Revista Insólito

El mal de diógenes en los millonarios

Publicado el 30 agosto 2013 por Blogmejorvendedor

Tio Rico 1MMás de alguno de nosotros ha visto en algún matinal, una nota sobre un vecino o vecina que sufre el Mal de Diógenes. Desconozco quién fue ese tal Diógenes, pero tarde o temprano se tenía que hacer famoso. “Todo sirve”, tiene que haber dicho, para alimentar su obsesión de juntar y acumular cosas, haciendo que su casa se transformara en un cerro de basura y cachureos. Algo parecido ocurre con la típica abuelita, que piensa que está salvando gatos y perros de la extinción, aunque la gran cantidad de ellos termina muchas veces devorándose entre ellos por no tener qué comer.

Hasta aquí, ninguna novedad en lo que escribo, pero, como me gusta arriesgar demanda, les hago la siguiente pregunta: ¿Qué harías si fueras el millonario Número 1 de la Revista Forbes?

Hombres Mas Ricos del Mundo

Ahora pasemos la pregunta a otro plano. ¿Qué se sentirá acumular tanto dinero que ni siquiera puedes gastarlo?. Sé que ahora entienden la introducción. Pocas personas en este mundo acumulan riquezas inimaginables, para aquellos que llegamos rasguñando a fin de mes.

Hace un tiempo leí la respuesta de un empresario multimillonario acerca de las donaciones. “A los demás no les costó lo que a mi” y con esa frase parecía justificar su negativa a donar parte de su dinero. Es una cuestión de criterio, pero la realidad es otra. Esas empresas gigantescas y poderosas no lo son tanto al momento de pagar los sueldos del general de sus trabajadores. Aunque por una cuestión de lógica, el éxito debería traspasarse a la gran mayoría de los miembros, son sólo unos pocos los que acumulan cerros y cerros de dinero. Parece más útil el dinero guardado en un banco, que el que se usa para resolver los problemas de los hermanos humanos.

Creo que no tiene nada de malo competir por un trozo de torta más grande. Tampoco ser la empresa Número 1 del mundo, pero comerse la torta casi completa sin convidar, es otra cosa. Mucho del dinero acumulado por unos pocos podrían servir para solucionar muchos de los problemas sociales graves. También culturales y comunicacionales. 

Tio Rico

Pareciera ser, que los empresarios multimillonarios hicieran vista gorda de lo que pasa en los países más pobres. Hay miles de causas nobles que podrían beneficiarse si alguno de estos personajes achicara la alcancía. Es destacable el caso de Bill Gates, que junto a su esposa, lidera una fundación de ayuda. También el caso de Mark Zuckerberg, que pese a ser el multimillonario más joven del mundo, siempre ha demostrado desinterés por el dinero. Quizás por eso tiene  un auto, casa, esposa y ropa normal.

Si analizamos, las cifras son irrisorias. Fortunas de miles y miles de millones de dólares (extraoficialmente se piensa que la fortuna del zar de la droga, Pablo Escobar, llegó a ascender a los 29 Mil Millones de Dólares). Ser exitoso no tiene nada de malo, todo lo contrario, pero no olvidemos que no estamos solos. También se puede donar en forma anónima (a mi Blog, por ejemplo. Broma), pero siempre puedes exigir poder ver en qué se han gastado los recursos que donaste. Ni hablar de las iglesias, que recomiendan a sus fieles luchar contra la pobreza ayudando al prójimo, pero la verdad es que los montos de sus arcas ni siquiera Dios los conoce.

Tanto dinero en personas que morirán sin tener tiempo de gastar sus fortunas, podría servir para invertir en ciencia, de manera de mejorar las posibilidades de calidad de vida. Insisto, las leyes tienen una tarea pendiente en todo esto, porque si la conciencia no funciona, algo tiene que estremecerla. Quizás así dejaremos de ser solamente exitosos en la televisión y no al momento de pagar los sueldos.

Mal de Diogenes

Blog Mejor Vendedor es una mezcla de Lápiz, Papel e Internet. Es el resultado del momento en que descubrí que me gustaba escribir. Cambié el “Puerta a Puerta” por las Redes Sociales. Nunca podrás predecir cuál es el próximo tema del que escribiré. Aquí algunos ejemplos de temas ya publicados:


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista