Revista Libros

"El hombre de los círculos azules", Fred Vargas

Publicado el 14 noviembre 2021 por Joaquinvarela

Este post está fusilado de Alfredo Álamo en Lecturalia. Es bastante mejor de lo que yo hubiera hecho, así que ahí va:
Fred Vargas es diferente. Lo notas al empezar cualquiera de sus libros y encontrarte de sopetón con un montón de personajes ligeramente diferentes. Podrían ser normales, pero no lo son. Tienen un factor, posiblemente el factor Vargas, y en un momento de sus vidas, cambian, se convierten en seres únicos, como la misma Vargas, que nació siendo Frédérique Audoin, medievalista, y acabó siendo Fred Vargas, la escritora de novela negra revelación en Francia.
Vargas utiliza diversos personajes protagonistas en sus novelas, como el trío de historiadores neuróticos de Que se levanten los muertos, aunque parece ser que el favorito del público es el comisario Adamsberg, hilo conductor de Huye rápido, vete lejos, novela que fue adaptada al cine en 2007 por Régis Wargnier y que en el mercado en español se estrenó con el sonoro título de Plaga Final. Es Adamsberg quien protagoniza entonces El hombre de los círculos azulesAdamsberg el salvaje, el extraño, el ausente y reflexivo Adamsberg que tanto echa de menos correr descalzo sobre las piedras y se encuentra encerrado en un París infinito y lastrado por un amor imposible.
Pero no está solo. Mathilde, la bióloga marina, y Charles Reyer, el ciego guapo, son dos de las mejores apariciones en el libro de Vargas. Es impresionante el dominio de la escritora francesa sobre los diálogos, unas líneas en ocasiones Godardianas, que mantienen el hechizo durante páginas y páginas.
Objetos, en teoría sin importancia, aparecen rodeados de un círculo perfecto de tiza azul. Todo el mundo piensa que es algo sin importancia. Todos menos Adamsberg. Sabe que alguien va a morir, y que los círculos azules tendrán algo que ver. Y no se equivoca.
El hombre de los círculos azules es un libro divertido, rápido, ameno y lleno de asesinatos. La mano de Vargas en la narración es firme y apenas flaquea en la resolución de la historia, donde muchos de los narradores contemporáneos se venden al Deus Ex MachinaVargas sólo se vende a Adamsberg y a su lejana manera de observar el mundo. Una historia más que recomendable
.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista