Revista Toros

El delirio…Y el gallo

Por Malagatoro

Manazanares-cuadrilla

Manzanares y los banderilleros de su cuadrilla saludando al respetable. Foto: Maurice Berho/mundotoro


PLAZA DE TOROS DE SEVILLA. 20 DE ABRIL DE 2012. TOROS DE VICTORIANO DEL RÍO PARA JUAN JOSÉ PADILLA, JOSÉ Mª. MANZANARES Y ALEJANDRO TALAVANTE.

Crónica de la Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla

Para hablar de los toreros, antes tenemos que hablar del toro de esta tarde en Sevilla y ¿cuáles son los argumentos?, desgraciadamente ninguno, porque toro, lo que se dice toro, esta tarde en la Maestranza brilló por su ausencia.

Ahora bien si entendemos como toro, aquel animal que se aprueba mal presentado, o sea anovillado, con escasos pitones, algunos de ellos sospechosamente romos o ciertamente reventados, entonces sí podemos decir que lo que salió por chiqueros hoy en Sevilla era lo que cada uno guste, pero nunca un toro integro o bravo.

Lo de esta tarde fue una pasarela del medio toro, de aquel animal criado para las presuntas figuras de hoy en día, que se queda corto en los capotes, que no recibe ni una media vara, que no admite un quite y que llega a la muleta con las tandas justas para que un torero a su medida ejecute una sucesión de muletazos desviados que enervan a quien quiera admitir esta tauromaquia de mentira.

En fin, estos fueron los toros de Victoriano del Rio, los que estas figuras de porcelana se matan por matar, y en este panorama ciertamente son los primeros del escalafón. Nunca serán cabeza del escalafón donde se lidia el toro encastado y que presenta los problemas propios de su naturaleza brava.

MANZANARES es un torero fabricado desde pequeño en escenarios como el de esta tarde en Sevilla y ahí le reconocemos como número uno en unión de algún otro. Ejecuta la lidia con muchos tiempos perdidos para que el animal al menos le dure varias tandas, desviadas y con muchos resabios, pero pulcras y limpias y en eso basa su tauromaquia. Esa tauromaquia moderna a tiempos de hoy donde estas pretendidas figuras se igualan en lo fácil y eluden retos superiores porque no les interesa o posiblemente porque no saben, quien sabe.

TALAVANTE, se sube a este carro mientras consiga contratos que engorden su cuenta corriente, pero se confunde si se presta a anunciarse con estos medios toros. Tiene capacidad, dominio y arte para empresas mayores. En su primero de hoy lo demostró. Este animalito tenía un pelín de casta en la muleta y su faena gozó de mucho fondo, torería y empaque. Como mató bien se llevó una merecida oreja.

PADILLA en su nueva etapa no luce con estos animalitos. Es torero con otras capacidades que siempre le fueron reconocidas. Ahora anunciándose al rebufo de las figuras de porcelana su toreo lógicamente no llega a los tendidos. Necesita otro escenario.

Así, que el gallo pueblerino que le regalaron a TALAVANTE en su vuelta al ruedo, representa muy fielmente esta mediocridad de espectáculo donde el toro con sus atributos de bravo, poderoso y encastado, brilla por su ausencia hurtando a la Fiesta el ingrediente fundamental de la emoción y la sensación de riesgo.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista