Revista Deportes

Fair Play

Publicado el 28 julio 2010 por José Luis Ferreira

Fair PlayFernando Alonso adelanta a su compañero de equipo, Felipe Massa. Andy Schleck tiene problemas con la cadena de la bicicleta y Alberto Contador no espera. Leemos opiniones diversas sobre si esto es comportamiento deportivo o no.
No voy a resolver la cuestión, simplemente me conformaré con aclarar algunos argumentos que se han expuesto en torno al asunto.
Si es antideportiva la acción de Contador es algo que mejor saben los propios ciclistas del pelotón. Cada deporte tiene sus reglas éticas no escritas. En fútbol hay que parar el juego (echando el balón afuera) si no lo hace el árbitro cuando hay un jugador en el suelo, pero se permite no echarla si es del propio equipo. En ajedrez entre amigos se avisa cuando el otro ha hecho una muy mala jugada, para que pueda retroceder. Esto, aunque se quisiera, no se podría hacer en una competición.
Tampoco en carreras de motos o de coches es factible parar por un fallo mecánico del rival. En F1 se entiende, parte de la gracia es justamente cuidar la mecánica. En motos importa más la pericia del motorista, mientras que en ciclismo, prima la fuerza del ciclista y su capacidad de cálculo para dosificarla. Por eso, aprovecharse de circunstancias ajenas a esos elementos se considera antideportivo.
En Fórmula 1 se da una circunstancia curiosa, que no se ve en ningún otro deporte, y es que, en determinadas circunstancias, se puede penalizar a un piloto o equipo por no hacer todo el esfuerzo possible para ganar. Y esta regla se impone por la manera en que está organizado ese deporte. Por una parte, participan equipos (como en fútbol o en ciclismo), pero, por otra, gana un deportista (como en ciclismo, pero no como en el futbol). Pero, a diferencia del ciclismo, en F1 no se permiten las órdenes del equipo a sus componentes.
Es una regla peculiar. En ciclismo todo un equipo trabaja para que uno de ellos pueda ganar una etapa o la carrera, y en fútbol todos trabajan para que unos pocos metan goles. Sería absurdo impedir esta organización y que un jugador pueda pasarle la pelota a otro colocado en mejor posición. Eso es lo que se hace en F1.
La analogía que he puesto no es para concluir que la regla es absurda, pero sí para mostrar que genera unos incentivos tremendos para saltárserla. Si el interés es el equipo, deberían permitirse las órdenes de equipo. Si el interés es la competición entre todos los pilotos, debería haber solo un piloto por escudería.
O tal vez no. El interés puede ser ambas cosas. Lo importante es si es possible resolver con relativa facilidad los casos de infringimiento. Y aquí está la madre del cordero, puesto que se dice que la regla se infringe constantemente y parece que solo se pide que se infrinja con disimulo.
O tal vez tampoco, y el interés de cada equipo por tener a sus pilotos contentos impide que se infrinja demasiado y que la carrera gane en competición.
Si hay alguna razón para la regla es que esto ultimo se cumpla, puesto que monitorizar el esfuerzo es tarea casi imposible para los jueces que observan desde fuera.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista