Revista Salud y Bienestar

El Instituto de Obesidad se suma a la celebración del Día Mundial de la Obesidad como forma de concienciar a la población

Por Fat
La obesidad se ha convertido durante las últimas décadas en una epidemia mundial. En este sentido, y según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del mil quinientos millones de personas adultas tienen sobrepeso y, de ellas, al menos 400 millones son obesas. Bajo este prisma, la fijación de una fecha en el calendario para la celebración del Día Mundial de la Obesidad supone una ocasión inmejorable para concienciar a la sociedad sobre las graves consecuencias del problema.
Así, el Instituto de Obesidad quiere sumarse a la celebración de una jornada que debe resaltar la prevalencia que el fenómeno está adquiriendo a nivel mundial, sobre todo en lo tocante a su asociación con algunas de las principales enfermedades crónicas tales como las dolencias cardiovasculares, la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial o determinados cánceres.
De hecho, de los cerca de 60 millones de muertes anuales a nivel mundial, las dos terceras partes se deben al incremento de las enfermedades crónicas citadas anteriormente. Porcentajes que, a su vez, pueden crecer hasta el punto de que la OMS prevé un escenario, para el año 2020, en el que las enfermedades no transmisibles supongan casi el 75% de defunciones y el 60% de la carga mundial de enfermedad.
Asimismo, conviene recordar que, al margen de las cifras mencionadas, la obesidad puede llegar a reducir la esperanza de vida de una persona en diez años suponiendo, además, el principal factor de incremento de precios en el mantenimiento de los sistemas sanitarios. Razones, ambas, más que suficientes para considerar el problema de la obesidad como el principal reto pendiente de la salud pública para este siglo XX.
Esta prevalencia e incremento de la obesidad experimentada durante las últimas décadas no mejora, tampoco, si el análisis se refiere a nuestro país, donde el índice de obesidad entre la población adulta supera el 14%, y el de sobrepeso se aproxima al 40%.
Más preocupantes, incluso, resultan los porcentajes registrados entre la población infantil y juvenil, segmento en el que el índice de obesidad se iguala con la adulta (14%), y se aproxima peligrosamente en el de sobrepeso (27%). Así, mientras que entre la población adulta España se posiciona en una situación intermedia en lo que a porcentajes de adultos obesos se refiere, entre los menores presenta una de las cifras más elevadas.
Sobre este marco de fondo, la celebración de un Día Mundial de la Obesidad surge como una ocasión inmejorable para combatir el problema a través de la concienciación y mejora de las soluciones aplicables. La modificación de los hábitos sociales experimentada en los últimos veinticinco años ha llevado implícita la sustitución de las dietas tradicionales por otras de mayor densidad energética, al tiempo que ha supuesto una drástica reducción de la actividad física, tanto en el trabajo como durante el tiempo dedicado al ocio.
Esta inactividad física se debe, en gran medida, al cambio de patrones de conducta que derivan hacia estilos de vida más sedentarios. Patrones que, en el caso de la población infantil, se dan todavía con mayor intensidad. Las cifras actuales muestran que los niños españoles dedican dos horas y media de su día a ver la televisión, a lo que añaden otros 30 minutos de videojuegos e Internet.
Para solucionar estos problemas, desde el Instituto de Obesidad se apuesta por una adecuada combinación de actividad y alimentación, atendiendo especialmente a los primeros años de la infancia. Y este Día Mundial de la Obesidad supone una ocasión inmejorable para reafirmar una postura que aspira a eliminar la equivalencia actual entre obesidad y pandemia.
El doctor Adelardo Caballero, director del Instituto de Obesidad, es Licenciado en Medicina y Cirugía, especialista en Cirugía General Digestiva y Trasplante de Órganos, médico adjunto de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid. Galardonado con el Premio Extraordinario de Licenciatura por la Universidad Complutense de Madrid, realizó su formación post graduada en Israel, Suecia, Canadá y los Estados Unidos. Asimismo, es uno de los pioneros en la utilización de Balones Intragástricos para tratamiento de la obesidad en España, implantando más de 1.000 en los últimos cinco años, con muy buenos resultados. Además, ha realizado más de 500 intervenciones de cirugía bariátrica.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog