Revista Cine

El Desconocido del Lago: Minimalismo expresivo

Publicado el 03 abril 2014 por Cintasperdidas @cintasperdidas

DESCONOCIDO LAGO (Foto 4)

trescintascopia.png
Una gran acogida. Este filme francés llega conmoviendo, deleitando, dejando buen sabor. Los adjetivos se suceden. Alabanzas y más alabanzas. Y señales que la catalogan como material de alto valor cinematográfico. Para más inri la película ganó el premio a Mejor Director en la sección Un certain regard (Una cierta mirada) del Festival de Cannes. Y no es el único premio que acumula. ¿Llevará el río agua? Porque de hecho está sonando, y bastante fuerte.

El lugar: un lago. El contexto: el cruising, una modalidad para conocer partners sexuales. Una forma de disfrutar del sexo popular entre los gays que muchos pueden tachar de libertina y promiscua. En la práctica, los pretendientes pasean desnudos o con poca ropa por una zona reservada a esta actividad, y los coitos se suceden sin mucho preámbulo. Un “aqui te pillo aquí te mato” regularizado, casi industrializado.

La trama: un joven de aspecto tímido y frágil llamado Franck (Pierre Deladonchamps) siente una gran atracción por un misterioso y apuesto hombre de bigote llamado Michel (Christophe Paou) al que le gusta de nadar, tomar el sol y practicar cruising en la orilla del lago. Este enigmático bañista parece a su vez disfrutar de la compañía del que parece su joven pareja.

Nuestro antojadizo protagonista desea a Michel. Su fijación le lleva a observarlo siempre que puede. No puede resistirse. Ese hombre le gusta demasiado. Un atardecer, cuando todos han abandonado el lugar, en medio del silencio y la creciente oscuridad que acompaña al ocaso, Franck está donde no debía. Al igual que el gato al que la curiosidad acaba matando, observa desde la lejanía como Michel se baña junto a su joven compañero. Lo que al principio no es más que un acto de voyeurismo caprichoso e inconsciente, se transforma en el testimonio de un asesinato. En lo que parece un juego, Michel acaba ahogando a su compañero. Tras presenciar la escena, Franck abandona el lugar sin ser visto.

DESCONOCIDO LAGO (Foto 8)

Yendo a contracorriente de lo que cabría esperar, el joven protagonista no se apresura a denunciar el crimen a la policía. Tampoco huye. Sin saber muy bien por qué, decide dejar de lado lo que ha visto y comenzar una extraña relación con Michel en cuanto éste se lo propone. Pero Franck sabe lo que ha visto, sabe de lo que es capaz el misterioso bañista. No sabe exactamente qué clase de hombre tiene en frente, lo que sí sabe es que lo desea fervientemente: Michel es su debilidad. ¿Saldrá a la luz el crimen? ¿Está nuestro protagonista en riesgo? ¡Vayan a verla si quieren saberlo!

Por supuesto sobra decir que no es una película para todos los públicos: carece de una serie de elementos que sirven para enganchar al espectador amante de la acción, el espectáculo o las sacudidas. Los elementos que forman L‘ inconnu du lac -su título original- son de una entidad más sutil, más difícil de aferrar. Esto no significa que esta cinta carezca de ritmo o intriga, no significa que no tenga la capacidad de mantener nuestra curiosidad viva. Todo lo contrario.

El tratamiento cinematográfico es altamente original, íntimo, cercano. Logra transmitir, y logra un buen nivel de suspense. La fotografía es genial. El espacio-tiempo es reducidísimo, mínimo. Se extiende en unos pocos cientos de metros y se sirve de elipsis de horas o en ocasiones de pocos minutos. Todo queda ahí, frente a nosotros, al alcance del ojo espectador. Un minimalismo expresivo que en ningún caso es forzado ni pretencioso: una fórmula que trabaja a la perfección en la búsqueda de la frescura, la originalidad y la eficacia a la hora de contar la historia en planos y secuencias. Bravo a su director Alain Guiraudie.

La falta de banda sonora es una elección magistral. No hay aderezo. El ambiente es el mismo para el espectador que para los protagonistas. La experiencia visual es excepcional, como también lo es la sonora. Buenos los diálogos también. Los personajes están bien construidos pero no son geniales. La actuación es correcta pero se puede decir que a los protagonistas les falta un poco de fuerza. Dicho esto, cabe señalar que el contexto y el tono de la película no se resienten en absoluto por ello.

Para concluir queda señalar que merece la pena ir a verla si se es un cinéfilo de carnet, pero se puede dejar pasar tranquilamente si lo que realmente nos apasiona son los personajes carismáticos y los filmes intensos.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas