Revista Arte

Fauvismo y la importancia del color

Por Cesarbbaa
Fauvismo y la importancia del color

Para ser un buen artista es importante conocer las diferentes corrientes artísticas que han llevado al arte a ser lo que hoy conocemos, verdad? El otro día os hablábamos del Dadaismo por lo que hoy, damos un paso más y os queremos hablar del Fauvismo!

¿Qué es el Fauvismo?

Esta vanguardia, denominada también fovismo nace como un movimiento artístico en Francia, en donde se desarrolló entre 1904 y 1908, aproximadamente. Después se puso en marcha en otros países pero, de igual forma, fue una tendencia de muy corta duración.

(image)

La Danza – Henri Matisse (1907)

Hay múltiples teorías sobre los pioneros de esta vanguardia pero, en general, todas nombran a Henri Matisse como uno de los precursores. Los protagonistas de este movimiento trataban de ir más allá de lo que se conocía en la pintura y, por ese motivo, crearon el fauvismo como una corriente sincrética. Es decir, que aúna múltiples características de diversas corrientes.

Características del Fauvismo

Antes de conocer las características de esta corriente, cabe destacar que no fue algo organizado ni existe ningún manifiesto. Se cree que su nombre proviene del término les fauves que significa las fieras y fue dado por el crítico Louis Vauxcelles para referirse al conjunto de obras expuestas en el III Salón de Otoño de París.

(image)

The Pool of London – André Derain (1906)

Al no estar reconocido como estilo en sí, cada artista llevó este movimiento de una forma concreta, siguiendo algunas características concretas:

  • El color se consideraba el centro de la obra, el artista Vlaminck proponía la utilización de los colores tal y como salen del tubo.
  • Tanto importaba el color que para muchos artistas el dibujo era secundario
  • Limitaban las formas con colores oscuros creando bordes prácticamente negros.
  • Utilizaban la pintura con una función decorativa.
  • La pintura Fauvista, además, trataba de mostrar sentimientos

Henri Matisse y el Fovismo

Como ya hemos dicho, uno de los mayores representantes de este movimiento es Henri Matisse. A finales del siglo XIX cayó enfermo y, durante su convalecencia, comenzó a pintar.

(image)

Lujo, calma y voluptosidad – Henri Matisse (1904)

A principios del siglo XX, el artista conoce a Vlaminck y Derain y describe su obra como muy cercana a la suya propia. En 1903 participa en el Salón de Otoño junto a Camoin, Derain y Manguin, asentando las bases del fovismo.

Las obras del artista destacaron por su espontaneidad y sus colores puros. Asentaban las pautas de un nuevo estilo que iba más allá de imitar la naturaleza. En conjunto a la obra del resto de artistas, apareció el fauvismo y el uso agresivo de los colores!

¿Conocías las características de este movimiento? ¿De que movimiento te gustaría que escribiéramos?

Esperamos tus comentarios artista!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas