Revista Cocina

Fricadellen

Por Alba82

Fricadellen
Hace unos días, trasteando por la la red. vi unas fotografías que me resultaban familiares. Seguí el link y me llevaron a la web de Petit Chef, en la que estoy inscrita ni se sabe el tiempo. Se trataba de una de las recetas de fricadellen que yo misma publiqué hace siglos y que borré de mi propio blog pensando en repetirla con mejores fotografías. Bueno, he tardado un poco a coger el hilo, o mejor dicho, la cámara de fotos, porque tengo que decir que el plato es uno de los habituales en casa.
Seguro que las conocéis pero por si acaso os diré que fricadellen es el nombre que reciben estas bolas de carne que veis en la fotografía. Son muy típicas en Alemania. Su tamaño es algo más grande que una albóndiga. Su forma es redonda, ligeramente aplastada y más bien gruesa. Son muy sabrosas y esponjosas debido a las especias y a la mezcla de pan y carne de cerdo veteada que siempre le aporta más jugosidad. La receta de fricadellen original contiene grasa, no hay que darle más vueltas.
En Alemania se pueden adquirir en los establecimientos de comida para llevar o bien en supermercados donde se presentan envasadas al vacío y listas para calentar en el microondas o pasar ligeramente por la sartén. 
Como es un plato tradicional hay ingredientes que se mantienen intactos en todas las recetas y otros que son producto de los gustos de cada cual. Hoy os muestro una de las más frecuentes y otra con idéntica base a la que he añadido pimiento rojo. Personalmente las he comido con puré de patata, con cebolla caramelizada, o con ensalada de patatas. Todas las combinaciones están muy ricas. Si se quiere aligerar un poco el plato, las verduras al vapor, las hortalizas a la plancha o la ensalada verde es otra buena opción.
Ingredientes
250 g de carne de ternera picada250 g de carne de cerdo picada3 tiras de beicon ahumado100 g de cebolla tierna40 g de pimiento rojo1 huevo grande175 g de panNuez moscadaPimentón de la VeraMostaza de DijonPimienta negraAceite de oliva o mantequillaSal
En un bol mezclar la carne con el tocino cortado muy pequeño o picado.
Poner el pan en un bol. Remojar con un poquitín de agua.
Picar la cebolla y el pimiento rojo muy pequeño. Cocinar el pimiento en el microondas durante un minuto.
Mezclar la cebolla con la carne. Añadir el pan bien escurrido.
Dividir la mezcla de carne. Añadir el pimiento en una de las mitades. 
Fricadellen
Condimentar la carne con sal, nuez moscada rallada, pimentón dulce y pimienta negra. Mezclar bien.
Batir el huevo con un poquito de sal y repartir entre las distintas mezclas.
Yo le pongo la mostaza al final porque como es algo fuerte creo que es mejor hacerlo cuando ya están todas las especias y la sal bien integradas. En este caso lleva dos cucharaditas cada una de las mitades. De nuevo mezclar bien con las manos, o con un tenedor.
Tapar la carne y dejar reposar en la nevera durante treinta minutos para que macere.
Calentar una sartén amplia. Para cocinar podéis usar aceite o mantequilla. En Alemania suelen usar mantequilla o margarina vegetal.
No es necesario que el fuego esté alto sino todo lo contrario, tienen que cocinarse a fuego bajo para que las fricadellen se vayan haciendo despacio y no queden crudas por dentro. Si hay que hacer muchas habrá que añadir más aceite o mantequilla. Incluso limpiar de residuos la sartén para que no se nos queme el fondo.
Fricadellen
Cocinar por los dos lados hasta que queden doraditas.
También las podéis hacer prescindiendo del tocino o de carnes grasas, a la plancha o al horno, pero hay que tener en cuenta que entonces nos habremos saltado todas las tradiciones.
Hay que probarlas, son una delicia.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas