Revista Opinión

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Publicado el 11 diciembre 2017 por Vigilis @vigilis
En los últimos dos siglos siempre que en España surgen ideas de libertad, de aflojar la maroma, de aumentar el oxígeno, surgen a su vez los cerriles partidarios del reverso tenebroso. El irredentismo, común a toda Europa, adopta en España un cariz especialmente reaccionario tal vez por la influencia que ha tenido la Iglesia históricamente o por el desmedido poder de las élites locales que pusieron muy dificil siempre los esfuerzos de apertura ligados a la igualdad de derechos y a la transformación de súbditos en ciudadanos.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

De aquellos polvos...

En el siglo XIX tuvimos tres guerras civiles que de forma somera se explican por las resistencias de élites locales a plegarse al proceso de nacionalización ligado al liberalismo. El carlismo estuvo presente por todo el país pero su presencia fue destacada en Vascongadas, Navarra y Cataluña y esto tuvo consecuencias después. La derrota carlista propicia el periodo de la Primera Restauración en el que pese a contar con un sistema político especialmente corrupto según nuestros estándares actuales era un sistema de entendimiento donde buena parte de las libertades civiles estaban más o menos garantizadas. Durante este periodo existe una negociación constante del tratado de paz con el carlismo (que sorprendentemente llega hasta nuestros días como una disposición adicional en la Constitución) y un debate de la cuestión autonómica en varias regiones debido a la influencia de la ideología alemana en lugares donde no fue completo el proceso de construcción nacional (pugna entre vía alemana: idioma-nación-estado y vía francesa o española ley-nación-estado).
La caída de la Restauración lleva a unos años de experimento de una dictadura que un día de estos habría que analizar como un régimen híbrido propio de las repúblicas americanas de la época (el triunfo del espadón que deja la espada en el armario), a su vez la caída de este experimento entre muchas convulsiones propicia un vacío de poder que es aprovechado por los republicanos que lograrán establecer su régimen con apoyos estratégicos de gente que tenía otro régimen en la cabeza.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Celebración de la victoria republicana en Madrid.

Este régimen republicano con sus innumerables carencias propició niveles de libertades civiles similares a los de la Primera Restauración y similares a los que disfrutaban otras democracias europeas de la época (regimenes de libertades con censura, servicio militar, gran influencia de la Iglesia y una mayoría de la población dedicada a labores del campo y ajena al proceso político). Para el establecimiento y correcto funcionamiento de este régimen era imprescindible que la misma ley llegara a todas las esquinas del país y esto es algo que el nacionalismo jamás le perdonó a la república.
Con la aparición del régimen republicano aparece la historia de ERC, un grupo político que tomo como referencia para esta tesis sobre la incompatibilidad del nacionalismo con la democracia española.
Las elecciones municipales de 1931 tras las que la monarquía cede el poder a un grupo de republicanos (y sus aliados poco fiables) se saldan con la victoria de ERC en tres de las cuatro capitales de provincia catalanas. Mientras en España los republicanos celebran su victoria por incomparecencia del contrario y se felicitan por la oportunidad de crear un nuevo régimen democrático, en Cataluña ERC lo primero que hace es dar un golpe de estado y proclamar la independencia.
El extremadamente débil gobierno provisional de la república negocia evitar un baño de sangre con los golpistas de ERC y se llega a un pacto mediante el que Cataluña pasa a tener un gobierno regional autónomo y la nueva república se comprometerá a aprobar un estatuto de autonomía para esa región. En el mismo 1931 los republicanos se darán cuenta de que jamás lograrán el anhelo de lograr que la misma ley llegue a todas las esquinas del país. Durante toda la experiencia republicana el nacionalismo será un factor de debilidad y un palo en las ruedas del pretendido proceso modernizador que los teóricos republicanos deseaban para España.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Desfile de las juventudes de ERC en 1933 en Barcelona.

Hay que entender que en los años 30 a la debilidad del gobierno (que se confundía con el régimen hasta el 33 y a partir del 36) se le sumaba la aparición de milicias y grupos paramilitares vinculados a partidos políticos. La amenaza del baño de sangre fue constante y la degradación del orden público un factor crucial en el fin de la república. Estas bandas paramilitares debieron mucho a la historia europea de los años 20: no olvidemos que fascismo y nazismo nacen de las cenizas de la Gran Guerra que dejó a centenares de miles de veteranos con la sensación de derrota organizados en milicias. Estas milicias fueron parte esencial en el triunfo del fascismo italiano y del nazismo alemán (freikorps y SA por una parte y camisas negras que en origen habían sido los arditi por la otra). Es decir, contar con milicias te podía dar la victoria que no te daban las urnas.
ERC tuvo sus milicias o grupos terroristas, en su etapa formativa a imitación de los camisas negras y con claras influencias del fascismo italiano ("Bandera Negra", "¡Nosotros solos!", "Frente Nacional") y ya con la república en España los conocidos como Escamots. Algunos de los líderes de estas organizaciones fueron detenidos por sus crímenes y el nuevo régimen de 1931 los amnistió pensando en integrarlos, pensando que su enemigo era la derecha o la izquierda* cuando en realidad su enemigo era España.
*En aquella época en España todavía había una izquierda que consideraba al nacionalismo como una degeneración burguesa a aplastar.
En 1934 el gobierno del centrista Partido Radical (gobierno propiciado tras la victoria electoral de la derecha un año antes) decide incluir a tres ministros de la derecha y el PSOE da un golpe de estado porque no está conforme. A diferencia del anterior golpe (de 1932, de carácter militar (uno puede recorrer la historia de la Segunda República saltando de golpe en golpe)) este llega a controlar algo de territorio en Asturias y se tiene que movilizar al ejército. Aprovechando la sangre de los mineros asturianos y de militantes del PSOE que pegan tiros a la Guardia Civil en aras de la revolución comunista, el gobierno regional de ERC da a su vez otro golpe de estado en Barcelona para cargarse nuevamente a la república.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Gente a la que le tocó hacer la mili en plena plaza de San Jaime.

Pero en esta ocasión ERC y sus pistoleros no tienen delante a un gobierno provisional formado por intelectuales gorditos sino a un régimen más o menos establecido que cuenta con la lealtad del jefe del ejército en la región militar que abarca Cataluña. El general Batet, siguiendo órdenes del presidente Lerroux, declara el estado de guerra en la región y envía tropas a rodear las posiciones de la policía regional y en breve lapso de tiempo rodea a la resistencia en el palacio de la Generalidad. Les conmina a rendirse, estos se niegan y pegan tiros, los soldados disparan artillería y al final sí que se rinden porque las bombas y las balas hacen daño de verdad que es algo de lo que nunca te avisan cuando te dan la charla motivadora revolucionario-golpista.
La república anula la autonomía catalana y mete a los golpistas en prisión. Tras las dudosas elecciones de febrero del 36, una coalición de izquierdas y republicanos forma gobierno, amnistía a los golpistas del 34 y restablece la autonomía catalana con lo que ERC vuelve a abalanzarse sobre el presupuesto público y a planear destruir a una república que consideraban un incordio que les impedía dominar de forma absoluta Cataluña (cosa que vemos en las memorias de los principales líderes republicanos de la época).
El fracaso del golpe de julio de 1936 inicia la más reciente guerra civil española. Durante el primer tercio de la guerra dominará en Cataluña ERC junto a aliados republicanos y comunistas. Es una situación especialmente complicada porque en la calle el poder real está en manos de grupos anarquistas. Las pugnas por el poder en este bando de la guerra son uno de los factores que explican el fracaso en dar una respuesta coordinada y temprana a la insurrección militar (otro factor bien pudieron ser las checas de las que ERC también formó parte como se empieza a averiguar en los últimos años). La degeneración de la unidad de mando llega a un punto crítico en mayo del 37 cuando tienen lugar los llamados "sucesos de Barcelona" que vinieron a ser una micro guerra civil en el bando del Frente Popular en la ciudad condal. La victoria comunista en esta lucha acaba con la primacía del mayor grupo organizado de gente armada con lo que las ofensivas del Frente Popular se retrasarán un año hasta la batalla decisiva de la guerra que fue la batalla del Ebro.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Esta fue una de las dos guerras civiles que tuvo el bando del Frente Popular durante la guerra civil.

La victoria de los inusrrectos en 1939 implicó la prohibición de la mayoría de los partidos políticos y de su actividad pública así como la desaparición de las bandas paramilitares. Con la paulatina desaparición del hambre en España ERC comenzará a comienzos de los 50 su testimonial actividad clandestina. En esta misma clandestinidad y segun regresan del extranjero líderes históricos de ERC y de sus grupos paramilitares esas mismas personas forman nuevos grupos con mayor o menor caracter terrorista como el Frente de Liberación Nacional, el Ejército Popular Catalán o el Partido Socialista de Liberación Nacional. Estos grupos son completamente irrelevantes en la "lucha contra el franquismo".
En 1975 el general Franco muere de viejo en la cama de un hospital y España nuevamente da pasos para el establecimiento de un régimen de libertades que fructifican en la Constitución de 1978. La nueva democracia es sustancialmente superior a la experiencia republicana de los años 30 ya que no hay censura previa ni se admiten bandas paramilitares. Aún así esta democracia continúa arrastrando el problema de "encajar" a un nacionalismo que ve a España como el objetivo a destruir e incluso aparecerán nuevos problemas como la herencia de las estructuras sindicales corporativistas que explican en parte el fracaso del modelo laboral español.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Intemporal programa electoral de ERC.

Como para el irredentismo el problema nunca fue el franquismo, los irrelevantes grupos paramilitares mencionados organizan un grupo terrorista ya en plena democracia. "Terra Lliure" se da a conocer en 1981 de forma pública aunque antes sufre algunas bajas por manipulación de explosivos, cosa normal ya que todo grupo terrorista deja a los becarios manejando las bombas mientras los dirigentes viajan en coche oficial con calefacción.
Durante la década de 1980 el brazo armado de ERC comete múltiples atentados sobre todo contra infraestructuras (también atentados mortales) y sufre numerosas bajas propias por manipulación de explosivos. También secuestran y atentan contra Federico Jiménez Losantos, famoso locutor de radio, por no estar de acuerdo con el nacionalismo. En 1991 la organización se disuelve ya que ve en ERC el camino para la independencia (según sus propios documentos afirman) pese a lo cual algunos de sus miembros se incorporan a ETA y concretamente al Comando Barcelona. No perdamos de vista que el mayor número de víctimas mortales del nacionalismo catalán es de procedencia catalana. Supongo que aman tanto su tierra que la quieren ver sin gente, pasto de los lobos. Una idiotez incurable. Tras la disolución en 1992 se detiene a muchos integrantes de esta banda, otros serán detenidos ya dentro de ETA y otros pasarán a la órbita de las CUP callándose en público que matar a gente no es tan malo.

El odio histórico de ERC contra la democracia española

Los esbirros pegan tiros y van a la cárcel, los que manejan los hilos viajan en coche oficial y reciben sueldo del estado. Hoy todavía estamos así.

Pero la historia de ERC continúa, de forma sorprendente, como partido político legal. España es ese país en que para que el estado te ofrezca un oneroso estipendio debes decir que odias a España y quieres destruirla. Durante esta Segunda Restauración, ya plenamente democrática y homologable a los niveles de libertades públicas más altos del mundo, ERC sigue tratando de destruirla para no tener ninguna traba en el régimen de partido único que quieren imponer en Cataluña. Así, en septiembre de 2017 cometen otro golpe de estado esta vez aliados con el partido de la burguesía nacionalista históricamente ligado a esa parte del nacionalismo catalán que durante la guerra civil apoyó a los insurrectos. Para un observador externo esto carece de lógica pero si nos ponemos en la piel del nacionalismo tiene mucho sentido: su enemigo nunca ha sido la derecha o la burguesía, su enemigo siempre ha sido durante estos ochenta años el mismo: un régimen y un país: la democracia y España. Y para acabar con ellas se aliarán con quien sea, dirán lo que sea y harán lo que quieran.
Mientras se lo permitamos.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :