Revista Cultura y Ocio

Errores de las estrellas del rock en pleno concierto

Publicado el 04 octubre 2021 por Carlosdelriego
ERRORES DE LAS ESTRELLAS DEL ROCK EN PLENO CONCIERTO

Keith Richards ha metido la pata en el escenario muchas veces

Entre los mayores temores de todo músico (sea de rock, clásica, jazz) está equivocarse en pleno concierto: errar una nota, salirse de tono, entrar a destiempo, sufrir un percance técnico… Pero como ‘errar es humano’, tarde o temprano hasta los más experimentados y profesionales cometen errores en el escenario

Muchas veces las meteduras de pata pasan desapercibidas, escondidas en la vorágine del directo, pero hay ocasiones en que son ellos mismos, los músicos, los que interrumpen la interpretación, señalan la incorrección y se disculpan. En todo caso, al igual que el resto de los mortales, también las estrellas de rock fallan, y a veces con estrépito, incluso las más talentosas. Todo iniciado en esto del rock & roll sabe que la entrada del ‘Smoke on the water’ del ‘Made in Japan’ de Deep Purple contiene un error, pues las palmadas del público confunden al guitarrista (Ritchie Blackmore), que se ve obligado a detenerse y recomenzar. Igualmente cualquier aficionado sabe de las veces que Elvis olvidó la letra en plena actuación. ¡Y qué decir de los que actuaban tan borrachos que, a veces, no daban pie con bola!, como Gypie Mayo, de Dr. Feelgood. En fin, nadie se libra de pifiarla.

Durante uno de los conciertos de la gira ‘Sound & Vision’ de David Bowie en 1990 se produjo uno de estos momentos indeseados por los artistas. Apenas habían sonado los primeros compases del tema ‘Queen bitch’ cuando Bowie se detuvo y, con media sonrisa, se dirigió al público diciendo: “Lo siento, esto debería ir mucho más rápido”. No fue culpa suya, sino de los encargados de marcar el ritmo, los cuales debieron pasar un enorme bochorno.

En 1982 Queen ya era uno de los grupos más importantes del universo del rock. Aquel año ofrecieron el ‘Hot space tour’, uno de cuyos conciertos fue en el Milton Keynes (Londres), el cual fue grabado aunque no se publicó hasta 2004. En lo más caliente de la noche, Brian May comenzó un solo con su guitarra ‘Red Special’, moviéndose por todo el escenario…, tanto que la guitarra se desconectó del apmpli, de modo que durante unos segundos May tocó un ‘air guitar’. El legendario músico debió pasarlo fatal, al igual que el resto del grupo y, claro, los ayudantes de escenario. En todo caso, un momento de desconcierto que, seguro, le subió los colores a más de uno.

Un momento de gran bochorno pasaron los Aerosmith cuando, en un concierto en Estados Unidos a finales de los setenta, el guitarrista Joe Perry comenzó la introducción del ‘Dream on’ en clave equivocada. Durante casi medio minuto Perry tocó sin darse cuenta del yerro (¿estaría colocao?); entonces entró el cantante, Steve Tyler, justo en el momento en que Perry reparó en su ‘cagada’, de modo que el guitarrista volvió a la clave correcta…, lógicamente Tyler se calló, y durante unos cuantos segundos todos los músicos quedaron inmovilizados, sin saber qué hacer… Cuentan que fueron unos instantes muy violentos, incómodos, en los que debieron pasar auténtica vergüenza, sobre todo Perry, pues todos los presentes se percataron de la situación.

Neil Young tocaba el ‘Trasher’ durante una actuación en 1979. A media canción se le va la olla y canta un verso equivocado, de repente repara en el error y para (estaba tocando él sólo, en acústico), e inmediatamente comienza otra vez la canción sin decir una palabra del asunto a los presentes. Sólo una pequeña sonrisa delataba el fallo que había tenido.

Rolling Stones, que habrán actuado miles de veces, han pasado por muchas situaciones de este tipo. En 2006 Keith Richards tocó un solo fuera de tono durante unos veinte segundos, hasta que los avisos de sus compis le hicieron rectificar y volver al tono correcto; aseguran que Charlie Watts solía llevar en la lista de las canciones la clave en la que iba cada una en previsión de que pudieran suceder cosas de este tipo y dar aviso inmediato… De todos modos los demás estaban preparados para minimizar los despistes de Richards; en Bélgica en 2003 erró en el inicio del ‘Brown sugar’, pues comenzó a tocar justo cuando accedía al escenario y no acertó a caminar y tocar a la vez; y algo parecido le ocurrió en Alemania ese mismo año, cuando se equivocó lamentablemente en la introducción del ‘Jumpin´ Jack Flash’. Nadie de entre el público se quejó.

En un concierto en los ochenta, Iron Maiden comenzó una canción, pero uno de los guitarristas, Dave Murray, se confundió y se puso a tocar los acordes de otra, con la consiguiente vergüenza y frustración de todos. Kirk Hammett, de Metallica, se puso a tocar la introducción de un tema sin darse cuenta de que su guitarra estaba desconectada, y así ‘tocó’ durante unos segundos (seguro que en su cabeza todo sonaba perfectamente). A Phil Campbell, guitarrista de Motörhead, se le rompió la correa, pero no por eso dejó de tocar…, hasta que cayó en la cuenta de que había perdido un par de compases e iba muy retrasado.

El que esté libre de erratas y tropiezos (sea gran estrella o no) que tire la primera púa.

CARLOS DEL RIEGO


Volver a la Portada de Logo Paperblog