Revista Cine

El maestro del agua: sigue buscando

Publicado el 10 mayo 2015 por Juancarrasco @JuanCdlH

En el trabajo que supone además su debut en la dirección, el actor australiano Russell Crowe interpreta a un granjero, buscador del líquido elemento en su desértica Australia, apenas cuatro años después de la terrible batalla de Galípoli, enmarcada en la igualmente terrible Primera Guerra Mundial. La historia lo lleva a buscar mucho más que agua, cuando decide emprender el camino a dicho enclave turco para recuperar los cadáveres de sus tres hijos, soldados en la citada batalla. En el transcurso del viaje, el protagonista hará ejercicio de introspección, y conocerá facetas de sí mismo a la vez que descubre el lado menos maniqueo de la vida conforme va conociendo a los personajes secundarios que completan el reparto.

El maestro del agua: sigue buscando
Además de un irregular Russell Crowe en el papel principal, algo sobrepasado por la multitarea que se encomienda a sí mismo, tenemos a Olga Kurylenco haciendo de lugareña, aunque tenga tanto aire de otomana como Ben Affleck de Bruce Wayne. La parte buena del cartel reside en Yilmaz Erdogan, que dibuja desde la contención y la expresividad facial la personalidad de un abatido militar turco que se antoja lo mejor de una interesante historia enmarcada en un trasfondo histórico original y contaminada por la mediocridad estereotípica del melodrama blandengue.

En lo personal, Crowe no se aleja mucho del personaje, buscándose a sí mismo en una función creativa para la que o no está dotado o, como mínimo, aún tiene mucho que aprender.

El apartado técnico es netamente mejorable, y el montaje tampoco ayuda a que la composición adquiera consistencia en su envoltorio final. Con innegable buena fotografía y el punto álgido de la trama, Crowe se viene arriba en su momento Ridley Scott, de quien bebe descarada y lógicamente, con cámara lenta y música grandilocuente que sobrepasan al momento que se narra y debería haber dejado para futuros menesteres fílmicos. Si te gusta un recurso, úsalo, pero hazlo cuando este aporte algo a lo que narras y no porque te haga ilusión…

Con todo, abstrayéndose de esta búsqueda de la exquisitez por la vía rápida y de que el nombre del director acaba siendo más negativo que al contrario para la cinta (a eso se arriesga uno cuando piensa que la publicidad gratuita compensa), los focos de interés de esta historia de principios del siglo XX son suficientes como para que le echemos un vistazo curioso con razonable cota de interés satisfecho. Deseamos a Russell Crowe que se acabe encontrando a sí mismo detrás de una cámara, o que en su defecto centre toda su energía en la tarea interpretativa. Como mínimo debería plantearse no hacer a la vez las dos cosas, porque de momento parece ser que no hace dos funciones, sino dos medias funciones, que dista mucho de ser lo mismo.

Dirección: Russell Crowe. Título original: The Water Diviner. Países: Australia, USA y Turquía. Duración: 111 min. Género: Drama. Intérpretes: Russell Crowe (Connor), Olga Kurylenko (Ayshe), Jai Courtney (Cyril Hughes), Isabel Lucas (Natalia), Ryan Corr (Art), Damon Herriman (padre McIntyre), Megan Gale (Fatma), Yilmaz Erdogan (Hasan), Cem Yilmaz (Cemal). Guión: Andrew Knight y Andrew Anastasios. Producción: Troy Lum, Andrew Mason y Keith Rodger. Música: David Hirschfelder. Fotografía: Andrew Lesnie. Montaje: Matt Villa. Vestuario: Tess Schofield. Estreno en España: 24 Abril 2015.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas