Revista Deportes

El “síndrome del avestruz”

Por Malagatoro

image¿Qué está ocurriendo en España.  ¿En qué berenjenal nos están metiendo a los españoles algunos dirigentes políticos sin rumbo o sin escrúpulos? ¿Por qué derroteros se inclina la actual sociedad española? Parte importante de la sociedad en la que vivimos parece tocada por el “síndrome de la avestruz”: no quiere ver, y “no hay peor ciego que el que no quiere ver”; es cobarde, apática, comodona, borrega, relativista, veleta que gira con el viento...  En todos los sectores de la sociedad y en todas las edades existe gente que esconde la cabeza bajo la arena, como el avestruz.  Entre los políticos: esos que engañan, sectarios que mienten a los ciudadanos, que carecen de cultura, que cercenan a su capricho los derechos fundamentales de sus gobernados ...Entre los responsables de la administración local: esos que están en el cargo para medrar, a los que les importa muy poco el resto de los ciudadanos. Entre  dirigentes, periodistas y comunicadores de los medios de comunicación social: esos que nos sirven mentiras o verdades a medias y que están al servicio del poder y del dinero. Y lo que es peor, entre las gentes en general de nuestra sociedad que van por la vida sin rumbo claro, veletas que se dejan llevar por el vaivén de las ideas, de la política…Entre esos que dicen ser independientes y libres y, pudiendo serlo, no tienen el valor ni la gallardía de, no ya de defender, sino al menos de enviar una palabra de ánimo, de comprensión, de solidaridad con quienes tienen muy cerca y realizan una misma labor en la sociedad o actividad profesional, y son fruto de la prepotencia, de la discriminación y de la injusticia por parte de caciques políticos, al más puro estilo fascista y totalitario. Todos esos, son miembros de esa “sociedad avestruz”, anestesiada, cobarde y vendida,  entre los que lamentablemente hay personas a los que nunca creía encontrarme metidos hasta el cuello en ella. La libertad y la independencia son muy caras, y es necesario, o resignarse a vivir sin ellas, o decidirse a comprarlas por su precio. A buen entendedor…


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas