Revista Música

Gene clark y the byrds. turn! turn! turn!

Publicado el 29 septiembre 2011 por Lou Rambler
GENE CLARK Y THE BYRDS. TURN! TURN! TURN!
Como un tren que pasa en la distancia, un tren como supongo que eran los de antaño, como los que hemos visto en numerosas películas, de esos que creo que ya no se hacen, si es que alguna vez existieron… hermosos, elegantes y construidos con cariño, de esos que supongo daría gusto ver pasar y quedarse después contemplando cómo se alejaban despacio, quizá discurriendo a la vera de un río manso, quizá entre colinas, bosques y llanuras… hasta perderse en la distancia de un soleado y cálido atardecer que también nos abandona poco a poco… mientras su sonido y sus ecos permanecen con nosotros aun mucho tiempo después de haberlo perdido de vista… Así es “Set You Free This Time”, así es como yo siempre la he visto y escuchado, porque es una de esas canciones bien hechas que te alegran cuando las oyes llegar y te deleitan mientras ves pasar y que, mucho tiempo después de que ya han se han ido, permanecen en tus oídos acompañándote y suspendiendo tu mirada y tus pensamientos en un instante, real o imaginario, que fue bueno y hermoso, aunque ya se perdió y ahora debas dejarlo marchar… Una de las más hermosas gemas byrdsianas, una canción difícilmente superable en su belleza y sencillez y en el hondo calado de su tono melancólico… esa harmónica final que se va y se va y se va… hasta que tienes que dejarla ir… Todo en esta composición está a tono con la densa, trabajada y hermosa letra de Gene y su sentida interpretación… Cuenta la leyenda que Gene la compuso durante la gira británica de The Byrds de 1965, tras una noche de copas en compañía de Paul McCartney en el club de moda londinense Scotch Of St James.
“The World Turns All Around Her” es una canción, tan hermosa como romántico su título, en la que todavía se dejan sentir los ecos beatle presentes en algunas de las composiciones de Clark para el anterior álbum de The Byrds, aunque la trasparente melodía, las estupendas armonías vocales y la inconfundible guitarra de McGuinn hace de ella una pieza deliciosamente y netamente byrdsiana.
“If You’re Gone” es una poética composición en tempo de vals, en la que destacan, además de la siempre sagrada melodía, el excelente trabajo vocal de Clark con el contrapunto de las 12 cuerdas de McGuinn, y la presencia de un instrumento de fondo cuyo nombre desconozco, pero cuyo uso parece fue como un preludio a los tintes más experimentales que los Byrds tomarían a partir de su siguiente disco.
Estas son las tres aportaciones de Gene Clark al segundo álbum de The Byrds, el “Turn! Turn! Turn!”, publicado en diciembre de 1965, un álbum en el que las versiones volvían a tener una importante presencia si bien las composiciones originales cobraban mayor importancia que en su debut, incluyendo, además de las tres de Clark, dos de McGuinn, una de ellas firmada junto a Crosby en su primera acreditación como compositor en The Byrds.
GENE CLARK Y THE BYRDS. TURN! TURN! TURN!
Pero yo debo decir que, desde que descubrí su historia, no puedo evitar escuchar el “Turn! Turn! Turn!” con una especie de sabor agridulce, no sólo por ser el disco en el que se comenzó a gestar la salida de Gene Clark de The Byrds, sino porque algunas de las cuestiones que condujeron a esa salida, privaron también a este álbum de ser tan redondo como su predecesor o incluso superior a él. Y es que las envidias entre los miembros de la banda habían comenzado a aflorar y el principal objeto de estas envidias no era otro que Gene Clark debido a las mayores rentas que éste recibía como autor de la mayoría de composiciones originales de la banda, lo que provocó que algunas de sus mejores composiciones de ese periodo quedaran relegadas a aparecer en caras b de singles o que simplemente quedaran inéditas.
GENE CLARK Y THE BYRDS. TURN! TURN! TURN!
Este fue el caso de dos temazos que Gene había llevado a las sesiones de grabación de “Turn! Turn! Turn!”, y que, por causa de sus envidiosillos compañeros, finalmente fueron excluidos del disco original. “She Don’t Care About Time”, una verdadera y romántica joyita que contiene un trabajo de guitarra inspirado en una pieza de Bach, apareció sólo como cara b del single “Turn! Turn! Turn!”. Mientras que “The Day Walk” (Never Before)”, un trabajado y sólido temazo con letra de inspiración dylaniana quedó inédito por más de 20 años. 
Y la verdad, escuchando el “Turn! Turn! Turn!” no es difícil darse cuenta de que la versión del “Oh Susannah” final está de más, sencillamente no está a la altura del resto del disco. Y el tema que la precede, el “Wait And See” firmado por McGuinn y Crosby, sin ser una mala canción, está bastante lejos de nivel de las dos mencionadas canciones de Clark. Por lo me resulta inevitable jugar a imaginar lo bueno y redondo que hubiera sido ese trabajo de haber incluido al final “She Don’t Care About Time” y “The Day Walk” (Never Before)” en vez de las otras dos. En fin…
Afortunadamente, como casi todo en esta vida tienen remedio (o eso dicen…), en la edición en CD remasterizada de “Turn! Turn! Turn!” se hizo algo de justicia y los dos temas de Clark fueron incluidos a modo de bonus tracks.
Y ahora sí, no pensaríais que iba a dejaros marchar sin poner antes el “Set You Free This Time”. Ahí va esta maravilla, para mi gusto el momento más inspirado del álbum. Después de esta entrada también yo dejaré marchar a Gene Clark por una buena temporadita, pues lo que se avecina en el blog a partir de ahora será bastante diferente… Hasta pronto Gene, set you free this time…

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista