Magazine

El novel novelista

Publicado el 09 julio 2014 por Vanessa Vanessa Guízar Marín @PortalEspejo

EL NOVEL NOVELISTASon las dos o tres de la mañana. Estás pasmado sobre la cama, con los ojos fijos en una sombra sobre el techo, y tu mente genera un absurdo tras otro, hasta que, súbitamente, de entre toda la paja, ¡BAM!: se te ocurre una idea magnífica que nadie ha tratado en ninguna historia jamás y que sólo tú podrás contar con lujo de estilo y profundidad. Llegó el momento que el universo esperaba, el de escribir tu primera novela, el de el glorioso génesis de El papagayo narcisista.


Lo siguiente es enfrentarse a la pantalla o el papel en blanco, eso que claman los escritores que es tan terrible, pero tú no entiendes por qué -te dices- qué llorones -piensas-. En esa superficie, que te parece tan insulsa para depositar tu genialidad, pero que será el medio para que la humanidad la goce por todos los siglos, comienzas a escribir lo que elucubraste, y las palabras fluyen inacabablemente… 

EL NOVEL NOVELISTA

EL NOVEL NOVELISTA
...hasta que terminas y lo relees, y resulta que la historia no tiene gracia, ni expresa lo que querías, olvidaste que párrafos atrás el papagayo había dicho que era huérfano y ahora pusiste que tiene madre, pero para corregir no sabes cuál opción es mejor, escribiste dos páginas de la biografía del elefante fóbico, cuando es un personaje secundario, tu sintaxis es deplorable,  tienes que recurrir al diccionario porque no estás seguro de que así se escriba tal o cual palabra, y no tienes la menor idea de si los animales que elegiste comparten hábitat, ni las características de dicho ecosistema, si es el caso.

EL NOVEL NOVELISTA
"Muy sencillo, ¡voy a investigar!", exclamas con resolución, sin más audiencia que tu cara en el espejo o tus papás. Buscas la información en internet, y fijas un día para ir a la biblioteca. ¿Sencillo, eh? Te das cuenta de que para hacer un sólo párrafo bien informado tienes que leer un libro de ochocientas páginas y que dar con un tema en la red te lleva a otro, y a otro, y a otro, como un bucle infinito, y al final no encontraste exactamente lo que querías, pero sí un montón de información, sin una sola pista de cómo aplicarla.
EL NOVEL NOVELISTA
Aquella verborrea del inicio te sale ahora a cuenta gotas, porque además te detienes cada dos segundos a buscar sinónimos, dado que, una vez más, repetiste la misma palabra dos o tres veces en la misma oración.
Pero, hey,  no te angusties, es hora de relajarte un poco, e ir a comer con tus amigos. En efecto, pides tu platillo favorito (la versión económica) y sueltas las carnes a gusto, hasta que ocurre el siguiente intercambio:
¿A qué te dedicas últimamente?
Estoy escribiendo una novela 
Y, ¿de qué se trata?
EL NOVEL NOVELISTA

O bien: 
Sí, pero ¿en qué trabajas?
EL NOVEL NOVELISTA

EL NOVEL NOVELISTA
 
Te das cuenta de que no puedes continuar así, de que necesitas terminar esa obra maestra que está tan clara en tu interior, pero que no logras estructurar, y también de que tus conocidos tienen razón en cierta medida, y debes buscar fuentes de ingreso. Basta de improvisar, sin saber cómo unir los fragmentos que ya has trabajado. Necesitas tomar las cosas más en serio y estudiar técnica y teoría. Desempolvas los libros de ortografía, sintaxis, diccionarios, compras libros online, buscas blogs, cursos, un empleo de medio tiempo, vendes cosas y tratas de descubrir cómo publicar en el feroz mundo editorial. Tal vez incluso decidas cursar una carrera de literatura. Lo que obtienes es una nueva base de información infinita, cuatro pesos y un colapso nervioso.
EL NOVEL NOVELISTA

Pero tu amor por la literatura va más allá de los obstáculos y el escepticismo social, así que persistes. Persistes demasiado. A un grado en que ya no puedes pensar en otra cosa que no sean tus personajes y su historia, y cuando alguien te habla, contestas otra cosa o tienes la mirada perdida, aún cuando en verdad te interesa escuchar y te vuelves más torpe y despistado que Mr. Bean. Los personajes te siguen al baño, al supermercado, no puedes ver una serie o película sin pensar en qué puedes aprender del guionista, o leer un libro por gusto sin hacer apuntes compulsivamente, y no importa cuánto pretendas concentrarte en otra cosa, el papagayo narcisista y sus archi-némesis se elevarán como espectros shakespeareanos para acosarte.
EL NOVEL NOVELISTA

Lo siguiente que ocurre es que, sin darte cuenta, pierdes la mayoría, si no es que todo, el poco contacto social que tenías, y entras en un vórtice mental que te arrastra hacia la zona de terror: el bloqueo. Aprendes que, además de la hoja en blanco que, sí, ya descubriste en carne propia por qué es terrorífica, hay muchos otros motivos por los cuales un escritor se queda varado. 
EL NOVEL NOVELISTA
Descubres que, contrario a lo que pensabas, tu idea no era tan original, lo que te parecía tan fantástico, muchos potenciales lectores lo consideran cliché, y hay millares de excelentes autores, y gente de mucha sabiduría y erudición, ante los cuales te sientes como un ignorante pretencioso. Te llenas de estrés e inseguridad, sientes que cualquier cosa que se te ocurre es basura, frente a todos esos genios que escribieron algo mucho mejor, y a todas esas personas que te van a juzgar en concursos, al leer tu trabajo o a la hora de editar tu material.
EL NOVEL NOVELISTA

O qué tal por simple saturacion. Después de tanta fijación, obsesión y trabajo, ya no puedes abrir siquiera el archivo sin que te recorra un escalofrío de ansiedad, y todos tus apuntes, capítulos y escenas están hechos un embrollo, al igual que tu cerebro, tu cabello, tu escritorio y tus ilusiones.
EL NOVEL NOVELISTA
Pero no te debes rendir jamás, y haces acopio de voluntad, de alguna dosis escondida de seguridad en tí mismo, y otra muy abundante de café. Al fin, tras meses o años de arrostrar el mayor reto del ser humano: enfrentarse a sí mismo intensivamente, tienes frente a ti el primer borrador. 
Tus lectores de prueba encuentran que hay diversos errores, a uno no le gustó nada, el otro entendió exactamente lo contrario a lo que querías expresar y te señalan sin pestañear varios agujeros e inconsistencias en la trama. Tendrás que hacer otro borrador, tal vez muchos más, pero no importa, porque al final, ese esfuerzo que es tan importante para tu vida ha florecido: tienes en tus manos la versión definitiva de El papagayo narcisista.
EL NOVEL NOVELISTA

¡Bien por ti, amigo! Ahora empieza el trabajo de enviarla a las editoriales, a ver quien quiere publicártela. Toma en cuenta que no sólo la calidad cuenta, y los criterios de los editores son tan diversos como insondables. Te deseo suerte...
EL NOVEL NOVELISTA

post signature

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • [Bob El Sabio] El Cine

    [Bob Sabio] Cine

    Fuente: MyWay. A mi manera (androidografia, fotografia,humor, pensamientos...). Pienso luego existo...Bob el Sabio,el azote del pensamiento,de las reflexiones... Leer el resto

    Por  Ibarakaldo
    FOTOGRAFÍA, TALENTOS
  • El aprendizaje

    aprendizaje

    Miguel como muchos otros chicos y chicas con autismo tiene un aprendizaje muy peculiar. Ya lo he comentado en más ocasiones, los que me seguís sabéis que siempr... Leer el resto

    Por  Inmacardona
    MATERNIDAD, SOLIDARIDAD
  • El paseíllo

    paseíllo

    Parece ser que ya no merecemos los gobernantes que tenemos, mientras se desintegra la estructura de poder de Montesquieu, con una fiscalía politica al servicio... Leer el resto

    Por  Alejandropumarino
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • El posmodernismo favorece el oscurantismo

    posmodernismo favorece oscurantismo

    ...los autores posmodernos favorecen el oscurantismo Leer el resto

    Por  Drgen
    CIENCIA
  • El Deceso

    Deceso

    La muerte no es el final. Además del recuerdo pueden quedar problemas difíciles de solucionar sin ayuda.La vida nos deja algo meridianamente claro y es... Leer el resto

    Por  José José Avilés Vega
    ECONOMÍA, FINANZAS, JURÍDICO
  • el abuelo

    abuelo

    quizá fue la demencia de los viejospues cada mediodía bien vestidohacía manso el mismo recorridoy nosotros estábamos perplejos. Leer el resto

    Por  Enletrasarte
    LITERATURA, TALENTOS
  • El Lobo

    Nos acercamos a ver El Lobo de Wall Street. En VOS. Una película magnífica. Cuando uno lleva el depósito lleno de dinero (fácil) y de adrenalina, tal y como le... Leer el resto

    Por  Elperdiu
    DIARIO, TALENTOS

Dossiers Paperblog