Revista Baloncesto

Eurobasket 2013: lituania

Publicado el 02 septiembre 2013 por Sunara
                              LITUANIAEUROBASKET 2013: LITUANIA
PARTICIPACIONES: 11
PALMARES:
3 OROS (1937, 1939 Y 2003)
   1 PLATA (1995)
   1 BRONCE (2007) 
CLASIFICADA: 5ª Eurobasket 2011MOMENTO HISTÓRICO: Aunque posea 3 oros (tras la desintegración de la URSS y Yugoslavia es la selección con mas títulos), sin duda alguna el de mayor trascendencia fue el del 2003.Tras no participar en el mundial de Indianápolis, Lituania se impuso en Suecia con un baloncesto alegre, rápido y vistoso basado principalmente en un extraordinario perímetro (Jasikevicius, Siskauskas, Stombergas, Macijauskas…).Se plantaron en la final invictos y tras solo pasar apuros en semis ante Francia. En el partido decisivo ante España, el factor sorpresa lo encanaba un Mindaugas Zukauskas que traía en jaque a la defensa hispana con su falso papel de 4. CAMLITUANIA-BOSNIA: Inédito en fase final, el duelo entre bosnios y lituanos cuenta con un doble precedente en el preeuropeo 99 saldado con reparto de triunfos a domicilio, de tal manera que, noviembre del 97, Bosnia vencía en Vilnius por 66-69 con 19 puntos de Markovic frente a los 19 de Stombergas, y un año después el cuadro báltico devolvía la moneda en Sarajevo con un claro 57-87 en el que destacaban los 23 puntos y 10 rebotes de Arvydas Sabonis.
LITUANIA-LETONIA: 2-1. El primer cara a cara entre los vecinos bálticos se remonta a 1939, con triunfo de la Lituania de Lubinas por 37-36, en un encuentro decisivo ya que el torneo se disputaba en formato de liguilla y Lituania se acabaría colgando el oro por delante de la propia Letonia. Tras la independencia, el primer choque en fase final llegaba en los octavos de final del eurobasket de Turquia 2001, y lo hacía con sorpresa pues una sembrada Letonia (14/22 en triples) eliminaba a Lituania, venciendo por 94-76. Esa derrota significaba el fin de la primera etapa como seleccionador de un Jonas Kazlauskas que ahora retoma el cargo y que tendrá enfrente a un Ainara Bagatskis que en aquel partido firmaba 25 puntos. Dos años más tarde, en la jornada inaugural, Lituania necesitaba de una prorroga para imponerse por 92-91 en un encuentro en el que Macijauskas y Stelmahers compartían el líderato anotador con 22 tantos. Al margen de esos tres precedentes, letones y lituanos se encontraban en el preeuropeo de 1995 con doble victoria de los de Garastas: 108-65 en Kaunas con 22 tantos de Gintaras Einikis y 22 rebotes de Sabonis, y 91-94 en Riga con 23 puntos de Stombergas y 13 rebotes de un Ilgauskas que disputaría así su último partido oficial con la selección lituana.
LITUANIA-MONTENEGRO: Inédito
LITUANIA-SERBIA: 1-1. Tercer eurobasket consecutivo en el que se encontraran Serbia y Lituania. En 2009, dentro de la segunda fase el conjunto de Ivkovic se imponía por 89-79 con 20 puntos y 12 asistencias de Milos Teodosic. Dos años más tarde, los anfitriones se tomaban la revancha en uno de los mejores partidos del torneo para imponerse, también dentro de la segunda fase, por 100-90. Por parte local, Kalnietis y Valanciunas eran los jugadores más entonados mientras que en el lado serbio Krstic con 21 tantos encarnaba el principal foco de resistencia.  Al margen de esos dos precedentes en eurobaskets, destaca el choque en la lucha por el bronce del mundial de Turquia, un encuentro en el que el conjunto báltico, liderado por un espectacular Kleiza que se iba a los 33 tantos, terminaba imponiéndose por 99-88 a una Serbia incapaz de recuperar el animo tras su polémica derrota en las semifinales ante Turquia.
LITUANIA-SERBIA&MONTENEGRO: Aunque no sea muy riguroso sacar el precedente, la historia reciente ofrece jugosos resultados, de hecho en el primer eurobasket que los serbomontenegrinos competían bajo esa denominación acababan cayendo en los cuartos de final ante la propia Lituania por 98-82 tras una exhibición de la pareja Jasikevicius-Macijauskas. Unos años atrás, bajo la denominación de Yugoslavia, pero ya solo con serbios y montenegrinos en sus filas, el cuadro “plavi” se imponía en la recordada final del eurobasket 95, en las semifinales de los JJOO de Atlanta y en los cuartos de final del eurobasket 97, mientras que Lituania se tomaba la revancha venciendo en los cuartos de los juegos de Sidney.PEÓN LIGUERO: Zalgiris Kaunas
http://www.youtube.com/watch?v=F3GCO7x-itE
LITUANIA-MACEDONIA: 0-1. Un solo cara a cara, pero difícilmente olvidable para una Lituania que en “su” europeo se veía apeada en los cuartos de final por una indomable Macedonia, merecedora de la gloria tras el recordado triple de Vlado Ilievski.

             LITUANIA

EUROBASKET 2013: LITUANIA
Fuera por primera vez en su historia de las semifinales olímpicas, Lituania afronta el nuevo ciclo dispuesta a apostar por un cambio de rumbo que le devuelva a sus orígenes tras el irregular paso de Kemzura por el banquillo de la selección. Tal y como hiciera en la transición entre los juegos de Atlanta y Sidney, el encargado de dirigir el proceso será un Jonas Kazlauskas que ha servido como fuerza de consenso entre las distintas sensibilidades del “krepsinis”. Si bien históricamente Lituania nunca ha apostado con igual intensidad por los mundiales (solo ha accedido a dos de manera directa) una de las primeras impresiones que se puede sacar de la nueva etapa es que el técnico lituano apuesta por una renovación pausada sin que ello implique renunciar a competir desde el primer momento. Sin grandes novedades en cuanto a nombres, lo más destacado es la apuesta decidida por jugadores como Kuzminskas, Motiejunas, o incluso los hermanos Lavrinovic que nunca acabaron de encontrar su espacio con el anterior inquilino del banquillo lituano. A su vez, la presencia de los Nba y la mayor definición de una plantilla en la que ya no se da la dicotomía de los últimos dos veranos entre veteranos y jóvenes, apuntan a una Lituania con recorrido en Eslovenia. Con la tranquilidad de contar con un proyecto claro, Kazlauskas parece apostar por una vuelta a las raíces del juego lituano apostando por una mayor libertad ofensiva. En paralelo, la nueva etapa, parece haber servido para alentar el debate sobre una cantera donde la profusión de medallas tapaba alguna de las carencias de unas generaciones lituanas muy hechas en lo físico y no tanto en lo técnico, lo que unido al flojo nivel medio de la LKL ha derivado en el estancamiento de no pocos jugadores. Las declaraciones en ese sentido de Sarunas Marciulionis y el reciente bronce en el mundial junior, con una generación donde jugadores como Dimsa, Grigonis, Lekavicius o Tamulis entroncan con la esencia más tradicional de los bálticos suponen otro de los puntos de esperanza. En cuanto al eurobasket se refiere, Lituania vuelve a presentar un puesto de base algo cojo y aparentemente una mayor capacidad de tiro en los hombres altos que en los exteriores, por lo que de la cabeza fría de Kalnietis y la capacidad de los Pocius, Seibutis o Kuzminskas para encontrar puntos puede depender la suerte de un grupo muy largo en la pintura. Al menos si nos atenemos a lo visto en la preparación, el estado  de Linas Kleiza parece ir en ascenso por lo que su papel como cuatro unido al salto físico producido por Valanciunas y el buen aterrizaje de Motiejunas garantizan a los bálticos uno de los juegos interiores más potentes del torneo.
EUROBASKET 2013: LITUANIA
   LOS JUGADORES
A gran nivel en el Lokomotiv, Mantas Kalnietis ha de ser uno de los termómetros de una Lituania en la que tendrá un rol preponderante. Tras compartir muchos minutos con Calathes a nivel de club, en la selección el ex del Zalgiris debe recuperar el pulso a la dirección de juego. Explosivo de piernas y peligroso en campo abierto, Kalnietis ha evidenciado progresos en la creación de juego pero sigue siendo muy irregular en un tiro exterior que encuentra su mejor versión cuando puede ejecutar tras bote. Buen defensor, debe cuidar sus faltas e intentar mantener fría la cabeza en los momentos clave. Tras un buen año en el Cherkasy ucraniano, Tomas Delininkaitis vuelve a la selección como comodín entre el puesto de base y escolta. Poco clarividente en la dirección de juego y cuestionable en el aspecto defensivo, Delininkaitis muestra su mejor versión en la faceta de tirador. Irregular por naturaleza, es capaz de coger rachas espectaculares y posee una mecánica de tiro especialmente rápida. 
. Tras salir de una seria lesión, Martynas Pocius apunta a ser uno de los jugadores clave para que el conjunto lituano alcance su techo. En busca aún de su mejor tono físico, Pocius es un todoterreno impagable en campo abierto y que destila entrega en ambos lados de la pista. Buen defensor y poderoso en las penetraciones, dista de ser un tirador fiable aunque con Lituania ha vivido algún torneo especialmente atinado en ese aspecto. En lenta pero segura mejoría, Reinaldas Seibutis sigue consolidando su condición de jugador de primer nivel a fuerza de seriedad en el juego y un más que aceptable repertorio técnico. Sin grandes alardes y sin ser un especialista absoluto en ninguna faceta del juego, Seibutis goza de indudables condiciones ofensivas aunque sigue faltándole mordiente en el tiro exterior. Regular y de buena predisposición defensiva, en ocasiones peca de cierta falta de chispa para cambiar el ritmo de juego.
Mvp de la final de la LKL y reciente fichaje del Unicaja, Mindaugas Kuzminskas llega a su primera gran cita con la selección en un momento de crecimiento en el juego indudable. Grande para su posición y dotado de una excelente envergadura, Kuzminskas saca partido a su talla en el poste bajo así como en el juego de fuera adentro siendo un poderoso finalizador. Correcto reboteador, pese a su relativa juventud apenas comete errores, poseyendo ya una interesante capacidad táctica y de entendimiento del juego. Solvente en los tiros libres (fuerza bastantes faltas), aun debe recuperar la continuidad en el tiro exterior que parecía apuntar en su etapa del Siauiliai. Recientemente renovado por el Panathinaikos, Jonas Maciulis se revela como el perfecto complemento de Kuzminskas en el puesto de 3. Sin la explosividad de la que gozaba antes de su grave lesión. Maciulis sigue siendo un jugador extremadamente fuerte y de gran intensidad en el juego. Buen defensor aunque en ocasiones tenga problemas de faltas, el de Kaunas posee una interesante suspensión en la media distancia y si bien no es un gran tirador, goza de buenos porcentajes en el triple cuando puede lanzar a pies juntos.
http://www.youtube.com/watch?v=033YYMpHtBg (grecia-Lituania acropolis)
Recuperado de sus problemas físicos aunque sin llegar a su grado álgido de exhuberancia, Linas Kleiza pasa por ser el principal referente de un equipo por lo demás bastante coral. Más cómodo como 4, desde donde puede sacar ventaja atacando el aro desde fuera y disponer de más tiempo para ejecutar el tiro, Kleiza aparece como un huracán ofensivo cuando esta entonado. Más agresivo que eficaz en defensa, es en cambio un sólido reboteador lo que le convierte en un jugador extremadamente completo. Algo obstinado en ocasiones, de su capacidad para leer y esperar los partidos puede depender buena parte de la suerte lituana. Tras ser uno de los grandes damnificados de la era Kemzura, Donatas Motiejunas tiene en Eslovenia la oportunidad de rescribir su historia con la selección. Grande para su puesto, Motiejunas posee sin embargo una innegable facilidad ofensiva que le convierten en un jugador realmente especial. Asentado en la segunda mitad de temporada dentro de la rotación de los Rockets, el ex del Prokom goza de facilidad para anotar tanto en el poste bajo desde donde puede sacar efectivos ganchos con ambas manos o penetrando de fuera adentro gracias a una coordinación y manejo de balón impropios de un jugador de su talla. Peligroso en el tiro exterior aunque aún irregular, su zurda gana enteros tras bote. Menos destacado en el aspecto defensivo, Motiejunas es, a cambio, un buen pasador. Tras terminar la temporada al mejor nivel, Ksitof Lavrinovic, aparece dispuesto a ofrecer su habitual repertorio ofensivo a la selección. Buen tirador tanto desde la larga distancia como desde los laterales, ha ido ganando recursos en el poste bajo desde donde suele utilizar sus largos brazos. Bueno en la defensa del pick n roll sufre más en el 1*1 y no acaba de imponerse en el rebote. Jugador de muy parecidas características a las de su hermano, Darjus Lavrinovic dependerá en buena medida del estado de su espalda. Ligeramente más interior que Ksistof, Darjus se prodiga menos desde el triple aunque posee una mayor facilidad para correr la pista. Buen taponado cuando esta bien físicamente, tiende a tener en la irregularidad su peor aliado.
Tras completar una interesante primera temporada en la Nba (8´9 puntos y 6 rebotes por partido) Jonas Valanciunas llega a la selección con la mente más fresca que los dos pasados veranos, lo que puede ayudarle en su asentamiento definitivo como referente interior. Sin grandes progresos en su juego pero dando un salto en el físico y manteniendo sus principales virtudes, el de los Raptors garantiza seriedad en el juego, solidez defensiva y mucha presencia en el rebote. Poco activo de cara a canasta, en el poste bajo sus ganchos y, en especial, su sentido para explotar el pick n´roll son sus principales armas ofensivas. Clave para facilitar el juego gracias a sus buenos bloqueos, debe cuidar su tendencia a cargarse de faltas. Tras reaparecer a finales de febrero de la grave lesión sufrida en el pasado preolímpico, Robertas Javtokas vuelve a la selección para poner el contrapunto defensivo a un juego interior de mucha clase. Fuerte pero ágil, Javtokas destaca más en el rebote ofensivo que en el defensivo. De grandes problemas en el tiro libre, poco a poco ha logrado crecer de cara al aro siendo, además, un muy buen finalizador en el lado débil o tras el pick n´roll.
   EL ENTRENADOR
“En los últimos decenios, el interés por los ayunadores ha disminuido muchísimo. Antes era un buen negocio organizar grandes exhibiciones de este género como espectáculo independiente, cosa que hoy, en cambio, es imposible del todo. Eran otros los tiempos…” (Franz Kafka-Un artista del hambre)
Señalado por la dura derrota en la final de la final four de 2012, de nada le servía a Jonas Kazlauskas encadenar los títulos de VTB y PBL de cara a continuar en un Cska al que había resucitado la temporada anterior y en el que llegó, incluso en los meses que Shved y Kirilenko estuvieron lesionados, a desplegar un baloncesto exquisito. Ahora poco más de un año más tarde, y tras una nueva experiencia en China para él y una decepción aun mayor para los moscovitas, Kazlauskas inicia su segunda etapa como seleccionador lituano dispuesto a liderar la renovación de cara a los juegos de Rio´16 .
Amante de la fluidez ofensiva y excelente preparador de partidos, Kazlauskas gusta de otorgar cierta libertad ofensiva a sus jugadores apostando por las transiciones y las ventajas generadas a través del 1*1. Buen gestor de grupos y con más carácter del que generalmente parece atribuírsele, el técnico de Panevezys afronta el eurobasket sin excusa alguna y con una apuesta decidida por un perfil claro de jugador. Con el eterno agradecimiento de los que amamos el lado estético del juego por su triunfo en la euroliga del 99, es un buen momento para pararse en una carrera que analizada al detalle da la sensación de estar un tanto olvidada, y que ahora, cuando la belleza del juego vive de nuevo amenazada con el mismo olvido del viejo ayunador, quizás seria justo recordar.
Nacido en Panevezys, Kazlauskas se cría baloncestistiamente bajo el cobijo de una de las figuras clave para entender el desarrollo del “Krepsinis” lituano, el excelente entrenador y formador Raimundas Sargunas (para más detalles se puede acudir a las imprescindibles “Crónicas lituanas” de Juan Carlos Gallego/Cheatum6). Tras su periodo de formación, Kazlauskas da el salto al Statyba Vilnius, permaneciendo en el club de la capital durante casi tres lustros. Tradicional segundo equipo del país, el Statyba logra en el 72 su primer triunfo en el torneo domestico, en el 74 logran el ascenso a la primera clase del basket soviético, mientras que en la temporada 78/79, logra el histórico tercer puesto en la liga de la Urss, superando al Zalgiris y quedando tan solo por detrás del Cska de Moscú y el Stroitel de Kiev. Bajo la dirección de Rimantas Endriajaitis y con una plantilla en la que figuraban jugadores como Andriunas, Urba, Balocka, Daugela, Deimantavicius, Rimas Griskis o Algimantas Pavilonis.


EUROBASKET 2013: LITUANIA

Tras su retirada como jugador, Kazlauskas decide emular a Sargunas y comienza su singladura como técnico, recibiendo su primera gran oportunidad al hacerse con el banquillo del Zalgiris en la temporada 94-95. Paralelamente, pasa por diversas categorías inferiores de la federación lituana dirigiendo a las selecciones U-16 y U 18 y logrando su primer gran éxito en el eurobasket junior de Tel Aviv . Tras comenzar el torneo cayendo por 79-74 ante la Eslovenia de Marko Milic y Rasho Nesterovic, Lituania vence los cuatro siguientes encuentros y accede a las semifinales, donde con un parcial de 7-20 en los últimos minutos elimina a una España donde destacan Dario Quesada, Iker Iturbe y Rodrigo De La Fuente. Ya en la final, ante la Croacia de Vujcic y Zemljic, Lituania repite el acto de fe y tras verse hasta 14 puntos abajo acaba por hacerse con el título gracias a una canasta sobre la bocina certificando un oro en el que destacan jugadores como Sestokas, Marciulionis o el propio Sarunas Jasikevicius:http://tv.delfi.lt/video/hX8knhVi/
Asistente de Garastas con la absoluta en el bronce de los juegos de Atlanta, el técnico de Penevezys ve respaldado su buen papel con su nombramiento como nuevo seleccionador lituano, debutando oficialmente en el eurobasket de 1997.
Si se repasa la historia baloncestistica de Lituania tras su ultima independencia, se puede observar que su gran objetivo han sido siempre los juegos olímpicos y, por extensión, los europeos previos.Tras su emancipación de la URSS, los lituanos se alzaron con un meritorio bronce en Barcelona 92 .Tras este exitazo, ni siquiera se clasificaron para el eurobasket de Alemania, quedando como consecuencia fuera del mundial de Canada. En el europeo de Atenas´95, con el billete a los juegos en disputa, se alzaron con la plata, tras la maravillosa final de Atenas, dando paso a un nuevo bronce en Atlanta 96. En esa tesitura Kazlauskas prepara el europeo de Barcelona, con las ausencias de sus principales estrellas (no acuden ni Sabonis, Marciulionis ni Kurtinaitis), y construyendo el equipo en torno a un Arturas Karnisovas (de cuyo padre, Mykolas, había sido compañero en el Statyba) que responde firmando un enorme torneo. Invicta en la primera fase, Lituania cae en el segundo grupo yéndose a un cruce de cuartos ante Yugoslavia. La vigente campeona, había sido el verdugo de los bálticos tanto en la final de Atenas como en las semifinales de Atlanta y llegaba comos segunda, pues en la primera fase había cedido en su duelo ante Italia (los de Obradovic se vengarían en la final…aunque Italia repetiría triunfo en el mundial 98 y en las semis del eurobasket 99). Como en los dos años anteriores, la maquinaria “plavi” resulta inabordable y con 21 tantos de Danilovic se impone por un claro 75-60. Con seis plazas en juego para el mundial de Grecia a disputar el siguiente verano, los de Kazlauskas se juegan el pase al día siguiente ante una Polonia que de la mano de un gran Tomczyk se había encarnado en una de las revelaciones del torneo, llegando a vencer incluso a selecciones como Croacia. Con su mejor defensa a lo largo del torneo, Lituania no da opción y con 21 puntos de Karnisovas y Einikis vence por un claro 76-55 que equivale al primer pasaporte mundialista de la historia de la pequeña republica, antes de que en la despedida, y con el quinto puesto en juego, caigan antes los anfitriones por un ajustado 94-93 en un partido donde se vuelve a lucir Karnisovas (32 puntos) bien secundado por Sarunas Jasikevicius (13 puntos y 6 asistencias).
Un año más tarde, en el mundial de Grecia 98, se repiten las ausencias pero la consolidación del bloque del eurobasket comienza a dar sus frutos. En una primera fase magnifica, Lituania cuenta todos sus partidos por victorias, incluyendo el partido ante Usa, donde los 29 puntos de Karnisovas y los 15 de Stombergas suponen la punta de lanza para que los “profesionales europeos” muerdan por primera vez el polvo (después Usa solo perdería, y de manera increíble, la semifinal ante Rusia colgándose finalmente el bronce). Ya en la segunda fase, Lituania arranca cayendo ante Australia y venciendo a Argentina, lo que convierte su duelo de la última jornada ante España en absolutamente clave: si gana será primera y se cruzara con el ganador del Puerto Rico-Italia, pero si pierde será tercera y deberá enfrentarse a Rusia, vigente subcampeona y bronce en el anterior europeo, en cuartos. Con España dominando de inicio, la vuelta a la pista de un Karnisovas que había sufrido un aparatoso golpe, mete de lleno a los Kazlauskas en el partido hasta el punto de que entran en los últimos segundos con ventaja en el marcador. Finalmente dos tiros libres de Alfonso Reyes envían el partido a la prorroga, donde la mayor frescura de los de Sainz y el acierto de Herreros dictan sentencia. En el cruce de cuartos, Karnisovas vive su peor día del torneo, lo que unido a los 31 tantos de un inspirado Karasev apean a una Lituania, que no obstante se va de su primer mundial con la frente muy alta. Un año más tarde, con el pase a los juegos de Sydney sobre la palestra, Arvydas Sabonis regresa al equipo convirtiendo a Lituania en una de las favoritas…al menos hasta que en el debut, caen de manera sorprendente ante una Republica Checa donde el 6/6 en triples del joven Lubos Barton resulta clave. Pese al varapalo, Lituania reacciona venciendo a Alemania y Grecia, para, posteriormente reafirmar su favoritismo en la segunda fase encadenando tres triunfos ante la Croacia de Kukoc, Turquia e Italia que le permiten pasar como primera de grupo. En el cruce de cuartos, espera una España que se había colado en los cruces de manera poco menos que milagrosa. Tras arrastra una dolorosa derrota de la primera fase ante Eslovenia, con Smodis destrozando la defensa española, los de Lolo Sainz caían de manera clara en las dos primeras jornadas de la segunda fase ante Francia y Yugoslavia. Virtualmente eliminada, un triple desde su propia pista de Goodes da la victoria a Israel ante Eslovenia en la penúltima jornada, resultado que permitía a los hispanos mantener sus opciones siempre y cuando vencieran a los hebreos y los anfitriones galos hicieran lo propio con Eslovenia. Con España cumpliendo cómodamente su parte, Francia termina completando el favor, remontando 13 puntos y dejando a Eslovenia con su sempiterna sensación de oportunidad perdida. Así, con el recuerdo del partido mundialista, Lituania afronta el cruce con ciertas precauciones, que pronto se ven justificadas. Liberada tras ejercer de turista en el precipicio, España despliega toda su intensidad defensiva con un Iñaki De Miguel excelso en su marcaje a Sabonis, mientras un Herreros excepcional (28 puntos) martillea el aro lituano. Con Jasikevicius como estilete (5 triples para 22 puntos…prácticamente todos alfinal) Lituania pelea hasta el final pero sucumbe por 74-72. Tras los bronces de Barcelona y Atlanta, el pasaporte a Sydney pasa por lograr, la menos, la sexta plaza o, lo que es lo mismo, vencer el siguiente partidos. Superada la decepción, Lituania supera con claridad a Turquia (80-56 con 16 puntos de Praskevicius y 14 de Okur) logrando el último billete para tierras australianas.
Ya en los juegos de Sydney, la plantilla, por cierto sin ningún jugador de la capital en sus filas, respecto a la presentada en el eurobasket sufre dos bajas notables: Arvydas Sabonis y Arturas Karnisovas. Para sustituirlos, Kazlauskas apuesta por dos jugadores de la generación del 78, Darius Songaila y Ramunas Siskauskas, aunque lógicamente las expectativas bajan de manera notable. Con todo, en un partido trabado hasta lo indecible, Lituania comienza dando la cara y cayendo por un ajustado 50-48 ante la Italia de Tanjevic, a la sazón vigente campeona europea. Tras la pirrica derrota, el grupo de Kazlauskas se rehace en la segunda jornada derrotando con claridad a Francia (81-63), para dos días después hacer sudar a los Estados Unidos (Gary Payton, Garnett, Carter, Mourning, Kidd…). Con solo tres puntos abajo al descanso, la buena labor de Songaila en la pintura y la excelsa dirección de Jasikevicius permiten a Lituania disputar el partido de tu a tu, hasta el punto de convertirse en la primera selección que cede por menos de 10 puntos ante una selección Nba (85-76). Ausentes Karnisovas y Sabonis, Jasikevicius se erige en el líder indiscutible de la selección, culminando una temporada fantástica (mvp de la copa eslovena con un Olimpija al que metería en cuartos de la euroliga, eliminado al Olympiacos con un 7/7 en triples en el Pireo) y creciendo según avanzan los partidos. Tras dar la cara ante Usa, Lituania cierra la primera fase imponiéndose a China y Nueva Zelanda, pasando a los cuartos de final como tercera de grupo. En los cuartos, su rival es un viejo conocido, una Yugoslavia dirigida por Zeljko Obradovic que llega al partido clave sin Danilovic (su maximo anotador hasta ese momento) y como segunda de grupo tras haber caído en la última jornada de la primera fase ante una Canada magistralmente dirigida por Steve Nash (26 puntos, 8 asistencias y 8 rebotes). Con Stojakovic y Bodiroga llevando el peso ofensivo, Yugoslavia planta cara pero en la segunda mitad la magia de Jasikevicius y la solvencia interior de un Einikis pletórico consuman la venganza lituana con un claro 76-63. En semis, espera el gigante Usa por lo que, pese a la gran imagen ofrecida en la primera fase, ni los más optimistas esperan otra cosa que la certificación de la superioridad de los de Tomjanovich, pero lo sucedido es bien recordado:
http://www.youtube.com/watch?v=8MrNwNVB1TE
Filósofo y escritor, Jean Paul Sartre esta considerado como uno de los padres del existencialismo europeo y se mostró como un firme partidario de la literatura del compromiso. En uno de sus cuentos más famosos, el muro ambientado en la guerra civil española, relata la historia de un miliciano republicano condenado a muerte, que en la noche anterior a su ejecución toma por primera vez una conciencia física de su propia muerte. Su única opción para ser liberado pasa por delatar a sus compañeros, el se niega pero por vivir una noche mas facilita al enemigo una información falsa. La fatalidad, hace que sus aliados temerosos de que los delate, deciden cambiar de refugio huyendo hacia un cementerio. Justo al lugar falso que el reo creía enviar a sus captores. Pero lo relevante de la historia, es que el preso cree que ha mentido y que va a ser ejecutado. Por primera vez, toma verdadera conciencia de que va a morir-"ser hombre es la pasión inútil de ser Dios"- y cuando lo liberan no siente nada. Al haber tomado conciencia de su mortalidad, en cierto modo, ha muerto un poco. Los libros de historia deportiva siempre destacaran la victoria de Argentina en Indianápolis como la primera de una selección NBA, pero independientemente de que aquel tiro de Sarunas Jasikevicius no encontrara el aro (Lituania perdió el partido anteriormente con varios errores infantiles), aquella fue la primera derrota USA, porque si bien , a diferencia del miliciano, los norteamericanos no tomaron conciencia de su debilidad, el resto del mundo abrió los ojos y al igual que en otro clásico de la literatura popular exclamó que el emperador estaba desnudo…con todo, más allá de la subversiva resistencia baltica, lo mejor estaba por llegar y es que, con un espectacular 89-71 (28 de Stombergas) Lituania sumaba ante los anfitriones el tercer bronce de su historia. Pese al enorme éxito, la carrera en la selección de Kazlauskas tocaría a su fin tan solo un año después tras un decepcionante eurobasket de Turquia. Tras vencer en los dos primeros encuentros, Lituania caía en el tercer acto ante Francia viéndose obligada a jugar el cruce de repesca ante sus vecinos letones que terminaría por convertirse en uno de los partidos más duros de la historia para los seguidores lituanos. Erráticos y fríos desde el inicio (7/29 en triples con 0/7 para Jasikevicius), los de Kazlauskas eran incapaces de frenar la hemorragia de una Letonia especialmente atinada (14/22 desde el 6´25 con 25 puntos para Bagatskis) quedándose de nuevo fuera del mundial del año siguiente.
El resto de la historia es cíclica, así en el eurobasket de 2003 no solo conseguían el pase olímpico sino que se alzaban con el titulo europeo, con un despliegue ofensivo de primer nivel y sin ceder ni un solo encuentro. Tras alcanzar las semifinales en Atenas, el europeo 2005 alcanzaba el record de ausencias (solo acudia Siskauskas entre los grandes) pese a lo cual tuvieron un digno papel. Tras un discreto mundial de Japón, de nuevo la sombra de los juegos movilizaba al basket lituano que con un equipo de gala lograba el bronce en Madrid (cediendo solo un partido, la semifinal ante Rusia con un memorable duelo entre Siskauskas y Kirilenko) que abría de par en par las puertas de los juegos. El, Eurobasket celebrado en España era en cierta medida, una prueba más del interés olímpico lituano. Cuando la FIBA otorgaba el eurobasket 2007 a España, Lituania y Polonia fueron las finalistas. Dada la calidad de sus propuestas la federación internacional decidió otorgarles los dos próximos torneos ante lo que Lituania solo puso una condición: acoger el del 2011... que servirá de clasificatorio para los juegos de Londres. Semifinalistas olímpicos en China y nueva decepción en el siguiente eurobasket donde de nuevo se quedaban sin plaza para el mundial, al menos de manera directa…
Finalmente, y gracias a la concesión de una de las wild cards de la Fiba, Lituania estaba en Turquia…y aunque una vez más el número de ausencias sería notable, aunque esa ocasión el equipo dirigido por Kemzura cambiaba la historia consiguiendo un tan inesperado como merecido bronce.
Volviendo a la figura de Jonas Kazlauskas, a nivel de club, el técnico de Panevezys había conseguido mantener la hegemonía local del Zalgiris, pero donde conseguía saltar a la fama era en el ámbito europeo. Emulando al histórico Zalgiris ochentero, los de Kaunas alcanzaban de manera consecutivas las finales de la copa Saporta y la euroliga, aunque a diferencia de sus predecesores esta vez los verdes saldrían como vencedores. En el 98, un excelso Stombergas (35 puntos) decide la final de la Saporta ante un Stefanel que llegaba tras apear al Panathinaikos de Dino Radja de las semifinales, ahondando en la herida de un Ferdinando Gentile que en ese momento perdía su sexta final europea (séptima si contamos a nivel de selecciones el eurobasket del 91). Un año después, y en una Europa arrasada por el virus del baloncesto control, el Zalgiris regresaba a la máxima competición bordando un baloncesto ofensivo libre de ataduras y protagonizando una de las mayores sorpresas del torneo al llevarse la final four derrotando de manera consecutiva a los dos últimos ganadores de la euroliga: al Olympiacos en semifinales y a la Kinder de Bolonia de Messina en la final. Con todo, habría que apuntar que la trayectoria del Zalgiris no se circunscribió a la final four, ya que no en vano, los de Kaunas habían liderado las dos primeras liguillas, solventado los dos cruces previos (ante Ulker y Efes) por la vía rápida. Tras su paso por el Zalgiris, Kazlauskas regresa a Vilnius para dirigir a un Lietuvos Rytas al que lleva a protagonizar la mejor temporada de su historia. Pese a comenzar con la decepción de verse fuera de la euroliga al caer en la previa ante el KK Split, los capitalinos logran el segundo título de su historia al imponerse en la final al Zalgiris. Considerada como la mejor final de la historia del basket lituano, el Lietuvos necesitaría llegar a la prorroga del séptimo partido para certificar su condición de campeón gracias al definitivo 86-78 en el que destacaban los 31 puntos de Arvydas Macijauskas y los 25 de Ramunas Siskauskas. Por si fuera poco, el Lietuvos completa el doblete llevándose el título de la Nebl (que ese año llego a contar con representantes de hasta 19 países…). Tras otro par de temporadas a buen nivel, Kazlauskas ficha por un Olympiacos en plena crisis económica y formado de retales, pese a lo cual el lituano consigue dotarle de una sólida identidad…aunque la falta de títulos comience a difuminar un tanto su figura. Después de su paso por el Pireo, y hasta la llegada al Cska, Kazlauskas vuelve a trabajar a nivel de selección. Con China logra el título asiático en 2005, el pase a la segunda fase del mundial de Japón (dejando fuera a Puerto Rico) y el pase a cuartos en “sus” juegos, donde una dura derrota ante Lituania tapa en parte la buena imagen obtenida en los encuentros ante España (forzando la prorroga) y Usa o en la victoria clave ante la Alemania de Nowitzki. Por último, en Grecia, con las renuncias de Diamantidis y Papaloukas, Kazlauskas comienza la renovación de la selección helena, tanto a nivel de nombres como en su apuesta por un juego más directo, logrando el bronce en el eurobasket de Polonia, aunque un año más tarde, la derrota en octavos de final ante España pondría punto y final a su etapa de seleccionador.
http://uzlietuva.lt/video/1BNB2HKKHMBA/Jonas-Kazlauskas
EUROBASKET 2013: LITUANIA   DATOS, CLAVES, CURIOSIDADES
LA EXPERIENCIA ES UN GRADO (Participaciones en eurobasket)
Mantas Kalnietis:   2 eurobasket (2009 y 2011)Tomas Delininkaitis:   2 eurobasket (2009 y 2011)Martynas Pocius:   1 eurobasket (2011)Jonas Maciulis   2 eurobasket (2007 y 2009)Linas Kleiza   2 eurobasket (2007 y 2009)Jonas Valanciunas:   1 eurobasket (2011)Ksistof Lavrinovic:   5 eurobasket (2003, 05 ,07 ,09 y 2011)Darjus Lavrinovic:    3 eurobasket (2005 ,07 y 2009)Robertas Javtokas:    4 eurobasket (2005 ,07 ,09 y 2011)Jonas Kazlauskas:   4 eurobasket (1997, 99, 2001 y 2009*)
 * Con Grecia, siendo bronce
Ksistof Lavrinovic fue oro en 2003 y bronce en 2007, donde también estaban su hermano Darjus, Kleiza, Maciulis y Javtokas.
JUEGO INTERIOR: Probablemente uno de los más largos del torneo y a su vez, de los más complementarios. Desde la exhuberancia de Kleiza como 4, hasta la fuerza defensiva de Javtokas se dibujan un mundo de matices en los que caben la solvencia de Valanciunas, la polivalencia de los Lavrinovic o la calidad de Motiejunas.
TIRO EXTERIOR: Como en los últimos años Lituania vuelve a evidenciar que una de sus señas de identidad más tradicionales es ahora un problema. Con más especialistas entres sus hombres grandes, el papel que puedan desempeñar jugadores como Kalnietis, Maciulis, Pocius o Seibutis se antoja clave. Ninguno de ellos es un gran tirador pero en torneos cortos, las buenas sensaciones pueden dar un plus.
RITMO: Con Kazlauskas en la banda puede presumirse que Lituania va a jugar a un ritmo de juego alto, aunque si en algo ha trabajado el técnico de Panevezys durante la preparación ha sido en el ataque estático. Por filosofía y como medio de tapar carencias ritmo vivo pero con un equipo tan grande…como siempre el punto medio puede ser la clave.
PRECEDENTES: Desaparecidas la Urss y Yugoslavia, Lituania tiene el honor de ser la selección con más oros en la historia de los eurobasket. Pero no todo son buenas noticias, en las ediciones premundialistas, el conjunto lituano no ha alcanzado nunca las semifinales.
UN PROBLEMA DE BASE: Con Jasikevicius ausente, Mantas Kalnietis tendrá ante si gran parte de la responsabilidad en un puesto de base históricamente maldito para un basket lituano, que por lo visto en los torneos de formación comienza a plantearse el problema.
AUSENCIAS: Aunque pueda parecer que la renovación emprendida por Jonas Kazlauskas no ha sido radical, cabe apuntar la ausencia en la selección de históricos como Jasikevicius, Kaukenas o Songaila presentes hace un año en los juegos de Londres. Junto a ellos quizás la más relevante sea la de un Simas Jasaitis, quien tras su mejor temporada como profesional, optaba por descansar.
DEFENSA: Puede ser la gran baza de la nueva Lituania. Por lo visto en la preparación, los centímetros interiores (y en el puesto de 3) vienen acompañados por mucha actividad exterior y físico para regalar. 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas