Revista Cultura y Ocio

El Karma

Publicado el 19 diciembre 2011 por Concha
El Karma

Karma es un término utilizado por las religiones orientales, incluyendo el Sijismo, el Budismo, el Jainismo, pero sobre todo el Hinduismo.  Nosotros los cristianos no estamos llamados a creer o compartir este tipo de creencias.  Sin embargo hay que admitir que estas corrientes filosóficas contienen siglos de estudio y observación sistemática sobre las leyes que gobiernan a la naturaleza, y a la interacción con el ser pensante y actuante, como elemento que más afecta el orden y el flujo normal de la misma.
Hay elementos comunes de cómo las distintas religiones interpretan el karma, dado que cada una tiene su interpretación y definición.  Lo cierto es que el karma no es obra del detino sino más bien, lo que en filosofía occidental se conoce como el "libre albedrío".  Karma está asociado con el hacer o el actuar; también con la ley de causa y efecto; y también con el ciclo natural de las cosas, osea, un principio y un fin, y el ciclo que se repite, y que puede ser alterado para bien o para mal con nuestras acciones, como consecuencia de la ley de causa y efecto.

Lo que acabo de expresar, de esta manera queda más claro: los hinduístas lo definen como los resultados inevitables hacia uno mismo, buenos o malos, como consecuencia de nuestro actuar, a manifestarse ya sea en esta vida o en la reencarnación.  Además, es una vía para (los hinduístas) alcanzar el Brahman.  ¿No les parece eso muy parecido a lo que practicamos los cristianos?  Algo así como... el actuar y obrar, que traerá cosas buenas o malas para nosotros, ya sea en esta vida o en la que sigue, y que además puede contribuir a que alcancemos la vida eterna, como está prometida en las Sagradas Escrituras.  Karma es la ley del causal o el fundamento moral, y su teoría es doctrina fundamental del Budismo.
El asunto se pone aún más complicado, dado que el karma, acorde con esa religión, también es consecuente con la reencarnación anterior y la futura.  Asi que veamos otro aspecto de nuestro karma.  Karma también es interpretado como las emanaciones (o la vibra), buenas o malas, que alguien o algo aparenta generar. 
El asunto es que, acorde al Budismo, todos nacemos con un karma.  Ese karma, según ellos, obedece o es consecuencia de nuestras acciones anteriores, y es lo que define las desigualdades en la humanidad; por ejemplo, ¿Por qué algunos nacen en cuna de oro, y otros en la pobreza total?  ¿Por qué unos tienen habilidades mentales geniales, y otros son idiotas?  ¿Por qué  unos nacen predispuestos a ser santos, mientras que otros vienen con tendencias criminales?  ¿Y qué decir de los que nacen con enfermedades y desventajas congénitas?  Pero el asunto no termina ahí; ese karma puede ir cambiando y mejorando en nuestra vida, según el actuar y las opciones de cada quien.
Aquí es donde viene lo más importante e interesante para nosotros.  El karma es más delicado de lo que uno comúnmente piensa, y más fácil de alterar e influenciar.  Por eso uno debe ser cuidadoso con ciertos elementos que son de fácil elección.  Por ejemplo: los amigos.  Dice el dicho: "dime con quien andas y te diré quién eres"; y es que los amigos o las personas con quien uno admite o decide asociarse pueden cambiar el karma o la suerte de uno, mucho más de lo que aveces realizamos.  Esto es algo que debemos enseñarle a nuestros hijos desde muy temprano.  No solo elijo a mis amigos porque tenemos aficiones similares, sino además, si pueden influenciar positivamente a mi karma con el suyo. 
Los lugares que uno elige frecuentar.  He conocido mujeres bellísimas que no logran tener suerte encontrando a la pareja ideal.  "Es que sólo se me pegan estos chiquillos con plata, que lo único que quieren es..."  Mi consejo siempre ha sido: cambia tu karma.  Cambia de lugares para ir a cenar o "parkear".  Cambia tus colores y tu forma de vestir; hasta tu perfume.  El libro que lees (y hay las que nunca leen).  El tipo de películas que ves los fines de semana; y definitivamente, los amigos con quien andas.
En la vida, la rutina puede ser un arma de doble filo.  Obtengamos lo bueno de ella.  La rutina nos da seguridad.  Además nos da tiempo para pensar en otras cosas.  Meditemos, examinemos nuestra vida.  Hagamos planes.  Orar siempre es algo bueno para nuestro karma; simplemente siempre.  La rutina nos brinda la oportunidad de planear correctamente la forma de salir de ella, ya sea ahorrando dinero, planificando, soñando, orando, interiorizando y meditando, y conociendo y socializando con las personas que existen en el entorno más cercano a uno (la familia).  Todo eso fortalece el karma.
