Revista España

El secreto tras los muros de Tirso de Molina

Por Manugme81 @SecretosdeMadri

Los muros de la estación de Tirso de Molina en Madrid guardan un misterioso secretoMuchas veces, caminando por el interior de las estaciones de metro me he preguntado como es posible construir semejantes espacios bajo tierra sin alterar la fisionomía de la ciudad. Todas estas cuestiones encuentran una pequeña respuesta en el secreto de hoy, el que nos lleva a una de las estaciones del centro de Madrid, a Tirso de Molina y al misterio que guardan sus paredes.

En la explanada que actualmente ocupa la plaza, estuvo hasta 1834 el Convento de la Merced, el cuál desapareció por la desamortización de Mendizábal. Éste contaba con un pequeño cementerio donde los monjes de la congregación encontraban el descanso eterno. Sin embargo, el camposanto no se trasladó al derruir el convento sino que se optó por dejarlo allí para siempre.

Entonces, se optó por alisar el terreno, plantar unos árboles y denominar al espacio ‘Plaza del Progreso’. Con el paso de los años, la presencia del cementerio fue cayendo en el olvido hasta que comenzaron las obras para una de las estaciones del metro de la Linea 1. Los obreros estaban picando una de las paredes cuando, entre gritos de asombro y miedo, descubrieron entre los muros la presencia de numerosos esqueletos. Eran los restos sepultados de los antiguos frailes que en su día habitaron el convento.

Fue entonces cuando comenzaron a circular historias y leyendas sobre fantasmas que habitaban en la estación. Lo más peliagudo del caso es que las autoridades no se pusieron de acuerdo en qué hacer con todos los restos así que optaron por la solución más fácil. Los depositaron tras las paredes de los andenes y los recubrieron con azulejos. Así que casi un siglo después, ahí siguen, a solo unos cuantos centímetros del mundo de los vivos, ajenos al bullicio de nuestro día a día.

Por cierto, la Plaza del Progreso (y la Estación de Metro del Progreso) finalmente adoptaron el nombre de Tirso de Molina, quien fue uno de los frailes que habitó en el antiguo Convento de la Merced.

Foto de la entrada sacada de madridmetropolis.blogspot.com

Si quieres recibir automáticamente todas las actualizaciones de Secretos de Madrid, subscríbete a mi RSS

« Post Anterior

Pequeñas (y dulces) obras de arte

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revistas