las dignidades, especialmente en las iglesias catedralicias, se establecieron para preservar e incrementar la disciplina eclesiástica, con la visión de que quienes deberían obtenerlas podrían ser preeminentes en piedad, ser un ejemplo para otros y ayudar al obispo con sus esfuerzos y servicios. ; es justo que los que son llamados a esas dignidades sean capaces de responder a los propósitos de su oficio. Por lo tanto, nadie en adelante será promovido a ninguna dignidad, a la que se adjunta la cura de las almas, que no ha alcanzado al menos el vigésimo quinto año de su edad, y, habiendo sido ejercido durante algún tiempo en el orden clerical , se recomienda por el aprendizaje necesario para el desempeño de su cargo, y por la integridad de la moral, en conformidad con la constitución de Alejandro III., promulgada en el Concilio de Letrán,

De la misma manera, los archidiáconos, que son llamados los ojos del obispo, serán, en todas las iglesias, donde sea posible, maestros en teología, o doctores o licenciados en la ley canónica. Pero, para las otras dignidades o personas, a las que no se adjunta cura de las almas, los clérigos deben ser promovidos, que en otros aspectos están calificados, y que no tienen menos de veintidós años de edad. Aquellos que son promovidos a cualquier beneficio que tenga curación de almas, deberán, dentro de los dos meses a más tardar del día de la posesión, estar obligados a hacer una profesión pública de su fe ortodoxa en presencia del obispo [Página 218]él mismo o, si se lo impide, ante su Vicario general u oficial; y prometerán y jurarán que continuarán en obediencia a la Iglesia Romana. Pero aquellos que son promovidos a canonjías y dignidades en las iglesias de la catedral, estarán obligados a hacerlo no solo ante el obispo o su oficial, sino también en el Capítulo; de lo contrario, todos los promovidos como se mencionó anteriormente no darán los frutos de ellos; ni la posesión les servirá de nada. Nadie será en lo sucesivo recibido a una dignidad, canonería o porción, sino que ya haya sido admitido en ese sagrado orden que esa dignidad, prebenda o porción requiere, o es de una edad tal que sea capaz de ser admitido a ese orden, dentro del tiempo prescrito por la ley y por este santo Sínodo. Con respecto a todas las iglesias de la catedral, todas las canonjías y porciones se unirán al orden del sacerdocio, el diaconado o el sub-dominio; y el obispo, con el consejo del Capítulo, designará y prorrateará, según lo juzgue oportuno, a lo cual cada una de esas respectivas órdenes sagradas es para el futuro anexarse; de tal manera, sin embargo, que la mitad al menos serán sacerdotes, y los demás diáconos, o subdiáconos; pero donde la costumbre más digna de elogio requiere, que la mayor parte, o que todos sean sacerdotes, sea retenida por todos los medios. Además, el Santo Sínodo exhorta a que, en las provincias donde pueda hacerse convenientemente, todas las dignidades, y la mitad al menos de las canonidades, en la catedral y las eminentes iglesias colegiatas, se confieran solo a maestros, médicos o incluso a licenciados. en teología, o ley canónica. Además, no será legal, en virtud de cualquier tipo de estatuto o costumbre, para aquellos que poseen, en dicha catedral o iglesias colegiatas, dignidades, canonjías, prebendas o porciones, para estar ausentes de esas iglesias, más de tres meses en cada año de ahorro, sin embargo, las constituciones de aquellas iglesias que requieren un servicio más prolongado; de lo contrario, cada ofensor, durante el primer año, se verá privado de la mitad de los frutos que ha adquirido por razón incluso de su prebenda y residencia. Pero, si vuelve a ser culpable de la misma negligencia, se le privará de todos los frutos que haya adquirido durante ese mismo año; y, a medida que aumente la contumacia, se procederá de acuerdo con el con- canonries, prebends, o sections, para ausentarse de esas iglesias, más de tres meses en cada año, pero, sin embargo, las constituciones de esas iglesias que requieren un servicio más prolongado; de lo contrario, cada ofensor será, durante el primer año, privado de una mitad de los frutos que ha hecho suyos por razón incluso de su prebenda y residencia. Pero, si vuelve a ser culpable de la misma negligencia, se le privará de todos los frutos que haya adquirido durante ese mismo año; y, a medida que aumente la contumacia, se procederá de acuerdo con el con- canonries, prebends, o sections, para ausentarse de esas iglesias, más de tres meses en cada año, pero, sin embargo, las constituciones de esas iglesias que requieren un servicio más prolongado; de lo contrario, cada ofensor será, durante el primer año, privado de una mitad de los frutos que ha hecho suyos por razón incluso de su prebenda y residencia. Pero, si vuelve a ser culpable de la misma negligencia, se le privará de todos los frutos que haya adquirido durante ese mismo año; y, a medida que aumente la contumacia, se procederá de acuerdo con el con- ser privado de una mitad de los frutos que él ha hecho suyos por razón incluso de su prebenda y residencia. Pero, si vuelve a ser culpable de la misma negligencia, se le privará de todos los frutos que haya adquirido durante ese mismo año; y, a medida que aumente la contumacia, se procederá de acuerdo con el con- ser privado de una mitad de los frutos que él ha hecho suyos por razón incluso de su prebenda y residencia. Pero, si vuelve a ser culpable de la misma negligencia, se le privará de todos los frutos que haya adquirido durante ese mismo año; y, a medida que aumente la contumacia, se procederá de acuerdo con el con-[Página 219] las instituciones de los cánones sagrados. En cuanto a las distribuciones; aquellos que han estado presentes en las horas indicadas los recibirán; todos los demás, con toda complicidad y remisión, los perderán, de conformidad con el decreto de Bonifacio VIII., que comienza, Consuetudinem, que el Santo Sínodo vuelve a poner en uso; cualquier estatutos o costumbres, a pesar de todo lo contrario. Y todos estarán obligados a realizar los oficios divinos en persona, y no por sustitutos; como también para asistir y servir al obispo al celebrar (misa) o realizar cualquier otra función pontificia; y reverentemente, clara y devotamente alabar el nombre de Dios, en himnos y cánticos, en el coro designado para la salmodia.

Además, en todo momento vestirán una vestimenta apropiada, tanto dentro como fuera de la iglesia; se abstendrá de la caza ilegal, la venta ambulante, el baile, las tabernas y gaines; y se distinguirá por su integridad de maneras, ya que con justicia se les puede llamar el Senado de la Iglesia. En cuanto a otros asuntos, con respecto a la manera adecuada de conducir los oficios divinos, la forma apropiada de cantar o cantar en él, las regulaciones específicas para reunirse en el coro y permanecer allí, como también lo que sea necesario con respecto a todos aquellos que ministro en la iglesia, y cualquier otra cosa similar; el Sínodo provincial prescribirá una forma fija en cada Cabeza, teniendo en cuenta la utilidad y los hábitos de cada provincia. Pero, mientras tanto, el obispo, ayudado por no menos de dos cánones, uno de los cuales será elegido por el obispo,

¿De qué manera se debe hacer provisión para las Iglesias de la Catedral y Parroquiales, algo menos dotadas? Las parroquias deben distinguirse por ciertos límites.

Ya que muchas iglesias catedralicias tienen tan pocos ingresos, y son tan pequeñas, que de ninguna manera se corresponden con la dignidad episcopal, ni son suficientes para las necesidades de las iglesias; el Consejo provincial, habiendo convocado a aquellos cuya [Página 220]intereses, examinará y sopesará con cuidado, qué iglesias puede ser conveniente, debido a su pequeña extensión, y su pobreza, para unirse a otros en el vecindario, o para aumentar con nuevos ingresos; y enviará los documentos preparados con respecto al Soberano Romano Pontífice; quien, conociendo de este modo el asunto, deberá, por propia prudencia, según lo juzgue oportuno, o bien unir las iglesias poco provistas, o mejorarlas mediante algún aumento derivado de los frutos. Pero, mientras tanto, hasta que las cosas antes mencionadas se lleven a efecto, el Soberano Pontífice puede proporcionar, por ciertos beneficios, para aquellos obispos que, debido a la pobreza de sus diócesis, necesitan la ayuda de ciertos frutos; sin embargo, esos beneficios no son curas, ni dignidades, canonjías,

In parish churches also, the fruits of which are in like manner so slight that they are not sufficient to meet the necessary charges, the bishop,-if unable to provide for the exigency by a union of benefices, not however those belonging to Regulars,-shall make it his care, that, by the assignment of first fruits, or tithes, or by the contributions and collections of the parishioners, or in some other way that shall seem to him more suitable, as much be amassed as may decently suffice for the necessities of the rector and of the parish.

Pero en cualquier unión que se tenga que hacer, ya sea por las causas antes mencionadas, o por otros, las iglesias parroquiales no se unirán a ningún monasterios, ni a las abadías, ni a las dignidades, ni a las prebendas de una catedral o iglesia colegial, ni a ningún otro beneficios simples, hospitales u órdenes militares; y los que están tan unidos serán tomados nuevamente en cuenta por los Ordinarios, de acuerdo con el decreto ya hecho en este mismo Sínodo, bajo Pablo III., de feliz memoria, que también se observará por igual con respecto a aquellas uniones que han sido hechas de ese tiempo hasta el presente; a pesar de que cualquier forma de palabras pueda haber sido utilizada allí, lo cual se considerará suficientemente expresado aquí.

Además, todas esas iglesias catedralicias, cuyos ingresos, [Página 221]en valor anual real, no excede la suma de mil ducados, y aquellas iglesias parroquiales en donde no excede la suma de cien ducados, no serán para el futuro abonadas con ningún tipo de pensión o reserva de frutos. Además, en aquellas ciudades y lugares donde las iglesias parroquiales no tienen límites, ni los rectores tienen su propio pueblo para gobernar, sino que administran los sacramentos a todos los que indiscriminadamente los desean, el Santo Sínodo ordena a los obispos, que para el mayor seguridad de la salvación de las almas comprometidas a su cargo, habiendo dividido al pueblo en parroquias fijas y propias, asignarán a cada parroquia su propio párroco perpetuo y peculiar que conozca a sus propios feligreses, y de quien solo puedan lícitamente recibir los sacramentos; o los obispos harán las demás disposiciones que sean más beneficiosas, según lo requiera el carácter del lugar. También se encargarán de que se haga lo mismo, lo antes posible, en aquellas ciudades y lugares donde no hay iglesias parroquiales: privilegios y costumbres, aunque sean inmemoriales, contrariamente a lo contrario.

En promociones a beneficios, o en admisiones en posesión de los mismos, están prohibidas las deducciones de los frutos, no aplicadas a usos piadosos.

En muchas iglesias, así como en la catedral como colegiada y parroquial, se entiende que es la práctica, derivada de las constituciones de la misma, o de una mala costumbre, que sobre cualquier elección, presentación, institución, confirmación, intercalación u otra disposición, o al momento de la admisión a la posesión de cualquier iglesia catedral, beneficio, canonjías o prebendas, o una participación en los ingresos, o las distribuciones diarias, se introducen ciertas condiciones, o deducciones de los frutos, ciertos pagos, promesas, compensaciones ilegales , como también las ganancias que hay en algunas iglesias llamadas Turnorum lucra; y [Página 222]mientras que el Santo Sínodo detesta estas prácticas, impone a los obispos que no sufran nada por el estilo, a menos que los ingresos se conviertan en usos piadosos, ni permitan ninguno de esos modos de entrar (en los beneficios) que llevan consigo una sospecha de una mancha simoníacal, o de avaricia sórdida; y ellos mismos deberán tomar conocimiento cuidadosamente de sus constituciones o costumbres en los puntos anteriores; y, aquellos que solo se conservan y que aprobarán como loables, el resto lo rechazarán y abolirán por corrupto y escandaloso. Y decreta que aquellos, que actúen de manera contraria a las cosas comprendidas en este presente decreto, incurran en las penas establecidas contra los simoníacos por los cánones sagrados y diversas constituciones de los Soberanos Pontífices, todo lo cual este Sínodo renueva; cualquier estatutos, constituciones, costumbres, aunque es inmemorial, aunque confirmado por la autoridad apostólica, a pesar de todo lo contrario; el obispo, como delegado de la Sede Apostólica, tiene poder para tomar conocimiento de cualquier surreption, obreption, o defecto de intención, con respecto a esto.

Método para aumentar las leves precurvas de la Catedral y de las eminentes Iglesias Colegiadas.

En la catedral, y eminente colegial, iglesias, donde las prebendas son numerosas, y tan pequeñas, que, incluso con las distribuciones diarias, no son suficientes para el mantenimiento decente del rango de los cánones, de acuerdo con el carácter del lugar, y de las personas, será lícito para el obispo, con el consentimiento del Capítulo, o bien unir ciertos beneficios simples, sin embargo, como pertenecientes a Regulares, o, si una disposición no puede hacerse de esta manera, pueden reducir esas prebendas a un número menor, mediante la supresión de algunos de ellos, -con el consentimiento del cliente, si el derecho de clientelismo pertenece a los legos, -los frutos y el producto de los cuales se aplicarán a las distribuciones diarias de las prebendas restantes; aún así, sin embargo, que se dejará tal número como sea conveniente para la celebración del culto divino,[Página 223] y ser adecuado para la dignidad de la iglesia; cualquier constitucion y privilegio de cualquier tipo, o cualquier reserva general o especial, o cualquier aplicación que sea, por el contrario a pesar de ello: ni las uniones mencionadas o supresiones serán anuladas o impedidas por cualquier forma de provisión, ni siquiera en virtud de cualquier renuncia , o por cualquier otra derogación o suspensión.

Qué deberes recae sobre el Capítulo durante la vacante de una Sede.

Cuando una Sede está vacante, el Capítulo, en aquellos lugares donde el deber de recibir los frutos recae sobre él, debe designar a uno o más mayordomos fieles y diligentes para que se hagan cargo de la propiedad y los ingresos de la iglesia, de los cuales luego darán una cuenta para él a quien pueda considerar. También estará absolutamente obligado, dentro de los ocho días posteriores al fallecimiento del obispo, a designar un funcionario o vicario, o para confirmar a aquel que ocupa ese cargo; quien por lo menos será un doctor, o un licenciado, de la ley canónica, o de otra manera como una persona competente que se pueda procurar: si algo se hace contrario a esto, la cita antedicha se transferirá al metropolitano. Y si la iglesia es ella misma metropolitana, o está exenta, y el Capítulo será, como se dijo anteriormente, negligente, entonces el más viejo de los obispos sufragáneos en esa iglesia metropolitana, y el obispo más cercano con respecto a esa iglesia que está exenta, tienen poder para nombrar a un administrador y vicario competente. Y el obispo, que es promovido a dicha iglesia vacante, exigirá, de dicho mayordomo, vicario y todos los demás oficiales y administradores, que, durante la vacante de la Sede, fueron designados por el Capítulo u otros, en su habitación, -aunque deberían pertenecer al Capítulo mismo-, una descripción de las cosas que le conciernen, de sus funciones, jurisdicción, administración o de cualquier otro cargo que le incumba; y tendrá de dicho mayordomo, vicario y todos los demás oficiales y administradores, que, durante la vacante de la Sede, fueron nombrados por su Capítulo, u otros, en su habitación, -aunque debían pertenecer al Capítulo mismo, cuenta de las cosas que le conciernen, de sus funciones, jurisdicción, administración o de cualquier otro cargo que tengan; y tendrá de dicho mayordomo, vicario y todos los demás oficiales y administradores, que, durante la vacante de la Sede, fueron nombrados por su Capítulo, u otros, en su habitación, -aunque debían pertenecer al Capítulo mismo, cuenta de las cosas que le conciernen, de sus funciones, jurisdicción, administración o de cualquier otro cargo que tengan; y tendrá[Página 224] poder para castigar a quienes hayan sido culpables de cualquier delito en su cargo o administración, incluso si los oficiales mencionados anteriormente, habiendo entregado en sus cuentas, pueden haber obtenido una renuncia o ser despedidos del Capítulo, o aquellos delegados de ese modo. El Capítulo también estará obligado a rendirle cuentas al dicho obispo de cualquier documento perteneciente a la iglesia, si alguno de ellos ha entrado en posesión del mismo.

En tal caso, es lícito otorgar más de un beneficio a un individuo; y para él retener lo mismo.

Mientras que el orden eclesiástico se pervierte cuando un clérigo ocupa los puestos de varios, los cánones sagrados han provisto de manera santa que nadie debería estar inscrito en dos iglesias. Pero, viendo que muchos, a través de la pasión de la codicia impía engañándose a sí mismos, no a Dios, no se avergüenzan de eludir, por diversos artificios, lo que ha sido tan excelentemente ordenado, y de tener varios beneficios al mismo tiempo; el santo Sínodo, que desea restablecer la disciplina requerida para el gobierno de la iglesia, mediante este presente decreto, que ordena ser observado con respecto a todas las personas, sea cual fuere el título que se distinga, aunque sea por la dignidad de el Cardinalate, -ordenador, que, para el futuro, solo se otorgará un beneficio eclesiástico a una y la misma persona. Si, de hecho, ese beneficio no es suficiente para proporcionar un medio de vida decente a la persona a la que se le confiere, será lícito otorgarle otro beneficio simple que pueda ser suficiente; siempre que ambos no requieran residencia personal. Y lo anterior se aplicará no solo a las iglesias catedralicias, sino también a todos los demás beneficios, ya sean Seculares o Regulares, incluso a aquellos celebrados en commendam, de cualquier título y calidad que puedan ser. Pero aquellos que actualmente tienen varias iglesias parroquiales, o una catedral y una iglesia parroquial, estarán absolutamente obligados, -todas las dispensaciones y uniones de por vida a pesar de lo contrario, -reteniendo solo una iglesia parroquial, o solo la iglesia catedral, a renunciar a la otra parroquial entonces será lícito otorgarle algún otro beneficio simple que pueda ser suficiente; siempre que ambos no requieran residencia personal. Y lo anterior se aplicará no solo a las iglesias catedralicias, sino también a todos los demás beneficios, ya sean Seculares o Regulares, incluso a aquellos celebrados en commendam, de cualquier título y calidad que puedan ser. Pero aquellos que actualmente tienen varias iglesias parroquiales, o una catedral y una iglesia parroquial, estarán absolutamente obligados, -todas las dispensaciones y uniones de por vida a pesar de lo contrario, -reteniendo solo una iglesia parroquial, o solo la iglesia catedral, a renunciar a la otra parroquial entonces será lícito otorgarle algún otro beneficio simple que pueda ser suficiente; siempre que ambos no requieran residencia personal. Y lo anterior se aplicará no solo a las iglesias catedralicias, sino también a todos los demás beneficios, ya sean Seculares o Regulares, incluso a aquellos celebrados en commendam, de cualquier título y calidad que puedan ser. Pero aquellos que actualmente tienen varias iglesias parroquiales, o una catedral y una iglesia parroquial, estarán absolutamente obligados, -todas las dispensaciones y uniones de por vida a pesar de lo contrario, -reteniendo solo una iglesia parroquial, o solo la iglesia catedral, a renunciar a la otra parroquial sino también a todos los demás beneficios, ya sean Seculares o Regulares, incluso a aquellos celebrados en commendam, de cualquier título y calidad que puedan ser. Pero aquellos que actualmente tienen varias iglesias parroquiales, o una catedral y una iglesia parroquial, estarán absolutamente obligados, -todas las dispensaciones y uniones de por vida a pesar de lo contrario, -reteniendo solo una iglesia parroquial, o solo la iglesia catedral, a renunciar a la otra parroquial sino también a todos los demás beneficios, ya sean Seculares o Regulares, incluso a aquellos celebrados en commendam, de cualquier título y calidad que puedan ser. Pero aquellos que actualmente tienen varias iglesias parroquiales, o una catedral y una iglesia parroquial, estarán absolutamente obligados, -todas las dispensaciones y uniones de por vida a pesar de lo contrario, -reteniendo solo una iglesia parroquial, o solo la iglesia catedral, a renunciar a la otra parroquial[Página 225] iglesias en el espacio de seis meses; de lo contrario, las iglesias parroquiales, como también todos los beneficios que poseen, se contabilizarán ipso jure nulo, y como nulo se otorgará libremente a otras personas competentes; ni los que previamente los tuvieron pudieron conservar los frutos de ello, con una conciencia segura, después de dicho tiempo. Pero el santo Sínodo desea que se haga una provisión de la manera adecuada, como pueda parecerle al Soberano Pontífice, para las necesidades de aquellos que dimitan.

Al quedar vacante una iglesia parroquial, el obispo debe asignar un vicario hasta que se le proporcione un sacerdote de la parroquia: de qué manera y por quiénes deben ser examinados los nominados a las iglesias parroquiales.

Es sumamente conveniente para la salvación de las almas que sean gobernadas por sacerdotes dignos y competentes de la parroquia. Para que se cumpla con mayor cuidado y efecto, el santo Sínodo ordena que cuando ocurra una vacante en una iglesia parroquial, ya sea por muerte o por renuncia, incluso en la corte romana, o de cualquier otra manera, aunque se puede alegar que el cargo de la misma recae sobre la iglesia (misma) o sobre el obispo, y aunque puede ser servida por uno o más sacerdotes, y esto no exceptuando incluso aquellas iglesias llamadas patrimoniales, o receptivas, en donde El obispo ha estado acostumbrado a asignar la cura de las almas a uno o más (sacerdotes), todos los cuales, como ordena este Sínodo, deben someterse al examen aquí prescrito más adelante, aunque, además, dicha iglesia parroquial puede estar reservada. , o apropiado, ya sea en general o en especial, por virtud incluso de un indulto, o privilegio otorgado a favor de los cardenales de la Santa Iglesia Romana, o de ciertos abades, o capítulos; será deber del obispo, a la vez, al obtener información de la vacante de la iglesia,[Página 226]designar, si es necesario, un vicario competente para el mismo - con una asignación adecuada, a su propia discreción, de una parte de los frutos de la misma - para apoyar los deberes de dicha iglesia, hasta que se le proporcione un rector. Además, el obispo, y el que tiene el derecho de mecenazgo, dentro de los diez días, o en cualquier otro término como el obispo, prescribirá, nominará, en presencia de los que serán delegados como examinadores, ciertos clérigos como capaces de gobernar la mencionada iglesia Sin embargo, será libre para otros también, que puedan conocer a cualquiera que sea apto para el oficio, dar en sus nombres, que luego se haga un escrutinio diligente en cuanto a la edad, la moral y la suficiencia de cada uno. E incluso, si el obispo o el Sínodo provincial, teniendo en cuenta la costumbre del país, juzga esto más conveniente, - aquellos que deseen ser examinados pueden ser citados por un aviso público. Cuando haya transcurrido el tiempo señalado, todos aquellos cuyos nombres hayan sido ingresados ​​serán examinados por el obispo o, si lo impide, su Vicario general y los demás examinadores, que no podrán ser menos de tres; a cuyos votos, si deben ser iguales o dados a individuos distintos, el obispo o su vicario pueden agregar los suyos, a favor de quien ellos consideren más conveniente.

Y en cuanto a los examinadores, al menos seis serán propuestos anualmente por el obispo, o por su vicario, en el sínodo diocesano; quién será aquel que satisfaga, y será aprobado por, dicho Sínodo. Y sobre cualquier vacante que ocurra en cualquier iglesia, el obispo seleccionará tres de ese número para hacer el examen con él; y luego, en otra vacante siguiente, seleccionará, de los seis antes mencionados, a los otros tres, a quienes él prefiera. Pero dichos examinadores serán maestros, o doctores, o licenciados en teología, o en el derecho canónico, u otros clérigos, ya sean Regulares, -incluso del orden de los mendicantes, -o Seculares, como mejor se adapten; y todos jurarán sobre los santos Evangelios de Dios, que ellos, dejando de lado todo afecto humano, cumplirán fielmente su deber. Y deberán guardarse de recibir cualquier cosa, ya sea antes o después, a causa de este examen; de lo contrario, tanto los receptores como los donantes incurrirán en la culpabilidad de la simonía, de la cual no serán capaces de[Página 227] absuelto, hasta que hayan renunciado a los beneficios de los que estaban poseídos de cualquier manera, incluso antes de este acto; y se volverán incapaces de otros para el tiempo venidero. Y con respecto a todos estos asuntos, estarán obligados a rendir cuentas, no solo a Dios, sino también, si es necesario, al Sínodo provincial, que tendrá poder para castigarlos severamente, a su discreción, si es averiguado que han hecho algo contrario a su deber.

Luego, después de completar el examen, se hará un informe de todos aquellos que hayan sido juzgados, por dichos examinadores, adecuados por edad, moral, aprendizaje, prudencia y otras calificaciones adecuadas, para gobernar la iglesia vacante; y de estos el obispo seleccionará a aquel a quien juzgue más apto de todos; y para él y para nadie más, la iglesia será cotejada por aquel a quien pertenece para citarla. Pero, si la iglesia está bajo patrocinio eclesiástico, y la institución pertenece al obispo, y a nadie más, quienquiera que el patrón juzgue el más digno de entre los que han sido aprobados por los examinadores, él estará obligado a presente al obispo, para que pueda recibir la institución de él: pero cuando la institución proceda de alguien que no sea el obispo,

Pero si es bajo patrocinio de laicos, el individuo que será presentado por el patrón, debe ser examinado, como se indicó anteriormente, por los delegados allí, y no debe ser admitido, a menos que se encuentre en forma. Y, en todos los casos antes mencionados, a ninguno más que a uno de aquellos que han sido examinados como se mencionó anteriormente, y que han sido aprobados por los examinadores, de acuerdo con la regla prescrita anteriormente, la iglesia se comprometerá, devolución, o apelación, interpuesta incluso ante la Sede Apostólica, o los legados, vice-legados o nuncios de esa sede, o ante cualquier obispo, metropolitano, primado o patriarca, obstaculizan o suspenden el informe de los referidos examinadores de ser llevado a ejecución: para el resto, el vicario que el obispo tiene, según su propio criterio, ya asignado por el momento a la iglesia vacante,[Página 228] a tal efecto , no será removido del cargo y la administración de dicha iglesia, hasta que sea provisto, ya sea por el nombramiento del propio vicario, o de otra persona, que haya sido aprobado y elegido como arriba : y todas las disposiciones e instituciones hechas de otra manera que según el formulario antes mencionado, se contabilizarán subrepticiamente: cualquier exención, indulto, privilegio, prevenciones, asignaciones, nuevas disposiciones, indultos otorgados a cualquier universidad, incluso por una suma determinada, y cualquier otro impedimento que sea, en oposición a este decreto, no obstante.

Sin embargo, si dichas iglesias parroquiales deben tener tan pocos ingresos, no deben permitir el problema de todo este examen; o nadie debería intentar someterse a este examen; o si, en razón de las facciones abiertas, o disensiones, que se encuentran en algunos lugares, más disputas y tumultos más graves pueden ser fácilmente excitados por eso; el Ordinario puede, omitiendo esta formalidad, recurrir a un examen privado, si, en su conciencia, con el asesoramiento de (los examinadores) delegados, juzgará este expediente; observando sin embargo las otras cosas según lo prescrito arriba. También será lícito para el Sínodo provincial, si juzga que hay detalles que deberían agregarse o recortarse de los reglamentos anteriores sobre la forma de examen, para proporcionar en consecuencia.

Mandatos 'de providendo', 'Expectativas y otras cosas del mismo tipo son derogadas.

El santo Concilio ordena, que los mandatos para las promociones contingentes y aquellas gracias que se llaman expectante, no serán ningún concederse más que nadie, ni siquiera a los colegios, universidades, senados, o para cualquier individuo en absoluto, ni siquiera [Página 220] , aunque bajo el nombre de un indulto, o hasta una cierta suma, o bajo cualquier otro título coloreable; ni será lícito para nadie hacer uso de los que se han concedido hasta ahora. Por lo tanto, ni las reservas mentales, ni ninguna otra gracia en relación con las futuras vacantes en beneficios, ni los indultos que se aplican a las iglesias pertenecientes a otros, o a los monasterios, se otorgan a cualquiera, ni siquiera cardenales de la Santa Iglesia Romana; y los concedidos hasta ahora se considerarán abrogados.

Se prescribe la manera de conducir causas, pertenecientes a la corte eclesiástica.

Todas las causas que pertenezcan de algún modo al tribunal eclesiástico, aunque se relacionen con los beneficios, se tomarán en cuenta, en primera instancia, ante los Ordinarios de los lugares solamente; y se dará por terminado por completo dentro de los dos años a más tardar desde el momento en que se entabló la demanda: de lo contrario, al vencimiento de ese período, las partes, o cualquiera de ellas, tendrán derecho a recurrir a un superior, pero de lo contrario, jueces competentes, que se encargarán de la causa tal como se mantendrá y se encargarán de que finalice con todos los envíos posibles; ni, antes de ese período, las causas se comprometerán con ninguna otra (que los Ordinarios), ni se transferirán de allí; ni los recursos interpuestos por esas partes serán recibidos por ningún juez superior de ningún tipo; ni ninguna comisión, o la inhibición será emitida por ellos, excepto en una sentencia definitiva, o una que tenga la fuerza de la misma, y ​​la queja que surja de la cual no puede ser reparado por una apelación de esa sentencia definitiva. De lo anterior se exceptúan las causas que, de acuerdo con el nombramiento de los cánones, deben ser juzgadas ante la Sede Apostólica, o las que el Soberano Pontífice Romano debe tomar, para una causa urgente y[Página 221] causa razonable, juez apto para nombrar, o para avocar, para su propia audiencia, por un rescripto especial bajo la firma de su Santidad firmado con sus propias manos.

Además, las causas matrimoniales y criminales no se dejarán al juicio de los decanos, archidiáconos y otros inferiores, incluso en el curso de su visita, sino que se reservarán para el examen y la jurisdicción del obispo solamente; aunque debe haber, en este momento presente, una demanda pendiente, en cualquier etapa del proceso, entre cualquier obispo, y el decano, o archidiácono, tocando el conocimiento de esta clase de causas: y si, en cualquier dicha causa matrimonial, una de las partes probará verdaderamente su propiedad en presencia del obispo, no será obligado a declararse fuera de la provincia, ya sea en la segunda o tercera etapa de la demanda, a menos que la otra parte disponga lo contrario. su mantenimiento, y también soportar los gastos de la demanda.

Los legados también, aunque de latere, nuncios, gobernadores eclesiásticos u otros, no solo no supondrán, en virtud de ningún poder, impedir a los obispos en las causas antes mencionadas, o de cualquier manera arrebatarles, o perturbar su jurisdicción, pero ni siquiera procederán contra clérigos, u otras personas eclesiásticas, hasta que el obispo haya sido aplicado por primera vez, y se haya mostrado negligente; de lo contrario, sus procedimientos y ordenanzas no tendrán vigencia y estarán obligados a satisfacer a las partes por los daños y perjuicios que hayan sufrido.

Además, si una apelación individual en esos casos permitida por la ley, o presenta una queja tocante a cualquier agravio, o tiene recurso, como se mencionó anteriormente, ante un juez, por el transcurso de dos años, estará obligado a transferir, a su propios gastos, para el juez de apelación, todos los actos de los procedimientos que han tenido lugar ante el obispo, habiendo dado, sin embargo, notificación previa de dicho obispo; De modo que, si le parece conveniente comunicar cualquier información sobre la demanda, puede informar al juez de apelación. Pero si el apelado [Página 231] aparecerá, y deberá estar también obligado a soportar su parte de los costos de la transferencia de esos actos, siempre que desee hacer uso de los mismos; a menos que sea la costumbre del lugar actuar de otra manera, a saber, que los costos totales deben ser asumidos por el apelante.

Además, el notario estará obligado a proporcionar al apelante, con el pago de la tarifa adecuada, una copia de los procedimientos tan pronto como sea posible, y dentro de un mes a más tardar. Y si ese notario ser culpable de fraude en retrasar el dar dicha copia, será suspendido del ejercicio de su cargo, según el criterio de lo común, y ser condenado a pagar el doble de los costos de la demanda, que se dividirá entre el apelante y los pobres del lugar. Pero si el juez debe también a sí mismo ser consciente de, y cómplice, este retraso, o si se levantará de cualquier otro modo los obstáculos contra todo el procedimiento que se entregan a través de la parte recurrente dentro de los antes mencionado plazo, que será sometido a la la misma pena de pagar el doble de los costos, como arriba; no obstante, con respecto a todos los asuntos mencionados,

Se declara que, por ciertas palabras usadas anteriormente, la forma habitual de tratar las empresas en los Consejos Generales no cambia.

El santo Concilio, -siendo deseosos de que ningún motivo de duda podrá, en cualquier período futuro, surgen de los decretos que ha publicado, la explicación de las palabras -en contenida en un decreto publicado en la primera reunión, bajo nuestro bienaventurado señor, Pío IV., a saber, "que, los legados y presidentes proponen, será al mismo santo Concilio aparecerá adecuada y apropiada para mitigar las calamidades de estos tiempos, terminando las controversias respecto a la religión, restringiendo lenguas engañosas, la corrección de los abusos de las costumbres depravadas , y procurando para la iglesia una paz verdadera y cristiana, "declara que no fue Su [Página 232]intención de que, con las palabras anteriores, la manera habitual de tratar las cuestiones en los consejos generales se modifique en cualquier aspecto; o que cualquier cosa nueva, además de la que ha sido establecida hasta ahora por los cánones sagrados, o por la forma de los Concilios generales, debe agregarse o tomarse de cualquiera.

INDICACIÓN DE LA SIGUIENTE SESIÓN.

Por otra parte, el mismo sagrado y santo ordenanzas y decretos del Sínodo, que la siguiente sesión subsiguiente se celebrará el jueves después de la Concepción de la Santísima Virgen María, que será el noveno día del próximo diciembre, con el poder también de abreviar ese término. En esa sesión se tratará el capítulo sexto que ahora se difiere hasta entonces, y los capítulos restantes sobre la Reforma que ya han sido expuestos, y otros asuntos que se relacionan con el mismo. Y si parece conveniente, y el tiempo lo permite, ciertos dogmas también pueden ser tratados, ya que en su propia temporada se propondrán en las congregaciones.

El término fijado para la sesión fue abreviado.

El Concilio de Trento, J. Waterworth, parte VII

SESIÓN EL VIGÉSIMO QUINTO,

Comenzó en el tercero, y terminó el cuarto día de diciembre, MDLXIII., Siendo el noveno y último bajo el Soberano Pontífice, Pío IV.

DECRETO RELATIVO AL PURGATORIO.

Mientras que la Iglesia Católica, instruida por el Espíritu Santo, ha enseñado, a partir de las escrituras sagradas y la antigua tradición de los Padres, en concilios sagrados, y muy recientemente en este Sínodo ecuménico, que hay un Purgatorio, y que las almas allí detenidos son ayudados por los sufragios de los fieles, [Página 233]pero principalmente por el sacrificio aceptable del altar; el santo Sínodo ordena a los obispos que se empeñen diligentemente en que la sólida doctrina sobre el Purgatorio, transmitida por los santos Padres y los concilios sagrados, sea creída, mantenida, enseñada y proclamada en todas partes por los fieles de Cristo. Pero que las preguntas más difíciles y sutiles, y que no tienden a la edificación, y de las cuales en su mayor parte no hay aumento de la piedad, sean excluidas de los discursos populares ante la multitud inculta. De la misma manera, tales cosas que son inciertas, o que trabajan bajo la apariencia de error, no permitan que se hagan públicas y se las trate. Mientras que aquellas cosas que tienden a un cierto tipo de curiosidad o superstición, o que saborean el lucro sucio, que los prohíban como escándalos y piedras de tropiezo de los fieles. Pero que los obispos se preocupen, que los sufragios de los fieles que están viviendo, a saber, los sacrificios de misas, oraciones, limosnas y otras obras de piedad, que solían ser realizados por los fieles para los demás fieles difuntos, ser realizado piadosa y devotamente, de acuerdo con los institutos de la iglesia; y que todo lo que sea debido en su nombre, de las dotaciones de los testadores, o de otra manera, sea dado de alta, no de manera superficial, sino con diligencia y precisión, por los sacerdotes y ministros de la iglesia, y otros que están obligados a rendir este servicio). ser realizado piadosa y devotamente, de acuerdo con los institutos de la iglesia; y que todo lo que sea debido en su nombre, de las dotaciones de los testadores, o de otra manera, sea dado de alta, no de manera superficial, sino con diligencia y precisión, por los sacerdotes y ministros de la iglesia, y otros que están obligados a rendir este servicio). ser realizado piadosa y devotamente, de acuerdo con los institutos de la iglesia; y que todo lo que sea debido en su nombre, de las dotaciones de los testadores, o de otra manera, sea dado de alta, no de manera superficial, sino con diligencia y precisión, por los sacerdotes y ministros de la iglesia, y otros que están obligados a rendir este servicio).

SOBRE LA INVOCACIÓN, VENERACIÓN Y RELIQUIAS, DE LOS SANTOS, Y SOBRE LAS IMÁGENES SAGRADAS.

El santo Sínodo ordena a todos los obispos y otros que sostienen el cargo y se encargan de enseñar, que, de acuerdo con el uso de la Iglesia Católica y Apostólica, recibido de los tiempos primitivos de la religión cristiana, y de acuerdo con el consentimiento de la santa Padres, y a los decretos de los Concilios sagrados, especialmente instruyen diligentemente a los fieles acerca de la intercesión e invocación de los santos; el honor (pagado) a [Página 234]reliquias; y el uso legítimo de imágenes: enseñándoles que los santos, que reinaron junto con Cristo, ofrecen sus propias oraciones a Dios por los hombres; que es bueno y útil suplicar invocarlos, y recurrir a sus oraciones, ayuda, (y) ayuda para obtener beneficios de Dios, a través de su Hijo, Jesucristo nuestro Señor, que es nuestro único Redentor y Salvador; pero que piensan impíamente, que niegan que los santos, que gozan de la felicidad eterna en el cielo, sean invocados; o que afirman que no oran por los hombres; o, que la invocación de ellos para orar por cada uno de nosotros, incluso en particular, es idolatría; o, que es repugnante a la palabra de Dios; y se opone al honor del único mediador de Dios y los hombres, Cristo Jesús; o, que es una tontería suplicar, vocal o mentalmente, a aquellos que reinan en el cielo. También, que los santos cuerpos de los santos mártires, y de otros que ahora viven con Cristo, cuyos cuerpos eran los miembros vivientes de Cristo y el templo del Espíritu Santo, y que son por él resucitados para la vida eterna y para ser glorificados , - deben ser venerados por los fieles; a través de los cuales (los cuerpos) Dios concede muchos beneficios a los hombres; de modo que aquellos que afirman que la veneración y el honor no se deben a las reliquias de los santos; o que estos y otros monumentos sagrados son honrados inútilmente por los fieles; y que los lugares dedicados a las memorias de los santos son en vano visitados con el fin de obtener su ayuda; deben ser condenados por completo, como la Iglesia ya ha sido condenada desde hace mucho tiempo, y ahora también los condena. y el templo del Espíritu Santo, y que por él han resucitado para vida eterna y para ser glorificados, deben ser venerados por los fieles; a través de los cuales (los cuerpos) Dios concede muchos beneficios a los hombres; de modo que aquellos que afirman que la veneración y el honor no se deben a las reliquias de los santos; o que estos y otros monumentos sagrados son honrados inútilmente por los fieles; y que los lugares dedicados a las memorias de los santos son en vano visitados con el fin de obtener su ayuda; deben ser condenados por completo, como la Iglesia ya ha sido condenada desde hace mucho tiempo, y ahora también los condena. y el templo del Espíritu Santo, y que por él han resucitado para vida eterna y para ser glorificados, deben ser venerados por los fieles; a través de los cuales (los cuerpos) Dios concede muchos beneficios a los hombres; de modo que aquellos que afirman que la veneración y el honor no se deben a las reliquias de los santos; o que estos y otros monumentos sagrados son honrados inútilmente por los fieles; y que los lugares dedicados a las memorias de los santos son en vano visitados con el fin de obtener su ayuda; deben ser condenados por completo, como la Iglesia ya ha sido condenada desde hace mucho tiempo, y ahora también los condena. de modo que aquellos que afirman que la veneración y el honor no se deben a las reliquias de los santos; o que estos y otros monumentos sagrados son honrados inútilmente por los fieles; y que los lugares dedicados a las memorias de los santos son en vano visitados con el fin de obtener su ayuda; deben ser condenados por completo, como la Iglesia ya ha sido condenada desde hace mucho tiempo, y ahora también los condena. de modo que aquellos que afirman que la veneración y el honor no se deben a las reliquias de los santos; o que estos y otros monumentos sagrados son honrados inútilmente por los fieles; y que los lugares dedicados a las memorias de los santos son en vano visitados con el fin de obtener su ayuda; deben ser condenados por completo, como la Iglesia ya ha sido condenada desde hace mucho tiempo, y ahora también los condena.

Además, que las imágenes de Cristo, de la Virgen Madre de Dios y de los otros santos, deben tenerse y conservarse particularmente en los templos, y que se les debe dar honor y veneración; no se cree que haya en ellos ninguna divinidad o virtud, a causa de la cual deben ser adorados; o que se les debe pedir algo; o, esa confianza debe reposar en imágenes, como era antiguamente hecha por los gentiles que colocaron [Página 235]su esperanza en ídolos; sino porque el honor que se les muestra se refiere a los prototipos que esas imágenes representan; de tal manera que por las imágenes que besamos y ante las cuales descubrimos la cabeza y nos postramos, adoramos a Cristo; y veneramos a los santos, cuya similitud llevan: como, por los decretos de los Concilios, y especialmente del segundo Sínodo de Nicea, se ha definido contra los oponentes de las imágenes.

Y los obispos deberán enseñar cuidadosamente esto, que, por medio de las historias de los misterios de nuestra Redención, retratados por pinturas u otras representaciones, el pueblo es instruido, y confirmado en (el hábito de) recordar, y continuamente revolviendo en mente los artículos de fe; como también ese gran beneficio se deriva de todas las imágenes sagradas, no solo porque las personas son amonestadas de los beneficios y dones que Cristo les concede, sino también porque los milagros que Dios ha realizado por medio de los santos, y sus ejemplos saludables , son puestos ante los ojos de los fieles; para que puedan dar gracias a Dios por esas cosas; puede ordenar sus propias vidas y modales a imitación de los santos; y puede estar emocionado de adorar y amar a Dios, y cultivar la piedad. Pero si alguien enseña o tiene sentimientos, contrario a estos decretos; deja que sea anatema

Y si algún abuso se ha deslizado entre estas observancias santas y saludables, el santo Sínodo desea ardientemente que sean abolidos por completo; de tal manera que no se establezcan imágenes (sugestivas) de falsa doctrina y que proporcionen ocasiones de error peligroso a los incultos. Y si a veces, cuando sea conveniente para las personas iletradas; sucede que los hechos y las narraciones de la Sagrada Escritura son retratados y representados; la gente debe ser enseñada, que no es representada la Divinidad, como si pudiera ser vista por los ojos del cuerpo, o retratada por colores o figuras.

Además, en la invocación de los santos, la veneración de las reliquias y el uso sagrado de las imágenes, se eliminará toda superstición, se abolirá todo lucro inmundo; finalmente, toda lascivia será [Página 236] evitada; de tal manera que las figuras no deben ser pintadas o adornadas con una belleza excitante para la lujuria; ni la celebración de los santos, ni la visita de las reliquias por parte de nadie pervertido en revelaciones y embriaguez; como si los festivales fueran celebrados al honor de los santos por el lujo y el desenfreno.

En fin, que los obispos utilicen tan gran cuidado y diligencia aquí, ya que no se ve nada que sea desordenado, o que esté impropiamente o confusamente organizado, nada que sea profano, nada indecoroso, viendo que la santidad se convierte en la casa de Dios.

Y que estas cosas sean las más fielmente observadas, el santo Sínodo ordena, que nadie se le permita colocar, o hacer colocar, cualquier imagen inusual, en cualquier lugar, o iglesia, como quiera que esté exenta, excepto que esa imagen haya sido aprobada del obispo: también, que no se deben reconocer nuevos milagros, ni reconocer nuevas reliquias, a menos que dicho obispo haya tomado conocimiento y lo haya aprobado; quien, tan pronto como haya obtenido cierta información con respecto a estos asuntos, deberá, después de haber tomado el consejo de los teólogos y de otros hombres piadosos, actuar en él como lo juzgará para estar en consonancia con la verdad y la piedad. Pero si un abuso dudoso o difícil tiene que ser extirpado; o, en fin, si surge una cuestión más grave sobre estos asuntos, el obispo, antes de decidir la controversia, esperará la sentencia del metropolitano y de los obispos de la provincia, en un Consejo provincial; aún así, que nada nuevo, o que previamente no ha sido usual en la Iglesia, se resolverá, sin haber consultado previamente al más santo pontífice romano.

El mismo Sínodo sagrado y santo, enjuiciando el tema de la reforma, ha pensado que las cosas que siguen sean ordenadas.

Todos los Regulares ordenarán sus vidas de acuerdo con lo prescrito por la regla que han profesado; Los superiores deben proporcionar diligentemente que esto se haga.

Puesto que el santo Sínodo no ignora cuánto esplendor y utilidad se acumulan en la Iglesia de Dios, desde monasterios piadosamente instituidos y correctamente administrados; Tiene, - para el final que la disciplina antigua y regular puede ser restaurada más fácil y rápidamente, donde se ha caído, y puede ser la más firmemente mantenida, donde se ha conservado, - pensó que era necesario prohibir , como en este decreto ordena, que todos los Regulares, así como los hombres, como mujeres, ordenan y regulan sus vidas de acuerdo con los requisitos de la regla que han profesado; y sobre todo que observen fielmente todo lo que pertenece a la perfección de su profesión, como los votos de obediencia, pobreza y castidad, como también todos los otros votos y preceptos que pueden ser peculiares a cualquier regla u orden, respectivamente, que pertenecen al carácter esencial de cada uno, y que se refieren a la observancia de un modo de vida, comida y vestimenta comunes. Y todos los cuidados y la diligencia serán utilizados por los Superiores, tanto en los Capítulos generales como en los provinciales, y en sus visitas, que no omitirán en sus estaciones apropiadas, de que no se aparten estas cosas; es cierto, que las cosas que pertenecen a la sustancia de una vida normal no pueden ser relajadas por ellos. Porque si las cosas que son la base y el fundamento de toda disciplina regular no se preservan estrictamente, todo el edificio debe caer. y en sus visitas, que no omitirán hacer en sus estaciones apropiadas, para que estas cosas no se aparten; es cierto, que las cosas que pertenecen a la sustancia de una vida normal no pueden ser relajadas por ellos. Porque si las cosas que son la base y el fundamento de toda disciplina regular no se preservan estrictamente, todo el edificio debe caer. y en sus visitas, que no omitirán hacer en sus estaciones apropiadas, para que estas cosas no se aparten; es cierto, que las cosas que pertenecen a la sustancia de una vida normal no pueden ser relajadas por ellos. Porque si las cosas que son la base y el fundamento de toda disciplina regular no se preservan estrictamente, todo el edificio debe caer.

La propiedad está totalmente prohibida a los Regulares.

Para no Regular, por lo tanto, si el hombre o la mujer, es lícito poseer, o tener como propio, o incluso en el nombre de [Página 238] el convento, cualquier propiedad movible o inmóvil, de cualquier naturaleza que pueda ser, o de cualquier manera que se haya adquirido; pero el mismo será entregado inmediatamente al Superior, y se incorporará al convento. Tampoco será lícito en lo sucesivo que los Superiores permitan cualquier bien inmueble a ningún Ordinario, ni siquiera por el interés, o el uso, la administración del mismo, o en comisión. Pero la administración de la propiedad de los monasterios, o de los conventos, solo pertenecerá a los oficiales de ella, removibles a voluntad de sus Superiores.

Los Superiores permitirán el uso de objetos movibles, de tal manera que los muebles de su cuerpo sean adecuados al estado de pobreza que han profesado; y allí no habrá nada superfluo, pero al mismo tiempo nada será rechazado lo cual es necesario para ellos. Pero si se descubriera o se probara que alguien posee algo de otra manera, se le privará durante dos años de su voz activa y pasiva, y también será castigado de acuerdo con las constituciones de su propio gobierno y orden.

Todos los Monasterios excepto aquellos aquí exceptuados, podrán poseer bienes inmuebles: el número de personas en el mismo será determinado por la cantidad de Ingresos, o de limosnas. No Monasterios, que se erigirán sin la licencia del Obispo.

El santo Sínodo permite que en adelante todos los monasterios y casas, tanto de hombres como de mujeres, y de mendigos, incluso los que están prohibidos por sus constituciones posean bienes inmuebles, o que no hayan recibido permiso a tal efecto privilegio apostólico, con la excepción, sin embargo, de las casas de los hermanos de San Francisco (llamados) Capuchinos, y los llamados Observantes Menores: y si alguno de los lugares mencionados anteriormente, a los que ha sido otorgado por los apóstoles [Página 239 ]la autoridad para poseer tal propiedad, ha sido despojada de ella, ordena que la misma sea restaurada por completo a ellos. Pero, en los monasterios antes mencionados en medio de casas, tanto de hombres como de mujeres, ya sea que posean o no posean bienes inmuebles, tal número de reclusos solo se fijará y conservará para el futuro, según convenga. apoyado, ya sea con los ingresos propios de esos monasterios, o fuera de las limosnas habituales; ni tampoco se construirán dichos lugares en adelante, sin el permiso del obispo, en cuya diócesis se van a erigir, y se obtendrán primero.

Un Regular no podrá, sin el permiso de su Superior, ponerse al servicio de otro, o retirarse de su Monasterio: cuando sea enviado a una Universidad para estudiar, residirá en un Monasterio.

El santo Sínodo prohíbe que cualquier Regular, con el pretexto de predicar, o dar conferencias, o de cualquier otra obra piadosa, se ponga al servicio de cualquier prelado, príncipe, universidad, comunidad o de cualquier otra persona o lugar, sea cual sea sin permiso de su propio Superior; ni ningún privilegio o facultad, obtenida de otros con respecto a esto le servirá de nada. Pero si alguien actúa en contra de esto, será castigado como desobediente, a discreción de su Superior. Tampoco es lícito que los Regulares se retiren de sus propios conventos, incluso con el pretexto de reparar a sus propios Superiores; a menos que hayan sido enviados o convocados por ellos. Y quienquiera que se encuentre sin la orden antes mencionada por escrito, será castigado como un desertor de su Instituto por los Ordinarios de los lugares. En cuanto a aquellos que son enviados a las universidades por el bien de sus estudios, ellos habitarán en conventos solamente; de lo contrario, serán procesados ​​por los Ordinarios.

Se toman medidas para el cercado y la seguridad de las monjas.

El santo Sínodo, renovando la constitución de Bonifacio VIII., Que comienza Periculoso, ordena a todos los obispos, por el juicio de Dios a quien apela, y bajo el dolor de la maldición eterna, que, por su autoridad ordinaria, en todos los monasterios sujetos a ellos, y en otros, por la autoridad de la Sede Apostólica, ponen especial cuidado en que el recinto de las monjas sea cuidadosamente restaurado, donde haya sido violado, y que se preserve, donde no haya sido violado; reprimiendo, por censuras eclesiásticas y otras penas, sin considerar ningún tipo de apelación, a los desobedientes y los que se oponen, y recurriendo a este fin, si es necesario, la ayuda del brazo secular. El santo Sínodo exhorta a los príncipes cristianos a proporcionar esta ayuda, y ordena, bajo pena de excomunión, que se incurra ipso facto, que sea emitido por todos los magistrados civiles. Pero para ninguna monja, después de su profesión, será lícito salir de su convento, aunque sea por un breve período, bajo cualquier pretexto, a excepción de alguna causa legal, que debe ser aprobada por el obispo; cualquier indulto y privilegio a pesar de todo.

Y no será lícito que alguien, de cualquier nacimiento, o condición, sexo o edad, ingrese dentro del recinto de un convento de monjas, sin el permiso del obispo, o del Superior, obtenido por escrito, bajo el dolor de excomunión a ser ipso facto incurrido. Pero el obispo o el Superior deben otorgar este permiso solo en casos necesarios; ni ninguna otra persona podrá, de ninguna manera, otorgarlo, ni siquiera en virtud de ninguna facultad o indulto, ya otorgado, o que pueda otorgarse en lo sucesivo. Y puesto que aquellos conventos de monjas que están establecidos fuera de los muros de una ciudad o pueblo, están expuestos, a menudo sin protección, a los robos y otros crímenes de hombres malvados, los obispos y otros Superiores, si lo estiman oportuno, lo harán.[Página 241] pueblos pobres, convocando incluso, si es necesario, la ayuda del brazo secular. En cuanto a los que los obstaculizan o desobedecen, por censuras eclesiásticas los obligarán a someterse.

Manera de elegir Superiores regulares.

Para que todo se pueda llevar a cabo de manera recta y sin fraude, en la elección de toda clase de superiores, abades temporales y otros oficiales, generales, abadesas y otras superioras, el santo Sínodo ordena estrictamente que todo el antes mencionado debe elegirse por votación secreta, de forma tal que los nombres de los votantes respectivos nunca se den a conocer. Tampoco será legal, en el futuro, nombrar provinciales, abades, priores o cualquier otro titular, a los fines de una elección que se llevará a cabo; ni para proveer el lugar de las voces y sufragios de aquellos que están ausentes. Pero si alguien es elegido contrario al nombramiento de este decreto, tal elección será inválida; y el que se haya permitido, para este objeto, ser creado provincial, abad o anterior, será desde ese momento en adelante incapaz de ocupar ningún cargo en ese orden; y cualquier facultad que se haya otorgado en este asunto se considerará como por este abrogado; y si se otorgan otros por el tiempo venidero, se los considerará subrepticios.

De qué manera, y qué tipo de personas deben ser elegidas como Abadesas o Superioras por cualquier otro nombre; nadie será nombrado en dos conventos.

Nadie será elegido como abadesa o priora, o por cualquier otro nombre que ella designe y coloque sobre la [Página 242]resto, se puede llamar, - que tiene menos de cuarenta años de edad, y que no ha pasado ocho de esos años de una manera digna de elogio, después de haber hecho su profesión. Pero si no se encuentra a nadie en el mismo convento con estas calificaciones, uno puede ser elegido de otro convento de la misma orden. Pero si el superior que preside la elección considerará incluso esto un inconveniente; con el consentimiento del obispo u otro superior, puede haber uno elegido entre aquellos, en el mismo convento, que están más allá de su trigésimo año, y que, desde su profesión, han pasado al menos cinco de esos años en posición vertical manera. Pero ningún individuo se establecerá en dos conventos; y si alguien está, de alguna manera, en posesión de dos o más, deberá, reteniendo a uno, ser obligado a renunciar al resto, dentro de los seis meses siguientes: pero después de ese período, si ella no ha renunciado, serán todos ipso jure vacantes. Y el que preside la elección, ya sea el obispo u otro superior, no ingresará al recinto del monasterio, sino que escuchará o recibirá los votos de cada uno en la ventanita de las puertas. En otros detalles, se observará la constitución de cada orden o convento.

De qué manera se procederá con la regulación de los Monasterios, que no tienen visitantes ordinarios regulares.

Todos los monasterios que no están sujetos a Capítulos generales, ni a obispos, y que no tienen sus propios visitantes regulares ordinarios, pero que han estado acostumbrados a ser gobernados bajo la protección y dirección inmediata de la Sede Apostólica, estarán obligados, dentro de un año desde el final del presente Concilio, y desde entonces cada tres años, para formarse en congregaciones, según la forma de la constitución de Inocencio III., comenzando In singulis, publicado en un Concilio general; [Página 243]y deberá delegar en ciertos Regulares para deliberar y ordenar en cuanto al modo y orden de establecer las congregaciones antes mencionadas, y tocar los estatutos que se observarán allí. Pero si son negligentes en estos asuntos, será lícito para el metropolitano, en cuya provincia se encuentran los mencionados monasterios, convocarlos para los fines antes mencionados, como el delegado de la Sede Apostólica. Pero si no hay un número suficiente de monasterios, dentro de los límites de una provincia, para el establecimiento de dicha congregación, los monasterios de dos o tres provincias pueden formar una congregación. Y cuando se hayan establecido dichas congregaciones, los Capítulos generales de las mismas, y los presidentes y visitantes elegidos por ellas, tendrán la misma autoridad sobre los monasterios de su propia congregación, y sobre los Regulares que moran en él, como otros presidentes y visitantes tienen en otras órdenes; y estarán obligados a visitar con frecuencia los monasterios de su propia congregación, y a solicitar su reforma; y observar todo lo que se ha decretado en los cánones sagrados, y en este sagrado Concilio. Además, si, a instancias del metropolitano, no toman medidas para ejecutar lo anterior, serán sometidos a los obispos, en cuyas diócesis se encuentran los lugares mencionados, como delegados de la Sede Apostólica. y en este Consejo sagrado. Además, si, a instancias del metropolitano, no toman medidas para ejecutar lo anterior, serán sometidos a los obispos, en cuyas diócesis se encuentran los lugares mencionados, como delegados de la Sede Apostólica. y en este Consejo sagrado. Además, si, a instancias del metropolitano, no toman medidas para ejecutar lo anterior, serán sometidos a los obispos, en cuyas diócesis se encuentran los lugares mencionados, como delegados de la Sede Apostólica.

Los Conventos de monjas inmediatamente sujetos a la Sede Apostólica serán gobernados por los Obispos; pero otros, por los delegados en los Capítulos Generales, o por otros Regulares.

Esos conventos de monjas que son sometidos de inmediato a la Sede Apostólica, incluso aquellos que son llamados por el nombre de los capítulos de San Pedro, o de San Juan, o por cualesquiera otro nombre que se las designe, se regirán por los obispos , como los delegados de la Sede Apostólica; todo lo contrario a pesar de eso. Pero aquellos que son gobernados, por personas delegadas en Capítulos generales, o por otros Regulares, serán dejados bajo su cuidado y conducta.

[Página 244]CAPÍTULO X. Las

monjas confesarán y se comunicarán una vez al mes; el Obispo les asignará un Confesor extraordinario. La Eucaristía no se reservará dentro del recinto del Convento.

Los obispos y otros superiores de los conventos de monjas deben cuidar especialmente de que las monjas sean amonestadas, en sus constituciones, a confesar sus pecados y a recibir la santísima Eucaristía, al menos una vez al mes, para que puedan fortificarse, esa salvaguarda saludable, resolviendo resueltamente todos los asaltos del diablo. Pero además del confesor ordinario, el obispo y otros superiores, dos o tres veces al año, les ofrecerán una extraordinaria, cuyo deber será escuchar las confesiones de todas las monjas. Pero que el cuerpo más santo de Cristo se mantenga dentro del coro, o el recinto del convento, y no en la iglesia pública, el santo Sínodo lo prohíbe; cualquier privilegio o indulto a pesar de todo.

En los monasterios, que están encargados de la cura de las almas de los laicos, aquellos que ejerzan esa cura estarán sujetos al Obispo, y serán previamente examinados por él, con ciertas excepciones.

En los monasterios, o casas ya sea de hombres o de mujeres, que están encargadas de curar las almas de otras personas seculares, además de los que pertenecen a la casa de esos monasterios o lugares; los individuos, ya sean Regulares o Seculares, que ejerzan esa cura, serán sujetos inmediatamente, en lo que- [Page 245]sin embargo, pertenece a dicha curación y administración de los sacramentos, a la jurisdicción, visita y corrección del obispo en cuya diócesis se encuentran esos lugares; ni ningún otro, ni siquiera los que se puedan quitar a placer, se le asignará, excepto con el consentimiento de dicho obispo, y después de haber sido previamente examinado por él o por su vicario; el monasterio de Cluny con sus límites exceptuados; y exceptuando también monasterios o lugares en los que los abades, generales o jefes de orden tienen su residencia principal habitual; como también los otros monasterios, o casas, en las que los abades u otros superiores o regulares ejercen la jurisdicción episcopal y temporal sobre los párrocos y sus feligreses; salvando, sin embargo, el derecho de aquellos obispos que ejercen una mayor jurisdicción sobre los lugares,

Las censuras episcopales y los festivales nombrados en la diócesis serán observados incluso por los Regulares.

Las censuras e interdictos, no solo los que emanan de la Sede Apostólica, sino también los promulgados por los Ordinarios, serán publicados y observados por los Regulares en sus iglesias bajo el mandato del obispo. Los días festivos que el dicho obispo ordenará que sean observados en su propia diócesis, serán conservados por todas las personas exentas, aunque sean Regulares.

El Obispo resolverá las disputas sobre el precedente. Las personas exentas, que no viven en los recintos más estrictos, están obligadas a asistir a las procesiones públicas.

Todas las disputas sobre la precedencia, que muy a menudo, con gran escándalo, surgen entre los eclesiásticos, seculares y regulares, así en las procesiones públicas, como a los que toman [Página 246] lugar en enterrar a los muertos, o llevando el dosel, y en otras ocasiones similares, el obispo deberá resolver, sin considerar ninguna apelación; todo lo contrario a pesar de eso. Y todas las personas exentas de cualquier tipo, tanto seculares como clérigos regulares, e incluso monjes, al ser convocados a procesiones públicas, estarán obligados a asistir; solo se exceptúan aquellos que siempre viven en un recinto más estricto.

Por quien el castigo debe ser infligido a un Regular que peca públicamente.

Un Regular que, al no estar sujeto al obispo, y residir dentro del recinto de un monasterio, haya sido transgredido tan notoriamente como un escándalo para el pueblo, será castigado severamente, a instancias del obispo. por su propio Superior, dentro del tiempo que el obispo designe; y el Superior certificará al obispo que el castigo ha sido infligido: de lo contrario será privado de su cargo por su propio Superior, y el delincuente puede ser castigado por el obispo.

La profesión no se hará excepto después de un año de prueba y a la edad de dieciséis años completados.

En ningún orden religioso, la profesión, ya sea de hombres o mujeres, se hará antes de que se cumpla la edad de dieciséis años; ni nadie será admitido a la profesión, que ha estado menos de un año en libertad condicional desde el momento de tomar el hábito. Y cualquier profesión hecha antes que esto será nula; y no debe superinducir ninguna obligación a la observancia de ninguna regla, ni de ningún cuerpo religioso u orden; o implica cualquier otro efecto de ningún tipo.

[Página 247]CAPÍTULO XVI.

Toda renuncia o obligación contraída antes de la profesión más cercana a los dos meses será nula. La libertad condicional terminó, los novicios serán profesados ​​o despedidos. En la orden religiosa de los secretarios de la Compañía de Jesús no se innova nada. Ninguna parte de la propiedad de un novato se otorgará a un monasterio antes de la profesión.

Además, no se hará renuncia, ni se comprometerá antes de esto, aunque sea bajo juramento o en favor de cualquier objeto piadoso, será válida, a menos que se haga con el permiso del obispo o de su vicario, dentro del dos meses inmediatamente anteriores a la profesión; y no debe entenderse de otra manera como la obtención de efecto, a menos que la profesión haya seguido a continuación; pero si se hace de cualquier otra manera, aunque con la renuncia expresa, incluso bajo juramento, de este privilegio, será inválida y sin efecto. Cuando finalice el período del noviciado, los Superiores admitirán a los novicios, a quienes hayan calificado, para la profesión; o los despedirán del monasterio.

Por estas cosas, sin embargo, el Sínodo no tiene la intención de hacer ninguna innovación, o prohibición, para impedir que la Orden Religiosa de los Oficinistas de la Compañía de Jesús pueda servir a Dios y a su iglesia, de acuerdo con su instituto piadoso, aprobado por la Santa Sede Apostólica.

Además, antes de la profesión de novicio, ya sea hombre o mujer, nada se le dará al monasterio fuera de la propiedad de la misma, ya sea por los padres, parientes o tutores con el pretexto de cualquier cosa, a excepción de alimentos y ropa, para [Página 248]el momento en que están bajo libertad condicional; no sea que dicho novicio no pueda irse por este motivo, - que el monasterio está en posesión del todo, o de la mayor parte de su sustancia; y es posible que no pueda recuperarlo fácilmente si se va. Sí, más bien, el santo Sínodo ordena, bajo el dolor de anatema en los que dan y reciben, que esto no se haga; y eso, para aquellos que se van antes de su profesión, todo lo que era de ellos les será restaurado. Y el obispo, de ser necesario, hará cumplir por censuras eclesiásticas que esto se realice de manera apropiada.

Si una niña, que tiene más de doce años de edad, desea tomar el hábito regular, será interrogada por el Ordinario y nuevamente antes de la Profesión.

El Santo Sínodo, teniendo en cuenta la libertad de la profesión de parte de las vírgenes que han de dedicarse a Dios, ordena y decreta que, si una niña, teniendo más de doce años de edad, desea tomar el hábito religioso, ella no tomará ese hábito, ni ella, ni ningún otro, en un período posterior, hará su profesión, hasta el obispo, - o, si él está ausente, u obstaculizado, su vicario, o alguien designado por ellos, y a su costa, - ha examinado cuidadosamente la inclinación de la virgen, ya sea que haya sido forzada o seducida por ella, o que sepa lo que está haciendo; y si se descubre que es piadosa y libre, y tiene las calificaciones requeridas por la regla de ese convento y orden; y si también el convento es adecuado; será libre para ella hacer su profesión. Y para que el obispo no ignore el tiempo de la profesión, la Superiora del convento estará obligada a avisarle con un mes de anticipación; pero si ella no lo conoce, será suspendida de su cargo, por el tiempo que el obispo considere apropiado.

[Página 249]CAPÍTULO XVIII.

Nadie, excepto en los casos expresados ​​por la ley, obligará a una mujer a entrar en un monasterio; o prevenirla, si ella desea entrar. Las constituciones de los Penitentes, o Convertites, se conservarán todas.

The holy Synod places under anathema all and singular those persons, of what quality or condition soever they may be, whether clerics or laymen, Seculars or Regulars, or with whatsoever dignity invested, who shall, in any way whatever, force any virgin, or widow, or any other woman whatsoever,--except in the cases provided for by law,--to enter a convent against her will, or to take the habit of any religious order, or to make her profession; as also all those who lend their counsel, aid, or countenance thereunto ; and those also who, knowing that she does not enter into the convent voluntarily, or voluntarily take the habit, or make her profession, shall, in any way, interfere in that act, by their presence, or consent, or authority.

También somete a un anatema similar a aquellos que, de alguna manera, sin una causa justa, obstaculizan el santo deseo de las vírgenes, u otras mujeres, de tomar el velo o hacer sus votos. Y todas y todas las cosas que deberían hacerse antes de la profesión, o en la profesión misma, se observarán no solo en los conventos sujetos al obispo, sino también en todos los demás. De lo anterior, sin embargo, están exceptuadas aquellas mujeres que son llamadas penitentes, o convertidas; en cuyo respeto se observarán sus constituciones.

Cómo proceder en casos de aparente invalidez de la profesión.

No Regular, quien pretenda que entró en una orden religiosa a través de la compulsión y el miedo; o incluso alegará [Página 250]que hizo su profesión antes de la edad apropiada; o similar; y preferiría dejar a un lado su hábito, sea la causa de lo que sea; o incluso se retiraría con su hábito sin el permiso de su superior; será escuchado, a menos que sea dentro de los cinco años solamente desde el día de su profesión, y tampoco entonces, a menos que haya producido ante su propio superior, y el Ordinario, las razones que alega. Pero si, antes de hacer esto, él ha dejado de lado su hábito; no se admitirá de ninguna manera para alegar ninguna causa; pero será obligado a regresar a su monasterio, y ser castigado como un apóstata; y mientras tanto no tendrá el beneficio de ningún privilegio de su orden.

Además, ningún Regular deberá, en virtud de cualquier tipo de facultad, ser transferido a una orden menos rígida; ni se le otorgará permiso a ningún Regular para usar en secreto el hábito de su orden.

Los superiores de las órdenes no sujetas a obispos visitarán y corregirán los monasterios inferiores, aunque se celebren en commendam.

Los abades, que son jefes de orden, y los demás superiores de las órdenes antes mencionadas, que no están sujetos a los obispos, pero que tienen jurisdicción legal sobre otros monasterios o conventos inferiores, visitarán oficialmente, cada uno en su lugar y orden, dichos monasterios y prioratos que están sujetos a ellos, aunque celebrados en commendam: que, por cuanto están sujetos a sus propias órdenes, el santo Sínodo declara que no deben ser incluidos en lo que ha sido decretado en otro lugar relativo a la visita de los monasterios celebrados en commendam; y quienes presidan los monasterios de las órdenes antes mencionadas estarán obligados a recibir a los visitantes antes mencionados y a ejecutar sus órdenes.

Además, los monasterios mismos que son los jefes de las órdenes, se visitarán en conformidad con las constituciones de la Santa Sede Apostólica, y de cada orden varias. Y mientras dichos monasterios comedidos continúen, se designarán, por los Capítulos generales, o por los visitantes de las [Página 251] dichas órdenes, prórrogas claustrales o sub prior en aquellos conventuales, que deberán ejercer la autoridad espiritual y la corrección. En todo lo demás, los privilegios y facultades de las órdenes mencionadas anteriormente, en lo que respecta a las personas, lugares y derechos de los mismos, se mantendrán firmes e inviolables.

En los monasterios, se nombrarán religiosos de esa misma orden.

Mientras que muchos monasterios, incluso abadías, prioratos y provosidades, no han sufrido daños leves, tanto en lo espiritual como en lo temporal, a través de la mala administración de aquellos a quienes se les ha confiado, el santo Sínodo se inclinaría por todos los medios a restaurarlos. una disciplina adecuada para una vida monástica. Pero el estado actual de los tiempos está tan plagado de obstáculos y dificultades que un remedio no puede aplicarse de inmediato a todos, ni es común a todos los lugares, como podría desear; sin embargo, para que no pueda omitir nada que con el tiempo pueda ser utilizado en la provisión sana de los males antes mencionados, confía, en primer lugar, que el más santo pontífice romano, por su piedad y prudencia, lo cuidará, como Hasta donde él vea que los tiempos lo permitirán, que sobre aquellos monasterios que se encuentran actualmente en commendam, y que son conventuales, se nombran Regulares, profesan expresamente el mismo orden y son capaces de guiar y gobernar el rebaño. Y en cuanto a los que quedarán vacantes en lo sucesivo, se otorgarán únicamente a los Regulares de virtud y santidad distinguidas. Pero en cuanto a los monasterios que son los jefes y jefes de las órdenes, sean las filiaciones de eso llamadas abadías o prioratos, aquellos que los sostienen actualmente en commendam estarán obligados, -a menos que se tomen providencias para un sucesor regular de ello, -[Página 252] ya sea para hacer, dentro de seis meses, una profesión solemne de la vida religiosa que es peculiar a las órdenes mencionadas, o para renunciar; de lo contrario, los lugares antes mencionados tenidos en commendam se contabilizarán ipso jure vacante. Pero, para que no se use ningún fraude en relación con todos y todos los asuntos mencionados, el santo Sínodo ordena que en los nombramientos a dichos monasterios se exprese específicamente la calidad de cada individuo; y cualquier nombramiento hecho de otra manera se contabilizará subrepticiamente, y no será válido por ninguna posesión posterior, aunque se extienda a lo largo de tres años.

Los decretos que tocan la Reforma de los Regulares serán llevados a la ejecución de inmediato por todos.

como también cualquier constitución y reglas que sean, aunque juradas, y cualquier costumbre, o prescripción alguna, aunque sea inmemorial, a pesar de todo lo contrario. Pero, si hay Regulares, ya sean hombres o mujeres, que viven bajo reglas o estatutos más estrictos, el Santo Sínodo no tiene la intención de retirarlos de su instituto y observancia, excepto en cuanto al poder de poseer bienes inmuebles en común. Y en tanto que el santo[Página 253] El Sínodo desea que todos y en singular las cosas mencionadas se pongan en ejecución tan pronto como sea posible. Insta a todos los obispos que, en los monasterios que están sujetos a ellos, como también en todo lo demás especialmente comprometido con ellos en el decretos precedentes; y sobre todos los abades, y generales, y otros Superiores de las órdenes antes mencionadas; que pongan inmediatamente en ejecución los asuntos antedichos, y si hay algo que no se lleva a la ejecución, los Consejos provinciales remediarán, y castigarán la negligencia de los obispos; y el de los Regulares, sus Capítulos provinciales y generales; y, a falta de los Capítulos generales, los Consejos provinciales, mediante la delegación de ciertas personas que pertenecen a la misma orden, proporcionan aquí.

El santo Sínodo también exhorta a todos los reyes, príncipes, repúblicas y magistrados, y en virtud de la santa obediencia los ordena, a garantizar la interposición, tan frecuentemente como se solicite, de su ayuda y autoridad en apoyo de los antedichos obispos, abades, generales y otros superiores en la ejecución de las cosas comprendidas arriba, para que puedan, sin ningún impedimento, ejecutar correctamente los asuntos precedentes para alabanza de Dios Todopoderoso.

DECRETO SOBRE LA REFORMA.

cardenales y todos los prelados de las iglesias se contentarán con modestos muebles y una mesa frugal: no enriquecerán a sus parientes o domésticos de la propiedad de la Iglesia.

Es de desear que quienes emprenden el oficio de un obispo comprendan cuál es su porción; y comprende que ellos no son llamados por su propia conveniencia, no a la riqueza o al lujo, sino a trabajos y cuidados para la gloria de Dios. Porque no se puede dudar de que el resto de los fieles [Página 254]también se excitarán más fácilmente a la religión y la inocencia, si van a ver a los que están puestos sobre ellos, no fijando sus pensamientos en las cosas de este mundo, sino en la salvación de las almas, y en su país celestial. Por lo tanto, el Santo Sínodo, teniendo en mente que estas cosas son de la mayor importancia para restaurar la disciplina eclesiástica, amonesta a todos los obispos que, a menudo meditando sobre ellos, se muestran conformables a su oficio, por sus hechos reales y las acciones de sus vidas; que es una especie de sermón perpetuo; pero, sobre todo, que ordenan toda su conversación, para que así otros puedan derivar ejemplos de frugalidad, modestia, continencia y de esa santa humildad que tanto nos recomienda a Dios.

Por lo tanto, siguiendo el ejemplo de nuestros padres en el Concilio de Cartago, no solo ordena que los obispos se contenten con muebles modestos, una mesa y una dieta frugal, sino que también prestan atención en el resto de su modo de vida, y en toda su casa, no se ve nada ajeno a esta santa institución, y que no manifiesta simplicidad, celo por Dios y desprecio de las vanidades. Además, les prohíbe por completo esforzarse por enriquecer a sus propios parientes o domésticos de los ingresos de la iglesia: viendo que incluso los cánones de los Apóstoles les prohíben dar a sus parientes la propiedad de la iglesia, que pertenece a Dios; pero si sus parientes son pobres, déjenlos distribuirlos como pobres, pero no malgastarlos, o malgastarlos por ellos: sí, el santo Sínodo, con la mayor seriedad, los amonesta por completo a dejar de lado todo este afecto humano y carnal hacia hermanos, sobrinos y parientes, que es la semilla de muchos males en la iglesia. Y lo que se ha dicho de los obispos, el mismo no solo debe ser observado por todos los que tienen beneficios eclesiásticos, ya sean Seculares o Regulares, cada uno según la naturaleza de su rango, sino que el Sínodo decreta que también se refiere a los cardenales de los santos Iglesia romana; porque mientras que, según su consejo al Santísimo Pontífice Romano, la administración de la Iglesia universal depende, parecería una pena, si al mismo tiempo no brillaran tan preeminentes en la virtud y en la disciplina de su Iglesia. vive, tan merecidamente, para atraer sobre sí los ojos de todos los hombres. que es la semilla de muchos males en la iglesia. Y lo que se ha dicho de los obispos, el mismo no solo debe ser observado por todos los que tienen beneficios eclesiásticos, ya sean Seculares o Regulares, cada uno según la naturaleza de su rango, sino que el Sínodo decreta que también se refiere a los cardenales de los santos Iglesia romana; porque mientras que, según su consejo al Santísimo Pontífice Romano, la administración de la Iglesia universal depende, parecería una pena, si al mismo tiempo no brillaran tan preeminentes en la virtud y en la disciplina de su Iglesia. vive, tan merecidamente, para atraer sobre sí los ojos de todos los hombres. que es la semilla de muchos males en la iglesia. Y lo que se ha dicho de los obispos, el mismo no solo debe ser observado por todos los que tienen beneficios eclesiásticos, ya sean Seculares o Regulares, cada uno según la naturaleza de su rango, sino que el Sínodo decreta que también se refiere a los cardenales de los santos Iglesia romana; porque mientras que, según su consejo al Santísimo Pontífice Romano, la administración de la Iglesia universal depende, parecería una pena, si al mismo tiempo no brillaran tan preeminentes en la virtud y en la disciplina de su Iglesia. vive, tan merecidamente, para atraer sobre sí los ojos de todos los hombres. pero el Sínodo decreta que también se refiere a los cardenales de la Santa Iglesia Romana; porque mientras que, según su consejo al Santísimo Pontífice Romano, la administración de la Iglesia universal depende, parecería una pena, si al mismo tiempo no brillaran tan preeminentes en la virtud y en la disciplina de su Iglesia. vive, tan merecidamente, para atraer sobre sí los ojos de todos los hombres. pero el Sínodo decreta que también se refiere a los cardenales de la Santa Iglesia Romana; porque mientras que, según su consejo al Santísimo Pontífice Romano, la administración de la Iglesia universal depende, parecería una pena, si al mismo tiempo no brillaran tan preeminentes en la virtud y en la disciplina de su Iglesia. vive, tan merecidamente, para atraer sobre sí los ojos de todos los hombres.

[Página 255]CAPITULO DOS.

Por quien individualmente los Decretos del Consejo deben ser solemnemente recibidos; y por quien se debe hacer una profesión de fe.

La calamidad de los tiempos y la malignidad de las herejías crecientes exigen que no se deje de hacer nada que parezca de alguna manera capaz de tender a la edificación del pueblo y a la defensa de la fe católica. Por lo tanto, el Santo Sínodo ordena a los patriarcas, primates, arzobispos, obispos y todos los demás, que, por derecho o costumbre, deben estar presentes en el Consejo provincial, que, en el primer Sínodo provincial que se celebrará después del final de este Concilio, reciben públicamente todo y singular las cosas que han sido definidas y ordenadas por este santo Sínodo; como también que prometen y profesan la verdadera obediencia al Soberano Romano Pontífice; y al mismo tiempo expresar públicamente su detestación y anatematizar todas las herejías que han sido condenadas por los cánones sagrados y los concilios generales, y especialmente por este mismo Sínodo. Y a partir de ahora, todos aquellos que serán promovidos a ser patriarcas, primates, arzobispos y obispos, deberán observar estrictamente lo mismo en el primer Sínodo provincial en el que estarán presentes. Y si alguno de todos los antes mencionados se niega, lo cual Dios no lo permite, los obispos de la misma provincia estarán obligados, bajo pena de la indignación divina, a notificarlo inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, y mientras tanto se abstendrán de la comunión con esa persona. Y todos los demás, que ahora tienen, o que de ahora en adelante tendrán, beneficios eclesiásticos, y cuyo deber es estar presentes en el Sínodo diocesano, harán y observarán lo mismo, como se estableció anteriormente, en la primera ocasión en que el sínodo se celebrará, de lo contrario serán castigados de acuerdo con la forma de los cánones sagrados. Además,[Página 256] recibido; y que los maestros, doctores y otros, en dichas universidades, interpretan y enseñan aquellas cosas que son de fe católica, en conformidad con eso; y que al comienzo de cada año se unen mediante un solemne juramento a este procedimiento. Y también si hay otras cosas que necesitan corrección y reforma en las universidades antes mencionadas, serán reformadas y reguladas por aquellos a quienes considera, para el avance de la religión y de la disciplina eclesiástica. Pero en lo que respecta a aquellas universidades que están inmediatamente bajo la protección del Soberano Pontífice, y están sujetas a su visita, su Bienaventuranza se encargará de que sean, por sus delegados, visitadas y reformadas de la manera en que se mencionó, y como parecerá él más ventajoso.

La espada de la excomunión no debe ser utilizada con imprudencia: cuando una ejecución puede realizarse en propiedad o persona, las censuras deben ser abstenidas: los magistrados civiles no interferirán en el presente.

Aunque la espada de la excomunión es el nervio mismo de la disciplina eclesiástica, y muy saludable para mantener al pueblo en su deber, debe usarse con sobriedad y gran circunspección; viendo que la experiencia enseña, que si es temerario o por causas leves, es más despreciado que temido, y produce ruina en lugar de seguridad. Por lo tanto, aquellas excomuniones, que, después de ciertas advertencias, se emitirán con la vista como se denomina, de causar una revelación, o a causa de cosas que han sido extraviadas o robadas, serán emitidas por nadie, quien sea, pero el obispo; y no entonces, de otra manera que a causa de alguna circunstancia de ningún tipo común que mueva la mente del obispo hacia allí, después de que la causa ha sido por él pesada y muy maduramente pesada; ni se le inducirá a otorgar dichas excomuniones por la autoridad de cualquier persona secular, aunque sea un magistrado; pero el todo se dejará a su propio juicio y[Página 257] conciencia, cuando, teniendo en cuenta las circunstancias, el lugar, la persona o el tiempo, él mismo juzgará que tales deben resolverse.

En cuanto a las causas judiciales, se impone a todos los jueces eclesiásticos, de cualquier dignidad que puedan ser, que, tanto durante el proceso como al dictar sentencia, se abstengan de censuras eclesiásticas, o interfieran, con la misma frecuencia que una ejecución sobre la persona o la propiedad puede, en cada etapa del proceso, ser efectuada por ellos de su propia autoridad; pero en causas civiles, que de alguna manera pertenecen al tribunal eclesiástico, les será lícito, si lo juzgan conveniente, proceder contra todas las personas, incluso los laicos, y rescindir las demandas, mediante multas pecuniarias, que , por el mismo hecho de ser recaudado, se le asignará a los lugares piadosos que allí existen; o por la angustia sobre los bienes, o el arresto de la persona, que se hará por su cuenta u otros oficiales; o incluso por la privación de beneficios, y otros recursos legales. Pero si la ejecución no puede hacerse de esta manera, ya sea sobre la persona, o los bienes, de los culpables, y hay contumacia hacia el juez, entonces puede, además de las otras penas, herirlos también con la espada de anatema. si él lo cree apropiado

De la misma manera, en causas criminales, en las cuales una ejecución puede efectuarse como arriba en la persona o bienes, el juez se abstendrá de censuras; pero, si esa ejecución no puede hacerse fácilmente, será lícito que el juez emplee dicha espada espiritual contra los delincuentes; siempre que el carácter de la ofensa así lo requiera, y después de dos por lo menos, y esto por aviso público. Y no será lícito para ningún magistrado civil, prohibir que un juez eclesiástico excomulgue a ningún individuo; o para ordenar que revoque una excomunicación que se haya emitido; con el pretexto de que las cosas contenidas en el presente decreto no se han observado; mientras que el conocimiento de esto no pertenece a Seculares, sino a eclesiásticos. Y cada persona excomulgada, que, después de las ceremonias legales, no se arrepiente,[Página 258] las relaciones con los fieles, pero, si, estando atado a censuras, permanecerá con un corazón obstinado durante un año en la impureza de la misma, incluso puede ser procesado como sospechoso de herejía.

Cuando el número de Misas que se celebrarán sea excesivo, los Obispos, los Abades y los Generales harán las reglamentaciones que les parezcan oportunas.

Frecuentemente ocurre, en diversas iglesias, que se requiere la celebración de un gran número de misas debido a diversos legados de personas fallecidas, que no es posible cumplir con eso en los días particulares prescritos por los testadores; o, que la limosna que queda para la celebración de la misma es tan leve que no es fácil encontrar a alguien dispuesto a asumir el deber; por lo cual se frustran las piadosas intenciones de los testadores, y se dan ocasiones para fortalecer las conciencias de quienes están interesados ​​en las obligaciones antes mencionadas. El santo Sínodo, deseoso de que estos legados para usos piadosos se satisfagan de la manera más completa y útil posible, faculta a los obispos en el Sínodo diocesano, y también a los abades y generales de las órdenes en sus Capítulos generales, a ordenar, en relación con esto,

Se observarán las condiciones y obligaciones impuestas a los Beneficios.

La razón requiere que, en las reglamentaciones que se hayan establecido bien, ninguna ordenanza haga lo contrario. Cuando, por lo tanto, en virtud de la erección o fundamento de cualquier beneficio, o como consecuencia de otras reglamentaciones, se requieren ciertas calificaciones, o ciertas obligaciones se adjuntan a la misma, no serán derogados en la intercalación, o en cualquier otra disposición en absoluto con respecto a dichos beneficios. Lo mismo se observará también con respecto a las prebendas asignadas a maestros de teología, maestros, doctores, sacerdotes, diáconos o subdiáconos, siempre que tales prebendas se hayan establecido de esta manera, de tal manera que, en ninguna disposición, se altere cualquier cosa en respecto de dichas calificaciones y órdenes; y cualquier provisión hecha de otra manera será contada subrepticiamente.

De qué manera el obispo debe actuar con respecto a la visita de Capítulos exentos.

El santo Sínodo ordena que el decreto, hecho bajo Pablo III., De feliz memoria, comenzando Capitula Cathedralium, se observe en todas las iglesias catedralicias y colegiatas, no solo cuando el obispo haga su visita, sino también cada vez que proceda de oficio. , o a petición de otro, contra cualquiera de los que están comprendidos en dicho decreto; sin embargo, sin embargo, que cada vez que incoa procedimientos fuera de la visita, todos los datos adjuntos deben tener lugar: a saber, que el Capítulo debe, al comienzo de cada año, seleccionar dos individuos pertenecen- [Página 260]Al Capítulo, con cuyo consejo y consentimiento el obispo, o su vicario, deberán proceder, tanto al instituir el proceso, como en todos los demás actos del mismo hasta el final de la causa, inclusive, en presencia, sin embargo , del notario de dicho obispo, y en la casa del obispo, o su tribunal ordinario de justicia. Los dos diputados, sin embargo, tendrán un solo voto; pero cualquiera de ellos puede dar su voto al unísono con el del obispo. Pero si, con respecto a cualquier procedimiento, o con respecto a cualquier sentencia interlocutoria o definitiva, ambos diferirán del obispo, en este caso elegirán, junto con el obispo, una tercera persona, dentro del término de seis días: y si tampoco están de acuerdo en la elección de esa tercera persona, la elección recaerá sobre el obispo más cercano; y el punto en el que discreparon se decidirá, de acuerdo con la opinión a la que se oponga esa tercera persona; de lo contrario, el procedimiento y lo que sigue a continuación será nulo y no tendrá efecto en la ley. Sin embargo, en los delitos que surgen de la incontinencia, de los que se ha hecho mención en el decreto relativo a las concubinas, como también en los crímenes más atroces que requieren deposición o degradación; donde se detiene el vuelo, y donde ese juicio no se puede eludir, es necesario asegurar a la persona, el obispo puede al principio proceder solo a una información resumida, y a la detención necesaria de la persona; observando, sin embargo, en el resto del procedimiento, la orden mencionada anteriormente. Pero en todos los casos debe tenerse en cuenta que los delincuentes deben permanecer bajo custodia en un lugar adecuado, de acuerdo a la calidad del crimen y de las personas. Además, en todas partes se entregará a los obispos que honren lo que concuerde con su dignidad; y en el coro, en el capítulo, en las procesiones y otras funciones públicas, tendrán el primer asiento, y el lugar que elijan ellos mismos, y el suyo será la principal autoridad en todo lo que se debe hacer.

Si los obispos proponen algo a los cánones para deliberar, y el asunto tratado no es uno que [Página 261]en cuanto a cualquier beneficio para ellos o para ellos, ellos mismos convocarán el Capítulo, tomarán los votos y decidirán según ellos. Pero, en ausencia del obispo, esto debe ser realizado por los del Capítulo, a quién de derecho o costumbre pertenece, ni se le permitirá al vicario del obispo hacerlo. Pero en todo lo demás, la jurisdicción y el poder del Capítulo, si hay alguno que pertenezca a él, como también la administración de sus bienes, se dejará completamente intacto y sin tocar. En cuanto a los que no poseen ninguna dignidad, y no son del Capítulo, todos estarán sujetos al obispo en causas eclesiásticas; no obstante, en cuanto a las cosas mencionadas, cualquier privilegio que se acumule, incluso desde cualquier base; como también cualquier costumbre, aunque sea inmemorial; cualquier oraciones, juramentos, concordatos, que obligan a sus autores solamente; sin embargo, salvando en todos los casos aquellos privilegios que se han otorgado a las universidades para estudios generales, o a las personas que pertenecen al mismo. Pero todo y singular estas cosas no tendrán efecto en aquellas iglesias donde los obispos, o sus vicarios, en virtud de constituciones, privilegios, costumbres, concordatos o por cualquier otro derecho, tienen un poder, autoridad y jurisdicción mayor que esa que está incluido en el presente decreto; de lo cual (poderes) el santo Sínodo no pretende derogar. en virtud de constituciones, privilegios, costumbres, concordatos, o por cualquier otro derecho, tienen un poder, autoridad y jurisdicción mayor que la que está incluida en el presente decreto; de lo cual (poderes) el santo Sínodo no pretende derogar. en virtud de constituciones, privilegios, costumbres, concordatos, o por cualquier otro derecho, tienen un poder, autoridad y jurisdicción mayor que la que está incluida en el presente decreto; de lo cual (poderes) el santo Sínodo no pretende derogar.

El acceso y la regresión con respecto a los beneficios se eliminan; de qué manera, a quién y por qué causa se le otorgará un coadjutor.

Considerando que, en lo que se refiere a los beneficios eclesiásticos, todo lo que conlleva la apariencia de sucesión hereditaria es una cosa odiosa para las constituciones sagradas, y contraria a los decretos de los Padres; sin acceso o el retroceso, en el sentido de cualquier beneficio eclesiástico de calidad que sea, deberá, a pesar de que por con- [Página 262] enviado, se concederá a partir de ahora a cualquier individuo; tampoco los suspendidos, extendidos o transferidos. Y este decreto tendrá efecto con respecto a todos los beneficios eclesiásticos, incluso en las iglesias de las catedrales, y en todo tipo de personas, aunque se distingan con el honor del cardenalicio.

De la misma manera, en lo que respecta a las coauditorías con sucesión futura, se seguirán en lo sucesivo las mismas; (a saber) que no se les permitirá a nadie en relación con ningún beneficio eclesiástico de ningún tipo. Pero si en algún momento la necesidad urgente, o la ventaja evidente de una iglesia catedral, o de un monasterio, exige que se conceda un coajutor a un prelado, tal coadjutor con (el derecho de) sucesión futura no se otorgará sino después de dicha causa ha sido diligenciada primeramente por el más santo pontífice romano; y es cierto, que todas las calificaciones que, por ley y por los decretos de este santo Sínodo, se requieren en obispos y prelados, se reúnen en su persona; de lo contrario, las concesiones hechas en este documento se contabilizarán subrepticiamente.

Qué se debe observar con respecto a los Hospitales. Por quién y de qué manera se debe castigar la negligencia de los administradores.

El santo Sínodo amonesta a todos los que tienen algún beneficio eclesiástico, ya sea secular o regular, para acostumbrarse, en la medida en que sus ingresos lo permitan, a ejercer con prontitud y amabilidad el oficio de hospitalidad, tan frecuentemente encomendado por los santos Padres; teniendo en cuenta que aquellos que aprecian la hospitalidad reciben a Cristo en (la persona de) sus invitados. Pero en lo que respecta a los que tienen encomiendas, administraciones o cualquier otro título, o incluso se han unido a sus propias iglesias, los lugares comúnmente llamados hospitales u otros lugares piadosos instituidos especialmente para el uso de peregrinos, de el enfermo, el anciano o el pobre; o, si las iglesias de la parroquia se unen a los hospitales o han sido convertidas [Página 263] en hospitales, y se han otorgado a los patrones del mismo para que sean administrados por ellos, el Sínodo ordena estrictamente, que ejecuten el cargo y el deber impuesto sobre ellos, y que realmente ejerzan esa hospitalidad, que es debida a sus manos, de los frutos dedicados a ese fin, de conformidad con la constitución del Concilio de Viena, renovados en otros lugares por este mismo Sínodo santo bajo Pablo III, de feliz memoria, y que comienza, Quia contingit. Pero si estos hospitales fueron instituidos para recibir una cierta clase de peregrinos, o de personas enfermas, o de otros; y en el lugar donde se encuentran dichos hospitales, no hay tales personas, o muy pocas, que se encuentren, ordena más, que los frutos de las mismas se conviertan a algún otro uso piadoso, lo más cercano que sea a su original destino, y el más útil para ese momento y lugar, como parece ser el más conveniente para el Ordinario, ayudado por dos del Capítulo, con experiencia en asuntos de negocios, para ser elegido por él; a menos que sea que se manifieste lo contrario, para cumplir incluso este caso, en el fundamento o institución del mismo; en cuyo caso, el obispo se encargará de que se observe lo ordenado o, si eso no es posible, deberá, como se indicó anteriormente, regular el asunto de manera útil.

Por lo tanto, si todas y cada una de las personas antes mencionadas, de cualquier orden, y cuerpo religioso, y dignidad que puedan ser, ya sean laicos, que tienen la administración de hospitales, siempre y cuando no estén sujetos a Regulares donde regularmente la observancia está en vigor, - después de haber sido amonestado sea el Ordinario, han dejado de cumplir realmente el deber de hospitalidad, cumpliendo todas las condiciones necesarias a las que están obligados, pueden ser obligados no solo por censuras eclesiásticas, y otros remedios legales, pero también pueden verse privados para siempre de la administración y el cuidado del propio hospital; y otros serán sustituidos en su lugar por aquellos a los que esto pueda pertenecer. Y las personas mencionadas anteriormente, a pesar de esto, estar obligado en conciencia a hacer la restitución de los frutos que han recibido en contra de la institución de dichos hospitales; cuya restitución no les será perdonada por ninguna remisión o composición: ni la administración ni el gobierno de tales lugares serán de ahora en adelante[Página 264] confió en una misma persona durante más de tres años, a menos que se establezca lo contrario en su fundamento; no obstante, con respecto a todos los detalles antes mencionados, cualquier unión, exención y costumbre, incluso desde tiempos inmemoriales, por el contrario, o cualquier privilegio o indulto de cualquier tipo.

