Revista Cultura y Ocio

El misterio de Layton Court. Anthony Berkeley

Publicado el 30 marzo 2012 por Matilda @Matildalibros


   Yasabéis que me encanta la novela policiaca y de hecho, me parece quetendremos en el blog una temporada de libros de este género ya que,si nadie lo remedia, son los que más abundan en mi cola dependientes y como tengo mucho que leer de infantil y mucho que leerpara estudiar, la novela negra me sirve de escape.
   Eltítulo que traigo hoy me llamó la atención en cuanto supe de suexistencia y como me vais conociendo, en cuanto os cuente elargumento lo entenderéis perfectamente.
El misterio de Layton Court. Anthony Berkeley.
   Nosencontramos a principios de S.XX y VíctorStanworth, un anciano solterón, afable y simpático en aparienciainvita a una serie de personas a pasar el verano en su típicamansión inglesa, Layton Court. Hasta aquí todo correcto, losinvitados disfrutan de agradables paseos, horas del té deliciosas yla compañía de unos y otros y parece que van a pasar un veranoestupendo. Pero claro, si fuera así nos quedaríamos sin historia ysin libro, ¿no? Y precisamente por eso, una mañana el anfitrión dela casa aparece muerto en la biblioteca (típico, típico, ¿no osencanta?). Aparentemente se trata de un suicidio ya que todas laspuertas y ventanas están cerradas por dentro y el cadáver aúnconserva la pistola en la mano, pero… hay alguien, un invitado, queno tiene muy claro que las cosas hayan ocurrido como dicen todos yeste invitado, el irónico escritor Roger Shringham, se va a dedicara darle vueltas al asunto hasta no dejar ningún cabo suelto.
   Comoveis, estamos ante un auténtico libro de misterio inglés, de losque a mí me gustan, al más puro estilo del cluedo, ¿por qué seráque esta fórmula siempre tiene encanto? La verdad es que no lo sépero yo no me puedo resistir y aunque esta vez he echado de menosalgunas cosas, he paseado por los alrededores de Layton Court conauténtico entusiasmo.
El misterio de Layton Court. Anthony Berkeley.
   Engeneral este libro me ha gustado, no tanto como otros del mismo tipoque he leído pero lo he pasado bien leyéndolo. Roger Shringham esun personaje simpático, algo pedante, hay quien dice que comohomenaje al gran Sherlock Holmes, y tremendamente testarudo. Él estáconvencido de que el señor Stanworth no se ha suicidado y a pesar delas apariencias y de las pruebas va a mover Roma con Santiago paraestar seguro. Va a contar con la ayuda de su amigo Alec, a quiencariñosamente equipara al doctor Watson y que aporta una segunda vozinteresante en las cavilaciones. El resto del reparto, por decirlo dealguna manera, tampoco decepciona, guarda secretos y sorpresas y nosintriga desde el primer momento y el misterio y el desenlace, bueno,no está mal, es original en algunos aspectos aunque un poco flojo enotros.
   Meparece que yo leo demasiados libros de este tipo y veo demasiadasseries porque adiviné muchas cosas a medida que iba leyendo y eso medio un poco de coraje, me resultó demasiado previsible en algunosaspectos y creo que eso le quita algo de encanto.
El misterio de Layton Court. Anthony Berkeley.
   Tambiéneché de menos algo más de acción y de participación por parte delos personajes secundarios porque pasamos demasiado tiemporecorriendo los jardines de Layton Court junto al escritor ysiguiendo sus cavilaciones y eso hace que el relato sea un poco lentoy a veces incluso pesado. A mí, además, me habría gustado pasarmás tiempo dentro de la casa.
   Pero,aparte de esos detalles, esta novela es lo que se espera de ella, nimás ni menos, entretiene, divierte y nos hace pasar un ratodivertido y agradable. Está bien escrita y se lee muy bien y laverdad, nos permite encariñarnos con los personajes como para quererseguir leyendo sus aventuras. Yo, desde luego, les seguiré la pista,
   Ya vosotros, ¿os gustan estos típicos misterios ingleses? ¿Podéisrecomendarme libros o películas de este tipo que no sean los de siempre? Estaré encantada deconocer más.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Buscarse a si misma. Elisa Rodríguez Court

    Buscarse misma. Elisa Rodríguez Court

    Entre tantas sandeces destacadas en los medios descubrimos de pronto un incidente que podría haberse convertido en el suceso por excelencia de agosto. Leer el resto

    Por  Elircourt
    CULTURA Y OCIO, LIBROS, LITERATURA
  • EL AUTOBÚS. Fábula, Anthony de Mello.

    AUTOBÚS. Fábula, Anthony Mello.

    Un autobús lleno de turistas atraviesa una región muy bonita llena de lagos, montañas, ríos y praderas. Pero las cortinas del autobús están cerradas, y los... Leer el resto

    Por  Joanpi
    COACHING, CULTURA Y OCIO, SOCIEDAD
  • EL GATO DEL GURÚ. Anthony de Mello

    GATO GURÚ. Anthony Mello

    Cuando, cada tarde, se sentaba el gurú para las prácticas del culto, siempre andaba por allí el gato del ashram distrayendo a los fieles. De manera que ordenó e... Leer el resto

    Por  Joanpi
    COACHING, CULTURA Y OCIO, SOCIEDAD
  • EL CONTRATO SOÑADO. Anthony de Mello.

    Eran las nueve de la mañana y Nasruddin seguía completamente dormido. El sol estaba en todo lo alto, los pájaros gorjeaban en las ramas y el desayuno de... Leer el resto

    Por  Joanpi
    COACHING, CULTURA Y OCIO, SOCIEDAD
  • ¿QUE TIEMPO HARÁ HOY?. Anthony de Mello.

    ‎"Viajero: - ¿Qué tiempo hará hoy? Pastor: - El tiempo que a mí me gusta. Viajero: - ¿Cómo sabe que hará el tiempo que a usted le gusta? Pastor: -... Leer el resto

    Por  Joanpi
    COACHING, CULTURA Y OCIO, SOCIEDAD
  • Anthony Ortega & His Horns

    Anthony Ortega Horns

    A talented and advanced improviser, Anthony Ortega never received that much recognition and has been in obscurity for far too long. Ortega had his first major... Leer el resto

    Por  Peterpank
    ARTE, CULTURA Y OCIO, MÚSICA, TALENTOS
  • Entrevista a Anthony Quinn

    Entrevista Anthony Quinn

    "Soy mexicano nacido en Chihuahua y siempre he esperado guiones de México, de directores latinoamericanos, pero no llegan. Supongo que mi tipo es muy común en... Leer el resto

    Por  Lilik
    LIBROS