Revista Salud y Bienestar

El informe notarial

Por Jas
El informe notarial

Alguna que otra vez os hablé de la cantidad de informes que llegan a solicitarnos: de lo más variopinto y curioso, en calidad; y notable en la cantidad... Es como si, a lo largo de la carrera de medicina, tuviésemos alguna asignatura relacionada con la fe notarial. 

Sucedía durante la pandemia, en aquellas interminables jornadas en las que llegábamos a hacer, con relativa facilidad, las 70 u 80 llamadas telefónicas, intercaladas con alguna que otra visita presencial...

Marco en número en el teléfono... 
-. Hola, Mary, dígame, ¿en qué podemos ayudarla?. 
-. Hola doctor, soy la sobrina de Mary... Verá Ud... Ella tiene que acudir al hospital en los próximos días, para hacerse algunas pruebas... 
-. Muy bien, sí... 
-. ... Como no dejan que nadie la acompañe al interior del hospital, y ella no sabe hablar español, necesitaría que hiciese Ud. un informe, en el que diga que es necesario que yo entre con ella... 
-. Mire Ud... Si le explica a quienes estén en la puerta esto mismo que me acaba de decir, ya verá Ud. como las dejan pasar a las dos... 
-. Pero es que... (con otras palabras, volvió a referirme lo mismo). 
-. No, por favor, no entiendo que me pidan esto... Mucho menos aun en el contexto de contar con que en esta consulta estoy supliendo, que ni siquiera las conozco a Uds...  




Volver a la Portada de Logo Paperblog