Muchas religiones obligan al hombre y a la mujer a llegar virgenes al matrimonio.  Desde chico nos enseñan que "ese amor tan especial" se reserva para alguien igualmente especial y [email protected]  Examinemos este concepto:  bajo el punto de vista del karma, las relaciones sexuales son una de las maneras más efectivas de afectar nuestro karma.  Existe un filtro obvio para esto, que es el hecho de que uno escoge muy bien a la persona con quien se va a casar.  ¿Escoges con igual grado de importancia a las personas con quien decides tener relaciones íntimas?  Y es que en la relación sexual existe un grado de "comunión", tanto físico como espiritual (y afectivo), mucho más grande e importante del que uno se pone a pensar.  Tanto es asi, que pareciera que los problemas y las dificultades de la otra persona se transmiten; se funden con los de uno.  Además de fluídos químicos corporales, uno transmite y recibe muchas energías.  ¿Será por eso que existen las enfermedades de transmisión sexual?  Pues estos problemas pueden ir mucho más allá que las meras enfermedades fisicas; también contaminan nuestro karma, nuestro espíritu, y nuestro templo personal, trayendo consecuencias inevitables (que pueden ser buenas o malas, pero muchas veces malas).
¿Puede la música alterar nuestro karma? ¿Qué creen ustedes?
Separar y medir lo material o físico de lo espiritual.  Meditar sobre mantener un balance en esta vida, en todos los aspectos.  Elegir bien a nuestros amigos y allegados.  Elegir nuestra bebida y nuestros alimentos.  Hacer el amor sólo con nuestra pareja.  Filtrar lo que vemos y escuchamos, ya sea por televisión, cine, radio, internet, lectura, música, sonidos, ruidos, etc.  Seleccionar nuestros pensamientos, sobretodo los que inician y terminan el día.  Ejercitar el cuerpo y el espíritu.  Practicar la caridad y la generosidad; emitir buena vibra; dar.  Observar y elegir muy bien cuales son nuestros pasatiempos (fuera del trabajo).  Alejar a toda costa la envidia, los celos y la codicia de nuestras vidas, en todas las direcciones.  Alejar lo más lejos posible al espectro de la corrupción, en todas sus formas, aún en lo que elegimos creer, seguir y apoyar con nuestros pensamientos, nuestra palabra, nuestras acciones y nuestro voto ciudadano.  Discernir correctamente entre el bien y el mal; entre lo trascendental y lo superfluo; entre lo educado y lo ordinario.  Evitar la terquedad; más bien mantener los horizontes abiertos, aprender cosas nuevas, cambiar, adaptar, y sobretodo sintonizar a frecuencias positivas para poder atraer a las mismas.  Practicar la ley de la atracción.  Mantener una buena autoestima, aun cuando no nos veamos muy bien.  Valorarnos, apreciarnos, cuidarnos y querernos a nosotros mismos.  Tener siempre a alguien incondicional en quien confiar.  Enriquecer y fortalecer los vínculos familiares.  Alejar a las personas que siempre vienen a contar sus problemas.  Todas estas son tácticas que debemos adoptar y practicar para mejorar y fortalecer nuestro karma.
"El karma se mueve en dos direcciones.  Si actuamos con vigor, la semilla que plantemos resultará en felicidad.  Si actuamos sin vigor, resultará en sufrimiento."  Sakyong Mipham
"Renuncia a tu arrogancia y encontrarás paz.  Como agua mezclándose con agua, emergirás en la aceptación"  Sri Guru Granth Sahib
"Igual que la gravedad, el karma es algo tan básico que muchas veces no lo notamos"  Sakyong Mipham
"Soy una firme creyente en el karma.  Tu recibes lo que das, ya sea malo o bueno"  Sandra Bullock
"Karma, ahhh... Cosechamos lo que sembramos.  Sembramos lo que cosechamos.  Cosechamos lo que sembramos!  Es la ley de la causa y efecto, y todos estamos bajo esta ley"  Nina Hagen
"Las mejores y más bellas cosas de este mundo no se pueden ver, ni tocar... se sienten en el corazón"  Helen Keller
"Que maravilloso es que nadie necesita esperar ni un momento para empezar a mejorar este mundo"  Ana Frank
"La felicidad no es algo que ya existe.  Esta proviene de tus propias acciones"  Dalai Lama
"Invierte algo de tiempo en soledad cada día"  Dalai Lama
"Abrete al cambio, pero nunca abandones a tus valores"  Dalai Lama
"La forma en que la gente te trata es su karma.  La forma en que reaccionas es el tuyo"  Wayne Dyer
"Suerte es una palabra carente de sentido.  Nada puede existir sin una causa"  Voltaire

Volver a la Portada de Logo Paperblog