De qué manera se debe probar el derecho de clientelismo, y a quién se le concede: lo que no es legal para los clientes. Están prohibidos los sindicatos de beneficios gratuitos para iglesias bajo el derecho de mecenazgo. Los derechos de mecenazgo, no legítimamente obtenidos, deben ser revocados.

Aun cuando no se trata simplemente de quitar los legítimos derechos de mecenazgo y de violar las intenciones piadosas de los fieles en la institución de los mismos, tampoco tampoco se debe sufrir que, con este pretexto, los beneficios eclesiásticos se reduzcan a una estado de servidumbre, como muchos lo hacen imprudentemente. Por lo tanto, para que se pueda observar lo que la razón requiere en todas las cosas, el santo Sínodo ordena que el título del derecho de clientelismo se derive de una fundación o dotación; cuál (título) se mostrará de un documento auténtico, y el otro (pruebas) requerido por la ley; o, también, por presentaciones repetidas durante un período de tiempo tan remoto que excede la memoria del hombre; o, de lo contrario, según lo indique la ley. Pero con respecto a esas personas, o comunidades, o universidades, que, en su mayor parte, se supone que ese derecho se obtuvo por usurpación y no de otra manera, se requerirá una prueba más completa y exacta para establecer un título verdadero; ni la prueba derivada desde tiempo inmemorial será de otro modo útil a su respecto, a menos, además de otras cosas necesarias para esa prueba, presentaciones, incluso continuas, durante al menos cincuenta años, como mínimo, todas las presentaciones se han llevado a efecto, se probarán a partir de escritos auténticos. Todos los demás derechos de mecenazgo, con respecto a los beneficios, tanto seculares como regulares, o parroquiales, o en cuanto a dignidades, o cualquier otro beneficio, en una catedral o colonia ni la prueba derivada desde tiempo inmemorial será de otro modo útil a su respecto, a menos, además de otras cosas necesarias para esa prueba, presentaciones, incluso continuas, durante al menos cincuenta años, como mínimo, todas las presentaciones se han llevado a efecto, se probarán a partir de escritos auténticos. Todos los demás derechos de mecenazgo, con respecto a los beneficios, tanto seculares como regulares, o parroquiales, o en cuanto a dignidades, o cualquier otro beneficio, en una catedral o colonia ni la prueba derivada desde tiempo inmemorial será de otro modo útil a su respecto, a menos, además de otras cosas necesarias para esa prueba, presentaciones, incluso continuas, durante al menos cincuenta años, como mínimo, todas las presentaciones se han llevado a efecto, se probarán a partir de escritos auténticos. Todos los demás derechos de mecenazgo, con respecto a los beneficios, tanto seculares como regulares, o parroquiales, o en cuanto a dignidades, o cualquier otro beneficio, en una catedral o colonia[Página 265]iglesia legiate; como también todas las facultades y privilegios, ya sean concedidos para tener la fuerza de patrocinio, o, en virtud de cualquier otro derecho, nominar, elegir, presentar a dichos beneficios cuando estén vacantes, a excepción de los derechos de clientelismo pertenecen a iglesias catedralicias, y exceptuando aquellas otras (derechos de mecenazgo) que pertenecen al emperador, a los reyes. o a aquellos que poseen reinos, y a otros príncipes superiores y supremos que tienen los derechos de soberanía dentro de sus propios dominios, como también aquellos (derechos de mecenazgo) que se han otorgado a favor de (lugares de) estudios generales, se entenderán totalmente abrogado y anulado, junto con la cuasi-posesión que siguió a eso. Y los beneficios de este tipo serán conferidos, como libres, por aquellos que compilan allí;

Además, será lícito que el obispo rechace a las personas que los patrocinadores han presentado, si no están en forma. Pero si la institución pertenece a los inferiores (eclesiásticos), ellos (los presentes) serán, sin embargo, examinados por el obispo, de acuerdo con lo que ha sido ordenado en otro lugar por este santo Sínodo; de lo contrario, la institución hecha por aquellos inferiores será nula.

Pero los patrones de beneficios, de cualquier orden y dignidad que puedan ser, sean ellos (los patrones) incluso comunidades, universidades o cualquier colegio, ya sea de clérigos o laicos, no podrán de ninguna manera, ni por ninguna causa u ocasión interferir con la recepción de los frutos, las rentas o los ingresos de cualquier beneficio, incluso si esos beneficios son verdaderamente, por fundamento o dotación, bajo su derecho de mecenazgo; pero los dejará a libre disposición del rector, o del beneficiario, a pesar de cualquier costumbre contraria. Tampoco se atreverán a transferir a otros, contrariamente a los decretos de los cánones, a dicho derecho de mecenazgo, por venta o bajo cualquier otro título: si actúan de otro modo, serán sometidos a las penas de excomunión e interdicto, y será ipso jure privada del mencionado derecho de mecenazgo. Por otra parte, las accesiones realizadas[Página 266]a través de la unión de beneficios gratuitos con iglesias que están sujetas al derecho de mecenazgo, incluso de laicos, ya sean iglesias parroquiales o beneficios de cualquier otro tipo, incluso aquellos que son simples, dignidades u hospitales, en tan sabio que los beneficios gratuitos antes mencionados se hacen de la misma naturaleza que aquellos a los que están unidos, y se colocan bajo el (mismo) derecho de mecenazgo; tales (accesiones), si aún no se han llevado a efecto, como también las que a partir de ahora se harán, a instancia de cualquier persona, por cualquier autoridad, incluso apostólica, deberá, junto con dichas uniones ellos mismos, sean considerados como obtenidos subrepticiamente; a pesar de cualquier forma de palabras allí empleada, o cualquier excepción que pueda considerarse equivalente a ser expresada;

As regards those augmentations, which, having been made within the last forty years, have obtained their effect and a complete incorporation; such shall nevertheless be reviewed and examined by the Ordinaries, as the delegates of the Apostolic See; and those which shall be found to have been obtained by surreption, or obreption, shall, together with the unions, be declared invalid, and the benefices themselves shall be separated, and be conferred upon other persons.

Del mismo modo, también cualesquiera derechos de mecenazgo, -sobre las iglesias, y cualquier otro beneficio de cualquier tipo, incluso las dignidades que antes eran libres-, que se han adquirido en los últimos cuarenta años, o que pueden adquirirse en adelante, ya sea mediante un aumento. de la investidura, o como consecuencia de erigir el edificio de nuevo, o por alguna otra causa similar, aunque con la autoridad de la Sede Apostólica, se tomará conocimiento cuidadosamente por dichos Ordinarios, como delegados como se mencionó anteriormente; y no se verán obstaculizados por las facultades o privilegios de ningún individuo con respecto a eso; pero revocarán por completo los derechos de mecenazgo, ya que [Página 267]encontrará que no se ha establecido legítimamente debido a alguna necesidad más evidente de la iglesia, o beneficio, o dignidad; y restaurarán los beneficios de este tipo a su antiguo estado de libertad; sin perjuicio, sin embargo, a los titulares de los mismos, y después de haber devuelto a los patrones todo lo que hayan dado en este sentido; todos los privilegios, constituciones y costumbres, a pesar de ser inmemoriales, no obstante.

Los jueces, a quienes las causas pueden ser cometidas por la Apostolie See, deben ser nominados por el Sínodo: todos los jueces terminarán las causas rápidamente.

Dado que a causa de las sugerencias maliciosas de los pretendientes, y en ocasiones también por la distancia de los lugares, no se puede obtener un conocimiento perfecto de las personas a quienes se les han cometido las causas; y por lo tanto, a veces las causas se refieren a los jueces que no están del todo en forma; el santo Sínodo ordena que, en cada sínodo provincial o diocesano, se designen ciertas personas que posean las calificaciones requeridas por la constitución de Bonifacio VIII., que comienza por Statutum y que, por lo demás, son adecuadas para ello; que, a ellos también, además de los Ordinarios de los lugares, se les puede confiar en lo sucesivo aquellas causas eclesiásticas y espirituales, pertenecientes al tribunal eclesiástico, que pueden tener que ser delegadas en sus distritos. Y si uno de ellos así designado muere mientras tanto, el Ordinario del lugar, con el consejo del Capítulo, sustituirá a otro en su lugar, hasta el próximo Sínodo provincial o diocesano; de tal manera que cada diócesis tendrá al menos cuatro, o incluso más, personas aprobadas y calificadas como arriba, a quienes las causas de esta naturaleza pueden ser cometidas por cualquier legado, nuncio e incluso por la Sede Apostólica: de lo contrario, después dicha designación ha sido hecha, la cual los obispos transmitirán inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, cualquier delegación de otra[Página 268] los jueces, hechos a cualquier otro que no sea el anterior, se considerarán subrepticios.

Además, el santo Sínodo amonesta tanto a los Ordinarios como a todos los demás jueces a esforzarse por terminar las causas en el menor tiempo posible; y reunirse en todos los sentidos, ya sea prescribiendo un término dado, o mediante algún otro método disponible, los artificios de los abogados, ya sea retrasando el juicio de la demanda, o cualquier otra parte del proceso judicial.CAPÍTULO XI.

Ciertos arrendamientos de propiedad o derechos eclesiásticos están prohibidos; ciertos otros arrendamientos de este tipo son anulados.

Ordinariamente trae grandes ruinas a las iglesias, cuando la propiedad de las mismas es, en perjuicio de aquellos que tienen éxito, arrendadas a otros con el pago actual de una suma de dinero. Por lo tanto, todos los arrendamientos de este tipo, si se hacen para pagos por adelantado, no se considerarán de ninguna manera válidos en perjuicio de aquellos que tengan éxito; cualquier indulto o privelege a pesar de todo; ni se confirmarán tales arrendamientos en el tribunal romano ni en ningún otro lugar. Tampoco será legal, para cultivar las jurisdicciones eclesiásticas, o las facultades de nominación, o de delegar vicarios en espirituales; ni para los arrendatarios ejercer lo anterior en persona o por otros; y cualquier concesión por el contrario, aunque hecha por la Sede Apostólica, será estimada subrepticia. En cuanto a los arrendamientos de cosas eclesiásticas, aunque confirmados por la autoridad apostólica,

[Página 269]CAPÍTULO XII.

Los diezmos deben pagarse en su totalidad: aquellos que retengan o entorpezcan el pago de los mismos deben ser excomulgados: los rectores de las iglesias pobres deben ser relevados piadosamente.

Esos no deben ser soportados quienes, por diversos artificios, se esfuerzan por retener los diezmos acumulados en las iglesias; ni aquellos que tímidamente toman posesión y aplican para su propio uso, los diezmos que tienen que ser pagados por otros; mientras que el pago de los diezmos se debe a Dios; y los que se niegan a pagarles, o estorban a quienes los dan, usurpan la propiedad de otro. Por lo tanto, el santo Sínodo ordena a todos, de cualquier rango y condición que sean, a quienes pertenece pagar los diezmos, que en adelante paguen en su totalidad los diezmos, a los cuales están sujetos en la ley, a la iglesia de la catedral, o a cualquier cosa. otras iglesias, o personas, son legítimamente debidas. Y los que los niegan o los obstaculizan (de recibir el pago), serán excomulgados; ni ser absuelto de este crimen, hasta que se haya realizado la restitución completa. Además, exhorta a todos y cada uno a que, de su caridad cristiana y del deber que le deben a sus propios pastores, no guarden rencor, de las cosas buenas que les ha sido dada por Dios, para ayudar generosamente a los obispos y párrocos que presidir las iglesias más pobres; para la alabanza de Dios y para mantener la dignidad de sus propios pastores que los vigilan.

El cuarto de Funeral (cuotas) se pagará a la Catedral o las Iglesias Parroquiales.

El santo Sínodo ordena que, en cualquier lugar, hace cuarenta años, un cuarto, como se lo llama, de los funerales, estaba acostumbrado [Página 270] a ser pagado a la catedral, o parroquia, iglesia, pero subsecuentemente, en virtud de cualquier privilegio, concedido a otros monasterios, hospitales o cualquier otro tipo de lugares piadosos; lo mismo en lo sucesivo, con todos sus derechos, y en la misma proporción que antes era habitual, se pagará a la catedral o parroquia; todas las concesiones, gracias, privilegios, incluso aquellos llamados mare magnum, o cualquier otro, a pesar de lo contrario.

Se prescribe la forma de proceder contra los Clérigos que tienen concubinas.

Qué cosa tan vergonzosa, y cuán indigno es el nombre de los clérigos que se han dedicado al servicio de Dios, a vivir en la inmundicia de la impureza y la esclavitud inmunda, la cosa misma testifica, en el escándalo común de todos los fieles, y la deshonra extrema que conlleva el orden clerical. Por lo tanto, para que los ministros de la Iglesia puedan ser llamados a esa continencia e integridad de la vida que se convierte en ellos; y que la gente puede por lo tanto aprender a reverenciarlos más, que saben que son más puros de vida: el santo Sínodo prohíbe a todos los clérigos que se atrevan a tener concubinas, o cualquier otra mujer de la que pueda existir alguna sospecha, ya sea en sus propias casas, o en otro lugar, o para presumir de tener cualquier relación con ellos: de lo contrario, serán castigados con las penas impuestas por los cánones sagrados, o por los estatutos de las (varias) iglesias, pero si, después de ser amonestados por sus superiores, no deben abstenerse de estas mujeres, serán privadas ipso facto de la tercera parte de los frutos, las rentas y el producto de todas sus beneficios de cualquier tipo, y pensiones; qué tercera parte se aplicará a la tela de la iglesia, o a algún otro lugar piadoso, a discreción del obispo. Si, sin embargo, persiste en el mismo crimen, con el mismo o algunos[Página 271]otra mujer, ni siquiera habrán obedecido a una segunda amonestación, no solo perderán todos los frutos y el producto de sus beneficios y pensiones, que se aplicarán a los lugares antes mencionados, sino que también serán suspendidos de la administración de los propios beneficios, por el tiempo que le parezca adecuado al Ordinario, incluso como delegado de la Sede Apostólica. Y si, habiendo sido suspendidos de esta manera, sin embargo no repudiarán a esas mujeres, o, incluso si tienen relaciones sexuales con ellas, entonces serán privadas para siempre de sus beneficios eclesiásticos, porciones, oficios y pensiones de cualquier tipo, y ser declarado desde entonces incapaz e indigno de cualquier tipo de honores, dignidades, beneficios y oficios, hasta que, después de una enmienda manifiesta de la vida, les parecerá bueno a sus superiores, por una causa, otorgarles una dispensación. Pero si, después de haberlos apartado una vez, se hubieran atrevido a renovar la conexión interrumpida, o a quitarse a sí mismas otras mujeres escandalosas de este tipo, además de las penas antes mencionadas, serán golpeadas con la espada de la excomunión. Tampoco cualquier apelación, o exención, obstaculizará o suspenderá la ejecución de lo antedicho; y el conocimiento de todos los asuntos antes mencionados no debe pertenecer a archidiáconos, o decanos, u otros inferiores, sino a los obispos mismos, que pueden proceder sin el ruido y las formalidades de la justicia, y por la única investigación de la verdad de el hecho. o para quitarse a sí mismas a otras mujeres escandalosas de este tipo, además de las penas antes mencionadas, serán golpeadas con la espada de la excomunión. Tampoco cualquier apelación, o exención, obstaculizará o suspenderá la ejecución de lo antedicho; y el conocimiento de todos los asuntos antes mencionados no debe pertenecer a archidiáconos, o decanos, u otros inferiores, sino a los obispos mismos, que pueden proceder sin el ruido y las formalidades de la justicia, y por la única investigación de la verdad de el hecho. o para quitarse a sí mismas a otras mujeres escandalosas de este tipo, además de las penas antes mencionadas, serán golpeadas con la espada de la excomunión. Tampoco cualquier apelación, o exención, obstaculizará o suspenderá la ejecución de lo antedicho; y el conocimiento de todos los asuntos antes mencionados no debe pertenecer a archidiáconos, o decanos, u otros inferiores, sino a los obispos mismos, que pueden proceder sin el ruido y las formalidades de la justicia, y por la única investigación de la verdad de el hecho.

En cuanto a los clérigos que no tienen beneficios o pensiones eclesiásticas, serán castigados, según la calidad de su crimen y contumacia, y su persistencia en el mismo, con el encarcelamiento, la suspensión de su orden, la imposibilidad de obtener beneficios, o de otra manera, en conformidad con los cánones sagrados.

Obispos también, si, lo que Dios no lo permita, no se abstengan de un crimen de esta naturaleza, y, al ser amonestados por el Sínodo provincial, no se enmiendan, serán ipso facto suspendidos; y, si persisten en ello, serán informados por dicho Sínodo al Santo Pontífice Romano, quien los castigará de acuerdo con la naturaleza de su culpabilidad, incluso con la privación si es necesario.

Los Hijos de Clérigos ilegítimos están excluidos de ciertos Beneficios y Pensiones.

Que el recuerdo de la incontinencia paterna puede desterrarse, en la medida de lo posible, de los lugares consagrados a Dios, donde la pureza y la santidad son las más apetecibles; no será lícito que los hijos de clérigos, no nacidos en un matrimonio legítimo, tengan, en aquellas iglesias donde sus padres tienen, o tuvieron, un beneficio eclesiástico, algún beneficio, aunque sea diferente; ni para ministrar de ninguna manera en dichas iglesias; ni para tener pensiones de los ingresos de los beneficios que sus padres tienen, o han sostenido en el pasado. Y si un padre y su hijo serán encontrados, en este tiempo presente, para tener beneficios en la misma iglesia; el hijo será obligado a renunciar a su beneficio, o a cambiarlo por otro fuera de esa iglesia, en el espacio de tres meses, de lo contrario será ipso jure privado de ello; y cualquier dispensa con respecto a lo mencionado se contabilizará subrepticiamente. Por otra parte, las renuncias recíprocas que será desde ahora ser hecha por padres que son clérigos en favor de sus hijos, que uno puede obtener el beneficio de la otra, se considerarán en su totalidad como se hizo en un fraude en este decreto, y de la ordenanzas de los cánones; ni las colaciones que pudieron haber seguido, en virtud de renuncias de este tipo, o de cualquier otra cosa hecha de manera fraudulenta, serán de utilidad para dichos hijos de clérigos. y de las ordenanzas de los cánones; ni las colaciones que pudieron haber seguido, en virtud de renuncias de este tipo, o de cualquier otra cosa hecha de manera fraudulenta, serán de utilidad para dichos hijos de clérigos. y de las ordenanzas de los cánones; ni las colaciones que pudieron haber seguido, en virtud de renuncias de este tipo, o de cualquier otra cosa hecha de manera fraudulenta, serán de utilidad para dichos hijos de clérigos.

Los beneficios con cura no se convertirán en beneficios simples: una porción adecuada de los frutos se asignará al Vicario que ejerce la cura de las almas.

El santo Sínodo ordena que esos beneficios eclesiásticos seculares, por cualquier nombre que se les llame, que, por [Página 273]su institución original, o de cualquier otro modo, tiene la cura de las almas, no se convertirá de ahora en adelante en un beneficio simple, aunque se asigne una porción adecuada a un vicario perpetuo; a pesar de las gracias que no hayan obtenido su pleno efecto. Pero, en cuanto a los beneficios en los que, contrariamente a la institución o fundamento de la misma, la cura de las almas ha sido transferida a un vicario perpetuo, aunque se encuentre que han estado en este estado desde tiempos inmemoriales, si una porción adecuada de los frutos no se le ha asignado al vicario de la iglesia, por el nombre que se le designe, se le asignará lo antes posible, y dentro de un año como máximo desde el final del presente Consejo, a discreción del Ordinario; según la forma del decreto hecho bajo Paul III., de memoria feliz. Pero si esto no puede hacerse convenientemente, o si no se hace, dentro de dicho término, tan pronto como el beneficio quede vacante, ya sea por la renuncia o fallecimiento del vicario, o rector, o de cualquier forma que sea, cualquiera de los anteriores lo desalojará, recibirá nuevamente la cura de las almas; el nombre de vicarage cesa; y será restaurado a su antiguo estado.

Los obispos mantendrán su dignidad; ni se conduzca con servilismo indigno hacia los ministros de los reyes, hacia los señores o los barones.

El santo Sínodo no puede menos que contristarse al oír que ciertos obispos, olvidadizos de su propio estado, no desprestigian de ninguna manera la dignidad pontificia; comportarse con un tipo de servilismo indecoroso, tanto en la iglesia como fuera de ella, ante los ministros de reyes, nobles y barones; y, como si fueran ministros inferiores del altar, no solo les dan lugar indignamente; pero incluso sírvelos en persona. Por lo tanto, el Santo Sínodo, detestando esto y comportamiento similar, realiza, renovando todos los cánones sagrados, los Concilios Generales, y [Página 274]otras ordenanzas apostólicas, que se relacionan con el decoro y la autoridad de la dignidad episcopal, ordenan que, en adelante, los obispos se abstengan de cosas semejantes; acusándoles de que, tanto en la iglesia como fuera de ella, teniendo ante sus ojos su propio rango y orden, tienen en cuenta en todo momento que son padres y pastores; acusando también a otros, así como a los príncipes, como a todas las personas, de pagarles el honor paternal y la debida reverencia.

Los Cánones se observarán exactamente: si, en cualquier momento, se debe otorgar una dispensa con respecto a eso, se hará con la deliberación más madura.

Como es conveniente para el bien público, para relajarse a veces la restricción de la ley, de ese modo más completamente para cumplir, para la ventaja común, los casos y las necesidades que surgen; aun así, prescindir demasiado de la ley y ceder a los peticionarios por precedente, y no por una cierta discriminación respecto de personas y circunstancias, no es otra cosa que abrir un camino para que cada uno transgreda las leyes. Por lo tanto, que todos los hombres sepan que los cánones más sagrados deben ser observados exactamente por todos, y, en la medida de lo posible, sin distinción. Pero si alguna razón urgente y justa, y en ocasiones un bien mayor, requerirá que se prescinda de algo; esto se otorgará, después de que la causa se haya tenido en cuenta, y después de la deliberación más madura, y de forma gratuita, por todos aquellos a quienes pertenece esa dispensación; y cualquier dispensa otorgada de otra manera se considerará subrepticia.

El duelo está prohibido bajo las penas más severas.

La detestable costumbre de los duelos, introducida por el invento del diablo, de que por la muerte sangrienta del cuerpo, él [Página 275] puede lograr la ruina del alma, será completamente exterminado del mundo cristiano. Cualquier emperador, reyes, duques, príncipes, marqueses, condes y señores temporales por cualquier otro nombre con derecho, que otorguen un lugar dentro de sus territorios para el combate singular entre cristianos, será excomulgado y se entenderá que se encuentra privado de jurisdicción. y el dominio sobre cualquier ciudad, castillo o lugar, en el cual o en el cual hayan permitido que tenga lugar el duelo, que tienen sobre la iglesia; y si esos lugares se celebran como un feudo, inmediatamente se despojarán de sus señores directos.

En cuanto a las personas que han luchado, y los que son llamados sus segundos (patrocinadores), incurrirán en la pena de excomunión, y la confiscación de todas sus propiedades, y de la infamia perpetua, y serán castigados como homicidios, de acuerdo con los cánones sagrados; y si han perecido en el conflicto mismo, se verán privados para siempre de la sepultura eclesiástica. Aquellos que han dado consejo en la facilidad de un duelo, ya sea por cuestión de derecho o de hecho, o han persuadido de alguna otra manera a cualquiera de ellos, como también a los espectadores de eso, estarán sujetos al vínculo de excomunión, y de una maldición perpetua; sin embargo, cualquier privilegio o costumbre malvada, aunque sea inmemorial.

Las Inmunidades, la Libertad y otros Derechos de la Iglesia son recomendados a los Príncipes Seculares.

El Santo Sínodo está deseoso de que la disciplina eclesiástica no solo se restaure entre el pueblo cristiano, sino que también pueda conservarse sana y salva de todo tipo de intentos adversos; además de aquellas cosas que ha ordenado tocar a las personas eclesiásticas, ha considerado oportuno, que los príncipes seculares también sean amonestados de su deber; confiando que ellos, como católicos, a quienes Dios ha querido ser los protectores [Página 276] de la santa fe y de la iglesia; no solo otorgará a la iglesia el derecho a ella misma de ser restaurada, sino que también recordará a todos sus súbditos con la debida reverencia hacia el clero, los párrocos y las órdenes superiores; ni permitir que sus oficiales, o magistrados inferiores, a través de cualquier espíritu de codicia, o descuido, viole la inmunidad de la iglesia y de las personas eclesiásticas, que, por la ordenanza de Dios, y por los nombramientos de los cánones se ha establecido; pero (vea) que rinden, junto con los príncipes mismos, debido a la observancia de las constituciones sagradas de los Soberanos Pontífices y de los Concilios.

Ordena, por lo tanto, y ordena que los cánones sagrados, y todos los Concilios Generales, como también todas las demás ordenanzas apostólicas, publicados a favor de las personas eclesiásticas, de la libertad de la Iglesia y contra sus transgresores, todo lo cual También se renueva por este presente decreto, - ser observado exactamente por todos los hombres. Y por esta causa, amonesta al emperador, a los reyes, a las repúblicas, a los príncipes, a todos y cada uno de los estados y dignidades que sean, que cuanto más abundantemente estén adornados con bienes temporales y con poder sobre otros, más religiosamente deberían ellos. Respete todo lo que sea de derecho eclesiástico, como pertenencia especial a Dios, y como estar bajo la cobertura de su protección; y que no sufran tal daño por ningún barón, noble, gobernador u otro señor temporal, y sobre todo por sus propios oficiales inmediatos; pero castiga severamente a aquellos que obstruyen su libertad, inmunidad y jurisdicción; siendo ellos mismos un ejemplo para ellos en cuanto a la piedad, la religión y la protección de las iglesias, a imitación de sus príncipes más excelsos y religiosos, sus predecesores, que no solo se defendieron de todos los daños sino que, por su autoridad y munificencia, de una manera especial adelantó los intereses de su propia iglesia. Por lo tanto, que cada uno de los presentes cumpla con su deber con cuidado; para que la adoración divina sea celebrada devotamente, y los prelados y otros clérigos permanezcan, silenciosamente y sin obstáculos, en sus propias residencias y en el cumplimiento de sus deberes, para beneficio y edificación del pueblo. la religión y la protección de las iglesias, a imitación de sus príncipes más excelsos y religiosos, sus predecesores, que no solo se defendieron de todos los daños de los demás, sino que, por su autoridad y munificencia, promovieron de manera especial los intereses de su propia iglesia . Por lo tanto, que cada uno de los presentes cumpla con su deber con cuidado; para que la adoración divina sea celebrada devotamente, y los prelados y otros clérigos permanezcan, silenciosamente y sin obstáculos, en sus propias residencias y en el cumplimiento de sus deberes, para beneficio y edificación del pueblo. la religión y la protección de las iglesias, a imitación de sus príncipes más excelsos y religiosos, sus predecesores, que no solo se defendieron de todos los daños de los demás, sino que, por su autoridad y munificencia, promovieron de manera especial los intereses de su propia iglesia . Por lo tanto, que cada uno de los presentes cumpla con su deber con cuidado; para que la adoración divina sea celebrada devotamente, y los prelados y otros clérigos permanezcan, silenciosamente y sin obstáculos, en sus propias residencias y en el cumplimiento de sus deberes, para beneficio y edificación del pueblo. Por lo tanto, que cada uno de los presentes cumpla con su deber con cuidado; para que la adoración divina sea celebrada devotamente, y los prelados y otros clérigos permanezcan, silenciosamente y sin obstáculos, en sus propias residencias y en el cumplimiento de sus deberes, para beneficio y edificación del pueblo. Por lo tanto, que cada uno de los presentes cumpla con su deber con cuidado; para que la adoración divina sea celebrada devotamente, y los prelados y otros clérigos permanezcan, silenciosamente y sin obstáculos, en sus propias residencias y en el cumplimiento de sus deberes, para beneficio y edificación del pueblo.

[Página 277]CAPÍTULO XXI.

En todas las cosas, la autoridad de la Sede Apostólica permanecerá intacta.

Finalmente, el santo Sínodo declara que todas las cosas que, bajo cualquier cláusula y palabra, han sido ordenadas en este Concilio sagrado, en la reforma de la moral y en la disciplina eclesiástica, bajo los Soberanos Pontífices, Pablo III ., y Julio III., de feliz memoria, como bajo el más bendito Pío IV., han sido decretados así, ya que la autoridad de la Sede Apostólica es, y se entiende que es, intacta por eso

DECRETO PARA CONTINUAR LA SESIÓN EN EL DÍA SIGUIENTE.

Considerando que todas las cosas que tuvieron que ser tratadas en la presente sesión no pueden enviarse convenientemente, debido a la tardanza de la hora; por lo tanto, según fue resuelto por los Padres en la congregación general, las cosas que quedan se difieren hasta mañana, en la continuación de esta misma Sesión.

CONTINUACIÓN DE LA SESIÓN.

El cuarto día de diciembre.

DECRETO RELATIVO A LAS INDULGENCIAS.

Mientras que el poder de conferir indulgencias fue otorgado por Cristo a la Iglesia; y ella, incluso en los tiempos más antiguos, utilizó el dicho poder, entregado a ella por Dios; el Santo Sínodo sagrado enseña, y ordena, que el uso de las Indulgencias, para el pueblo cristiano más saludable, y aprobado de [Página 278]por la autoridad de los Concilios sagrados, debe conservarse en la Iglesia; y condena con anatema a aquellos que afirman que son inútiles; o que niegan que haya en la Iglesia el poder de otorgarles. Al otorgarles, sin embargo, desea que, de acuerdo con la antigua y aprobada costumbre en la Iglesia, se observe la moderación; no sea que, por excesiva facilidad, la disciplina eclesiástica se debilite. Y deseoso de que los abusos que se han arrastrado en él, y por la cual este honorable nombre de las Indulgencias sea blasfemado por los herejes, sea enmendado y corregido, ordena generalmente por este decreto, que todo mal gana para la obtención del mismo, una causa más prolífica de abusos entre los cristianos ha sido derivada, ser completamente abolida. Pero en cuanto a los otros abusos que han procedido de la superstición, la ignorancia, la irreverencia o de cualquier otra fuente, ya que, debido a las múltiples corrupciones en los lugares y provincias donde se cometen dichos abusos, no pueden prohibirse convenientemente; Manda a todos los obispos, diligentemente para recoger, cada uno en su propia iglesia, todos los abusos de esta naturaleza, y reportarlos en el primer Sínodo provincial; que, después de haber sido revisado también por las opiniones de los demás obispos, puedan remitirse inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, por cuya autoridad y prudencia se ordenará lo que sea conveniente para la Iglesia universal; para que este don de las sagradas indulgencias sea dispensado a todos los fieles, piadosamente, santurosamente e incorruptamente. a causa de las múltiples corrupciones en los lugares y provincias donde se cometen dichos abusos, no pueden prohibirse convenientemente; Manda a todos los obispos, diligentemente para recoger, cada uno en su propia iglesia, todos los abusos de esta naturaleza, y reportarlos en el primer Sínodo provincial; que, después de haber sido revisado también por las opiniones de los demás obispos, puedan remitirse inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, por cuya autoridad y prudencia se ordenará lo que sea conveniente para la Iglesia universal; para que este don de las sagradas indulgencias sea dispensado a todos los fieles, piadosamente, santurosamente e incorruptamente. a causa de las múltiples corrupciones en los lugares y provincias donde se cometen dichos abusos, no pueden prohibirse convenientemente; Manda a todos los obispos, diligentemente para recoger, cada uno en su propia iglesia, todos los abusos de esta naturaleza, y reportarlos en el primer Sínodo provincial; que, después de haber sido revisado también por las opiniones de los demás obispos, puedan remitirse inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, por cuya autoridad y prudencia se ordenará lo que sea conveniente para la Iglesia universal; para que este don de las sagradas indulgencias sea dispensado a todos los fieles, piadosamente, santurosamente e incorruptamente. cada uno en su propia iglesia, todos los abusos de esta naturaleza, y reportarlos en el primer Sínodo provincial; que, después de haber sido revisado también por las opiniones de los demás obispos, puedan remitirse inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, por cuya autoridad y prudencia se ordenará lo que sea conveniente para la Iglesia universal; para que este don de las sagradas indulgencias sea dispensado a todos los fieles, piadosamente, santurosamente e incorruptamente. cada uno en su propia iglesia, todos los abusos de esta naturaleza, y reportarlos en el primer Sínodo provincial; que, después de haber sido revisado también por las opiniones de los demás obispos, puedan remitirse inmediatamente al Soberano Romano Pontífice, por cuya autoridad y prudencia se ordenará lo que sea conveniente para la Iglesia universal; para que este don de las sagradas indulgencias sea dispensado a todos los fieles, piadosamente, santurosamente e incorruptamente.

A ELECCIÓN DE CARNES; EN FASTS, Y FESTIVAL DAYS.

El santo Sínodo también exhorta, y, por el más santo advenimiento de nuestro Señor y Salvador, conjura a todos los pastores que, como buenos soldados, recomiendan diligentemente a todos los fieles todas aquellas cosas que la santa Iglesia Romana, la madre y [Página 279]Señora de todas las iglesias, ha ordenado, como también aquellas cosas que, como en este Concilio, como en los otros concilios ecuménicos, han sido ordenadas, y para usar toda diligencia para que sean observadores de todo eso, y especialmente de aquellos que tienden mortificar la carne, como la elección de carnes y ayunos; como también aquellos que sirven para promover la piedad, como la celebración devota y religiosa de los días festivos; a menudo advirtiendo a la gente a obedecer a los que se les impusieron (Hebreos xiii.17), a quienes escucharán, oirán a Dios como galardonador, mientras que aquellos que los desprecian, sentirán a Dios como un vengador.

EN EL ÍNDICE DE LIBROS; EN EL CATECISMO, BREVIARY, Y MISSAL.

El Sínodo sagrado y santo, en la segunda sesión celebrada bajo nuestro más santo señor, Pío IV, encargó a ciertos Padres elegidos que consideraran lo que se debía hacer tocando varias censuras y libros sospechosos o perniciosos, y que informaran al respecto a los dichos santo Sínodo; oyendo ahora que los Padres han puesto fin a la labor que, sin embargo, debido a la variedad y multitud de libros no puede ser juzgada clara y convenientemente por el santo Sínodo; Impone que todo lo que haya sido hecho por ellos sea presentado al Santo Pontífice Romano, que puede ser por su juicio y autoridad terminado y hecho público. Y ordena que lo mismo se haga con respecto al Catecismo, por los Padres a quienes se consignó el trabajo, y con respecto al misal y al breviario.

EN EL LUGAR DE LOS EMBAJADORES.

El santo Sínodo declara que, por el lugar asignado a los embajadores, así como Eclesiásticos como Seculares, ya sea en Sesión, procesión o en cualquier otro acto, no se ha creado ningún prejuicio con respecto a ninguno de ellos; pero que todos sus [ propios derechos y prerrogativas, y los de su propio emperador, reyes, repúblicas y príncipes están ilesos y no han sido tocados, y continúan en el mismo estado en que se encontraban antes del presente Concilio.

AL RECIBIR Y OBSERVAR LOS DECRETOS DEL CONSEJO.

Tan grande ha sido la calamidad de estos tiempos, y tal inveterada malicia de los herejes, que no ha habido nada tan claro en nuestra declaración de fe, nada tan bien establecido, que ellos, a instigación del enemigo del humano raza, no se han contaminado por algún tipo de error. Por lo cual, el santo Sínodo ha hecho especial hincapié en condenar y anatematizar los principales errores de los herejes de nuestro tiempo, y en impartir y enseñar la doctrina verdadera y católica; como lo ha condenado, y anatematizado, y decretado.

Y considerando que tantos obispos, convocados de las diversas provincias del mundo cristiano, no pueden estar ausentes por tanto tiempo sin grandes pérdidas para el rebaño que les fue confiado, y sin peligro universal; y considerando que no queda ninguna esperanza de que los herejes, después de haber sido invitados con tanta frecuencia, incluso con la fe pública que deseaban, y después de tanto tiempo esperado, vendrán aquí más tarde; y, por lo tanto, es necesario poner fin extensamente al Consejo sagrado: ahora le queda a Él amonestar en el Señor a todos los príncipes, como lo hace de este modo, para que puedan prestar su ayuda de modo que no permitan lo que ha decretado. ser corrompido o violado por los herejes; pero que sean por ellos y todos los demás devotos recibidos, y fielmente observados. Y si surge alguna dificultad con respecto a la recepción de esos decretos, o si se debe resolver algo,[Página 281] personas que él juzgue oportuno (emplear) en el tratamiento de dichos asuntos; o incluso por la celebración de un Concilio general, si lo juzga necesario; o de otra manera que le parezca más adecuada.

AL RECONOCER, EN SESIÓN, LOS DECRETOS DEL CONSEJO BAJO PABLO III. Y JULIO III.

Puesto que, en diversos momentos, también bajo Pablo III, como bajo Julio III., De feliz memoria, muchas cosas han sido ordenadas y definidas en este Sagrado Concilio tocando dogmas y reforma de costumbres; el santo Sínodo quiere que ahora sean recitados y leídos.

AL FINAL DEL CONCILIO, Y SOBRE LA APELACIÓN DE LA CONFIRMACIÓN DE NUESTRO SANTÍSIMO SEÑOR.

La mayoría de los señores ilustres y de la mayoría de los Padres reverendos, ¿complace que, para alabanza de Dios Todopoderoso, se ponga fin a este sagrado Sínodo ecuménico? y que se solicite la confirmación de todo y singular de las cosas que allí se han decretado y definido, también bajo los Romanos Pontífices, Pablo III y Julio III, de feliz memoria, como bajo nuestro más santo señor Pío IV. , en el nombre de este santo Sínodo, por los presidentes, y los Legados de la Sede Apostólica, del Romano Pontífice más bendito?

Ellos respondieron: nos agrada.

Después, el cardenal Morone, el más ilustre y reverendo, el primer Legado y Presidente, bendiciendo el santo Sínodo, dijo: Después de haber dado gracias a Dios, la mayoría de los reverendos Padres, ve en paz.

Ellos respondieron: Amén.

ACLAMACIONES DE LOS PADRES AL FINAL DEL CONSEJO.

El cardenal de Lorena. Al más bendito Pío, el Papa, y nuestro señor, pontífice de la Iglesia santa y universal, muchos años y memoria eterna.

Respuesta de los Padres. Oh Señor Dios, conserva por mucho tiempo al Santísimo Padre a tu iglesia: por muchos años.

El cardenal A las almas de los Soberanos Pontífices más benditos, Pablo III y Julio III, por cuya autoridad se inició este sagrado Concilio general, la paz del Señor, la gloria eterna y la felicidad a la luz de los santos.

Responder. Sé su memoria en bendición.

El cardenal Del emperador Carlos V, y de los reyes más serenos, que han promovido y protegido este Consejo universal, sean la memoria en bendición.

El cardenal Al más sereno emperador Fernando, siempre augusto, ortodoxo y pacífico, y a todos nuestros reyes, repúblicas y príncipes, muchos años.

Responder. Preserva, oh Señor, al emperador piadoso y cristiano: Oh, el emperador celestial, protege a los reyes terrenales, los preservadores de la fe correcta.

El cardenal A los Legados de la Sede Apostólica Romana y a los presidentes de este Sínodo, muchas gracias y muchos años.

Responder. Muchas gracias: el Señor los recompensa.

El cardenal A los cardenales más reverenciados y a los más ilustres embajadores.

Responder. Muchas gracias; muchos años.

El cardenal A los más santos obispos, la vida y un feliz regreso a sus propias iglesias.

Responder. A los heraldos de la verdad memoria perpetua; al Senado ortodoxo por muchos años.

El cardenal El sagrado y santo Sínodo de Trento: confesamos su fe; mantengamos los decretos de eso.

Responder. Permítanos confesar, alguna vez mantener.

[Página 283] El cardenal. Todos creemos así; todos pensamos lo mismo; todos nosotros, consintiendo y abrazándolos, suscribiéndonos. Esta es la fe del bendito Pedro y de los apóstoles: esta es la fe de los Padres: esta es la fe de los ortodoxos.

Responder. Así creemos; así pensamos; así nos suscribimos.

El cardenal A estos decretos que se adhieren podremos ser dignos de las misericordias y la gracia del primer y gran sacerdote supremo, Jesucristo Dios; nuestra inviolable Señora, la santa madre de Dios, también intercediendo, y todos los santos.

Responder. Entonces que así sea, que así sea. Amén, Amén.

Cardenal. Anathema para todos los herejes.

Respuesta Anathema, anatema.

Después de esto, fue ordenado a todos los Padres, por los Legados y presidentes, bajo pena de excomunión, que, antes de partir de la ciudad de Trento, deberían suscribir por su propia mano los decretos del Concilio, o aprobarlos por algunos. instrumento público; todos los cuales se suscribieron posteriormente, y estaban en el número CCLV; a saber, cuatro legados, dos cardenales, tres patriarcas, veinticinco arzobispos, ciento sesenta y ocho obispos, siete abades, treinta y nueve procuradores de ausentes (prelados) con comisión legal, siete generales.

Está de acuerdo con el original: en fe de lo cual nos hemos suscrito:

Yo, Angelus MASSARELLI, obispo de Telesia, secretario del sagrado Concilio de Trento.

Yo, Marcus Antonius PEREGRINUS, de Como, notario del dicho Consejo.

Yo, Cynthius PAMPHILUS, escribano de la diócesis de Camerino, notario del mencionado Consejo.

CONFIRMACIÓN DEL CONSEJO.

Nosotros, Alexander di Farnese, cardenal-diácono de San Lorenzo en Dámaso, vice-canciller de la Santa Iglesia Romana, [Página 284] Certifico y doy fe, que, en este día, siendo el miércoles, el veintiséis de enero de MDLXIV , en el quinto año del pontificado de nuestro santísimo señor Pío IV., por la providencia de Dios, el Papa, Mons mis señores, los cardenales Morone y Simonetta, últimamente volvieron del Consejo sagrada de Trento; por lo que se había presidido como los Legados de la Sede Apostólica, hicieron, en un consistorio secreto, celebrado en San Pedro, la petición a nuestro dicho santo señor de la siguiente manera:

Most blessed Father; in a decree, concerning the closing of the oecumenical Council of Trent, published the day before the nones of December last, it was ordained, that, through the presidents and Legates of your Holiness, and of the holy Apostolic See, confirmation should be requested from your Holiness, in the name of the said Council, of all and singular the things which were therein decreed and defined, as well under Paul III., and Julius III., of happy memory, as under your Holiness. Wherefore, we, John, Cardinal Morone, and Louis, Cardinal Simonetta, who were then Legates and presidents, wishing to execute what was appointed in that decree, do humbly petition in the name of the said oecumenical Council of Trent, that your Holiness would vouchsafe to confirm all and singular the things which have therein been decreed and defined, as well under Paul III., and Julius III., of happy memory, as under your Holiness.

Al oír esto, su Santidad, habiendo observado y leído el tenor de dicho decreto, y habiendo recibido el consejo de los señores más reverendos, los cardenales, respondió con estas palabras: Adhiriéndose a la petición que nos hicieron los Legados antedichos. En nombre del Concilio ecuménico de Trento, tocando su confirmación, Nosotros, con autoridad apostólica, y con el consejo y el consentimiento de nuestros venerables hermanos los cardenales, habiendo previamente tenido una deliberación madura con ellos, confirmamos todo y el singular cosas que han sido decretadas y definidas en dicho Consejo, también bajo Pablo III, y Julio III., de feliz memoria, como durante el tiempo de nuestro pontificado; y nosotros [Página 285]mande que el mismo sea recibido e inviolablemente observado por todos los fieles de Cristo; En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

TORO DE NUESTRO SANTÍSIMO SEÑOR PÍO IV., POR PROVIDENCIA DE DIOS, PAPA, TOCAR LA CONFIRMACIÓN DEL CONSEJO GENERAL OECUMENICO (Y) DEL TRENTO.

Pío, obispo, servidor de los siervos de Dios, para la memoria perpetua de esto.

Bendito sea el Dios, y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias, y el Dios de todo consuelo, que ha concedido mirar hacia abajo a Su santa Iglesia, agitado y sacudido por tantas tormentas y tempestades, y, mientras día tras día estaba más angustiado, finalmente alivió con un remedio adecuado y deseado. Para extirpar muchas y muy perniciosas herejías, corregir las maneras y restablecer la disciplina eclesiástica, procurar la paz temporal y la concordia del pueblo cristianismo, un Concilio ecuménico y general había sido, hace mucho tiempo, incriminado por nuestro predecesor, Pablo III. ., de memoria piadosa, y había comenzado por la celebración de varias Sesiones. Tras haber sido llamado por su sucesor a la misma ciudad, el Consejo, después de haberse celebrado varias sesiones, no pudo, a causa de diversos impedimentos y dificultades que sobrevinieron, incluso se llegó a una conclusión: fue, por lo tanto, durante mucho tiempo interrumpido, no sin el mayor dolor por parte de todas las personas de piedad, mientras que la Iglesia cada día más y más imploró ese remedio. Pero nosotros, al entrar en el gobierno de la Sede Apostólica, nos comprometimos a llevar a cabo una obra tan necesaria y saludable, incluso cuando nuestra solicitud pastoral nos amonestaba;[Página 286]confiando en la Divina Misericordia, y ayudado por el celo piadoso de nuestro hijo más amado en Cristo, Fernando, Emperador electo de los romanos, y por el de otros reyes, repúblicas y príncipes cristianos, finalmente hemos alcanzado lo que no han cesado de trabajar después de la vigilancia diaria y nocturna, y que hemos pedido asiduamente al Padre de las luces. Porque mientras que una numerosa asamblea de obispos y de otros prelados distinguidos, y digna de un concilio ecuménico, al ser convocados por nuestras cartas, e impulsados ​​también por su propia piedad, se habían reunido por todos lados fuera de las naciones de La cristiandad, en dicha ciudad; junto con quienes fueron muchas otras personas de piedad, preeminentes para la habilidad en las letras sagradas, y el conocimiento de la ley divina y humana; los Legados de la Sede Apostólica que presiden en dicho Sínodo; nosotros mismos tan favorables a la libertad del Concilio, como incluso tener, por cartas escritas a nuestros Legados, voluntariamente dejó libre dicho Consejo para determinar sobre asuntos debidamente reservados a la Sede Apostólica; las cosas que quedaban por tratarse, definirse y ordenarse, tocar los sacramentos y otros asuntos, que parecían necesarios para confesar herejías, eliminar abusos y enmendar la moral, eran por el Sagrado y Santo Sínodo con la más perfecta libertad y diligencia, trato, precisión, deliberación, definición y ordenamiento, y una vez completado, el Consejo concluyó con tan gran unanimidad por parte de todos los que asistieron, que era evidente que tal acuerdo era El Señor lo está haciendo y fue maravilloso para nosotros y para todos. Por lo cual una recompensa tan singular, en seguida nombramos procesiones solemnes en esta buena ciudad, a las que asistieron con gran piedad el clero y el pueblo; y nos ocupamos de que las acciones de gracias tan justamente debidas sean pagadas a la majestad divina; ya que el tema de ese Concilio ha traído consigo una gran y casi segura esperanza de que día a día se deriven mayores frutos de los decretos y constituciones de la Iglesia.

Y considerando que dicho santo Sínodo, en su reverencia hacia la Sede Apostólica, y siguiendo también las huellas de los antiguos Concilios, nos ha pedido, en un decreto hecho en sesión pública, la confirmación de todos sus decretos, aprobados en nuestra el tiempo y el de nuestros predecesores; Nosotros, al familiarizarnos con la solicitud de dicho Sínodo, primero por las cartas de nuestros Legados, luego, a su regreso, por lo que diligentemente informaron en el nombre del Sínodo; después de una madura deliberación tuvimos con nuestros venerables hermanos los cardenales de la Santa Iglesia Romana, y, sobre todo, habiendo invocado la asistencia del Espíritu Santo; después de eso, habíamos comprobado que todos esos decretos eran católicos, y útiles y saludables para el pueblo cristiano, Nosotros, para la alabanza del Dios Todopoderoso, con el consejo y el asentimiento de nuestros hermanos antes mencionados, tener este día, en nuestro consistorio secreto, confirmado por autoridad apostólica todos y singular esos decretos, y han ordenado que los mismos sean recibidos y observados por todos los fieles de Cristo; como también, para la información más clara de todos los hombres, Nosotros, por el tenor de esta carta, los confirmamos, y ordenamos que sean recibidos y observados.

Y, en virtud de la santa obediencia, y bajo las penas por los cánones sagrados designados, y otros más graves, incluso los de privación, para ser infligidos a nuestra discreción, también mandamos a todos y cada uno de nuestros venerables hermanos, los patriarcas, los arzobispos, los obispos y todos los demás prelados de las iglesias, de qué estado, grado, orden y dignidad pueden ser, aunque sean distinguidos con el honor del cardenalicio, observando diligentemente dichos decretos y estatutos en sus propias iglesias , las ciudades y las diócesis, tanto en sus tribunales de justicia como en otros lugares, y para hacer que lo mismo sea observado inviolablemente, cada uno por sus propios súbditos, en la medida en que de alguna manera se trate en ellos; silenciar a los perdedores, y al refractario, por medio de sentencias judiciales, y por las censuras también y las penas eclesiásticas contenidas en dichos decretos; llamando también, si es necesario, la ayuda del brazo secular. Y, por las entrañas de la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, exhortamos y conjuramos a nuestro dicho hijo predilecto el emperador electo, y los reyes cristianos, repúblicas y príncipes, con esa piedad con la que ayudaron, por sus embajadores, en el Consejo, con[Página 288] la misma piedad y el mismo celo, por el bien de Dios y la salvación de su pueblo, en reverencia también hacia la Sede Apostólica y el Sínodo sagrado, para apoyar, cuando sea necesario, con su ayuda y su semblante, los prelados en la ejecución y observación de los decretos de dicho Consejo; y no permitir que las opiniones contrarias a la sana y saludable doctrina del Consejo sean recibidas por las personas que están bajo su influencia, sino que se abstengan de prohibirlas.

Además, para evitar la perversión y la confusión que pudieran surgir, si se permitiera a cada uno, como lo considerara conveniente, publicar sus propios comentarios e interpretaciones sobre los decretos del Consejo; Nosotros, por autoridad apostólica, prohibimos a todos los hombres, así como eclesiásticos, de cualquier orden, condición y rango que puedan ser, como también los laicos, con cualquier honor y poder invertido; prelados, a saber, bajo pena de ser interceptados de entrar a la iglesia, y todos los demás, sean cuales sean, bajo pena de excomunión incurridos por el hecho, para suponer, sin nuestra autoridad para publicar, en cualquier forma, cualquier comentario, glosa, anotación , escolia, o cualquier clase de interpretación de los decretos de dicho Consejo; o para resolver cualquier cosa con respecto a eso, bajo cualquier motivo, incluso bajo el pretexto de una mayor corroboración de los decretos, o la ejecución más perfecta de los mismos, o bajo cualquier otro color. Pero si algo en él le parece a cualquiera haber sido expresado y ordenado de una manera oscura, y parece necesitarlo en cuanto a una interpretación o decisión, que suba al lugar que el Señor ha elegido; a saber, a la Sede Apostólica, la amante de todos los fieles, cuya autoridad el santo Sínodo también ha reconocido tan reverentemente. Porque, si surgen dificultades y controversias con respecto a dichos decretos, los reservamos para que sean por Nosotros aclarados y decididos, así como el Santo Sínodo se ha decretado de la misma manera; preparándose, ya que el Sínodo ha expresado justamente su confianza con respecto a nosotros, para satisfacer las necesidades de todas las provincias,[Página 289]nos parecen los más adecuados; declarando que todo lo que pueda ser intentado en contrario en este asunto, ya sea consciente o inconscientemente, por cualquiera, por cualquier autoridad, es, sin embargo, nulo e inválido. Y que estas cosas pueden llegar al conocimiento de todos los hombres, y que nadie puede usar la excusa de la ignorancia; Queremos y ordenaremos que, en la basílica vaticana del príncipe de los apóstoles y en la iglesia de Letrán, en el momento en que la gente suele reunirse allí para estar presente en la solemnización de las misas, esta carta se lea públicamente en una voz fuerte por ciertos oficiales de nuestra corte; y que, después de haber sido leído, se colocará en las puertas de esas iglesias, y también a las puertas de la Cancillería Apostólica, y al lugar habitual en el Campo di Fiore; y estar allí por un tiempo, para ser leído por y para llegar al conocimiento de todos los hombres. Y cuando se retire de allí, copiando, según la costumbre, dejados en esos mismos lugares, será entregado a la prensa en nuestra buena ciudad, para que pueda ser más convenientemente conocido en todas las provincias y reinos del nombre cristiano. Y ordenamos y decretamos que, sin lugar a dudas, se otorgue fe a las copias escritas o suscritas de la mano de un notario público, y garantizadas por el sello y la firma de alguna persona constituida en dignidad eclesiástica. Que nadie, por lo tanto, infrinja esta nuestra carta de confirmación, monición, inhibición, reserva, voluntad, mandato y decreto, o con temerario atrevimiento vaya en contra de esto. Pero si alguien se atreve a intentar esto, hágale saber que incurrirá en la indignación de Dios Todopoderoso y de Sus benditos Apóstoles, Peter y Paul. Dado en Roma, en San Pedro, en el año de la Encarnación del Señor, mil quinientos sesenta y cuatro, en la séptima de las calendas de febrero, en el quinto año de nuestro pontificado.

Ed. y trans. J. Waterworth (Londres: Dolman, 1848)

Hanover Historical Texts Project

Escaneado por estudiantes de Hanover College en 1995.

Los números de página de la traducción de Waterworth aparecen entre paréntesis.

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Directa Diversión

    Directa Diversión

    El Tocadiscos. -“Directa Diversión”LOS SULTANES DE LA GALAXIA “Contra el Imperio de Monoklex”Rock-CD14 canciones. 10€.A veces, se necesita un pequeño respiro... Leer el resto

    Hace 5 horas, 52 minutos por   Mda
    CULTURA Y OCIO
  • Carta de Ramón Viñals: “Óscar se ha sumado a la catalanofobia de la derecha...

    Carta Ramón Viñals: “Óscar sumado catalanofobia derecha española franquista”

    Carta de Ramón Viñals, en exclusiva para Diario Masónico, fue Candidato en las elecciones a MRGM de la GLE en 2018, Pasado Gran Asistente de 4 MM RR GG MM y... Leer el resto

    Hace 5 horas, 57 minutos por   Habitalia
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Cuando el estrés te enferma

    Cuando estrés enferma

    Cortisol - El culpable de todo¿Sientes los nervios a flor de piel? ¿No puedes concentrarte ni retener información? Todo el mundo quiere algo de ti, pero ¿no... Leer el resto

    Hace 5 horas, 58 minutos por   Mundotlp
    PSICOLOGÍA, SALUD Y BIENESTAR
  • [A VUELAPLUMA] El lugar de Europa en el cosmos

    VUELAPLUMA] lugar Europa cosmos

    El nuevo director científico de la Agencia Espacial Europea (ESA), el astrónomo Günther Hasinger, cree que la vida está ahí fuera esperando a que la descubramos... Leer el resto

    Hace 9 horas, 18 minutos por   Harendt
    CULTURA Y OCIO, HISTORIA, OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Como cancelar facturas SAT: Pasos y Esquema de cancelación de facturas

    Como cancelar facturas SAT: Pasos Esquema cancelación

    Quieres saber como hacer para cancelar facturas SAT?, pues no te preocupes  porque existe la manera exacta para que hagas esa cancelación, como modalidad que... Leer el resto

    Hace 9 horas, 53 minutos por   Masideasdenegocio
    EMPRESA
  • La Feria del libro: una vanidad comunista

    Feria libro: vanidad comunista

    Pobre lector cubano, que espera cada año por un evento que apenas muestra algunos libros y que silencia a grandes escritores de Cuba y del resto del mundo... Leer el resto

    Hace 11 horas, 19 minutos por   Ángel Santiesteban Prats
    AMÉRICA LATINA, CUBA, OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Camión mosquito y autos transportados

    Camión mosquito autos transportados

    La sección “Garaje Miniatura” ya nos ha mostrado notas comparativas de las dos escalas de la marca británica Matchbox. En la siguiente nota, los lectores, podrá... Leer el resto

    Hace 12 horas, 58 minutos por   Archivo De Autos
    MOTOR, TENDENCIAS